Nueva Revista 021 > Ronald Coase, premio Nobel de Economía

Ronald Coase, premio Nobel de Economía

Francisco Cabrillo

Nos hace referencia a la obra de Coase, cuya difusión se había limitado hasta el momento a los círculos académicos.

File: Ronald Coase, premio Nobel de Economía.pdf

Referencia

Francisco Cabrillo, “Ronald Coase, premio Nobel de Economía,” accessed September 24, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2296.

Dublin Core

Title

Ronald Coase, premio Nobel de Economía

Subject

Panorama

Description

Nos hace referencia a la obra de Coase, cuya difusión se había limitado hasta el momento a los círculos académicos.

Creator

Francisco Cabrillo

Source

Nueva Revista 021 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

pel fundamental en la obra de Coase desde sus comienzos. Y pasó a ocupar un lugar protagonista en su otro artículo fundamental. el ya mencionado. El Ronald Coase, problema del coste social, publicado el año 1960. Es en este trabajo en el que se desarrollan las ideas que, más tarde, serian copremio Nobel de Economía nocidas como «Teorema de Coase», que ha convertido a nuestro autor en una de las figuras dominantes del moderno Por Francisco Cabril lo análisis económico del derecho. En realidad, cuando meses antes de ia concesión de! Nobel se empezó a hablar de Coase como candidato con muchas probabilidades de recibirlo, se mencionadea. Cronológicamcne, el priba no sólo el interés de su obra, A concesión del Premio mero es La naturaleza de la emsino también el auge que el anáNobel de Economía al presa, un texto que publicó Coalisis económico del derecho está profesor Ronald Coase ha se en 1937. cuando contaba 27 alcanzando en el mundo conpuesto de relieve ante la opinión años, pero que venía madurantemporáneo. pública la obra de un economisdo desde que era un estudiante ta cuva difusión se había limitade licenciatura. En él trataba de do hasta el momento a los círcuexplicar su autor por qué surgen los académicos. No ha sido nunNo ha sido nunca Coase esas organizaciones jerárquicas ca Coase, en efecto, un econoun economista inclinado a que llamamos empresas. En mista inclinado a popularizar sus Derechos de propiedad popularizar sus escritos, ni otras palabras por qué no todas escritos, ni se ha dedicado a eslas relaciones económicas se batudios que puedan interesar, en se ha dedicado a estudios Este teorema, que constituye san en los criterios del mercado el corto plazo, a los políticos o la base de la moderna teoría que puedan interesar, en —transacciones libremente paca los hombres de negocios. No económica de los derechos de el corto plazo, a los tadas entre las partes— y existen se ocupa de la política monetapropiedad, afirma que, en un políticos o a los hombres muchas que se guian por criteria o de explicar cuestiones de mundo en el que los derechos de rios organizativos de otro tipo de negocios actualidad como el paro o la propiedad estuvieran bien defi—las relaciones entre empresadeuda internacional. Su obra se nidos y no existieran costes de rios y trabajadores, por ejemha centrado, en cambio, en el transacción, no se darían los plo— y cuáles son las razones de análisis de algunos de los proproblemas de «efectos externos» esta diversidad de comportablemas más relevantes del funque constituye uno de los más mientos. La respuesta ofrecida cionamiento de una economía importantes tipos de fallos de en este trabajo era que las trande mercado, tales como por qué mercado, que los economistas sacciones de mercado no se haexisten las empresas o el papel han tratado generalmente de recen sin costes. Existe, en efecto, que la definición de los derechos solver mediante la intervención en 1988 decidió recopilar en un un tipo de costes, que los econode propiedad puede tener sobre del sector público. Por ejemplo, libro, The Ftrm. (he Markti and mistas llaman «de transacción», la eficiencia. Por ello, pese a su de acuerdo con esta idea, el proihe Law, sus escritos más impordebidos a que la información en escasa popularidad entre el gran blema económico de la contamitantes de los últimos cincuenta el mercado no es libre y a que público, su obra ha venido siennación existe por falta de una años, resultó un volumen de la realización de cualquier opedo estudiada desde hace muchos definición adecuada de un deresolo 215 páginas, entre las que ración, por sencilla que parezca, años en casi todas las universicho de propiedad a respirar el hay que contar las de un estudio exige tiempo y recursos, a! mardades del mundo y ha servido de aire libre; el agotamiento de la introductorio preparado espegen del precio a pagar en ella. fuente de inspiración a numeropesca en nuestras costas se debe cialmente para esta recopilaPor ello, en determinadas