Nueva Revista 026 > Milenios y cometas

Milenios y cometas

Luis Alberto de Cuenca

Nos cuenta que en el siglo X, el estado de la sociedad en Europa Occidental parecía favorable a la difusión de las ideas milenaristas.

File: Milenios y cometas.pdf

Referencia

Luis Alberto de Cuenca, “Milenios y cometas,” accessed August 25, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2415.

Dublin Core

Title

Milenios y cometas

Subject

Artes y letras

Description

Nos cuenta que en el siglo X, el estado de la sociedad en Europa Occidental parecía favorable a la difusión de las ideas milenaristas.

Creator

Luis Alberto de Cuenca

Source

Nueva Revista 026 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

MILENIOS Y COMETAS Por Luis Alberto de Cuenca A CABO de leer El año mil. Adsón asegura a su soberana que de Georges Duby, el hisla aparición del Anticristo no tentoriador de moda. Hace drá lugar hasta que se cumpla la veinte años leí otro libro, esplénapostasia general vaticinada por dido, de Henri Focillon que llevaSan Pablo, y que, aun después de ha el mismo título. El milenarisla aparición y ulterior destrucción mo me ha parecido siempre un del Anticristo, no tiene por qué tema fascinante. Los párrafos que seguirse de inmediato el Juicio siguen son un ligero memorámFinal y, como consecuencia, el fin dum de mis lecturas al respecto, del mundo. Las últimas palabras con una incursión en el campo de la carta insisten en que sólo o, mejor, en el cielo de los Dios sabe la hora en que tendrá cometas, precursores del fín del lugar el Juicio Universal y que, mundo hasta el desarrollo de la por consiguiente, son inútiles astronomía moderna. todas las conjeturas al respecto. Adsón. abad de Mi>ntierenEl tratado de Adsón en forma Der, en la Champaña francesa, de epístola se hizo tan famoso dirigió en 954 una carta a la reina que, en siglos posteriores, se atriGerberga sobre el lema del Antibuyó ni más ni menos que a San cristo (Epistula ad Gerbergam Agustín, y también a Alcuino y a reginatn de ortu el tempore Rábano Mauro, los intelectuales Antichristi. editada por E. Saekur caro litigios. Cinco o seis años a finales del siglo XIX). Era la tal después de escrito, hacia 960, Gerberga esposa del rey francés Bernardo, un visionario de TurinLuis IV de Ultramar, que murió gia, anunciaba como próximo el precisamente en 954, el año en fin del mundo. Hacia 995, Abón, que su reina solicitó de Adsón abad de FleurysurlaLoire, información acerca de asunto tan escribe: «En mi primera juvenespinoso. Tras exponer lo que tud, cuando era novicio en entiende por Anticristo y demosFleury, el año del Señor de 958, trar que hubo y habrá siempre oí predicar al pueblo que. luego ministros suyos como los que que pasaran los mil años desde el cometen injusticias, aquellos que nacimiento del Salvador, vendría violan las leyes y los que no se el Anticristo y, poco después, el atienen a las normas de la moral Juicio Final. Me opuse con todas Corneta admirable visto en el aire, pública y privada, Adsón dice mis fuerzas a esta opinión valiénque el Anticristo nacerá de la tridome de los Evangelios, del Apobu de Dan, en Babilonia, y que se calipsis y de! Libro de Daniel». del Apocalipsis con lo que atañe alzará en Betsaida, añadiendo que al Anticristo. Sin emprender el En el siglo X, el estado de la reedificará el templo de Jemsalén vuelo de un polemista que pretensociedad en Europa Occidental y que, después de haber ejercido de destruir un error doctrinal parecía favorable a la difusión de su terrible poder durante tres años fuertemente arraigado, su argulas ideas milenaristas. Con todo, y medio, será entregado a la mentación principal intenta extiréstas no tuvieron demasiado éximuerte en el Monte de los Olivos. par de raíz la falsa creencia de los to entre el pueblo, ni tampoco