Nueva Revista 025 > Arrendamientos urbanos. La reforma que nunca llega

Arrendamientos urbanos. La reforma que nunca llega

Francisco Cabrillo

Nos hace referencia a la regulación de los arrendamientos urbanos en España, ya que por el arrendamiento de viviendas grandes en los barrios más caros de una ciudad se está cobrando, a menudo, sólo una pequeña parte de lo que cuesta alquilar un aprtamento en un barrio obrero.

File: Arrendamientos urbanos. La reforma que nunca llega.pdf

Referencia

Francisco Cabrillo, “Arrendamientos urbanos. La reforma que nunca llega,” accessed April 24, 2024, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2359.

Dublin Core

Title

Arrendamientos urbanos. La reforma que nunca llega

Subject

Panorama

Description

Nos hace referencia a la regulación de los arrendamientos urbanos en España, ya que por el arrendamiento de viviendas grandes en los barrios más caros de una ciudad se está cobrando, a menudo, sólo una pequeña parte de lo que cuesta alquilar un aprtamento en un barrio obrero.

Creator

Francisco Cabrillo

Source

Nueva Revista 025 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

los nuevos demandantes, especialmente los jóvenes que buscan vivienda y no tienen medios para Grave perjuicio para toda la sociedad comprarla, quienes sufran las consecuencias. Los efectos de nuestra desdichada Ley de arrendamientos urbanos no se limitan, sin embarArrendamientos urbanos: go, a producir una redistribución indeseable de la renta, Al crear incentivos para que los inquilinos no se muevan del piso o local La reforma que nunca llega comercial que ocupan, la ley no permite que la asignación de los inmuebles responda a criterios de eficiencia; y toda la sociedad se ve Por Francisco Cabríllo perjudicada por ello. Y al dificultar a los propietarios la libre disposición de sus bienes, hace que muchas personas, que en otro caso habrían empleado parte de su capital en el sector de alquileres, busquen otros campos más atractivos para su ahorro; y si, pese a O hay que ser un Premio miento de viviendas grandes en todo, compran fincas urbanas, las Nobel de economía para los barrios más caros de una ciuutilizan simplemente como depóNsaber que la forma más dad se está cobrando, a menudo, sito de valor, prefiriendo la pérdirápida y segura de conseguir la sólo una pequeña parte de lo que da que supone dejarlas vacías al escasez de un producto cualquiecuesta alquilar un apartamento en riesgo de no poder recuperarlas ra es controlar sus precios para un barrio obrero. O a que, en un cuando lo necesiten. Si a esto unievitar que aumenten cuando la mismo inmueble, haya inquilinos mos el temor de que un día un oferta y la demanda así lo exigen. que paguen cantidades miserables gobierno cualquiera pueda decidir Como consecuencia del control, por el alquiler de sus pisos, mienestablecer ¡a prórroga forzosa en crecerá la demanda de ese protras otros deben pagar cifras muy todos los contratos de arrendaducto y se reducirá su oferta; y altas por otro de las mismas miento, resulta fácil entender la los consumidores, a los que teócaracterísticas. extraña situación del mercado ricamente se intentaba favorecer, inmobiliario hoy existente. acabarán teniendo cartillas de racionamiento o haciendo largas Consecuencias colas para adquirirlo. No puede sorprendernos, por tanto, que el Ruina control de precios de !as vivienLos efectos de la ley no son das arrendadas en España haya sentidos, por tanto, en la misma forzado a la baja la oferta de una Pero no acaban aquí los efectos medida por todos los consumidoforma tal que, por ejemplo, el del control estatal de los arrendares, como sucede en el caso de Por el arrendamiento de porcentaje de pisos en alquiler en mientos. Se ha comprobado otros productos de precios controrelación con el número total de viviendas grandes en los muchas veces, tanto en España lados. Los contratos para obtener pisos existentes, sea hoy extraorcomo en otros países, que no hay una vivienda en arrendamiento no barrios más caros de una dinariamente bajo en comparamedio más idóneo para degradar exigen necesariamente al consuciudad se está cobrando, a ción con el de otros países simizonas enteras de las ciudades y midor su realización repetida. menudo, sólo una pequeña lares al nuestro. hacer que sus edificios se deterioBasta, por el contrario, si la ley parte de lo que cuesta ren hasta llegar a la ruina que establece !a prórroga forzosa, La regulación de los arrendaimpedir que el mercado funcione contratar una sola vez y disfrutar alquilar un apartamento en mientos urbanos en España, aunen este sector. No hay incentivos de los privilegios que la norma que tiene en común con otras un barrio obrero para conservar casi nada, porque establece. Los propietarios de los políticas de limitación de precios los edificios con inquilinos de inmuebles, por su parte, ante unas este efecto de reducción de la renta antigua casi nada valen. La leyes que les causan graves perjuioferta, presenta también peculiaruina del edificio liega a ser así la cios, reducen la oferta, lo que hace ridades dignas de mención. La única esperanza del propietario, que los precios suban en el sector más importante es, seguramente, que ve cómo inquilinos que pagan liberalizado mucho más de lo que la radical segmentación del merrentas ínfimas se niegan a