Nueva Revista 006 > Los éxitos de una profunda crisis

Los éxitos de una profunda crisis

Luis Núñez Ladevéze

Sobre la marginación del teatro por parte de la televisión pública. La afición por el teatro queda en estos momentos dependiente de la financiación pública.

File: Los exitos de una profunda crisis.pdf

Referencia

Luis Núñez Ladevéze, “Los éxitos de una profunda crisis,” accessed August 12, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2500.

Dublin Core

Title

Los éxitos de una profunda crisis

Subject

Artes y Letras

Description

Sobre la marginación del teatro por parte de la televisión pública. La afición por el teatro queda en estos momentos dependiente de la financiación pública.

Creator

Luis Núñez Ladevéze

Source

Nueva Revista 006 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

La afición al teatro retrocede a causa del avance de los espectáculos de masa, y se convierte en dedicación de minorías. Las televisiones públicas no favorecen una programación exigente ni atienden el cuidado de la cultura. El teatro ha desaparecido de los programas. Esta marginación del teatro por parte de la televisión pública resulta paradójica ya que los presupuestos comunitarios dedican grandes cantidades a la difusión del teatro. LOS EXITOS DE UNA PROFUNDA CRISIS Por Luis Núñez Ladevéze cia innovadora que trataba de unque pueda costar recoelevar el compromiso político a nocerlo, especialmente a cultura escénica y porfiaba por quienes lo aman, el teatro se ha convertido en un arte selectivo, identificar el rigor estético con como puedan serlo la danza o la la conciencia de clase. Las preópera. No siempre fue así o, al tensiones de este tercer apartamenos, no lo fue de manera tan do han quedado definitivamenrotunda. Pero si se recuentan los te listas para sentencia; o tal vez aforos actuales y la recolección sea más realista decir, que la de taquilla y se descuenta el essentencia ha sido ya dictada y fuerzo proteccionista, o tal vez aplicada contra esta pretensión paternalista, que los organismos de distinguir una cultura burpúblicos dispensan al teatro, guesa institucionalizada, de una puede quedar bastante claro, cultura dramática reivindicativa mal que nos pese, que se trata y emancipatoria. Los elementos de una afición en retroceso, que son hoy más simples, y la afiha dejado de conmover a públición al teatro apenas si da para cos cuantiosos. Hoy el teatro satisfacer una veintena de salas puede dividirse en dos: el teatro privadas y una docena de esceliterario, con la mirada puesta narios subvencionados. en la tradición cultural selectiva, Afición en retroceso y el género popular de la revista y el vodevil. Esta bipartita diviLos datos deberían llamar la sión sustituye a la división triatención a los sociólogos y crípartita imperante hace dos y tres ticos. Se trata de la misma ciudecenios, cuando todavía los dad, pero multiplicada su poblaautores, los críticos y también el ción por dos, incluso por cuatro público más aficionado, se perveces, si nos remontamos a la mitían apostar por un teatro exépoca de la República. Pero la perimentalista o vanguardista distinción entre espectáculos de cuyo objetivo pretendía servir simasa y artes escénicas se ha hemultáneamente a los nobles incho más profunda y tajante. Las tereses del arte y a los justos inindustrias cinematográficas y tereses populares. De Madre del vídeo han desplazado, con la Coraje al MaratSade puede traincondicional colaboración de zarse toda una pujante tendenlos espectáculos deportivos, la quedaría limitado a una promovaciones comerciales y, más ción marginal que casi tiene un gicamente todavía, moderar sentido dadivoso, del que viven ansias informativas. Pero algunas compañías y algunos acariosamente, contando como afición al teatro a ambientes tores, simpre en espera del bonse cuenta en la mayor parte del muy seleccionados y, a veces, dadoso bolsillo público. Si fuera territorio nacional con tres caprofesionalizados. El teatro querealmente sincera, no se limitañales públicos de televisión, se da reservado a servir de escuela ría a esa manutención ocasional ha marginado