Nueva Revista 007 > La hora, quizá, de la ética

La hora, quizá, de la ética

Carlos Soria

Sobre la ética periodística. La calidad informativa o la técnica informativa son exigencias de la naturaleza ética de la información.
Lo que amenaza la libertad es, por supuesto, la política sin ética.

File: LA hora, quizá, de la ética.pdf

Referencia

Carlos Soria, “La hora, quizá, de la ética,” accessed December 16, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2526.

Dublin Core

Title

La hora, quizá, de la ética

Subject

Club de Debates

Description

Sobre la ética periodística. La calidad informativa o la técnica informativa son exigencias de la naturaleza ética de la información.
Lo que amenaza la libertad es, por supuesto, la política sin ética.

Creator

Carlos Soria

Source

Nueva Revista 007 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

susütuir al polémico e inasequible concepEn el caso del análisis interpretativo se to de ta objetividad). Evidentemente, no es repite sustancialmente casi todo lo que hepreciso que las fases del proceso se sueedan mos señalado para el periodismo de invesen el orden establecido, pero es indispentigación. sable que estén perfectamente delimitadas y que se desarrollen bajo el imperio de las El análisis interpretativo exigencias técnicoprofesionales antes enunciadas: rigor en el dato, atribución, El análisis, o columna interpretativa, en juego limpio y nointencionalidad. su primitivo planteamiento es una de las faVolvamos ahora la vista a los productos ses del reíalo interpretativo completo: la faque nos suministran todos los dias nuestros se número 4 en la secuencia anteriormente diarios y nuestros semanarios haciéndolos indicada. Ocurre, sin embargo, que en los in los requisitos y exigens pasar como reales y verdaderos reportajes últimos tiempos esta particular forma excias antes indicadas, la comunicade investigación. ¿Cuántos casos, entre ios presiva —este subgénero periodístico, ención periodística se convierte en un centenares que todas las semanas aparecen globado dentro del reportaje en profundiproducto sospechoso. ante nuestros ojos, pueden superar con dedad— ha alcanzado una autonomía y una coro y suficiencia el test de las fases y de personalidad propias. Y no sólo en el camlas exigencias técnicas que hemos señalado? po del periodismo escrito, que es donde priMuy pocos casos, ciertamente. Y no permeramente nace, sino también en el periodamos de vista, ames de pasar a otro asundismo radiofónico y en el televisado. Sin ir más lejos, dos de las cadenas privadas de to, que estas exigencias son cualidades téctelevisión que actualmente tenemos organinicas del correcto relato periodístico. No zan lodos o algunos de sus espacios inforson emanaciones voluntaristas de una conmativos sobre el soporte fundamental del ciencia moral más o menos conservadora. Son requisitos básicos para que los periodistas ejerzan de verdad su papel de administradores de la libertad de información cuyo titular es el pueblo soberano. Sin los requisitos y exigencias antes indicadas, la comunicación periodística se conviene en un producto sospechoso, porque no puede superar los controles de garantía en la elaboración técnica del mensaje destinado al consumo masivo de los ciudadanos. LA HORA, QUIZA, DE LA ETICA Por Carlos Soria N o es difícil entender por qué •^L. * la ética suscita en algunos Pero tampoco es extraño que los ciuamplio que permita cobijar hasta aquellos ambientes periodísticos un claro rechazo dadanos de éste o de cualquier otro país medios —la prensa sensación alista, amao, al menos, una cierta sospecha. Tal vez —sin ninguna nostalgia por los sistemas rilla, calumniadora, o hipócrita— que viplanea en nuestra memoria histórica el reautoritarios— empujen constantemente ven en los aledaños de la marginación pecuerdo de unos años sin libertad pero con a los medios informativos a vivir mejor riodística. ta palabra ética constantemente en los lasu ética; pidan para los periodistas toda La ética, por otra parle, no puede ser, bios. Otras veces, es la experiencia profela libertad que la función