El bueno de Adsón confunde que suponían próximo el fin del entre el clero y las clases privilecon harta frecuencia lo que sólo mundo (entre ellos, acaso, Gergiadas. Algunos espíritus débiles, concierne a la misteriosa bestia berga, la destinataria del libro). apocados o simplemente ávidos de maravillas pudieron engañarse después deJ 1000 cuando en el mundo entero, pero especialmeninterpretando mal el Apocalipsis te en Francia y en italia, se y temblar viendo cómo se acercareconstruyeron muchos templos. ba la primera hora del nuevo Se hubiera dicho que la tierra siglo, y con ella el Juicio Final, misma, sacudiéndose la vejez y porque Anticristos previos no falliberándose de la muerte, se taban entre los mandatarios de la revestía con una blanca túnica de época; pero no hubo en vísperas iglesias» (cito por la edición de de! año 1000 ese terror intenso y Guglielmo Cavallo y Giovanni general de) que hablan ciertos Orlandi, Fondazione Lorenzo historiadores modernos. Valla. 1989, p. 133). Y en el capíLos argumentos de los partidatulo 13 del libro IV: «El año 1000 rios de un terror universal en los de la Pasión de Cristo [es decir, el últimos años del primer milenio año 1033, año funesto y terrorífino pueden resistir el examen de co en la narración de Rodolfo] se una crítica severa, ya que no se creía que el orden de las estaciobasan en ningún texto decisivo y nes y las leyes de los elementos tienen en contra el testimonio de habían vuelto al eterno caos y se Jos escritores contemporáneos. E) temía el fin del género humano» estado político, religioso, literallbídem, p. 221). rio y artístico de Europa (sobre todo, de Francia), en aquella époDice textualmente Le Vasseur: ca prueba que de ninguna manera «Las renovaciones, reparaciones se temía ese día en que la cólera y nuevas construcciones de gran divina reduciría el mundo exiscantidad de iglesias datan del año tente a polvo y a cenizas. Todos 1003 d. C.; porque, habiendo los datos que las crónicas proporcundido por toda la cristiandad el cionan acerca de ¡os últimos años rumor de que en ei primer año del siglo X desmienten categóridespués del 1000 el hijo del pecacamente la supuesta psicosis do y de la perdición, es decir, el colectiva del año 1000. Anticristo, debía aparecer en el mundo, y habiendo corrido esta falsedad por toda Francia, predicada en París, sembrada en toda La Reforma Europa y tenida por artículo de fe en las conciencias sencillas y La Reforma, a comienzos del timoratas, nadie pensaba ya sino siglo XVI. atraería a la gente al en bien morir y en disponerse a estudio del Apocalipsis. El retorcomenzó a escribirse su historia. sostener con valor los ataques de no a la Biblia, la fe profunda en su Se dedujo que el siglo X había este enemigo del cielo... Pero lleinspiración literal, las apasionacreído en el próximo advenimiengó el año 1001, y el siguiente, y das luchas de ios príncipes reforto del remado de Cristo. La imano hubo noticia alguna de (a llemistas contra el Anticristo de ginación enlazó esta creencia con gada del hijo del pecado, con lo Roma, las tremendas persecuciolas calamidades de la época, y no que los cristianos recobraron el nes que los primeros protestantes hubo dificultad alguna en repreánimo y, reconocido el engaño, se tuvieron que sufrir, lanzaron a sentarse a los hombres llenos de entregaron más que nunca a renoalgunos de ellos a las especulaespanto, acogiéndose a sagrado y var la faz de la Iglesia, sobre todo ciones apocalípticas. La reforma abandonando toda obra humana a raíz de que se cumpliese el plaEn el siglo X, el estado de la realizada pareció incompleta y se en previsión de la venida del Juez zo de dos años y medio que, sociedad en Europa pensó en renovaciones mis radiSupremo a un mundo agonizante. supuestamente, había de durar el cales, siendo especi