en todos la proinsustituible para el adiestrasino que arriesgaría utilizando gramación cultural y literaria. miento del actor, de mecanismo los medios más adecuados e idóEn estos momentos la atención de selección y de realización de neos para renovar y difundir la por la escenificación de obras lila capacidad histriónica, de méafición del teatro en las clases terarias y teatrales ha sido extodo catártico de un público tanto populares. Pues también, hay cluida de las televisiones públimás selecto cuanto más tiende a que tenerlo en cuenta, el canal cas, incluso de las autonómicas, enflaquecer. Esto no ocurre sólo de Telemadrid se financia a carlo que es todavía más sorprenen Madrid, naturalmente, pero go del presupuesto público. La dente y paradójico. Me limitaré en Madrid ocurre probablemenreferencia a la publicidad privaa hacer algunas observaciones te de manera más llamativa. da tiene más de competencia sobre la Comunidad madrileña Londres, París, Nueva York sidesleal a la televisión privada que es la que conozco mejor, peguen conservando el gusto, la que de método de financiación ro estoy persuadido de que pueafición y el interés. Los grandes de una televisión pública que ha den generalizarse sin excepción, artistas del cine tratan de demosabdicado de su función pública, en un grado u otro. trar su dominio en la confrones decir, de actuar como un sertación directa del público en los vicio de difusión cultural y poEl teatro y la comunidad escenarios. Las escuelas de arte pular. dramático no están separadas de Desconozco el presupuesto La afición por el teatro quelas carteleras. Para decirlo más que la Comunidad de Madrid da en estos momentos depenexpresivamente, Broadway sigue dedica a actividades teatrales, pediente de la financiación públisiendo Broadway, pero el centro ro debe ser muy alto, y no se traca, al menos en lo referente al madrileño no tiene que ver con ta ahora de criticar si es o no exteatro literario, en el cual hay que lo que fue. Por último, la telecesivo. Repasando las carteleras considerar ya absorbido ese tervisión y la expansión de la inse puede comprobar que un tercer componente de la creatividad dustria del vídeo no han favorecio de las salas teatrales abiertas teatral, al que antes hice referencido al teatro. No hay más que en distintas zonas o en pueblos cia y que pretendió distinguirse ver los programas de televisión de los alrededores de Madrid y del teatro literario burgués capara comprobar su total olvido que figuran como centros culturacterizándose como teatro crídel actor, del autor y de la obra. rales, están financiados por el tico. Puede considerarse que esa presupuesto de la Comunidad. absorción es uno de tantos efecTal vez sea éste uno de los En algunas de ellas, la programatos disolventes de la postmoderasuntos más importantes que ción nada o poco tienen que ver nidad y un síntoma más que deben tenerse en cuenta. La tecon el teatro, pues se trata de añadir a los importantes signos levisión española, a pesar de haconciertos de guitarra o de recide que el proyecto de una cultuber abierto tres puertas a las catales flamencos. En otras, las ral humanista integral y autosudenas privadas, es en su mayor más significativas e importantes, ficiente, orientada a cooperar parte pública. No hay ninguna sí se ofrecen representaciones con los programas de desalinearazón que justifique la compedramáticas. Si a ellas se añaden ción política humana, ha quedatencia (no leal y no competitiva las compañías municipales, codo definitivamente disuelta. En puesto que no afronta riesgo almo el Centro Cultural de la Vilas carteleras de fin de temporaguno) que la televisión pública lla y el Galileo, más el Teatro da no hay más muestra de ese tihace a la televisión privada. La Español, se puede contar una po de tradición, que quiso hacer empresa pública, y menos la de docena de espectáculos teatrales compromiso del experimentacomunicación e información, no financiados entre Ayuntamienlismo, que en las dos obras del se justifica por su competitivito y Comunidad. francés Bernard Koltès, Combadad, entre otras razones porque te de negro