Nueva Revista 017 > Hacia una nueva seguridad europea

Hacia una nueva seguridad europea

Antonio Menchaca

Se expone una visión amplia de la actual coyuntura internacional, vista desde una perspectiva europea dentro de la cual se encuentra ubicada, para bien o para mal, España.

File: Hacia una nueva seguridad europea.pdf

Referencia

Antonio Menchaca, “Hacia una nueva seguridad europea,” accessed September 24, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2235.

Dublin Core

Title

Hacia una nueva seguridad europea

Subject

Ensayos

Description

Se expone una visión amplia de la actual coyuntura internacional, vista desde una perspectiva europea dentro de la cual se encuentra ubicada, para bien o para mal, España.

Creator

Antonio Menchaca

Source

Nueva Revista 017 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

El mundo se encuentra en un proceso de cambio continuo y acelerado que obliga a variar criterios y puntos de vista consagrados como intocables anteriormente. Lop desafíos deben ser aceptados con la firme voluntad de superarlos, sin adoptar actitudes contemporizadoras que nada resuelven. El articulista expone una visión amplia de la actual coyuntura internacional, vista desde una perspectiva europea dentro de la cual se encuentra ubicada —para bien o para mal— España. HACIA UNA NUEVA SEGURIDAD EUROPEA Por Antonio Menchaca La seguridad europea es aspiración sentida O quiero comenzar este trabajo sin desde hace tiempo. El presidente de la Comisión consignar los profundos cambios proEl presidente de la CoNEuropea, Jacques Delors, ha dicho que «no se i ducidos últimamente en la seguridad, misión Europea, Jacpuede hablar de unión política sin hablar de segudefensa y desarme de Occidente, y por tanto de ques Delora, ha dicho ridad, y no se puede hablar de seguridad sin haEuropa, para no ignorar la realidad. Tras unos moblar de defensa». La Europa comunitaria viene inmentos de euforia en 1989 y parte de 1990, sus que «no se puede hablar tentando desde 1952 dotarse de una seguridad beneficios han sido en parte arrollados por el conde unión política sin hapropia, momento aquel en el que la Asamblea flicto de Irak. Nos encontramos de nuevo en una Francesa rechazó la estructura que la Comunidad fase descendente de la curva sinusoidal de la hisblar de seguridad, y no había elaborado. Desde entonces hasta 1989, la toria, tras una de exaltación. Pero no me dejaré se puede hablar de seseguridad europea reposará sobre el enfrentaarrastrar por el «euroderrotísmo», fruto del pobre guridad sin hablar de miento bipolar entre las dos potencias, EE.UU. y papel desempeñado en lo que va de año por EuroURSS, con la carrera de armamentos como instrupa frente a momentos críticos que aún perduran. defensa» mento y la «güera fría» como resultado. Europa Para ello enmarcaré mí trabajo en dos grandes se escinde en la confrontación entre la OTAN y el principios dialécticos, que son los siguientes: Pacto de Varsovia, dentro de un costosísimo y peUno es la conocida frase ¡gnaciana «en tiempos ligroso equilibrio. de desolación no hacer mudanza». El otro viene dado por la certeza de Amold La «revolución» de 1989 supera este esquema, Toynbee según la cual toda civilización, cultura o permitiéndonos alimentar la ilusión de un siglo XXI país sufren embestidas exteriores o desafíos que libre del flagelo de la guerra. Sin embargo, como pueden tanto aniquilarlos como servirles de estíla naturaleza tiene horror al vacío, el conflicto se mulo para superarlos. Nuesta esperanza —forma ha trasladado del eje EsteOeste al NorteSur, de de soñar de los que no duermen— como ciudadalos paralelos a los meridianos, con lo cual han nos de Europa consiste en apostar por la respuescambiado fundamentalmente los supuestos básita positiva que, en definitiva, contribuya a acelerar cos de la seguridad europea. Nuestro desconcierla construcción europea en todos sus aspectos. to semeja al de Pascal al descubrir que el universo carecía de un centro ptolomeico, que aquí era Occidente. Como lo ha dicho nuestro ministro de Asuntos Exteriores, tal error nos inducía a creer que Europa podia vivir ajena a los graves problemas que se perfilaban en su periferia. Tras estas palabras, haré un bosquejo de los escenarios conflictivos que amenazan a la seguridad europea desde la realidad que estamos viviendo. Escenario n.