Nueva Revista 022 > Aceptar una herencia

Aceptar una herencia

José Jiménez Lozano

De cómo lo que llamamos "patrimonio" histórico, cultural y artístico, no es simplemente un cúmulo de bienes materiales y artísticos con finalidad de prestigio ornamental o estudio.

File: Aceptar una herencia.pdf

Referencia

José Jiménez Lozano, “Aceptar una herencia,” accessed June 25, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2337.

Dublin Core

Title

Aceptar una herencia

Subject

Ensayos

Description

De cómo lo que llamamos "patrimonio" histórico, cultural y artístico, no es simplemente un cúmulo de bienes materiales y artísticos con finalidad de prestigio ornamental o estudio.

Creator

José Jiménez Lozano

Source

Nueva Revista 022 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

ACEPTAR UNA HERENCIA fenómeno puede disgustarnos profundamente y A palabra «patrimonio» referida al de él podemos extraer connotaciones muy negaconjunto de bienes artísticos muebles tivas acerca del sentido artístico o del grado de e inmuebles, aunque burocratizada y intolerancia, o de la pésima solución dada a las hasta metalizada por el uso cotidiano Lnecesidades culturales y hasta económicas de un de mucho tiempo atrás, define muy bien, tiempo dado. Pero cada etapa histórica y cultural en principio, la realidad que significa. Porse presenta con una absoluta contundencia, y que, efectivamente, se trata de un depósito todas «las modernidades» han arrasado siempre: heredado de los padres, que está ahí para hacen sus cuentas con el pasado y, para usar un suelo de nuestras vidas. Y su primer plano símil en torno a una categoría freudiana, diríade referencia es algo material: una riqueza. mos que solucionan así su complejo edípico. Una riqueza en sí misma, o riqueza por su consideración sociocultural. Así han venido funcionando las cosas en términos generales, y así son contempladas no sólo Memoria del pasado desde el punto de vista jurídico o político y social, Pero las cosas fueron muy diferentes hace sino también en el plano de la cultura funcional. doscientos años, con la llegada de las «Luces» o Esto es, en el plano de la cultura en su acepción de la Ilustración, de lo que entendemos por antropológica: las concepciones, ideas y valores modernidad, exactamente; el mundo y la vida, la y sus estereotipos en un momento dado de la historia y toda la realidad material o cultural regihistoria de una comunidad política. Y así ha sucedas por la Razón. Las cuentas que entonces se dido que ese viejo «patrimonio» al igual que cualsaldan no es a propósito de una parcela de la quiera otra herencia de nuestros mayores ha sido vida, el arte, la historia o la realidad, no es una aceptada o no, según la valoración que se ha nueva visión de las cosas: son las cuentas con la hecho de eüa: los chamarileros, los compradores historia anterior entera, y con ia realidad entera de papel viejo y la pala mecánica son testimonios vistas desde la instalación del «yo» como sujeto, de ese rechazo. Incluso si quienes se desprendiealumbrado por la Razón. Y la devaluación radical ron de esos bienes no valiosos, los ven luego y definitiva de todo un tiempo y un universo revalorados o se ven atados a ellos que alguna Por José Jiménez Lozano pasados que no podían ser sino de tinieblas, porotra consideración. que no habían estado iluminados ni medidos por Ahora bien, estamos en un tiempo, en una culla Razón. tura, en la que es todo el «patrimonio» humano, El patrimonio que se nos había legado tenía toda la historia los que se revelan como no valioque liquidarse no sólo porque era recuerdo de sos e incluso como repudiables. ese inútil pasado, sino porque en sus mismas ruiYa no se trata de que el mismo proceso de la nas y desechos, y hasta en ese recuerdo y en su historia y de la cultura y de la vida, se vaya asenmoho, alentaban o podían alentar fantasmas e tando sobre la realidad, y abriéndose paso en ella íncubos: lo irracional en suma. Y la regla de esa sobre lo anterior, o junto a ello, o incluso enteIlustración según una