Nueva Revista 004 > Ante un nuevo Estatuto de RTVE

Ante un nuevo Estatuto de RTVE

Manuel Piedrahita

Debate sobre la sustitución del actual Estatuto de Radiotelevisión pública y el planteamiento de la necesidad de un control público para la sociedad. De cómo las televisiones deben tomar una actitud responsable.

File: Ante un nuevo Estatuto de RTVE.pdf

Referencia

Manuel Piedrahita, “Ante un nuevo Estatuto de RTVE,” accessed November 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2460.

Dublin Core

Title

Ante un nuevo Estatuto de RTVE

Subject

Club de debate

Description

Debate sobre la sustitución del actual Estatuto de Radiotelevisión pública y el planteamiento de la necesidad de un control público para la sociedad. De cómo las televisiones deben tomar una actitud responsable.

Creator

Manuel Piedrahita

Source

Nueva Revista 004 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

vicios, donde la televisión será uno más. La comunicación audiovisual es hoy día el punto neurálgico de una La variedad de emisiones vía satélite supondrá «una intrusión técnicamente ineserie de círculos concéntricos que irradian apetencias políticas, vitable», según el informe de la Unión Inperspectivas económicas, desarrollo tecnológico, creatividad artística ternacional de Telecomunicaciones. y posibilidades informativas. Son algunos de los muchos aspectos Y mientras todo este mundo de las coque engloba eso que se suele llamar lo audiovisual. municaciones revoluciona nuestro entorno, la mirada hacia el ombligo nos ha impedido ver a tiempo todo lo que se gestaba a un palmo de nuestras narices. Ahora, por fin, nos disponemos a redactar un Ante un nuevo nuevo estatuto de RTVE. Si nos descuidamos más, llega el siglo XXI y al director general lo sigue nombrando el gobierno, más o menos como si viviéramos en Estatuto de RTVE la época de la radio galena. Los tiempos Por Manuel Piedrahita del monopolio estatal en prácticamente toda Europa, primero de la radio y desace unos cuantos meses, pués de la televisión, a causa de las limidurante una cena en París taciones tecnológicas y de la preocupaa la que asistían periodisción de tos gobiernos por no dejar el contas de cuatro países, se cotrol de arma tan poderosa. Monopolio mentaban con la naturaliHque entró en crisis hace ya algunos años dad más grande del mundo las noticias en Europa Occidental. vespertinas de la CBS, que se ven en Francia a las ocho de la manaña. Se haLa presión social hi20 imposible seguir blaba de Dan Rather —que aparece en las aferrados a viejas fórmulas en la era de pantallas de los televisores franceses con los satélites. Fue una ilusa esperanza subtítulos— como si se tratase del presenmantener el monopolio estatal. Así lo tador de un «telejournal» y se analizaban comprendió el SPD alemán, que de estar las crónicas de destacados reporteros en contra de la televisión privada pasó a americanos con la rutina de lo cotidiano. admitirla. Los especialistas en medios de Pero no sólo se comentaban las «evening comunicación del partido socialdemócranews» de ta CBS, sino también las notita convencieron a la ejecutiva que opocias de la BBC o de la CNN. ¿Qué signinerse era una batalla perdida. Pero mufica todo esto? chísimo antes habían consolidado el sisEl mundo de las comunicaciones y, por tema de televisión pública de la Repúbliconsiguiente, de la información está en ca Federal, uno de los mejores de Europleno cambio. Pensar en la televisión con pa. Igual le ocurrió al socialismo francés esquemas simplistas es puro disparate, y era lógico que aquí el gobierno del por no decir puro analfabetismo. Como PSOE diera luz verde a lo inevitable. decía no hace mucho un agricultor francés, «yo le obligo a mi hijo, que practica La televisión pública es necesaria el inglés, a ver todos los días las noticias de la CBS. Luego le pregunto si Dan RatLa crisis del monopolio estatal no deher nombró alguna vez a Francia, cosa be ir acompañada de la crisis y desprestique lógicamente no hizo. Así el chico gio de la televisión pública, que es neceaprende a saber que no somos el omblisaria como piedra angular de un sistema go del mundo como parece desprenderse verdaderamente democrático. Así lo heviendo nuestra televisión». mos entendido los europeos con un sistema de rediotelevisión distinto al ameLo mismo había que hacer con ese miricano, donde el oligopolio y la publicinistro español que, según Ignacio Sotedad son los reyes, son los que mandan y lo, preguntó recientemente en Berlín, a un controlan. La televisión pública, si es que ministro alemán «¿qué se dice por aquí debe ser de alguien, es de la sociedad. del caso Guerra?». Ni somos el ombligo del mundo como aparentan muchas veLa sociedad, las instituciones, el gobierces tanta noticia aldeana, ni los gobierno, los partidos; todos tienen que particinos central y autónomos pueden seguir par en la consolidación