cirsos economistas actuales. Baste a que no se han establecido deción. cunstancias, más eficiente que decir, como ejemplo, que uno rechos de propiedad claros y acudir al mercado puede ser utide sus artículos. El problema del exigibles sobre los bancos de pelizar una organización producticoste social, es probablemente la ces, etc. Si, por el contrario, huva propia; es decir, en palabras obra más citada de la literatura biera derechos de propiedad Costes de transacción del propio Coase, crear esas «iseconómica contemporánea. bien definidos sobre estos bielas de poder deliberado» en menes. la explotación de estos rePero en estas escasas páginas Nunca fue Coase un autor dio dei sistema de mercado que cursos sería eficiente sin necesise encuentran dos trabajos que muy prolífico. Lo fundamental llamamos empresas. dad de una política fiscal correehan hecho cambiar la forma en de su obra es un número reducitora o una regulación pública de la que los economistas interpreEl concepto de costes de trando de artículos, publicados en su utilización. La razón es que tan la realidad social que les rosacción ha desempeñado un parevistas especializadas. Cuando hace ya bastante tiempo los economistas se han convertido en técnicos que a menudo tienen dificultades para comprender el sistema en el que su objeto de estudio se desenvuelve. Como señalaba recientemente James Buchanan, otro galardonado con el Premio Nobel, buena parte de ios economistas actuales son «analfabetos», en el sentido de que. cegados seguramene por la sofistieaeión de sus modelos, han perdido su capacidad para entender qué es un mercado y cuál es la esencia de su funcionamiento. Y es esto precisamente lo que nos aporta la obra de Coase. una ayuda para comprender e) sistema de relaciones que se encuentra debajo de las cuestiones que estudian la mayor parte de los economistas. Por ello sus escritos ejercen hoy una influencia tan significativa en algunas de las ramas más prometedoras de la ciencia económica. como la nueva economía institucional o el análisis económico del derecho. Una de las ideas que más fuerza ha cobrado en la ciencia económica contemporánea es, en efecto, la de que las instituciones y el derecho que las regula son muy truido modelos basados en el tas parles interesadas negociaRonald Cease importantes para el funcionapostulado de costes de transacrían entre si y llegarían a una miento de un sistema económición nulos, Pero Coase ha afirsolución óptima. co; y que aquéllas deben ser mado recientemente que su obMás sorprendente que el teoanalizadas y entendidas, desde jetivo al escribir el artículo no rema en sí es, sin embargo, su el punto de vista de la eficiencia, era ésie: que lo que él buscaba corolario. De acuerdo con él, en como factores que determinan realmente era diseñar un sisteeste mundo sin costes de tranel nivel de desarrollo y el biema analítico que permitiera ensacción. la misma solución efinestar de una sociedad. Hoy tender los problemas que planciente se alcanzará sea cual sea este enfoque se considera innotea en el mundo real ta existenla atribución inicial de los derevador. Y ciertamente lo es en el cia de costes de transacción; y chos de propiedad. En otras pamundo de la teoría de las últique. en esie campo, y pese a labras, a efectos de la utilización mas décadas. Pero también en lodo lo que se ha escrito sobre eficiente de los recursos —no de Desde hace ya bastante economía puede decirse que hay el lema, la mayor parte de la la distribución de la rema— es tiempo los economistas se pocas cosas nuevas bajo el sol. obra está aún por hacer. indiferente que se reconozca un han convertido en técnicos Adam Smith, por ejemplo, enderecho a respirar aire limpio a que a menudo tienen tendía asi el estudio de la cienlos perjudicados por la contamidificultades para cía económica hace dos siglos. nación. o se otorgue el derecho Ronald Coase es. por tanto, a contaminar a la empresa que comprender el sistema en Originalidad además de un pensador profunlo hace. En ambos casos la neel que su objeto de estudio damente original y creativo, un gociación entre las partes llevaCoase es un economista de se desenvuelve heredero de la mejor tradición ría a un nivel óptimo do contagran originaldiad. Lo que difede la historia del pensamiento minación. rencia su obra de las corrientes económico. • Algunas de estas ideas no lian dominantes en la teoría de las sido bien entendidas por los ecoúltimas décadas no es lanío el nomistas que las han utilizado Franciso Cahrilln es ciucdr.itico de Feo objeto de sus investigaciones norma de la Facultad di.1 Derecho iic la en los últimos treinta años. En como la forma de enfocar los Universidad Complutense tic Madrid. demasiados casos se lian consproblemas que analiza. Desde