fórmula de Hegel quien rrándolo: una catedral gótica está construida luego iba a percatarse en seguida de algunas de sobre otra románica, asentada a su vez sobre una sus radicales oquedades o insuficiencias es iglesia visigótica o sobre un templo pagano. El La catedral de León, monumento que forma parte del patrimonio heredado Estamos en un tiempo. en una cultura, en la que es todo el «patrimonio» humano, toda la historia los que se revelan como no valiósas e incluso como repudiable« Catedral de León. Arbotantes ésta: «Todo lo racional es real, todo lo real es Philippe Sollers ha visto recientemente muy racional». De modo que es excusado insistir en bien el juego perfecto de este estado de cosas. El que el mundo del arte, ¡a religión o la poesía queescritor cree que estamos adentrándonos en un daba absolutamente radiado o tendrá que revaliestado de una Gran Tiranía anónima, que por lo dar su mismo derecho a existir, acordándose con demás, no sería otra cosa que la situación objetilas reglas de «lo racional», «lo ello» positivo y va y el mero estar ahí de un modo, que Friedrich mensurable. Pero, en el ámbito de lo que hoy se Nietzsche, o el loco en su sermón, pronosticó ya llama «postmodernidad», las cosas han ido más hace un tiempo: la situación «postmortem Dei», allá en este sentido: no sólo el hombre no recuerseguida implacablemente de la muerte del «yo» da, ni tiene que ver nada con la memoria del del hombre a quien toda una cultura: la «postpasado, sino que no quiere tener que ver nada, y modernidad» precisamente, invita a una feliz toda enunciación de ese pasado o demostración eutanasia, a una indolora muerte, mediante la adel mismo se haría revistiéndolo de las categoríilustración. Y el proceso de esta atíustración ya as del presente: como pastiche o espectáculo, está muy avanzado, nos resulta perfectamente como juego de formas o estructuras, desposeído baña!, como se deduce de estas mismas palabras de significado y narración, y también de cánones de Sollers, que constituyen no más que una desde belleza. Shakespeare o Cervantes resultan, cripción de lo que es cotidiano ya: «Llega (el Tiraasí, maestros de formas; y la belleza real o el no)» y dice: «Ahora la historia se acabó». Yya hay valor real de una Virgencita de Filippo Ltppi estafilósofos que teorizan el fin de la historia. No se ría en la perfecta composición geométrica del prohiben los libros pero se pone atención a que cuadro matemáticamente demostrada, en la se !ean cada vez menos. Y es lo que se hace». acercada volumetría y en la coloración según los Podemos añadir que incluso mediante campanas cánones del nuevo arte comunicativo: el cómico de lectura, producción masiva e indiscriminada, o el cartel. técnicas del bestseller, etc. se propaga un analCatedral de León Vista fabetismo a través de la droga, del sexo, del desprecio a toda cultura y valor, o sea la expresión general desde el presbiterio «panem et circenses)», y esto se hace por medio del estar por encima del bien y del mal. Y volveré de la televisión que debilita el espíritu critico de a Sollers un momento todavía para decir que ha los esclavos. Después se intenta esconder los tesvisto muy bien que es especialmente en el arte timonios de la cultura precedente, precisamente plástico y concretamente en la pintura, en el placomo hicieron los nazis o los estalinistas, guarno de cosas en que se juega nuestra supervivendando celosamente las cosas que tienen un valor cia como hombres: «Los Tiranos dice odian parLos Tiranos dice(porque el Tirano sabe lo que tiene valor y lo que ticularmente el testimonio que supone la pintura, odian particularno lo tiene). Se trata de hacerlos desaparecer porque en un cuadro hay una tal concentración de mente el testimonio prácticamente porque por el solo hecho de existir experiencias sensibles, históricas, de memoria de que supone la pintyacusan al Tirano. En su lugar, se crea un arte para vida, que podrían hacer a cada instante que el ra. porque en un el pueblo, un arte extremadamente simple, publihombre se interrogara sobre