de la televisión púpensando que el control de ¡a televisión blica. Desde una perspectiva periodística pasa por coordenadas ya totalmente sutenemos que recordar a Arnold Toynbee peradas. cuando dijo: «No exagero si pronostico Así, por ejemplo, el «aparato de teleque el futuro de la sociedad humana devisión» tradicional se transformará en un pende de la respuesta a esta pregunta, ¿esartilugio que dará paso a numerosos sertamos bien informados?» (1). pie para que eso no ocurra? ¿Cómo puede ejercer su derecho no sólo frente a la televisión pública, sino también frente a la privada? ¿Es posible el control público de la televisión? La respuesta a estos interrogantes no.es muy esperanzadora. Control público de la televisión E¡ profesor Manuel Parés i Maicas, que ha entrado a fondo en este importante tema, ha escrito lo siguiente: «Conviene que seamos conscientes que el poder (tanto el institucional como el que tienen los grupos de intereses en su parcela concreta de acción), al servirse de los medios de comunicación lo que pretende normalmente es influir o condicionar a una audiencia que, a menudo, por carencia de elementos de conocimiento, se halla en una situación de inferioridad y es susceptible, por tanto, de aceptar argumentos que en otro caso hubiese rechazado». (3). Refiriéndose concretamente al control, dice el profesor Parés i Maicas que «debería ejercerlo la audiencia, a través de una institución muy representativa y ampliamente aceptada, desligada, en la medida de lo posible, de toda vinculación institucional y que a su vez represente la pluralidad ideológica y de intereses existente en toda comunidad». «El control debería ser siempre a posteriora, nunca a priori, pues en tal caso nos hallaríamos ante un supuesto de censura.» «El control podría referirse a cualquier tipo de contenido difundido a través de la televisión, sea cual fuere su naturaleza incluida la publicitaria. Si aceptamos la premisa de que la televisión debería estar al servicio de la sociedad y, por tanto, de la pluralidad de sus opciones, ¡a regla del equilibrio en este campo debería ser respetada escrupulosamente.» La próxima redacción de un nuevo esPara lograrlo hace falta que esa partitatuto de RTVE podría servir también pacipación sea altruista y sincera. Que la ra regular la radiotelevisión en España, consolidación de TVE no esconda la medesde esta perspectiva del control por parta, por desgracia habitual, de conseguir te de la sociedad. Pero desgraciadamensu control al precio que sea. Control cote desde la muy lógica óptica política, los mo tentación gubernamental, pero tampartidos argumentarán que para eso está bién de los grupos de presión más diverel Parlamento. Y como dice el citado prosos. Se olvida muy a menudo que a quien fesor, «si existe en el Parlamento un paro Televisión Pública, si es que dehay que dar cuenta es a la sociedad. «Natido que ostenta la mayoría, en la práctibe ser de alguien, ha de ser de la sociedad. die tiene derecho a apropiarse de la teleca es muy difícil que exista control. AdeSu regulación y organización no puede devisión; ni tampoco a destruir los princimás, nos guste o no, ciñéndonos a la Espender del poder político. El control debería pios y valores fundamentales de nuestra paña inmediata, todos los partidos polísociedad. Nada le fastida más al ciudaquedar en monos de la audiencia ticos sin excepción, sea cual fuere su ideonado libre, de este país libre, que alguien logía, conciben actualmente a la televisión le manipule en favor de una determinacomo un instrumento de propaganda de da opinión.» (2). su ideología o intereses, de consolidación de la imagen de sus líderes». ¿Y qué puede hacer el ciudadano de a Ahora más que nunca, con la llegada a nuestros televisores de las señales que LA TELEVISION EN ESTADOS UNIDOS emiten los nuevos canales privados, urge Por Harry Debelius poner en marcha alguna clase de esquema de control público de la televisión. «Lógicamente —como dice Parés i Maicas— una institución de este tipo, caso de poder ser creada, sería fundamental que adquiriera inmediatamente una gran rei Victoria Prego fuera a hacer pío, ninguna persona física ni jurídica puelevancia social, un gran prestigio, con obuna entrevista precocinada a un de tener un Interés mayoritarío en, o el candidato norteamericano en cualquier tecontrol de, más de 12 emisoras, ni tener jeto de que sus decisiones, aunque sólo levisión de tos Estados Unidas, la emisola cobertura suficiente para alcanzar más fuesen vinculantes moralmente, tuvieran ra o la cadena tendría que ofrecer el misdel 25 por 100 de las casas con televisor en una gran influencia. En otras palabras, mo trato al otro y otros candidatos al misel país. Esta regla se suaviza en el caso de estamos proponiendo un instrumento vámo puesto. Y si lo hiciera en las 72 horas emisoras en propiedad de integrantes de lido y eficaz para