de informar neen ningún caso, un pabellón para protesional la que adviene —no sin razón— que cesita, pero exijan ai mismo tiempo que ger mercancías informativas averiadas. Es la éliea se invoca, en ocasiones, desde el eleven las cotas de calidad y responsabilimás: la calidad informativa, lo mismo que poder político para intentar recortar el vuedad de su trabajo informativo. Y todo esto la técnica informativa, son elementales exilo de libertad de los periodistas o para arro—libertad, calidad y responsabilidad— es gencias éticas. Trabajar poco, trabajar jar unu cortina de humo sobre la escena precisamente la ética. mal, trabajar sin la técnica o la calidad exiinformativa que alivie la presión de los inEl paraguas de la libertad debe ser tan gida por la naturaleza de la información. formadores sobre puntos dolorosos y oscuros de la vida pública. rista está también registrada de modo muy análisis o columna interpretativa. Pero estarea dentro del periodismo interpretativo claro en un libro que debiera ser texto de tos espacios, ¿son en realidad verdaderas o de investigación; finalmente puede y deconsulta habitual entre los profesionales del columnas para la interpretación o más bien be actuar como profeta del futuro cuando periodismo español: el Manual de español se dejan llevar ingenua o maliciosamente al cultiva el periodismo de opinión y prepara urgente, de la Agencia Efe. Analista, según terreno de la columna de opinión? Este misa sus lectores para las transformaciones de este vademécum, «en el trabajo periodístimo fenómeno se puede detectar en los pela sociedad. El periodista puede interpretar co, es la persona que escribe el análisis o riódicos y semanarios. ¿Ingenuidad, ignoestos tres papeles pero cada uno a su debiexplicación objetiva de los hechos noticiarancia o malicia? En un periodista de presdo tiempo y con las suficientes cautelas y dos y que aporta los datos precisos para intigio, la ignorancia no se puede admitir. avisos para que ios lectores sepan en cada terpretarlos correctamente». Comentarista, Convengamos, por tanto, en que estamos instante qué tipo de actor social tiene depor el contrario, y en el mismo trabajo peante un problema de ingenuidad y así delante: notario, filósofo o profeta. El panoriodístico, «es la persona que enjuicia subjamos a salvo la presunción de inocencia de rama del periodismo español aciual ofrece jetivamente los acontecimientos y que maestos profesionales. Es cierto que la difepocos casos de delimitación cartesiana de nifiesta de manera explícita su opinión». rencia entre una columna interpretativa estas funciones. Y muchos de nuestros pro(análisis) y una columna de opinión (cofesionales más aventajados parece que se A la vista de estas premisas teóricas, mentario propiamente dicho) en ocasiones complacen en ser, por encima de todo, pre¿cuántos textos del periodismo escrito que es difícil de precisar. Yo sugiero el siguiendicadores al servicio de unas ideologías pernos asaltan todos los días son realmente te apunte como fórmula útil para un consonales que ni siquiera son firmes y duraanálisis, tal como pretenden periodistas y traste rápido del producto sospechoso: si el deras. publicaciones o, más bien, pura y simpletexto es desarrollado de acuerdo con las mente columnas de opinión, textos editonormas de lo que en la Retórica clásica se rializantes que reflejan un juicio rabiosa2. El problema de la solvencia llama exposición de los hechos y de las mente personal? ética de fos medios y ideas, apoyándose en razones probatorias Es evidente que este desajuste entre lo que de los comunicadores objetivables, entonces tendremos un análilos periódicos dicen que hacen y lo que realsis interpretativo; pero si el texto es desamente hacen es causa de pérdida de crediIndependientemente de que los periódirrollado en la linea de la argumentación, bilidad de los medios ante sus lectores, escos españoles no estén muy atentos, por lo con razones probatorias de carácter persuapecialmente los más cualificados. Resucigeneral, al cuidado de determinados aspecsivo y puntos de vista evidentemente pertos