y de perro y En la nunca podrá demostrar que es Es considerable, pues, el essoledad de los campos de algocompetitiva. La justificación de fuerzo presupuestario y la atendón. Koltès, recientemente falleuna televisión pública, si la hay, ción que algunos organismos cido, fue un escritor experimentiene que proceder de otras fuenpúblicos dedican al patrocinio tal y exigente, que trató de hacer tes. Sin duda que una atención del teatro. Se supone que tal dedel diálogo y de la palabra diaa los contenidos de la programadicación obedece a alguna conlogada, un valor en sí mismo, ción inspirada en motivaciones vicción acerca del interés culturecogiendo la herencia del teatro no comerciales, podría ser la úniral e instructivo del teatro. Pedel absurdo, el experimentalisca justificación de una empresa ro si esta convicción fuera sinmo y del teatro discursivo. No pública que debería limitar sus cera y coherente, el esfuerzo no deja de ser curioso que lo más moderno resulte ser una vuelta al teatro postexistencial. Pero lo significativo es que las dos obras de Koltès, simultáneamente representadas, pasaran sin pena ni gloria entre el público y apenas consiguiese agrupar a los aficionados incondicionales y a los previamente convencidos. Fin de temporada El balance de fin de temporada, no presenta precisamente a Koltès y el teatro experimental como gran triunfador. Si hay que hacerse eco de la verdad reflejada en las taquillas por el favor del público, la triunfadora de la temporada ha sido una vez más Lina Morgan, con El último tranvía. Es el exponente de ese teatro que no es teatro, sino más bien vodevil y que queda afianzado como correlato del gusto popular. Si hay teatro popular que armonice con los deseos populares espontáneamente, es éste. Lina Morgan conoce el oficio, sabe halagar y gratificar los gustos de su clientela, menos refinados y tal vez inconsistentes, pero devotos y agradecidos a sus indudables dotes histriónicas. Entre los triunfadores pueden contarse los nombres de Alonso Millán y, sobre todo, Manuela Reina, que ha conseguido mantener dos obras durante la temporada. Alta seducción en especial, ha merecido una respuesta muy favorable del público a pesar de que la crítica se haya andado cicatera y con regateos. Pero aquí, en el ambiente de la El actor Arturo Fernández, estrella de comedia, hay que ir prescindienque se puede citar a Berta Riateatro clásico se pueden destacar «Alta seducción». do de los viejos «tics» del crítiza y Andrés Mejuto, la dirección importantes éxitos, en especial el co teórico y dogmático, presto de José Carlos Plaza y una code El vergonzoso en palacio, por a situar sus criterios normativos reografía ambiciosa, pueden ser je ágil e interesante y entre sus la Compañía Nacional de Teapor encima de las aficiones del suficiente garantía para asegurar méritos hay que reseñar el de hatro Clásico en el Teatro de La común. su permanencia. ber conseguido convencer a JoComedia, y el Hamlet montado sé María Rodero para que, desTal es, en suma, el desenlace por el Centro Dramático NacioEn el otro apartado, el del pués de cuatro años de ausencia, de la temporada que acaba de nal con la colaboración interpreteatro literario, se pueden destavolviera a las tablas. Ya avistanterminar, y las reflexiones que a tativa de José Luis Gómez, y car los triunfos de La guerra de do el verano se estrenó por el un comentarista que trata de miLas mocedades del Cid, que ininuestros antepasados que se desCentro Dramático Nacional La rar más allá del anecdotario, le ció la aventura, cuando ya acapide, por fin de temporada, hasta Orestíada, en versión de Alvahan inspirado. baba la temporada, con buen septiembre. La dramática pieza ro del Amo, un escritor con más pie. Se trataba de la primera de Miguel Delibes se ha manteexperiencia en el guión cinemamuestra de Gustavo Pérez Puig nido bien en el Bellas Artes y tográfico. Un cartel de actores como director de El Español. promete iniciar el nuevo curso Luis Núñez Ladevéze es catedrático de realmente interesante entre los la Complutense y periodista. Pérez Puig consiguió un montacon fundamento. En cuanto al