lograr una España más antes de las elecciones, tendría que haber grupos sociales clasificados como minoridemocrática.» avisado a los otros candidatos de antematarios (híspanos, negros, indios americano y haberles ofrecido el mismo trato. nos, nativos de Alaska, asiáticos y oriundos de ciertas islas del Pacífico), permitiénLas normas que rigen la televisión en los Consenso de los grupos sociales dose en tal caso un máximo de 14 emisoEstados Unidos son a la vez más exigenras o hasta un 30 por 100 de cobertura nates y más libres que las españolas sobre la Todos los partidos del arco parlamencional. misma materia; y, si fueran a aplicarse tario no ven en sus ojos la viga de la resaquí, no se autorizaría a ninguna de tas acLas grandes cadenas, como la Columponsabilidad, cuando señalan la mota de tuales televisiones comerciales españolas. bia Broadcasting System (CBS). National polvo en los de sus adversarios. El estaLas reglas no serán extrapola bles, pero Broadcasting Company (NBC), American tuto actual es fiel reflejo de esa postura aleccionadoras, sf. Broadcasting Companies (ABC) y otras, de mirar al ombligo, sin otear el horizonte Con 1.395 emisoras IJHF y VHF de tefuncionan a través de sus respectivas reaudiovisual de nuestro entorno europeo. levisión (de las cuales todas son comerciades de emisoras afiliadas. Las cadenas no Confirma, además, la actitud interesada les menos 337, que están en manos de la son propietarias, en la gran mayoría de los Administración, de las universidades, etc.) de considerar a la televisión pública cocasos, de las emisoras. Cerca de un millar y 9.300 sistemas de televisión por cable (en de las emisoras comerciales están afiliadas mo propiedad de los partidos, situándo25.000 localidades) al último recuento, Escon alguna cadena. Ninguna cadena cubre, la bajo el exclusivo control del Parlamentados Unidos constituyen, por mucho, el ni mucho menos, el país entero. to y no de la sociedad. país más televidente del mundo. ¥ habrá ¿Por qué —por ejemplo— si se estaba más emisoras, porque no hay limitaciones ya en el camino de la España de las AutoEmisoras locales al número de licencias que se podrá connomías no se estudió el sistema público ceder, salvo las técnicas. de la televisión alemana, que ha resuelto ¿Cómo pueden sobrevivir tantas emisoNo obstante la importancia de las caderas? Según «la biblia» de los medios elecnas, una gran parle de la programación es muy aceptablemente la coordinación de trónicos norteamericanos, Broadcaslocal. La FCC obliga a las emisoras afilialas emisoras regionales en los estados fetingCable Vearbook 89, más de 90 midas a las cadenas a limitar el tiempo de coderados? Hay un director general para tollones de domicilios (el 98 por 100) tienen nexión en cadena, durante las horas pundas en su conjunto, que se alterna anualpor lo menos un receptor de televisión, y ta, a tan sólo tres de las cuatro horas de mente, procedente de una de esas emisoestán encendidos estos receptores en un 25 audiencia máxima (aunque hay ciertas exras donde el respectivo director sigue ejerpor 100 » un 52 por 100 de las casas todos cepciones, por ejemplo cuando se trata de ciendo independientemente de las demás. los días entre las 10 de la mañana y las 11 programas para nidos, noticiarios extraorPero la coordinación y planificación tode la noche, hora local. El National dinarios en directo, documentales, mensatal está a salvo. Y los costes. Audience Demographics Report de julio de jes de candidatos políticos o acontecimien1988 dice que el promedio de personas que tos deportivos de singular importancia). Aquí, ahora, las televisiones autonómiestán mirando la pantalla en cada casa duEn realidad una emisora afiliada puede cas empiezan a coordinar esfuerzos grarante dichas horas es de 1,4 a 1,7 (y metransmitir hasta tres horas y media de procias al fútbol y, lógicamente, a los costes nos, por supuesto, en las demás horas). El gramación en cadena en horas de prime tique supone la competencia. Pero es una Televisión Bureau of Advertising calcula me, a condición de que 30 minutos de éscoordinación de conveniencia sin una esque la publicidad ingresó casi 23.000 mitas se dediquen a noticias nacionales e Intructura previa eficaz. llones (2,5 billones de pesetas al cambio acternacionales, y que la emisora coloque Ya en 1979, durante un simposio celetual) en las arcas de las televisiones privauna hora entera de noticias locales o de brado en Madrid bajo los auspicios de la das en 1987. material de interés público inmediatamente antes o después del noticiario de la cadeCualquiera puede montar una empresa Fundación Naumann, del partido liberal na. de televisión privada, siempre que respete alemán, se decía que para el funcionaNo se conceden licencias a las personas las normas dictadas por la Comisión Femiento a largo plazo del estatuto de rao entidades que ya controlan algún perióderal