contrilo harían si todo el mercado fuera cado que ha producido. Hemos buir a los gastos de mantenimienlibre. Pero esto no afecta a los llegado a acostumbrarnos, en to más fundamentales. inquilinos de renta antigua. Serán efecto, a ver cómo por el arrendaContestación y localismo Cuatro lecciones El propietario no sólo se casa con su inquilino; también lo hace con su europeas viuda, sus hijos, sus padres o sus hermanas en una asombrosa unidad de destino en lo universal ESDE la llegada de la 2. Cabría decir que la excepprimavera se han produción inglesa en nada invalida la cido varias elecciones en regla general («castigo» y «criDel corazón de la Comunidad: sis» del modelo), que se ha cantonales y regionales en Franseguido con particular nitidez cia (22 y 29 de mano), regionano sólo en el país trasalpino les en dos Importantes estados sino en Francia y Alemania. Sin alemanes (BadénWürtemberg y embargo, tal vez sean más inteSchlesswigHolstein, 5 de abril) resantes las semejanzas que las Por si esto fuera poco, resulta, ma empieza a darse cuenta de lo y generales en Italia (5 y 6 de diferencias: los electores pareademás, difícil encontrar normas que la ley realmente significa, su abril) e Inglaterra (9 de abril). cen alejarse de las pautas merasociales, o incluso creencias relimantenimiento puede originar pérmente ideológicas, de las antígiosas, que establezcan entre los didas de votos. Es entonces el En conjunto, han supuesto un tesis políticas, y orientarse individuos lazos tan fuertes como momento en el que los gobernanimportante sondeo de opinión hacia posiciones pragmáticas los que crea nuestra Ley de arrentes se plantean la posibilidad de la tras el proceso de Maastrich y que se ocupen de problemas a damientos urbanos. Para la Iglesia reforma. plantean algunos interrogantes veces olvidados en los mensaCatólica un matrimonio sólo se respecto a ta estabilidad política En España tal situación parece jes de los grandes partidos. disuelve por la muerte de uno de de ios países comunitarios. haberse ya presentado. Los estranlos cónyuges. Pero esta unión gu lamientes que la Ley de arrenda3. Hay una aceptación genéDada la heterogénea naturaparece efímera si se compara con mientos urbanos produce en el merrica de Europa, pero el electoleza de las consultas y las distinla que se obliga al establecer al cado inmobiliario tienen tal graverado no quiere que ese mensaje tas tradiciones, situaciones y propietario con su inquilino. ¡Ni dad que difícilmente podrán seguir sirva para ocultar pudorosasistemas de los países afectados, siquiera la muerte de un arrendatasiendo soportados por nuestra ecomente los problemas nacionaes aventurado extraer conclusiorio con derecho a subrogación nomía, si queremos que ésta abanles. De hecho una cierta inestanes, aunque resulta inevitable hace que ¡os derechos del fallecido done, por fm, su tradicional tendenbilidad, reflejada en estos porque la percepción tiende a terminen! El propietario no sólo se cia al corporativismo y al protecciocomicios, puede retrasar la ser anticipativa y bolista, tamcasa con su inquilino; también lo nismo y pase a ser el fundamento de andadura europea. bién en política, preguntarse hace con su viuda, sus hijos, sus una sociedad abierta y eficiente. por una serie de rasgos comunes 4. Los cambios en el contipadres o sus hermanas en una Todavía pesan las preocupaciones que se han dibujado con cierta nente están teniendo unas conasombrosa unidad de destino en lo por conservar lo antiguo y el temor nitidez. secuencias relativamente suauniversal en la que los derechos de por la pérdida de votos. Pero, al I. Inglaterra ha evitado que ves; los ajustes son. al menos unas generaciones se transmiten a menos, ya estamos casi todos de los apuntes «antisistema» mosde momento, pequeños; sería otras. acuerdo en que en una economía trados en otros lugares se subraprobablemente un error, sin moderna las prórrogas forzosas, las A nadie se le escapa hoy que yen indebidamente. El excelente embargo desestimar el potenrentas controladas o las subrogaciopara un partido en el gobierno e¡ sentido práctico de los ingleses, cial político de unas mutaciones en los contratos de arrendaprincipal objetivo es la conservareflejado en un procedimiento nes que todavía no han desplemientos urbanos son algo tan anación del poder; que muy pocos electoral modélico por su eficagado sus últimas consecuencrónico como lo serían hoy de políticos estarían dispuestos a percia, ha impedido la indebida cias; una ola de contestación y seguir existiendo las cartillas de der votos modificando leyes en generalización de dos lecturas de localismo parece barrer el racionamiento o las fiscalías de perjuicio de un grupo significativo muy a mano; «castigo a los panorama. El nacionalismo, tasas. Por algo se empieza. • de sus electores, aunque, con el gobernantes» y «crisis de) mode«estupendo sembrador de cambio, la mayoría de la población lo político». Ambas posibilidaestragos» como decía Pedro resultara beneficiada. Pero si los des se formularon en Inglaterra y Salinas, que derrumbó el ImpeFrancisco Cabrillo es catedrático de efectos de una norma llegan a ser fueron ampliamente rechazadas rio del Este asoma su nariz por Economía en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. tan negativos que la sociedad mispor los electores. el Oeste.