° 1: el Mediterráneo Se trata de un espacio marítimo unitario que abarca incluso al Mar Negro y aledaños, en el cual no cabe hacer distinciones escolásticas entre un Mediterráneo Oriental y otro Occidental, entre uno Norte y otro Sur. Tal espacio representa «ta nueva frontera» de la seguridad europea, con sus numerosos focos de conflicto: relaciones entre Israel y los paises árabes circundantes y con los palestinos; el drama del Líbano; (a tragedia de los kurdos; agresiones contra Irán primero y Kuwait después por los actuales gobernantes iraquíes, y cómo olvidar las tensiones producidas, con el manto del petróleo como fondo, entre sociedades pobres y sociedades ricas. Se trata de un espacio con grandes desequilibrios demográficos, ecológicos, económicos, políticos, socioculturales, religiosos, etc., entre sus dos riberas. El relativo fracaso de los paises islámicos empeñados en monManifestación proSadam Husein «n Jordania tar un constitucionalismo moderno para acometer su desarrollo separando la teocracia de la secularidad está dando lugar a la extensión del fundamentalismo religioso desde irán hasta Marruecos. consideración de todos los factores políticos, ecoSi el I»lam contaba en Si el Islam contaba en 1900 con unos 40 millones nómicos y socioculturales susceptibles de engen1900 con unos 40 millode habitantes, en el inminente fin de siglo se aprodrar inestabilidad». Por lo tanto, es de esperar que ximará a los 400 millones de habitantes, a los cuanes de habitantes, en el prospere la iniciativa hispanoitaliana de convocar les hay que alimentar y dar trabajo para no crear una Conferencia para (a Seguridad en el Mediteinminente fin de siglo en el Mare Nostnjm un nuevo e inquietante «muro rráneo, semejante o inspirada en la Conferencia se aproximará a los 400 de Berlín», Reducir las relaciones entre ambas oride Seguridad y Cooperación Europea (CSCE), que llas a un neocolonialismo montado sobre el petrótanto éxito ha tenido desde el Acta Final de Helsinmillones de habitantes, leo es una peligrosa simplificación, pues, para emki hasta hoy. Y que avancen las negociaciones ena los cuales hay que alipezar, existen problemas ocultos como el hidráulitabladas con los paises del Magreb. co y mil más que requieren una nueva cooperamentar y dar trabajo España tiene un protagonismo insustituible en ción internacional. Lo queramos o no, Europa está la seguridad en el Mediterráneo, pues no en vano para no crear en el Mare llamada a ser multirracial y multicultural, a menos somos un país mestizado con el Islam, con el que Nostrum un nuevo e inde convertirse en la fortaleza que no queremos convivimos siete siglos. Llamar «reconquista» a tai que sea. dilatado período histórico es un absurdo histórico quietante «muro de Bery gramatical. Allí solían entenderse reinos cristiaLa seguridad europea no puede ignorar este palín» nos y moros, la mayor parte del tiempo en paz, ya norama. «Algunos han pensado», dice nuestro mique sus guerras no se regían casi nunca por el nistro de Asuntos Exteriores, «exclusivamente en principio de las «cruzadas», que en la Península términos militares, olvidando que la seguridad no prosperó, sino por los intereses privativos de contiene otros aspectos fundamentales. Un enfocada reino, aliados entre sí con independencia de que correcto en este escenario exige una toma en miento de la economia de mercado, etc., con la su adscripción a la fe religiosa. Basta leer a don vista puesta en las instituciones occidentales Claudio Sánchez Albornoz. Hay numerosisimos como la CE, el Consejo de Europa, etc. El caso ejemplos de esta ejemplar convivencia en un munmás favorable en teoría, pues en la práctica Hungría y Checoslovaquia se desenvuelven mejor, dedo intolerante, de los que tomaré éste, sacado de bía ser el de la antigua República Democrática los cronicones medievales. «Cuando el rey Juan II Alemana, ayudada como está por la República Federal, donde, sin embargo, se muestran las dificulcasó a su hijo con Blanca de Navarra, en Briviesca tades de! empeño. De la euforia por el restablecise hicieron fiestas en las que tras cada oficio con miento expeditivo de la unidad nacional, o «vereinigung» (o «wiedervereinigung»), se ha pasado al su pendón venían