simen le en el Occidental parecia favorable Una vez construida la leyenda, reinado de] Amjcristo. Desentenseno de los anabaptistas donde la acreditaron los expertos en a la difusión de las ideas didos. pues, del fin del mundo, se con más empeño se exhibió esta antiquitates y la vulgarizaron los consagraron con alegría renovada milenaristas. Con todo, tendencia. Famosa es la caricatuhistoriadores. Le Vasseur descua reconstruir y restaurar los teméstas no tuvieron ra de teocracia que Juan de Leibre en sus Anales de la iglesia de plos. Fue entonces cuando fue demasiado éxito entre el den llegó a fundar y sostener por Noyon (Í633) ios cinco libros de restaurado nuestro coro (se refiealgún tiempo en Münster. pueblo, ni tampoco entre el las Historias de Radulfo, Raúl o re a la iglesia de NótreDame de Rodolfo el Glabro (glaber en El siglo XVII tuvo también sus clero y las clases Noyon), mejorada nuestra nave y latín es algo así como «pelado», milenaristas en Francia, en los privilegiadas añadido nuestro actual campana«calvo»). En el libro III, capítulo Países Bajos, en Inglaterra, en rio». 13, de esas Historias se dice: Alemania. Coincidiendo con este Queda, pues, claro, que en «Corría ya casi el año tercero nuevo auge del milenarismo. 1633, fecha en que se publica la tracciones, la creencia en el pánico del año 1000 no fue admitida fácilmente por los historiadores del Renacimiento y del Barroco. Pondré un ejemplo. No se habla para nada de esos terrores en las primeras ediciones de la célebre Crónica de Juan Triiemio (1462Í5I6}, pero en su reedición de 1690 puede ya leerse: «Hubo en el año 1000 de la Encamación en toda Europa numerosos y violentos terremotos que destruyeron bellos edificios. Se vio en el cielo un espantoso cometa que hizo creer a muchos que se acercaba el fin del mundo. Años antes, algunos hombres, engañados por falsos cálculos extraídos del Apocalipsis. predijeron que este mundo visible terminaría el año I000 de Jesucristo». Mabillon alude a los mismos acontecimientos en sus anales de la orden de San Benito, publicados en 1707. A lo largo del siglo XVIII se consolida en la historiografía europea la leyenda del año 1000. En 1769, el británico Robertson la introdujo en su cuadro de! progreso de la sociedad en Europa, introducción a su Historia de Carlos V. En este libro, de gigantesco éxito en las universidades europeas, aprendieron la leyenda del año 1000 muchos de los historiadores y eruditos del siglo XIX. El manual de Robertson adquirió fortuna bajo el doble prestigio de su manejo de las fuentes y de su habilidad en el arte de narrar. Así pues, lo que no era más que un mito se fue convirtiendo en un acontecimiento de peso en la historia de la humanidad, Siglo XIX El siglo XIX recogió y aumentó ios terrores milenaristas. Y, como los siglos anteriores, también el siglo de Marx y Darwin tembló de miedo ante los cometas, testimonios luminosos y mudos de la ansiedad del hombre. En la Edad Media, y aun en obra de Le Vasseur, se creía que Los cuatro jinetes del Apocalipsis, el siglo XVI, el espíritu humano Dios, que se dignaba prolongar la Beato de Fernando y Sancha, año las iglesias fueron reconstruidas veía en la aparición siempre duración del mundo. Pese a la 1047. Madrid, Biblioteca Nacional. en el siglo XI para glorificar a imprevista y sorprendente de los evidencia de este tipo de reconsEste cometa produjo en el pueblo tan gran terror, que algunos UN TEATRO SIN murieron de pánico y otros cayeron enfermos. La visión de este extraño cuerpo celeste duró una hora y cuarto, y comenzó a mosCOMPROMISO trarse por el lado del sol naciente hacia el mediodía. Parecía ser de descomunal longitud y era, efecPor Luis Núñez Ladevéze tivamente, de un color rojo similar al de la sangre. En su parte El siglo XIX recogió y superior se veía la figura