esas imágenes placuadro hay una tal citario, estereotipado. La imagen televisiva sustinas, sin profundidad, sin sensualidad, sin amor, concentración de tuye a la pintura, el eslogan al gesto interior». El que se le ofrecen». Y cierto es lenguaje se estereotipa con la asistencia académiexperiencias sensica y de expertos, atentos a su exclusiva correcbles. históricas, de ción formal, y se estereotipan las mentes, se corEl encuentro con la historia memoria, de vida, ta el lado entre pensamiento y lenguaje por un que podrían hacer a lado, y vida y realidad por el otro. Pero todavía es Todo esto quiere decir, entonces, que lo que llacada instante que el más atroz el exilio de nuestra mirada, como lo es mamos «patrimonio» es algo más y mucho más hombre se interroel de nuestro oido, forzado a escuchar de la mañaque un conjunto de valores económicos y se gara sobre esas imána a la noche no ya musiquülas comerciales e supone que culturales en el sentido tanto antrogenes planas intrascendentes, sino los primigenios y sacrales pológico como ornamental de la palabra: quiere sonidos de la horda, que acompañan a letras de decir que de su aceptación o su rechazo o «recyCatedral de Burgos clage» según la doxa postmoderna depende anteriores a la muestra, no sólo en virtud de los nuestra libertad o esclavitud, nuestra pervivencsa estereotipos de su tiempo: ta ilustración, por como hombres, la capacidad de interiorizar y simejemplo, y las medidas desamortizadoras, de un bolizar el mundo para poder vivir, que es en lo que burocratismo plano y analfabeto o ailustrado, realmente consiste la cultura humana. sino también sobrepasados por la enormidad de ese patrimonio, lo pusieron en almoneda, lo Ahora bien, los poderes públicos están ante el abandonaron a su suerte, lo esquilmaron y desmismo dilema que cada uno de nosotros: o declatruyeron. Pero aún así, lo que ha sobrevivido y lo rarse agnósticos y neutros ante esta situación de que refulge o nos avergüenza ahora mismo desejecución o eutanasia del «yo» del hombre y de la de su situación de ruina es una realidad enorme, cultura humana, que es tomar ya partido por el compleja, desconcertante. Y, sin embargo, eso es Tirano anónimo que trata de liquidarla, o entrar lo que todavía puede garantizar y salvaguardar en liza en este asunto del lado de la memoria, el nuestro vivir como vivir humano, y desde luego significado, el universo entero de la cultura y de la también lo que va a definir nuestro vivir de un vida que se juega en estas pinturas, esculturas, modo determinado y diferente a otros vivires y edificios, música o libros del pasado. Es decir, que sentires, lo que es exactamente el pluralismo: la se trata de una cuestión política o de los hombres condición y estructura cultural «sine qua non» de y las cosas que están en una «polis» y viven civiluna civilización no babélica, que siempre es una mente, o de un hato de huestes productivas simcivilización uniforme y plana, de la boca de cuyos plemente con buen pienso. hombres salen las mismas palabras y cuyos cereV éste es, por lo tanto, el problema o la cuestión bros segregan los mismos estereotipos y las misque se plantea a la comunidad política de Castilla mas banales emociones dirigidas afectan a sus y León: en una cultura de masas, en la aldea glovacíos sentimientos. bal, nadie queda eximido de este radical dilema a que me he referido. Y cada tierra tiene naturalY no es preciso hacer aquí, ahora, un recuento mente su pasado, y las generaciones de cada y un análisis de una cierta historia y una cierta comunidad han dejado a las siguientes su patriantropología nuestras, ni siquiera en el plano de monio, pero como de repente, nos hemos percacosas en que ese agua pasada todavía muele tado de que en esta tierra y en esta sociedad nuesmolino, porque la historia no pasa en balde y nos tra ese «patrimonio» es tan enorme, que ha conformado; pero sí es importante reparar ciertamente nos desconcierta, Generaciones para, entre otras cosas, ver cómo se adensa más Evoquemos, desde luego y aunque sea de pasada, la