Nueva Revista 006 > El principe Felipe en Cataluña

El principe Felipe en Cataluña

Baltasar Porcel

Sobre la visita del Príncipe de Asturias a Cataluña que ha despertado un profundo eco en el espíritu del pueblo. Los diferentes discursos que pronunció en los actos que tenía programados, sus entrevistas con los políticos y las visitas a pueblos y lugares turísticos.

File: El principe Felipe en Cataluña.pdf

Referencia

Baltasar Porcel, “El principe Felipe en Cataluña,” accessed May 24, 2024, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2484.

Dublin Core

Title

El principe Felipe en Cataluña

Subject

Para entender España

Description

Sobre la visita del Príncipe de Asturias a Cataluña que ha despertado un profundo eco en el espíritu del pueblo. Los diferentes discursos que pronunció en los actos que tenía programados, sus entrevistas con los políticos y las visitas a pueblos y lugares turísticos.

Creator

Baltasar Porcel

Source

Nueva Revista 006 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

La presencia del Príncipe Felipe en Cataluña ha despertado un profundo eco en el espíritu del pueblo. El frecuente uso del catalán, no sólo en los discursos, sino también en las conversaciones informales y amistosas, le granjeó la simpatía de las personas que le rodeaban. Sencillez y cordialidad que le permitió hablar con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, «ciar i catalá», con franqueza abierta, mirando al futuro y a los jóvenes anunciando que: «figurarán, figuraremos todos, entre los protagonistas máximos de este fin de siglo...». El verdadero Estado de las Autonomías EL PRINCIPE FELIPE EN CATALUÑA Por Baltasar Porcel Comenzaré este artículo por el final. A en la mitad de todos los discursos, fue conla postre, lo escribo después del viaje ofisiderado positivo por el 83,80 por 100 de cial del Príncipe Felipe de Borbón a Catalos entrevistados, siendo criticado sólo por luña, entre el 20 y el 23 de abril próximo un 7,88. Antes del viaje, el porcentaje de pasado. La Generalitat llevó a cabo, a la quienes valoraban en bien la posibilidad de mañana siguiente, una encuesta para conoque hablara catalán era menor: un 75,11. cer, incluso de forma matemática, los efecHe encontrado a personas que normalmentos de la visita entre la población catalana. te están contra el uso del catalán al mismo Se trata de un documento confidencial, penivel que el castellano y que no deseaban ro... Cabe decir que, muy pronto, se había que el Príncipe lo empleara, que después del constatado que a medida que el Príncipe haviaje les parecía una maravilla que Felipe blaba —fue ya decisiva su salutación en cade Borbón hubiera hecho incluso explícitatalán emitida por televisión antes de su mente suyo el idioma... Dos aspectos favollegada— y se movía, se ganaba la opinión rables destacaba la encuesta: el contenido y hasta la adhesión populares. Su aplomo, de los discursos, que además sigue siendo sus palabras, su sonrisa, su uso del catalán, comentado por sectores de opinión, y la sorprendieron y encantaron. La encuesta compostura, el temple, demostrados por el objetivó la impresión. heredero de la Corona. Lo que menos gustaba eran las medidas de seguridad, consiSu realización corrió a cargo de «Producderadas excesivas. ciones 5», que consultó a 1.600 ciudadanos, como decía, de Cataluña y el mismo día 24. Y que se debían al clima creado en torno El 67,74 por 100 de ellos declaró tener una a los propósitos manifestados por unos gru«buena» o «muy buena» opinión de la vipos independentistas y algún pequeño parsita del Príncipe, mientras sólo desagradó tido. Anunciaban que harían imposible la al 8,99. En Tarragona, ¡a donde la Geneestancia del Príncipe, que la estorbarían. Y ralitat había suspendido el viaje por miedo días antes habían volado un busto del Rey a la protesta de los pueblos afectados por en San Cugat del