de Comunicaciones ÍFCC). que indiotelevisión, «hace falta un consenso de dico o emisora de radio en la misma locacluyen, además de las especificaciones téclos grupos sociales más significativos, palidad. nicas, ciertas restricciones para evitar sira que la radiotelevisión se mantenga inHay una excepción: el periódico no se tuaciones monopolistas o acaparadoras de dependiente de verdad y no entre en una tiene en cuenta si no se edita en inglés, de los medios de información, no sólo a nilucha de poder político entre dos grupos modo que el dueño de cualquier cadena vel nacional sino local también. Por ejemdiversos. Si no se produce ese consenso, entonces hay el peligro de que se deforme el estatuto de radiotelevisión hacia una televisión estatal o de partido, según hispana puede tener periódicos en español el partido que mande». (4), también. Para redactar el actual estatuto hubo K.l esquema que propone el Canal Plus en Espada seria Inválido en los Estados consenso, es cierto, y no se le puede por Unidos. Alli las empresas o personas duelo tanto acusar al PSOE de ser el culpañas de una emisora convencional no pueble de la presunta oficialidad de RTVE. den controlar un sistema de televisión por La UCD estuvo de acuerdo. O lo que es cable en la misma localidad. Además está lo mismo, hubo consenso entre dos parprohibida a las cadenas de televisión el potidos principales del arco parlamentario seer ningún sistema de televisión por casin que el resto de las fuerzas sociales tuble. vieran vela en aquel entierro. Sí, entierro Las autorizaciones para emitir se conde las esperanzas de aquellos que miraceden normalmente para un período de cinco años, renovable. No obstante, la liban al horizonte cercano y no al Paseo cencia se puede revocar en cualquier mode La Habana, mento si la emisora incumple los reglamentos de la FCC. Una persona que se sienta Del oficialismo al cambio perjudicada por cualquier decisión de la FCC puede apelar a los tribunales. Pese a todo, en 1981, con Fernando Las presentaciones por o a favor de los Castedo como director general, la infraescandidatos a cargos públicos pueden emitructura de los Servicios Informativos y tirse o gratis o pagadas. Si un anuncio pode la RTVE en general, empezó a camlítico se transmite gratis, se tiene qne haT biar, Se iniciaba el despegue definitivo de cer igual con los otros candidatos al misun sistema de televisión con hábitos esmo puesto. Sí la emisora cobra, el precio o televisión privada la paga quien tatales y oficialistas. La caída de Casteserá Igual para todos los que quieran, por lo ve, aunque muchos crean que es gratis. do fue un claro aviso de que los hábitos igual tiempo; y no puede ser superior a los De hecho, resulta más cara para el consudel Paseo de La Habana seguían vigenprecios normales para otros anunciantes. tes. El 23F tiene, asimismo, su gran parte No hay censura oricial, y hasta la automidor la financiación publicitaria que el pacensura colegiada ha desaparecido, por lo de responsabilidad en aquel frenazo. go de un canon menos de modo formal. En 1976 un juez Fue una pena que en 1982, el gobierno federal en Los Angeles decidió que las reslegítimamente elegido por mayoría absotricciones impuestas por el código de conluta no afrontase el tema de la RTVE con ducta de la Asociación Nacional de Emicierta generosidad. No podemos pedir pesoras (NAB), referente al tipo de prograras a los políticos que desde su perspectimación durante ciertas horas cuando la va —inalcanzable para los mortales de audiencia se compone de una gran proporcarne y hueso— creen poseer el don de ción de niños, constituía una violación de la Constitución. la infalibilidad. Ellos sabrán por qué no No obstante, las presiones de las mismas pusieron en marcha los mecanismos necomunidades en donde radican las emisocesarios para adecuar el estatuto de ras moldean de cierta forma el contenido RTVE a las nuevas circunstancias. Era el de las emisiones, y los anunciantes suelen momento de empezar a colocar los ciser los primeros en querer evitar herir las mientos de una nueva televisión pública, sensibilidades del público. • que inexorablemente tenía que estar preparada para afrontar el reto de la televiHan? Debrliua es corresponsal de ta NBC norteamericana y de ta Independen! Televisión sión privada. News de Londres. «Si Gran Bretaña no hubiese contado durante muchos años antes de !a creación LA TV EN FRANCIA de la televisión comercial con un organismo de radiodifusión de servicio público, Por Jean Ferré el desarrollo de ia televisión comercial hubiera seguido un camino muy distinto y los espectadores británicos no serian, como son hoy en mi opinión, los televidentes más privilegiados y mejor servidos del mundo.» Así se expresaba John Hoban, n el mundo político francés de la BBC. en las VI Jornadas de Estureina el consenso sobre un sodio para Antiguos Alumnos de la