Castilla europea y la Castilla oriental, y su entrecruce que en estas tierras de Castilla y León ha dado lugar a un arte singular y realmente propio La catedral de Burgos, síntesis del arte de CastillaLeón mas se encierra todo un irenismo y una síntesis y más ese concepto de «patrimonio» en torno ai de culturas que en ei resto del mundo al igual cual hago este discurso en unos cuantos aspecque ocurre con (os hombres a ellas pertenecientos: obvios ya algunos y otros menos subrayates no ha sido posible maridar, mientras que dos, que nos descubren en qué medida el patrientre nosotros ofrecieron, además de esos monio de nuestro pasado, todo ese universo esplendores artísticos, toda una antropología cultural que modeló la materialidad misma que que va desde el «habitat» a la conciencia y la lenhemos heredado, es algo importante y decisivo gua o los sueños: las mismas imágenes desideen esta precisa hora de vida o la muerte del «yo» rativas del conocimiento o la esperanza, imágedel hombre y su espacio cultural que he enuncianes de desierto, monte pelado, lujuriante jardín, do más arriba. castillo de cristal en el aire. Fábulas orientales Evoquemos, desde luego y aunque sea de que se alzan en medio de la romanidad, como un pasada, la Castilla europea y la Castilla oriental, y ventanal gótico puede dar entre nosotros al su entrecruce que en estas tierras de Castilla y corral de un morabito, y un corredor de casa judia León ha dado lugar a un arte singular y realmena una huerta de monjas, o una muchacha cristiate propio: todos los mozarabismos y mu dejar tsna lleva en su ajuar el libro de los salmos en áramos, tras cuyas espléndidas y maravillosas forbe. Los aspectos de esta plural convivenciainclude León y del hebraismo que cuaja en Salamanso los más externos todavía, hoy parecen resulca; y en Avila se alza un gesto de autoconciencia tar imposibles, y aquí se dieron ampliamente hasen las actitudes monásticas de Teresa de Jesús, ta que la combinación de la teología europea que luego se desplegará en PortRoyal, cien años antisemita y del giro de intereses políticos y ecodespués, y es la primera eclosión en el Occidente nómicos del naciente capitalismo y de los Estados de la afirmación de la conciencia civil frente a los nacionales dio al traste con ellos. Y, así las cosas, poderes y dominaciones de cualquier clase. Y su diré que la nueva enunciación de Europa y de la traducción estética será en un arte pobre y minúsmodernidad no son, en sí mismas, enunciaciones culo, soberano, que nos sobrecoge o interpela que a cualquier español y menos a un castellano soberanamente. que conozca su historia le pueden fascinar demasiado: en otro tiempo, fueron nuestra desdicha simplemente, incluida la política y la econó¿Qué hacemos con las mica, y desde luego la ruina y el aplastamiento de catedrales? nuestra cultura. O su silenciamiento. Sólo ahora descubrimos, en efecto, algo tan Lo que se nos ha importante como que en España y el aporte de Vistas así las cosas y creo que otra mirada más esta tierra nuestra fue en ello de proporciones y de banal no merece un minuto de nuestra reflexiónlegado tiene una significación cualitativa aplastante se da el único nos enfrentamos a los problemas históricos y matesólida entidad estépensamiento exento de antisemitismo, del que no riales y a los de decisión cultural y político que ese tica en si mismo, y están libres por cierto ni los pensadores más decipatrimonio plantea. está ligado a todo sivos de la modernidad europea: de Hegel a Marx, Vivimos en una cultura secular, y lo primero que ese acontecer de la pongamos por caso. V ésta es la hora de percatarechamos de ver en el patrimonio histórico que inteligencia v de los nos de que el gran fenómeno de la aparición del hemos recibido es que éste está constituido en una adentros o concien«yo» en el sentido existencia), el «yo» de lo que ¡laproporción aplastante por la herencia y el legado de cia histérica mamos modernidad, ha nacido aquí, en la extrauna cultura religiosa, lo que no plantea ningún proordinaria y