Vallés, cerca de Barceloun plan de residuos industriales violentana, y habían puesto tres bombas en Geromente rechazado!, es donde más estaban na, felizmente, sin víctimas. Una vez Felicon el heredero de la Corona: el 86,42 por pe de Borbón en Cataluña, no ocurrió na100. Le sucedían, por este orden, Lérida, da, salvo las pintadas y pitadas de rigor, y Gerona y Barcelona. A la vez, el 65,62 de jamás excesivas, contando incluso la ruidocatalanes había seguido el viaje a través de sa protesta de un grupo de afectados por los medios de comunicación, los cuales desel citado plan de residuos, que «se sumó» de luego tuvieron una enorme importancia a los actos. ¿Había sido sobrevalorada la al difundirlo con profusión. El uso de la lengua catalana por Felipe de Borbón, que la empleaba exactamente Honores al Príncipe en su entrada al Parlamento. BERIA SERIA |S ARTS líCIONS^ WSB& fuerza o la influencia de los grupos hostiles? ¿El cordón de seguridad los había disuadido? En todo caso, insisto, pronto se confirmó que el Príncipe conectaba con la población, borrándose el clima de inquietud. Y en la encuesta, la Generalitat —con el polémico Lluis Prenafeta, entonces en sus últimos días de Secretario General de la Institución, como primer responsable de la organización— recibía un 66,81 por 100 de adhesiones por haber montado el viaje. Dichas consignas independentistas en contra de la presencia de Felipe de Borbón eran acogidas favorablemente por 21,45 por 100 de los consultados en Barcelona, un 16,43 en Tarragona, un 12,90 en Lérida y ¡con únicamente un 4,54 en Gerona, donDiscurso del Príncipe ante el Parlamento. Del discurso de S. A. R. en el Parlament de Catalunya ...Y satisfacción de encontrarme en Cataluña, de la que sois vosotros los dignos representantes, para visitar las ciudades de las que se derivan los títulos que me corresponden como heredero de la Corona. Caminaré por esta tierra sabiendo que lo hago por mi tierra. Pero quiero añadir a este acontecimiento otra referencia histórica, de esta profunda conciencia histórica que impregna todo el ser catalán. Son las palabras de uno de los más altos monarcas que ha conocido este país, uno de los más significados del árbol genealógico que me ha precedido: Jaime el Conquistador. El cual en una ocasión dijo: «Nos hacemos la primera cosa por Dios, la segúnGeneralitat, recordó que hasta que él lo hizo ante Don Juan Carlos, ningún presidente de la Generalitat, desde Martín el Humano, o sea, desde el año 1400 y algo, se había podido dirigir al rey en catalán, y desde incluso antes al Príncipe heredero. Y añadió el presidente Pujol que tampoco, desde entonces, un rey o su primogénito has , bían usado la lengua catalana. Todo el egun una encuesta, mundo, incluidas las autoridades que reciel 67,74 por 100 bían a Su Alteza Real con discursos oficiade los ciudadanos consultados les, rememoraba que fue Juan Carlos I quien, apenas accedió al trono, abrió la declaró tener una «buena» puerta a la España de las nacionalidades y o «muy buena» opinión a la recuperación pública y oficial de la lende la visita del Príncipe, gua catalana, usándola ya brevemente en un mientras sólo desagradó discurso del Salón del Tinell, en Barceloal 8,99 por 100 na. Lo hizo después en alguna otra ocasión, palabra con que en la guerra de Sucesión y señaladamente el 22 de abril de 1988, al se designaba a los partidarios de Felipe V», celebrarse el Milenario de Cataluña, con un y, por extensión, con que después se ha deresonante discurso en parte en catalán en Visita a la Feria del Libro, acompañado del presinominado «al que va con los enemigos de dente Pujol (Izquierda) y del alcalde de Barcelona, el Palacio de la Generalitat, diciendo entre la patria», léase el españolista y hasta el esMaragall (derecha). otras cosas lo siguiente, que resume el español. Un colaboracionista, vamos. En Gepíritu de su parlamento: «La