Univerlo punto: la televisión es mala. En los sonsidad de Navarra, en mayo de 1981 (5). deos de opinión, el público va más lejos: Antes se había referido al monopolio es execrable. Los dirigentes y las vedettes de la BBC, pero matizando que «Gran de las dos cadenas de Estado, Antenne 2 y FR3, cambian como las parejas de baiBretaña tuvo la suene de que esta enorle. Incluso la prensa gubernamental prome responsabilidad fuese puesta en matesta. Una especie de fracaso gigantesco. nos de personas de singular entereza y ¿Por qué? gran sentido de la responsabilidad públiAnte lodo, bay que examinar algunos ca». elementos históricos. En la saga de la teMr. Hoban también aclaró que «los a crisis del monopolio estatal no levisión hay dos épocas distintas: hasta sectores comerciales que esperaban y busdebe ir acompañada de la crisis de la televi1982, y después. caban el tipo de libertad operativa que hasión privada; pero todos los partidos polítibían visto en otros países, iban a quedar cos sea cual sea su ideología conciben acDESDE LOS ORIGENES HASTA 1982 decepcionados porque el canal comercial tualmente a la televisión como un instrufue establecido por el Parlamento bajo el La televisión francesa en sus orígenes era control de una autoridad central que lo mento de propaganda ideológica un asunto de estado. Eso era una consesupervisaria, exigiendo las mismas concuencia del monopolio de las telecomunidiciones y objetivos que se habían imcaciones. Todos los gobiernos pretendían puesto a la BBC» utilizar la televisión, ante todo como insGanó el buen sentido y la responsabitrumento de propaganda. Por razones de lidad. La implantación en Gran Bretaña eficacia inmediata, aceptaban conceder nna gran libertad a los programas (emisiode la televisión comercial no se hizo «a nes de ficción, reportajes, concursos, etc.), la americana». con tal de poder controlar sin discusión la información (telediarlos, debales, entrevistas). El rey es la publicidad Se había establecido con los colaboraEl semanario liberal alemán, «Die dores de las «teles» una especie de gentleZeit», advirtió hace algún tiempo que no men agreement: a cambio de una sumisión todas las empresas periodísticas debían absoluta en el campo de la información, participar en la televisión comercial. Progozaban de una gran libertad en el de los pugnaba una estrecha puerta o control exprogramas. Francia conoció entonces la inhaustivo antes de la concesión de licenformación televisada más estúpida del mundo y unos programas que, a menudo, cias. Argumentaba que ciertos consorcios eran los mejores del mundo. Los prograperiodísticos, con publicaciones sensaciomas dramáticos y los tdefdmes de esa éponalistas y chabacanas de gran tirada e influencia, no eran aptos para tener en sus manos una cadena de televisión. En Estados Unidos, cantidad y variedad de cadenas no significa calidad. Casi todo discurre alrededor del consumo. Incluso los programas informativos, envueltos en una soberbia técnica y en unos gigantescos presupuestos, se conciben al estilo de los «spots» publicitarios. Más que noticias se ofrecen titulares. Estas se destacan en función de su espectacularidad, pero no para formar opinión pública con sentido crítico. Es cierto que el periodismo televisivo norteamericano se enorgullece de su libertad e independenZacarria, «el rey de! sistema es la publicidad». Con el agravante de que a eso hay es cuentan, al menos con un diez por cíenLa televisión francesa no puede esperar que añadirle la poca producción de prolo de obras maestras, lo que representa una nada de la liberalización de las ondas (seis gramas propios: proporción considerable. cadenas, es ya mucho), ni de la multipli«Existe el riesgo concreto de que las cación de las emisores (el territorio nacioprivadas en lugar de producir sus propios nal está bastante bien cubierto), ni de la DESDE 1982 AL MOMENTO ACTUAL programas, compren en el exterior, cosa competencia (las televisiones francófonas que es muy fácil. Y que la televisión pubelgas y suizas están faltas de medios). Los telespectadores están atrapados. Se abolló el monopolio de la programablica, en lugar de mejorar como conseción. Las leyes Flllioud (1982), Léotyrd En el momento en que estoy escribiencuencia del estímulo del sistema privado, (1986) y LangTascal (1988) cambiaron rado, no hay ningún indicio que permita escorra el riesgo de empeorar, de asumir todicalmente los dalos. Autorizaron la exisperar que los programas mejoren. Al condos los defectos de la televisión comertencia de cuatro televisiones privadas (TF trario. La mala reputación de las creaciocial, No producir y comprar fuera taml, La Cing, M6 y CanalPlus) al lado de nes de ficción disuade a los telespectadobién, porque cuesta menos y rinde más las dos cadenas del estado (Antenne 2 y res de sentir curiosidad por ellas. Los proen términos de audiencia. Con el resulFR3U ductores