trágica aventura de los conversos o blema teórico si se está convencido de todo lo que «marranos» y en la de los místicos. Ese «yo» preva expuesto hasta aquí pero sí plantea cuestiones cisamente al que la «postmodernidad» invita a la prácticas y de no pequeña entidad. anestesia, primero, y luego a una dulce muerte o Ahí están, por lo pronto, las catedrales: sin duda irrelevancia, a cambio de muchas supuestas felicialguna, uno de los legados históricoartísticos y dades. Y ésta grandísima aventuij de esa apariespirituales más ricos y llamativos. Se sostienen mal ción de un tal «yo» esa conciencia que nace en la que bien, aunque algunas tienen graves problemas. agonía de vivir entre dos fes y dos culturas, y en la Ha desaparecido el mundo incluso el cristianismo lucha por la identidad por parte del converso; la histórico en que nacieron, y desde luego ha desapaexperiencia de la búsqueda de lo Real después de recido todo el ámbito de estructuras tanto eclesiástila otra experiencia del noser del mundo por parte cas como políticas y económicas en que su vida se del místico; o la conciencia de la soledad y de la desarrolló plenamente. Todavía, en la inmensa existencia sin tú absoluto, replegada a ese noser mayoría de ellas, se celebra el culto o se celebran las y tratando de ajusfarlo a razón y geometría en el horas canónicas, pero muy lejos del antiguo esplenspinozismotambién nos ha entregado su rastro dor e incluso no siempre en la forma deseable, porestético y material al que asirnos precisamente. Y que no existen medios económicos para hacerlos; y, esto es «un patrimonio»: es decir, nada que tenga a medida que pasan los años por estos edificios casi que ver con antiguallas y chamarilería mas o milenarios y a veces poco o nada consolidados o menos relucientes o valiosas desde cualquier punrenovados salvo por puras obras de sostenimiento, to de vista instrumenta!. Lo que se nos ha legado esos medios económicos disponibles en las Iglesias tiene una sólida entidad estética en sí mismo, y no van a ser suficientes para evitar serlos deterioros. está ligado a todo ese acontecer de la inteligencia ¿Qué se hace, entonces, con las catedrales?. Si un y de los adentros o conciencia histórica que es de día no lejano por razones incluso teológicas o pastan radical importancia, como advierto: por eso torales, porque como decía no estamos ya en un podemos decir: «yo», o sabemos que sólo el «sercristianismo de catedrales, o no puede materialmo communis» o habla viva, carnal y no reglada mente afectarse unos eclesiásticos a su servicio, puede enunciar la realidad que tal es la singulariresultan más y más deterioradas, ¿estarían destinadad del pensamiento renacentista de Vives y Luis das a convertirse en ruinas? Nave central de la catedral de León Ciertamente, los Estados de cualquier color aunque estén construidas sobre o queden al lado ideológico incluidas (as recién derrubadas de un antiguo edificio románico de concepción democracias populares o, de todos modos, funmuy distinta puede decirse que agoniza en esta daciones privadas de carácter cultural han venido otra sociedad civil y no sólo ya sin teología, sino contribuyendo a la conservación de estos temsin una entidad cultural que sea entitativa o teleplos y de otros por todo un cúmulo de razones: su ológico. Las catedrales pervalía artística, el prestigio cultural, ¡a disponibilitenecen a las loledad de un espacio que otorgue magnificencia a ¿Qué se hace, entonces, en slas católicas o los propios fastos civiles, o el turismo. Pero es esta situación? reformada» y Bon evidente que actitudes de este tipo, sin duda de ellas lógicamente una tal imprescindibilidad que en buena parte las oue de manera sólo en gracia a ellas esos edificios siguen estanDesde luego, las catedrales pertenecen a las do ahí, no hacen sino prolongar la materialidad fundamental deben Iglesias católicas o reformadas y son ellas lógide la catedral y su vida menguada, su condición diseñar su cometido camente las que de manera fundamental deben equívoca: a medias entre templo