variedad de rona, mientras el Príncipe Felipe rendía vide en la calle más éxito tuvieron o se espelenguas es enriquecedora, y más todavía la sita a la ciudad, un grupo de chicos insulraba que tendrían los grupos hostiles! Los variedad de los pueblos y de las personas. taba «¡ botiflers, botiflers!» dirigiéndose al cuales, por otra parte, en general llegaban Hace siglos que esta lengua (catalana) es la alcalde, al presidente de la Generalitat y al a cada sitio en autocar, es decir, eran siemviva expresión de una gran cultura, siemdel Parlament. Aunque también había un pre aproximadamente los mismos. Vi a pre abierta a España y a Europa. Los puegrupo de chicas que gritaba con entusiasuno, muy reducido, en la plaza de Sant Jaublos tienen que mantenerse fieles a sus orímo «¡Felip, Felip!», mientras la mayoría me, en Barcelona, el 23 de abril, festividad genes para poder comprender mejor su preciudadana allí congregada aplaudía tranquide Sant Jordi, la calle un hervidero de rosente, y proyectarse con firmeza hacia el la. Esto era el día 21 —Felipe había llegasas y libros, que el Príncipe pudo conocer futuro». do la tarde anterior—, en que El Periódico antes de irse. Gritaba «¡botifler!» contra Partiendo de todo ello, resultaba que el de Barcelona realizaba otra encuesta, en la Pujol. La gente que llenaba el recinto ob77,6 por 100 de catalanes de una encuesta que un 77,6 por 100 de catalanes se declaservaba y, en voz baja, lo juzgaba con duy el 83,80 de la otra no eran en modo alguraba a favor de la visita del Príncipe, un 9,6 ros comentarios. no «botiflers», sino todo lo contrario, paren contra y un 12,8 pasaba de ella. Detengámonos en este «botifler». Según tidarios de quienes estaban con los defenBien, Jordi Pujol, en su discurso de bienel diccionario de Pompeu Fabra, el gramásores de la patria: el alcalde gerundense, el venida al Príncipe en la cena de gala de la tico codificador del catalán moderno, es «la presidente Pujol y el del Parlament. Por lo demás, que alguien considerase a estos tres políticos, absolutamente ligados al más genuino catalanismo, como «botiflers», adda para salvar a España, la tercera que nos al Estatuto, a la renovada existencia de esta quiría un aire grotesco, hilarante. Otra coy vos tengamos tan buen aprecio y tan gran Cámara que conjuga espléndidamente la sa hubiera sido que el Príncipe se hubiera nombre que por nos y por vos sea salvada pluralidad y la identidad catalanas. presentado sin hablar catalán y esgrimienEspaña». Y que nos reúne en este diálogo tan instido consignas centralistas. Entonces los re...Por ello, además de dirigirme a vosotucional como colectivo en vuestra lengua, ducidos grupos hostiles hubieran hecho metros, y en consecuencia a Cataluña entera, que es también mi lengua como lo fue la de lla en la conciencia de una ancha franja de quiero hacerlo especialmente a los jóvenes, tantos antecesores míos. La unión de Espala ciudadanía que, siendo profundamente a mis compañeros de generación, que en ña es la unión de los españoles. Cataluña es catalana y hasta catalanista, no alberga ninbuena medida figurarán, figuraremos todos, lo que los catalanes quieren que sea. Esto es guna clase de odio contra España, y menos entre los protagonistas máximos de este fin lo que fundamentalmente quiero decir, desde aún contra la España democrática. de siglo en el que desaparecen las barreras mi condición y siempre a vuestro lado. En la citada cena de gala de la Generaliideológicas y en el que los hombres y los pueNo olvidemos jamás que hay unas verdatat, Bibís Samaranch, la esposa de Juan Anblos se encuentran de igual a igual. des básicas, que está lo que nos habla nuestonio Samaranch, me decía que estando en ...Practicaremos aquel «aprendizaje y hetro corazón, que existe la honda sabiduría Suiza había visto, en el telediario inter euroísmo» que propugnaba un ilustre filósodel hombre que