saben por adelantado, que sus tetado, por tanto, de que en lugar de un sislefilmes serán sospechosos. ¿Por qué van En seguida mejoró la información en tema más pluralista, tendríamos un sisa asumir el riesgo de hacer grandes invercuanto a libertad y a diversidad. La intersiones? Aspiran tan sólo a satisfacerse con vención de una emisión diaria de debate tema más cerrado y dependiente de otro resultados mediocres, y encuentran su (veinte minutos), titulada Duel sur la Cing, sistema. De esta manera desembocaríacompensación en la mediocridad de sus espermitió el acceso a los estudios de gentes mos en un sistema de televisión privada fuerzos. desconocidas y de proscritos. Las otras cano pluralista y un sistema de televisión denas Intentaron competir en este esfuerPero hay algo peor. La información, pública que corre el riesgo de convertirse zo de liberalización: una competencia antambién, periclita. Continúa abierta a inen más privado y peor que aquel que llatkonformkta que fue espectacularmente vitados numerosos y diversos. Pero para mamos privado.» (7), saludable. la actualidad le faltan fuentes. Las agenPor desgracia, en el campo de los procias francesas están reducidas a la unidad. gramas se produjo el abandono, la quieSólo subsiste la Agencia FrancePresse. ¿Quién paga la televisión? bra artística e intelectual. Las cadenas Las televisiones, por numerosas que sean, La televisión privada está ya ahí lla—comprendidas las del Estado— que no disponen más que de los mismos teletimando a las puertas de los hogares espaaceptan la ley de la competencia para la inpos a la mismas horas. El resultado es una ñoles, dispuesta a ubicarse en las salas de formación, procedieron como si un acuermonotonía que en su realización es ridicula do licito las retuviera en el campo de los y por su repetición odiosa. estar, preparada para zambullirse en el esprogramas. Las pantallas fueron invadidas Los ayuntamientos han gastado miles de peranzado espectador. Los profesionales por series americanas «de rebajas»: nos millones en instalar redes de cable. En alde la información deberíamos tener una surtimos de los cestos de basura de New gunas regiones, al cabo de un año, menos buena dosis de cautela ante todo este nueYork, declaró el senador Cluzel, especiadel cinco por ciento de la gente que dispovo mundo. No hay que tener miedo, pelista de materias audiovisuales de la Alta ne de un cable a su puerta acepta pagar el ro tampoco se nos debe pedir que seamos Cámara. La mayor parte de los realizadoabono. A los tecnócretas que se interroirracionalmente osados. Sea bienvenido res más célebres vive del subsidio, del degan sobre las causas de este gigantesco fiaset final del monopolio televisivo, pero que sempleo o tienen que aceptar encargos mico, algunos bumorístas les preguntan: «Es no se nos obligue implícitamente a preserables. Se puede decir que una especie de que en el desierto, con los beduinos congonar esa muerte con un ¡viva! al otro sida artístico se ha abatido sobre la creavencidos de que se ha agotado el petróleo, ción audiovisual francesa. ¿se puede tener la idea de venderles una monopolio u ologopolio: el que imponen pipeUne? los espacios publicitarios. Nos pueden obligar a que ofrezcamos programas cor¿Y El PORVENIR? tados por un mismo patrón a fin de conseguir grandes audiencias, único incentiCon palabras de Paul Valéry, se puede J«n ferré es critico de televisión de «Le Figarovo para atraer masiva publicidad. Nos afirmar que «L avenir n *est plus ce qu 7 Magazine». pueden señalar las pautas para hacer unos était». programas informativos donde prevalezca el espectáculo sobre la noticia. Tratarán de convencernos que todo lo que se cía. Pero es independiente del gobierno, mueve es televisión —aunque se trate de no de la publicidad. una banalidad— y lo demás aburrimien«La información de las tres cadenas coto. Programarán ellos, con la idea de que merciales —ACB, NBC y CBS— es tan xiste el riesgo concreto de que las los informativos tienen que ser como similar en contenidos e imágenes que uno «spots» publicitarios. prívodas en lugar de producir sus propios prose pregunta por qué emplean equipos diferentes. Es un ejemplo donde la compeLos profesionales de la televisión inforgramas, compren en el exterior, cosa que es tencia no tiene el efecto saludable que de mativa han de aprovecharse de la nueva muy fácil ella esperábamos: diversidad y mejor catecnología hasta el máximo. Pero no palidad.» (6). ra confirmar aquello de que «el medio es Se ve, pues, cuál es la meta de la teleel mensaje», sino para informar mejor. visión comercial «a la americana» y de la Una programación digna, con cierto niexuberante televisión privada «a la italiavel, amén de bien hecha, nunca será abuna». En ambas, como ha dicho Roberto rrida. La televisión pública y comercial ganancias. Saldrán de los bolsillos de los consumidores de toda