de actividad diseñar su cometido. Pero el poder civil sin duda religiosa disminuida y precaria, y museo o lugar que algo tiene que decir, incluso mucho, si vernotable de visita turística en una ciudad. V, así, en daderamente no se considera neutro o no desposu realidad más profunda, la catedral que nace en sa los propósitos de esa Gran Tiranía de que la historia como templo y lugar de ocio y conhabla Philippe Sellers, o los designios de la templación civil, que es un edificio diseñado civil«postmodernidad» respecto a la liquidación de mente y costeado por el obispo y los munícipes, la historia, la memoria, la comunión con los los comerciantes y burgueses con una idea desmuertos, el legado colectivo, la siempre suberside luego teológica, pero de teología civil y no va condición de la belleza, el «yo» de los hombres monástica la catedral gótica, se entiende porque en suma, la cultura en el sentido fuerte de la palael gótico es el estilo de la mayor parte de ellas, bra. De manera que ese poder civil tiene que •I hacerse algunas preguntas que, naturalmente, se mueven en este plano de seriedad cultural y en modo alguno entre las ya carcomidos esquemas de las guerritas entre el papado y el imperio, los confesionalismos y laicismos, y todas las otras concepciones o las otras actitudes y sentimientos epigonales de los entontamientos del pasado, o de ahora mismo: un instante en que estas cuestiones todavía están ahí. V algunas de estas inexcusables preguntas son: ¿Le es indiferente al poder Civil, desde el mero punto de vista Cultural el deterioro y muerte de la vida de la Catedral? ¿Estima que la catedral: todo un microcosmos, una entidad cultural en sí misma, en su materialidad artística y en su eventual despliegue Cultural es algo que cuenta para los ciudadanos al margen de su confesionalidad o aconfesionalidad? ¿Piensa, por el contrario que la catedral debe ser despojada de sus iconos valiosos y que estos deben ser integrados en museos civiles donde hablen el puro lenguaje artístico suponiendo que puedan articulado allíal margen de su significado y la razón misma de su existencia, que fue y sigue siendo teológica? Para contestar, hay que volver, desde luego, a la filosofía de la cultura, y responder en último término a la pregunta de lo que se entiende por cultura y si ésta, desde el mismo hecho del lenguaje significativo para arriba, puede darse sin un referente trascendente o su oquedad, que debe quede la postmodernidad no es más que hitlerismo Claustro del palacio del Abad, monasterio de Santes dar ahí no disimulada o falseada. con levita democrática o hasta descaradamente Créus Tarragona Y lo que ocurre, como ha mostrado G, Steiner «de pantaloncito corto». Como en los sueños de en su crítica del desconstruccionismo secular, es los dictadores de Sermanos: enviar a los pueblos que el asunto es eminentemente práctico. Se a! colegio, y allí el dómine con la consigna y la palplantea con igual radicalidad a propósito de la meta, Ni un día de novillos, ni un garabato en los Cuando se pierde catedral que a propósito de la conservación de cuadernos. una palabra, se pieruna tabla de Modigliani, de un oratorio de Bach y de todo un mundo su interpretación, de una sonata, o de la configude sensaciones y ración de un «habitat», o un paisaje. Es toda una Conservar y revificar vislumbres a ella mirada sobre el mundo, un modo de ser hombre asociados, y el homlibre o esclavo el que se juega cuando se conserYa tenemos experiencia. Cuando se pierde una bre se empobrece van y utilizan, o cuando se dejan perecer o se despalabra, se pierde todo un mundo de sensaciones truyen o minoran esas cosas, y Jean Marie Couy vislumbres a ella asociados, y el hombre se turier tiene razón cuando apunta en su diario que empobrece, y cuando un lenguaje se convierte en quienes se alzaron contra Httler sabían muy bien plano o instrumenta!, meramente comunicativo que defendían un modo de vida en el que fuesen estamos ya en el nivel de la animalidad y resultaposibles Chagall y Picasso, que necesitan el mismos incapaces