camina por la calle, que onropeo que en diversos países se emite en disfo catalán, Eugenio dOrs. El aprendizaje y dea la clara bandera de la libertad. Catalatintos idiomas, cómo el espacio español daheroísmo que ejercitados durante años sin nes, todo esto es nuestro. Cojámoslo y caba íntegra la mencionada salutación televidesmayo nos han llevado a la Constitución, minemos. siva en catalán del Príncipe. Con lo que teción con dura avaricia. En esío el joven Felipe ha demosírado algo esencial: que se prepara a conciencia para ser el jefe del Esíado, el Rey, lo que en verdad no puede ser sin serlo de iodos los españoles. De iodos los caí alanés, en esíe caso. Don Juan Carlos comenzó su reinado recalcando que sería el Rey de iodos los españoles. Lo ha cumplido. No puede exírañar que su hijo siga sus pasos, que incluso los amplíe en una u otra dirección como le permite su función de heredero, mientras el Monarca se encuentra lógicameníe más condicionado. Autodeterminación Una frase del Príncipe, insería en su primer discurso, el pronunciado en el Parlamení —donde sólo íres dipuíados abandonaron educadameníe el hemiciclo cuando Saludo a los jóvenes del Centro deportivo de Sant Su Alíeza Real se levaníó para hablar—, Cugat. susciíó un vasío eco, levaníó polémicas, pues los hubo que la iníerpreíaron como nemos que la primera vez que en Europa una acepíación de la auíodeíerminación, lo habrá sonado más y de modo más inequíque para unos resulíaba indignaníe y para voco nuestra lengua, habrá sido por boca los oíros inesperadameníe bienvenido. Era de Felipe de Borbón. Ironicemos: ¿se va a V. esía frase: «Caíaluña es lo que los caíalaconvertir «botifler» en la palabra que denes quieren que sea». Para eníenderla cosigne a los patriotas? La semántica, el varrecíameníe basíaba con leer las primeras lor histórico de las palabras, es por natuKj i es evidente que líneas del Preámbulo de la Consíiíución: raleza variable. después del viaje del Príncipe «La nación española (...) en uso de su soEn este caso, lo es también la misma Hislas relaciones entre la Corona beranía, proclama su voluníad de...» Natoria. Jordi Pujol ha dicho, con razón: «Fey la Generalitat turalmente, la inmensa mayoría de la polipe V acabó con la Generalitat de Cataluserán mucho más cordiales blación comprendió muy bien que Felipe de ña y las leyes propias, en 1714. Fue a la caíBorbón lo que hacía era estimular a Catay estrechas, da de la Monarquía, en 1931, cuando puluña a ser ella misma. El Príncipe, con la no lo es menos dimos recobrarla. Pero ahora ha sido Juan Consíiíución en la mano, confiaba en íoque antes eran ya excelentes Carlos I, descendiente de Felipe V y de Alfonso XIII, quien ha hecho posible el restablecimiento de nuestro autogobierno, del sencilla cortesía. Causó una admirativa imDel discurso de S. A. R, Estatuí». Si se estaba contra aquel primer presión, además, que el Príncipe no sólo en la cena de gala Borbon por unas razones muy concretas, usara mucho y francamente bien el catalán, de la Generalitat de Cataluña por coherencia metodológica y realidad posino que también sus discursos fueran linlítica se tiene que estar con el actual monargüística y conceptualmente exigentes, sin Habláis, honorable señor president, de los ca, que ha obrado exactamente a la inverapenas concesiones al convencionalismo. años, de los siglos, en el curso de los cuales sa. Salvo que estemos anquilosados, que Ya he aludido antes al gran interés que un presidente de la Generalitat, y por tanto pensemos que la Historia quedó eternamendespertaron las palabras del heredero de la de Cataluña en su plenitud institucional, no te fijada en 1714. Corona. Se basaban en una idea, en una pudo dirigirse y además en catalán, al Rey Por otra parte, Felipe de Borbón, pese operación en el fondo muy simple: leyó, reo al príncipe heredero, o que incluso ni sia ser conocidísimo, era poco