esa gama de artículos, que se anunciarán más que nunca. Ganancias, por otra parte, muy legítimas si se reflexiona sobre el riesgo de tan altísimas inversiones. ¿Es más barata la televisión sufragada por un canon fijo y algo de publicidad —sistema alemán— o aquella que no cobra nada pero que permite masiva publicidad? Sin duda alguna es más cara la segunda. El espectador la ve con la ilusión de que es gratis. Pero es sólo eso, una ilusión. Esa masiva publicidad en la televisión comercial italiana ha suscitado el siguiente comentario de Paolo Bafile en la revista Gulliver: «La diferencia entre la televisión pública financiada por un canon y la privada es que la primera vende los programas a un público y la segunda, por el contrario, vende un público a las agencias de publicidad. En este caso, el espectador no es sujeto sino objeto de un contrato. De ahí que no se le trate como el destinatario natural de la comunicación radiotelevisiva, sino como el potencial consumidor de los productos anunciados». Atinado matiz que evita por sí solo largas disquisiciones sobre TV públicaTV privada. Televisión basura Es evidente que la televisión, sea pública o privada, debe tener un mínimo de responsabilidad social. El impacto de lo que aparece en la pantalla de) cuarto de estar es mucho mayor que el de un medio impreso. No viene mal caer en la perogrullada y recordar que no es ío mismo hacer zapatos que televisión. Mal servicio harán los programadores de televisión a la sociedad, si tienen como prioridad la superficialidad y la chabacanería para así obtener los índices de audiencia solicitados por la publicidad. «El dinero amenaza a la calidad: Ressde Gran Bretaña es un claro ejemplo. Lo Mogg predice una televisión pornográfimismo podemos decir de la televisión aleca en la lucha por la audiencia.» (8). El mana. señor ReesMogg, antiguo director de Muchos espectadores españoles están The Times y actual presidente del Broadilusionados con la llegada, por fin, de la casting Standard Council, organismo que televisión privada. Los profesionales del supervisa en Gran Bretaña lo que se emimedio también debemos alegrarnos e ilute por televisión, advertía de esa manera sionarnos. Hay que darle la bienvenida. como consecuencia de la guerra por la Pero por un principio de cautela no deaudiencia y la disminución de los ingrebemos caer en la tentación de considerara lucha por conseguir audiencia sos por publicidad. También pronostica la como la panacea, capaz de solucionar amenaza a la calidad, porque cuanto mamás violencia en la pequeña pantalla tanto problema aplazado. yor sea la audiencia menor será la selección «porque aparte de que programas de esa ¿Quién la va a pagar? La televisión priclase se compran fácilmente y baratos, no vada estará sufragada por los que la ven. son un mal camino de aumentar los índiPensemos que los fines primordiales de ces de audiencia». la televisión privada o comercial, son las LA TELEVISION EN ALEMANIA Por Haral Jung ^w? 1 milagro alemán de noviembre de 1989. La caída del muro de Berlín y todos los demás acontecimientos emocionantes constituyeron la gran hora de los medios de comunicación. El milagro televisivo residió en que por primera vez en mucho tiempo los noticieros y otros programas informativos ganaron la batalla del interés público frente a los programas de entretenimiento. La hora de la revolución alemana era también la hora de la televisión pública. Este hecho se debe sobre todo a la buena infraestructura de ella: un equipo con experiencia, una logística técnica superior y especialmente una amplia red de corresponsales dieron el triunfo a la ARD y la ZDF, las dos cadenas públicas de la República Federal de Alemania. En estas condiciones los competidores privados no tenían nada que hacer. La estructura dual de radiodifusión existe desde hace aproximadamente dos años en la RFA. Las dos TV públicas tienen difusión en toda Alemania. En cambio solamente la mitad de los alemanes pueden ver las televisiones privadas (sobre lodo vía cable, pero también vía satélite y antena) como son RTL plus, SAT 1, PRO 7 y Tele 5. Con la aparición de las cadenas comerciales se notan ciertos cambios no sólo en la programación de las televisiones públicas, sino también en las costumbres de los telespectadores. Dieter Stolte, director general de la segunda cadena ZDF, resume estos cambios de la siguiente forma: 1) El espectador gracias al mando a distancia maniobra por los distintos programas evitando ver los programas informativos. Los programas de información y formación pierden terreno respecto a los de puro entretenimiento (menos en momentos muy emocionantes, como los anteriormente mencionados). Tendencia: Para poder ser competitivos los programas de entretenimiento jugarán en el futuro un papel importantísimo. 