de un aumentó los terrores brazo doblado que sujetaba en la milenaristas. Y, como los mano una gran espada, ett actitud siglos anteriores, también el de herir con ella. En el extremo de la espada había tres estrellas; siglo de Marx y Darwin la que estaba justamente en la tembló de miedo ante los punta era más clara y reluciente cometas, testimonios que las otras. A ambos lados de luminosos y mudos de la Autor: Alberto Miralles. los rayos del cometa se veía gran TEATRO número de hachas, cuchillos y ansiedad del hombre Obra: «Comisaría especial para espadas teñidas de satigte entre mujeres». las que había gran número de rostros humanos repulsivos, con las Teatro: Centro Cultural de la barbas y los cabellos erizados, tal Villa de Madrid. Sala!. y como lo veis en el grabado Dirección: Angel Fernández [figura 1). Después de la pasión Montesinos, de Jesucristo, la destrucción de la MUtAMUOKS ciudad de Jerusalén fue anunciade Alberto Mírales Reparto: María Asquerino, Chada por varios signos, entre ellos ro Soriano, Pilar Bardem, María uno espantoso en forma de espaPaz Ballesteros, Blanca Marsida de fuego reluciente [figura 2], cometas todo tipo de presagios llach, Elvira Travesí, Paca Velárque apareció por espacio de un desfavorables: guerras, pestes, diez. Encarna Breis, Ana Triniaño encima del templo, como incendios, muertes de reyes; y los dad mostrando que la cólera divina historiadores no dejaban de señaquería vengarse del pueblo judío Precio: 1.000 pesetas. lar las coincidencias de los comemediante el fuego, la sangre y el tas y de las desgracias más terrihambre. Y tal ocurrió, pues bles. Hace poco apareció la versobrevino una hambruna tan sión castellana, llevada a cabo calamitosa, que las madres se por Ignacio Malaxecheverría, de NA obra representada comieron a sus propios hijos. Y la edición de 1575 de los Monssólo por mujeres, que fueluego la ciudad fue destruida por truos > prodigios, de Ambroise Use a la vez expresiva de los romanos». Paré (Madrid, Siruela. 1987): sus peculiaridades, entretenida, entre las maravillas de ese libro, Ya lo dijo Claudiano: «No se humorística y vital, tal parece que está una curiosísima descripción ha visto jamás cometa en el cielo fue la intención que inspiró a de un cometa (p. 135 ss.)„ que no traiga algún mal». DuranAlberto Miralles. Para que la idea «Los antiguos escribe Paréte mucho tiempo, los cometas pudiera representarse tenía que nos dejaron escrito que la faz del fueron considerados como una localizarse en algún escenario cielo se ha visto muchas veces especie de mensajeros que venían adecuado. Tal vez leyendo periódesfigurada por cometas barbude parte de los dioses a declarar dicos, a Miralles se le ocurrió que dos y de largos cabellos... La la guerra al género humano. Hoy, «una comisaría especial para antigüedad dice Pierre Boaispor desgracia, no es así. La cienmujeres» pudiera ser el recinto luau en una de sus Historias procia actual ha señalado la función que justificase sin mengua de digiosas |ed, Richard A. Carr, que esos cuerpos celestes desemcoherencia la pretensión de preParís, Champion, 1977), utilizanpeñan en el orden de la naturalesentar en escena a un grupo de do como fuente el Prodigiorum za. ¿Qué llegaremos a saber de mujeres que hablaran ante el ac ostentarían chmnicon de Conlos cometas el mi lenio que viene? espectador de los problemas que rado Licóstenes IBasilea, 1557]esta sociedad igualitaria y, en no conoció en los aires nada más cierto modo, profeminista, planLuis Alberto <lc Cut uca es profesor de prodigioso que el horrible cometea a la condición femenina. Del investigación de! Consejo Superior de ta de color sangre que apareció en mismo modo que haya una direcInvestigaciones Científicas, filólogo y poeta. Westrie el 9 de octubre de 1528. ción general, una oficina especial