menos que una citó, la Constitución y el Estatuí dAutoquiera existieron, la Generalitat erradicada, incógnita «profesionalmente» hablando. Y nomia, donde consía explíciíameníe desde y lamentáis esta grave insuficiencia. se creía que era un joven tímido porque, el íérmino «nacionalidad» que aplicó a CaOs comprendo porque siento lo mismo país de charlatanes gesticulantes como es el íaluña hasía la oficialidad de la lengua caque vos y también lamento que el «hilo de nuestro, se le veía sosegado. Pero ha resulíalana, pasando por la herencia dinásíica oro de la Historia», como dice un gran poeta tado que el joven Príncipe posee una tranque se remonía a los aníiguos reyes del Cacatalán, Jacint Verdaguer, haya sido en un quila serenidad, una reflexiva naturalidad, sal de Barcelona, en viríud de la cual es tiempo desovillado al revés, y que en consede pronto iluminada por la viva sonrisa de íambién el heredero de la Corona, siendo cuencia unas coyunturas que se convirtieron sus labios, de sus ojos. Se ha observado cóigualmeníe por iodo ello oír o caíalán. en estructuras impidiesen que el Rey, el prínmo soportaba con atenta cortesía, sin la meEso sí: hizo su «lecíura» con ganas, con cipe heredero, pudiesen dirigirse en catalán nor fatiga, un apretadísimo programa, y generosidad. Cosa que con haría frecuena las legítimas autoridades y a la generosa mantenía un diálogo a múltiples bandas sin cia olvidan muchos de nuesíros significados ciudadanía de Cataluña. perder un ápice de su compostura, de su gobernaníes, que iníerpreían la ConsíiíuAplausos del Parlamento. do y por todo en Cataluña, en la gente, en la nación española y catalana. Un discurso significativo del Príncipe fue el pronunciado en Cervera, aunque sus principales piezas oratorias serían las de Barcelona, en el Parlament y en la Generalitat. Pero el de Cervera revela, por su específica conflictividad histórica, hasta qué punto el Príncipe jugó sus cartas con franqueza y realismo, con visión de futuro. Después de la guerra de Sucesión, Felipe V, con el Decreto de Nueva Planta, borró institucionalmente la lengua catalana, suprimió la Universidad de Barcelona y, al fin, consintió en abrir otra en Cervera. Con ello, la Universidad de Cervera ha quedado como estigma «colonial», «colaboracionista», «castellanista». Este hecho, y muchos otros, no eran jamás evocados en actos oficiales con presencia institucional no catalana. Pero Felipe de Borbón no sólo apela al suceso sin que nadie le haya presionado para ello, sino que lo supera con su canto a la cultura y a la libertad, como puede verse en cuadro aparte. Viaje de Estado El viaje, de esta manera, se constituyó en auténtico viaje de Estado, quedando en segundo término su motivación oficial, la visita a las poblaciones catalanas ligadas a los títulos que ostenta Felipe de Borbón: Príncipe de Gerona, duque de Montblanc, conde de Cervera y señor de Balaguer. Ni siquiera fue a tomar, digamos, posesión de Pero la mejor forma de demostrar las co...Se equivocan quienes todavía contemdora de aquel imperio mediterráneo en el sas no son las palabras que podamos apliplan la España Autonómica como un proque, según proclamaba el expresivo croniscarles, sino los hechos que pueden cambiarblema, pues lo que en verdad ha hecho ha ta Ramón Muntaner, hasta los peces lucían las, como nos ha demostrado desde el prisido articular una realidad de muy positivos la bandera de las cuatro barras. mer día Su Majestad el Rey, mi padre. Ahoresultados: las autonomías han liberado y En tercer lugar, constituyendo Cataluña una ra estamos aquí vos y yo, honorable señor han suscitado energía e imaginación, iniciallave fundamental de la unión de los reinos de presidente, dialogando «ciar i catalá», cotiva y participación. No hallaríamos en la EsEspaña por medio de la audaz figura de quien mo dice esta expresión tan genuina. Y éstos paña moderna un periodo