2) Hoy los intereses de los espectadores determinan la oferta de los programas televisivos. Antes fueron determinados por la definición legal de la programación y por los realizadores. 3) En un futuro próximo las 4 grandes televisiones, ARD y ZDF (públicas) y RTL plus y SAT I (privadas) se repartirán el Siguiendo con este tema, un periódico español hacía la siguiente reflexión hace ya algunos años: «...Y han saltado al aire mercado. Las dos pequeñas pro 7 y Tele 5 a lo largo no serán competitivas. las televisiones independientes, clandes4) Una mayor competencia no es equitinas, piratas, repentinas. Italia es un enparable a una mayor calidad. jambre. Una instalación local es muy baTendencia: Aumentará la lucha por los rata de técnica; lo caro es la programaderechos de transmisión, sobre todo en ción, pero basta una programación intecuanto a acontecimientos deportivos y larligente y libre, o solamente desenfadada gometrajes. y sin escrúpulos (las emisoras pornográPor lo tanto, se incrementarán los preficas de madrugada) para establecer una cios de los programas atractivos para la concurrencia muy seria a las viejas damas gran masa. estatales, metidas en corsé de burocracia, 5) Muchos locutores famosos formados miedo y servilismo». (9). en las televisiones públicas son atraídos por las privadas. Lleva, pues, razón Mr. ReesMogg cuando reflexiona sobre la disminución de la calidad por culpa de esa «concurrenDATOS GENERALES cia muy seria», que incluso puede afectar a una «vieja dama» como es la BBC. Independientemente de estas tendencias El desparpajo de la «televisión basura», actuales, las cadenas públicas siguen legalmente obligadas a ofrecer un llamado sercomo le llaman en Italia, no tiene límivicio básico. Este incluye expresivamente tes. los tres campos clásicos de los medios de Esperemos que la televisión pública y comunicación: Informar, formar y entrela televisión privada responsable sobrevitener. van a esta guerra. Aunque el ser banal, — Las televisiones privadas, según el insensible, analfabeto cultural, chabacaTribunal Federal Constitucional, solamenno, «es un derecho det ciudadano», sete tienen un carácter adicional en relación gún algunos seudoliberales, no está mal con las televisiones públicas. que un medio como la televisión evite el — Las televisiones públicas se financian sobre todo (un 60 por 100) por medio de contagio. Además queda mucho por haa variedad de emisiones vio sauna tasa televisiva (unas 1.200 pías, al cer: crear opinión democrática, contribuir télite supondrá una «intrusión técnicamenmes), cuyo pago es obligatorio para todos a la solidaridad, modernizar las mentes te inevitable» según el informe de la Unión los espectadores. Otro medio de financiaanquilosadas, propiciar la tolerancia, fación es la publicidad. La emisión de los Internacional de Telecomunicaciones. Técnivorecer la honestidad, aumentar la capaanuncios publicitarios es limitada. Son ca y jurídicamente el concepto estatista de cidad crítica y evitar —en fin— que los emitidos solamente en bloques entre los lo televisión entró en crisis hace tiempo valores democráticos se diluyan envueldistintos programas. No deben ser interrumpidos ni ser emitidos después de las tos en la simplicidad de «es lo que quiere 20.00 horas. la gente». • — Por principio se trata en la ARD como en la ZDF de entidades de utilidad pública, independientes de los partidos políticos. Pero ya al fijar el valor de la tasa televisiva los partidos Juegan un papel imManuel Piedmhit», licenciad o en Ciencias de la Inportante debido al hecho que la tasa es formación, fue corresponsal de TVE en Bonn y es aprobada por la Conferencia de Ministros autor del libro Teleperiodismo. Actualmente es subde los Länder (las autonomías). director adjunto a la Dirección de los Servicios In— El órgano que elige al director geneformativos de TVE. ral de Televisión y al Consejo Administrativo es el Consejo de Televisión. Se com1. Citado en Das Geschaft mit Nachricht por pone de representantes de las autonomías, Manfred Steffens. Editorial Hoffmann und Campe. 1969. del gobierno federal, de los partidos polí2. Discurso en Stultgart del Director General de ticos, de ta iglesia, de los sindicatos y de la ZDF, von Hase, 25 10 1979. los grupos más Importantes de la sociedad 3. El control público de la televisión. Revista Tealemana cuyos gremios naturalmente están los. Sep. Oct. 1986. Influidos por los partidos políticos. En este 4. La televisión libre en la nueva democracia esConsejo de Televisión los partidos polítipañola. Joaquín de Aguilera y Josep C. Vergés. Edicos, aparte de sus propios representantes, ciones Strocco. 1980. tienen un gran peso. 5. Televisión Pública. Televisión Privada. Eunsa, 1982. 6. Electronic Democracy. Anne Rawley. Nueva York, 1979. 7. Televisión Pública. Televisión Privada. EunHanl Jung es corresponsal de la ZDF en Masa, 1982. drid. 8. The Times. Pág. 3 del 231990. 9. El País. Editorial Televisión Internacional. 2911984.