de pronunciar más que palabras o mo humus cultural de amor al sueño, a la belleza mas bien gritos guturales, ordinariamente de cuay a la vida tranquila y rodeada de incitaciones a tro letras y dos silabas en el amor o en la política. vivir que esos edificios con paredes de cristal de Pero cuando nuestros ojos y oídos quedan sin colores y maravillosos rostros e historias que son imágenes o sonidos, hermosos y sensuales, es la catedral, la iglesia, o el pequeño «bistrot» pinque estamos en una granja. Y la gran trampa es tado por Utrillo, y la charla de la solana. No hay que se nos plantea o se nos pinta nuestra situaotra civilización, no hay que engañarse; y ¡a doxa ción como una especie de nudo gordiano: tenelas de memoria histórica y amparamiento del mos que perder algo en gracia a las exigencias «yo» u ofrecimiento de belleza no parece que unidel tiempo, de las perentorias necesidades ecodos y sopesadas con otras categorías funcionales nómicas, «la nueva teología», o los «teogonoe incluso aspectos económicos, naturalmente más» como se les ha llamado. Pero claro está que pueden ocasionar desastres. este es un planteamiento artero de las cosas, que no tiene cabida alguna un Estado que siguiera Pero la discusión de estas cuestiones queda ai considerando la economía política como una parmargen de mi discurso: un discurso sólo tendente de la moral: el modo y manera de solventar las te a mostrar que lo que llamamos «patrimonio» necesidades de la «polis» o comunidad, y despohistórico, cultural y artístico, no es simplemente se la filosofía de la cultura que aquí queda descriun cúmulo de bienes materiales y artísticos con ta. Porque otro tipo de poder, se vista como se finalidad de prestigio ornamental o estudio, sino vista, ya sabemos lo que es. una materialidad en la que en este instante preciso de la cultura se juega la suerte de ser hombre Ahora bien, lo que es cierto es que como en y, como decía, la subsistencia misma de la cultuesta visión de la cultura se trata del hombre y de ra en su sentido fuerte. las necesidades humanas entre ellas la culturaCon esto está dicho, que la recepción de ese trata la economía política, también en este orden patrimonio no se limita a su conservación, sino de valores culturales a mantener y a sostener, en que debe extenderse a su revivificación: esto es, medio de un inmenso legado de ellos como es el a hacerlo «re nostra».Y una pretensión así escade Castilla y León, se impone una categorización, pa, como es lógico, a las posibilidades de los insoslayable en sí misma, e insoslayable en relapoderes públicos, pero no en la base o en los ción a los medios económicos o incluso al disfrucimientos de esa empresa, porque obviamente te mismo de ese patrimonio en su lugar, en su Lo que llamamos sólo los poderes públicos están en posibilidad de entorno. Y un lugar y un entorno que, como «patrimonio» históhacer dos cosas esenciales a! efecto: 1) hacer siempre ha ocurrido esas mismas obras de arte rico, cultural y artísposible con un plan de funcionalidad que ese viehan ayudado a vivificar, porque los hombres tico. no es simplejo legado artístico entre en el circuito de los intesiempre han empleado su tiempo y su dinero en mente un cumulo de reses reales y de la vida cotidiana de las gentes, peregrinar y buscar cosas hermosas que ver, oír bienes materiales y en cuanto lugares de disfrute cultural y generao leer. Sólo el necio ailustrado y feliz que está artísticos con finalidores de un entramado social y económico; y 2) naciendo está también comenzando a satisfacerdad de prestigio defendiendo por todos los medios unas cotas de se con la enorme fealdad y el enorme gusto insíornamental o estueducación para ser hombres que no sólo permipido no sólo del estilo de vida, sino de las alegrídio ten el acceso normal a ese disfrute de los sentias de ésteque se niegan en una nueva oleada de dos y sus contenidos de belleza, sino que den a puritanismo laico y secular y hasta de la cocina, entender con toda contundencia que la suerte de! convertida perversamente