más abierto del entonces ceñía la Corona de Aragón, Fernanson los hechos que, como también subrayáis, que vivimos, más implicado en un panorado el Católico. Después, como puerta del imal fin importan. ma de horizontes más esperanzadores. pulso y materialización de la revolución industrial, con la que Cataluña nos ha introducido ...El pasado puede sin duda ser juzgado, Y ahora quiero invocar yo también la ende lleno en la dinámica occidental. pero lo decisivo radica en que, si queremos, señanza de la Historia. Cataluña se caracpuede ser enmendado. Primero, por razoteriza por cinco grandes períodos, que a la Por último, por último en esta breve enunes de voluntad, pues los hombres y los puecorta han influido de forma extraordinaria meración que de ninguna manera puede ser blos son lo que desean ser, y precisamente en ella misma y muy pronto en España enexhaustiva, Cataluña ha actuado como porahí está Cataluña, esta Cataluña en la que tera, y a la larga nos han proyectado a totavoz de la idea de la España de las naciofelizmente estamos, para demostrar que no dos con peso decisivo más allá de las fronnalidades, de las culturas, en su variedad y existe una adversidad que no pueda ser venteras. en su unidad. La cual es, a la postre, la que cida por la fe en uno mismo, por la fuerza con la democracia define el Estado, nos proSon los períodos, primero, de la Marca del trabajo, por la profunda implicación del porciona el marco que, perfilando el conjunHispánica, bastión meridional del imperio hombre en la Tierra. Somos también nuesto del cuadro, resalta sus características, su carolingio y firme línea divisoria entre el cristros propios proyectos. fuerza. tianismo y el islam. Después, como forjalos mismos, ya que le son automáticamenDel discurso de S. A. R. en Cervera te conferidos en su condición de heredero de la Corona, sino a conocer estas ciudapolíticas o personales. Si no ...Habéis citado la Universidad de des, a manifestarles su cordial sentimiento Cervera. Buen motivo, buen momento, se pueden poner puertas al campo, de vinculación. Este aspecto fue importanpara pergeñar una reflexión cultural. menos aún es posible encerrar la cultura te, pues Cataluña hubiera contemplado con Fue un centro que nació en en ningún reducto, ni siquiera estupor y acaso con rechazo unas ceremocircunstancias adversas, ha sido en los que se proclaman nias meramente protocolarias, ligadas a polémicamente considerada. específicamente culturales. La cultura unas formas y a una idea, en este caso la Pero también, como ha escrito es el fruto más espléndido monarquía como axioma, con la que el caun ilustre historiador hijo que surge de la mente humana, talán por lo común no comulga. Convirde Cervera, Agustí Durán de la potestad creadora del tiendo, entonces, el viaje en un contacto real y Sanpere, pese a que hombre. entre el Príncipe y Cataluña, todo cobró un la Universidad «sólo tuvo un siglo Por ello, cultura y libertad son sentido lleno de vida, de contenido, preñay cuarto de vida académica (...) sinónimos. Y por lo mismo, do de futuro, con el que el ciudadano de su actividad fue muy densa la cultura constituye la herramienta más Cataluña comulgó. por haber tenido ilustres profesores, útil, más capaz para transformar Si un lector de Madrid tuviera que juzentre los cuales cabe recordar la realidad existente, y gar el viaje de Su Alteza Real por las pria Gallisá, Dorca, Larraz, ¡ay de aquellos gobernantes que meras crónicas que publicaron sus periódiAymerich, Queralt, pretendan mediatizarla! Cultura cos, ocurriría como pasó en su día, que paDou, Balmes, y, especialmente, a Josep equivale a indagación, a prospección, reció como si los diarios capitalinos hablaFinestres, el mejor representante a imaginación. En la cultura ran de un hecho por completo distinto al científico de la Universidad». confluyen todos los torrentes que relataba la prensa