técnicos que tienen que ver con ta cotando un antiguo paralelismo sobre los disonales, estaremos ante un caso de columrrecta elaboración de ese producto de conferentes oficios y papeles del hombre en la na de opinión, o verdadero comentario pesumo intelectual llamado noticia, puede sociedad, diremos que el periodista tiene la riodístico equiparable a un editorial, auntambién detectarse en nuestros días un pefunción de notario de la Historia cuando que aparezca respaldado con la firma de un ligroso desprecio corporativo por las cuestrabaja con la mentalidad propia del perioautor individual. tiones deontológicas implícitas en el trabadismo informativo; ejerce funciones de fijo informativo. La historia interna de los Esta diferencia entre analista y comentalósofo de la Historia cuando desempeña su últimos meses nos ha puesto sobre la mesa tres casos significativos —al lado de otros fesional. Los delicadísimos valores que enes el primer ataque a la élica informativa. de menor importancia— que han servido traña el derecho a la información no se salComo también lo es —no se olvide— papara que se manifestaran públicamente alvaguardan únicamente con el Derecho. El gar poco o mal a los informadores. gunas actitudes éticas que parecen estar Derecho siempre es un mínimo. Toda la La ética pide, finalmente, que cada pamuy arraigadas en el subconsciente colecgama de grises, entre el blanco y el negro, lo aguante su vela, es decir, lo contrario tivo de los periodistas. Estos casos, espeprecisamente lo que da relieve y profunde esa curiosa transferencia de responsacialmente clarificadores de las contradicciodidad a las situaciones, cae en el campo de bilidades que, en ocasiones, se observa en la élica. ¿Cómo se puede regular jurídicanes internas de los profesionales de la inalgunos circuios periodísticos. Cuando se mente que un periodista cumpla con su deformación en España, fueron el debate en interpela a los informadores sobre las exiber de ser sincero y coherente con sas progencias éticas a veces responden diciendo los medios acerca de la conveniencia de un pias ideas y opiniones? ¿Cómo se puede —lo que es cierto— que ellos son unos conjunto de normas para la autocrítica inevitar jurídicamente la autocensura arbiasalariados y que la pregunta hay que haterna de los medios y de los comunicadotraria e injusta de empresarios y periodiscérsela a su empresa. Si se interpela a la res, el tratamiento periodístico del asunto tas? ¿Puede el Derecho entrar en la conempresa, a veces, responde que bastante NaseiroManglano y, finalmente, el escánciencia? difícil resulta ya obtener beneficios y que dalo corporativo ante las sanciones penalo mejor seria hacer periódicos sin perioEn lodo caso, la urgente y necesaria viles impuestas a José María García. No voy distas. Y al final, cuando periodistas y emvificación de la ética informativa no se puea entrar en cada uno de ellos. Voy a utilipresarios agotan sus recíprocos argumentos de producir en un clima de hostigamieny autoexculpaciones, suelen derivar la reszar la espuma levantada por estos alboroto, coacción o menosprecio del periodisponsabilidad hacia el público: la informamo. Sólo hay una forma de ser ético y es tos para exponer unas consideraciones de ción que suministran —dicen entonces— serlo libremente. Lo que amenaza la libercarácter general que después cada lector poes precisamente la que el público les pitad es, por supuesto, la política sin ética, drá colocar en uno u oiro marco concreto. de... Se cierra así el cirulo vicioso de la no la prensa. Pero también lo que amenatransferencia de responsabilidad. za la libertad es la información sin ética, no el legítimo pluralismo político. Exigencias éticas Quizá es la hora de la ética, de la ética de ta empresa informativa, no sólo de las de la objetividad redacciones. Libremente formulada, libreCarlos Soria es profesor ordinario de Derecho No hay discusión más estéril y bizantina mente exigida, fruto de la convicción prode la Información de la Universidad de Navarra. en el universo mundo que la muy habitual entre periodistas acerca de la objetividad de