manierismo gastronóhombre su libertad o su esclavitud está ligada mico, como en todas las épocas alejandrinas y a esa belleza y a ese misterio artístico, como está para avivar desfallecidos apetitos de vegestorios, ligada al libro. Lo que supone una verdadera culdesde Patrónio para acá. tura democrática, una enseñanza democrática en la que todo es para todos los que lo deseen, sabiendo muy bien lo que se juegan con su | El arte de todos renuncia. Pero ¿quién categorizará y como se categoriEso fue lo que constituyó la primera gran zará, para salva y conservar, y para dejar a la ruirevolución ¡lustrada de la historia: la de la ilustrana del tiempo lo que el tiempo debe llevarse en ción griega que consistió en que cada ciudadasus cambios? no, pobre o rico, campesino o urbano, comenzó Es algo que no podrá hacerse tampoco sin a preguntarse si él también no podría granjearse acudir a esa reflexión cultural en que estamos «sophía» y «areté» como esos pocos ciudadanos embarcados. Pero es obvio que hay valores estéque las mostraban. Y eso hizo la grandeza griega, ticos y artísticos difícilmente discutibles, y hay incluso desde el punto de vista político. Y a propasiones o preferencias por la arqueologia y las pósito de las artes lo que hay que recordar es que antiguallas, pero son otra cosa: un «paché migla palabra misma de «artista» es solamente un non», Y es obvio que la razón y la prudencia, la truca¡e, una púrpura que Marsilio Fiemo colocó lucidez y la preocupación por el hombre y lo contra hombres despreciados en su tiempo porhumano como primer valor y categorías como que no pertenecían a la élite de las letras y el disCatedral de León. Brazo oriental y nave central La cuestión del arte, la cuestión de la memoria, la cuestión del «yo» son cuestiones políticas y sociales en el sentido más fuerte, dice con razón Steiner constituye el conformismo social no pueden curso filosófico: eran «los artesanos» que trabahacerlo desaparecer. En la soledad, pública o prijando la materia pintaban y esculpían, o edificavada, el poema rememorado, la partitura ejecutaban. Y hay que recordarlo porque no sóla una da en el interior de sí mismo, son los guardianes estúpida e insultante demagogia quisiera hacer que nos permiten recordarnos de lo que resiste, pasar por lujo burgués lo que es primera neceside lo que debe permanecer inviolado en nuestra dad humana: la belleza, el cuidado de ese legado «psique», y no hay una memoria tan vasta y prode los muertos, sino también porquecomo quedó funda, con tantos ecos y resonancias como la que apuntado en las palabras, a que me referí más provocan la casa, la iglesia, la pintura o la escularriba, de Phifippe Seíiers, lo que se ofrece a las tura, el «habitat» de ayer y de hace mil años, ni gentes es un «arte» plano y vacío, lleno de fealdad que, por lo tanto, nos afirme tanto en nuestro ser y poder de estupidización, Como toda promesa. nosotros. Y al menos, tenemos por un cabo el Obviamente, tampoco en este caso, el poder más preciado ei lienzo de nuestro destino mienpúblico puede ser neutro o agnóstico, la cuestión tras seguimos tejiéndolo: sabemos de donde del arte, la cuestión de fa memoria, la cuestión del venimos y tenemos un suelo. • «yo» son cuestiones «políticas y sociales» en el sentido más fuerte, dice con razón Steiner. El José Jiménez Lozano es escritor y subdirector de «El Norte de hecho de cultivar y de mantener recuerdos comuCastilla». nes permite a una sociedad conservar un contrato natural con su pasado. Y es más: la memoriza(Este trabajo fue presentado como ponencia en el Semición asegura la salvaguarda del núcleo de la nario «Conservación del Patrimonio Histórico: Nuevas Técindividualidad. Lo que queda grabado en la nicas de Fomento y Mecenazgo», organizado por la fundamemoria y por lo tanto susceptible de ser recorción para el Análisis y los Estudios Sociales en El Castillo de dado garantiza la estabilidad del yo. Las presiola Mota, Medina del Campa, los días 31 de enero y 1 de nes exorbitantes de la política, el detergente que febrero de 1992).