catalana. Esta caliEn otras palabras, la cultura pugna, del saber que nos ha precedido bró enseguida no sólo el implícito signifila cultura asciende, la cultura se esparce, y se forja la sociedad que vamos cado que encerraban el uso del catalán por por encima de circunstancias históricas configurando. La cultura es la gran parte del Príncipe y cuanto decía, sino que del signo que sean y de decisiones puerta del futuro. Baltasar Porcel con el Príncipe. (Foto: Pedro Madueño). Ante la Virgen de Montserrat. también supo el efecto que causaría sobre la población. Los diarios de Madrid, en cambio, llegaban presionados por la ya descrita atmósfera de sobrevalorada hostilidad, se enfrascaban detrás de las medidas de seguridad, desconocían qué elementos subterráneos originaban rápidamente el cordón umbilical que uniría a Cataluña con el heredero de la Corona. osep Tarradellas, en el exilio, era absolutamente negativo respecto al Rey. Pero cuando éste lo recibió en La Zarzuela, cambió al instante e inauguró una magnánima política institucional99 Del discurso de S. A. R. en Balaguer Si el Condado de Urgel enlazaría a Bala...Esta ha sido la capital del Condado de Así, escribieron, por ejemplo, que para guer con la Cataluña interior, con la «ferUrgel, una de las piedras angulares de la CaFelipe de Borbón «salir al balcón era jugárma» tierra leridana, el rey Pedro nos llevataluña de la Edad Media, con sus días de glosela», que «el corazón del joven Príncipe ría en su flota por la Cataluña mediterránea, ria y de tristeza. La historia de los pueblos guardará con tristeza, seguramente por mula que desembocaría en el Imperio español constituye un ardoroso mosaico. Aquí, tamcho tiempo, el recuerdo de...». Otro periómediterráneo. El catalán posee tanto la virbién, nació otro de los mayores monarcas dico daba en portada como única foto la tud del enraizamiento como la del univerque conoció la Corona de Aragón, un homde unos policías golpeando a un hombre. salismo. Hoy, igualmente, Cataluña se probre señero del Casal de Barcelona: Pere el «Sí, es cierto —me dijo su Alteza Real—, yecta, como en el pasado, en tres grandes esCerimoniós o del Puñalet. Apasionado, pugyo vi esta escena y la deploro. Ha sido la pacios: el español, el europeo y el meditenaz, guerreó en la tierra y en el mar con un única de este tipo que he presenciado.» rráneo. auténtico espíritu imperial. Si es evidente que después del viaje del Príncipe las relaciones entre la Corona y la Generalitat serán mucho más cordiales y esDel discurso final de S. A. R. en Sant Cugat trechas, no lo es menos que antes eran ya excelentes. En ocasiones se ha insistido en te, complejo, pero provisto de una honda vi...En efecto, el deporte y la tecnología las discrepancias entre la Cataluña institutalidad traducida en unas formas de vida que constituyen dos de los más atractivos y decional y España. Vale la pena precisar que se han convertido en las más placenteras de cisivos polos de la sociedad actual y del fuhan sido entre dichas instituciones y el Gonuestro tiempo. ¿Quién no sueña en vivir o turo. Las extraordinarias expectativas que en bierno del Estado. como mínimo pasar unas vacaciones junto todos los órdenes han suscitado los Juegos Josep Tarradellas, en el exilio, era absoal Mediterráneo? La Europa del Sur, en la Olímpicos son una buena prueba de ello. Yo lutamente negativo respecto al Rey. Pero que España tiene tanto que decir, es una de mismo me entreno, intentando ser uno de cuando éste lo recibió en La Zarzuela, camlas grandes Europas. sus participantes, al menos el más entusiasbió al instante e inauguró una magnánima ta. Pero los Juegos, además, remueven y poQue mi viaje termine donde Cataluña sintepolítica institucional. A la par que la Cotencian el urbanismo, la economía, la ilusión tiza su apuesta tecnológica, abre más que ninrona, consciente de que la España real se colectiva. Y moldea el deporte, con su sana guna otra cosa la simbólica puerta por la que hallaba también en las genuinas instituciocompetidvidad, el temple de la juventud, desde el fin de siglo entraremos en el siglo XXI. nes catalanas, abrió esta puerta hasta el másuscita en todos las más límpidas emociones. Sí, estos centros de vanguardia de Sant Cuximo. Recuérdese que, en la época, el Rey gat, como dijo uno de los primeros poetas en No dudo que Barcelona podrá convertirtenía poderes poco menos que absolutos. Su lengua catalana, Joan Alcover, son «donde se en nuestra gran capital, en la gran capiactitud fue, cara a Cataluña, pragmática, fermenta la levadura del tiempo futuro». tal del Mediterráneo, este espacio emergende mano tendida. Lo decía más arriba. LuePara entender España tar más positivos para todos. Y que puede albergar, además, proyecciones de singular importancia. No debe confundirse a Corona, Gobierno, Autonomías. Forman el Estado, pero sus esferas son obviamente diferentes. Y si el Estado de las Autonomías tiene que cobrar toda su capacidad, si el Senado llega a convertirse en auténtica Cámara territorial, la política de Pujol o los discursos de Felipe de Borbón constituirán puntos clave de referencia. Lo que nadie duda es que la Corona, que la acción del Rey Juan Carlos, han situado a la España real, una y diversa y hoy democrática, en su mayor armonía institucional de los últimos tres o cuatro siglos. 7 ordi Pujol resumió go, Convergência o CiU entran en la Geen sus discursos esta relación histórica neralitat. Estas relaciones no cambian, pey actual CataluñaCoronaEspaña: Recepción en el Ayuntamiento de Barcelona. ro cobran otro matiz. La casi coincidente una reinvidicación incluso agria Con Tapies. llegada al poder de Pujol y González, las de los agravios catalanes discrepancias entre sus partidos, la existenantiguos y modernos, cia en Cataluña del Partit deis Socialistes una oferta de pacto Catalans, el desgraciado problema de Banca inequívocamente español Catalana, han alejado absolutamente de Cataluña, salvo en periodo electoral, al y, por último, una llamada presidente del Gobierno. Mientras el Rey hacia un futuro de progreso viene a menudo, como parte con más peso y de unidad después de Madrid que es Cataluña en Esen España y en Europa99 paña. Lo que, en la práctica, ha situado a Jordi Pujol, anfitrión del Monarca, en una situación casera de, digamos, primer ministro. Situación acorde con la política pujoJordi Pujol, resumió en sus discursos esta lista —ajena a cualquier intencionalidad de relación histórica y actual Cataluña la Casa Real— de aceptar el marco instituCoronaEspaña: una reivindicación inclucional con la Corona como suprema encarso agria de los agravios catalanes antiguos nación del Estado, mientras los pleitos se y modernos, una oferta de pacto inequívomantienen con el Gobierno central. De escamente español y, por último, una llamata forma, además, la Generalitat cobra en da hacia un futuro de progreso y de unidad Cataluña un puesto de hecho semejante al en España y en Europa. Discurso este que del Gobierno central en España. Es aquí era el que había ya inaugurado el Príncipe fundamental recordar que la Constitución Felipe, asumiendo el pasado como totaliconsagra a los presidentes de las Comunidad en su grandeza y en sus problemas, padades Autónomas como a los rera instalarse en el presente y partir resuelto presentantes del Estado, del Jefe del Estahacia el mañana en Cataluña, en España y do, del Rey. en Europa. Desde la perspectiva de la juventud, de las cuestiones actuales, de la La citada y solemne inauguración del Micreatividad, de una comunidad de sangre y lenario, con los Reyes —y su conclusión, de intereses. • con la Reina—, constituyó la culminación de este juego de esferas que en sí es comBaltasar Porcel es escritor y periodista. plejo, pero cuyos efectos no pueden resul