los judíos con la Thora y los España tiene un protapesimismo debido al desmoronamiento de la ecomoros con el Alcorán». gonismo insustituible nomia oriental, donde han aparecido cifras preoEn el ya inminente 1992 bien estará conmemocupantes de creciente desempleo y frustración. en la seguridad en el rar nuestro encuentro con los pueblos precolombiPor su parte, ios ciudadanos occidentales se ven Mediterráneo, pues no nos de 1492, pero también habría que asumir la obligados a pagar el exceso áe la factura a través expulsión de hebreos y musulmanes en ese misen vano somos un país de algo tan impopular como el aumento de sus mo año, que destruyó la España del medievo. impuestos. Tal como lo anunciaron en su momenmestizado con el Islam, Pongamos remedio en lo posible a aquella mutilato desde Günther Grass hasta Oskar Lafontaine, ción de nuestra identidad nacional, exaltando dicon el que convivimos la precipitación electoralista de la unificación cho talante propenso al mestizaje carnal y espirimuestra su peligrosidad ahora. La situación ecosiete siglos tual con mahometanos e israelíes, cara a aportarlo nómica del territorio oriental, calificada como «decomo virtud fronteriza a la seguridad en este viejo sastrosa» por el presidente del Bundesbank, Karl mar patrimonio de todos sus pueblos ribereños. Otto Póhl, consecuencia de la introducción del Helmut Schmidt dijo recientemente en Madrid que marco occidental a paridad en el cambio como si el Rey de España patrocinase una gran iniciativa moneda única, está aflorando consecuencias ¡ninstitucionalizada que acogiese a «las tres cultutranquilizadoras tras el hundimiento del tejido inras» a través del mejor conocimiento mutuo hoy dustrial de la RDA, incapaz de competir. El asesitan escaso, España estaría prestando un gran sernato de Detlev Rohwedder, presidente de la vicio al establecimiento de una paz duradera en el «Treuhandanstalt», la sociedad encargada de priMediterráneo. No faltan instituciones —se dirá con vatizar más de 8.000 empresas estatales, puede razón— ni vínculos de cooperación económica ser un indicio del malestar de la población oriental, hacia el Magreb sobre todo, pero Helmut Schmidt aprovechado por el terrorismo, sean las nuevas se refería a algo de gran envergadura internaciogeneraciones de la RAF, sean miembros residuales de la Stasi. Si se suman tales indicios a la ennal. Téngase en cuenta que proyectos tan interetrada de visitantes polacos a raíz de la apertura santes como «Sefarad 2» en Toledo no parecen de la frontera, muestra de lo que puede ser el éxohaber encontrado hasta la fecha la voluntad polítido oriental previsto, la situación es preocupante. ca para llevarlos adelante. Precedentes no faltan, El éxodo albanês lo confirma. y, si no, recuérdese la Escuela de Traductores de Toledo, fundada por Alfonso el Sabio, ejemplo de tolerancia y ecumenismo en una Europa dominada Una Europa occidental integrada no puede estar entonces por la intolerancia. A mi parecer, España satisfecha ante una Europa oriental desequilibraes lugar de encuentro para la seguridad mediterráda, en la cual se habla de un nuevo CAME adenea e incluso atlántica, pues si Europa comienza cuado a la cooperación de unas economías de en Tarifa, América comienza en los Pirineos, asi mercado a crear, agilizando su comercio exterior como África, mal que les pese a quienes en ello a través de divisas convertibles, inexistentes hasta hayan querido ver estigmas peyorativos. la fecha. Estos paises, y en particular Polonia, Escenario n.° 2: Países del Este Checoslovaquia y Hungria, están intentando promover la solidaridad regional junto a vecinos suTodos los países del Este, incluidos aquellos yos como Italia, Austria y Yugoslavia, a través de que tenían una tradición democrática y experienacuerdos triangulares y pentagonales en busca de cia capitalista antes del establecimiento del sociaresultados positivos en un espacio tradicionallismo real en ellos, caminan hacia su democratizamente tan inestable como la Europa central, a cación política y económica con grandes dificultades ballo entre germanos y eslavos, sobre el resurgir debido a la deuda externa, inflación, desconocide los nacionalismos. Cuanto se haga por abrir a Cualquier resquicio es bueno para wiir en libertad. En la foto, un alemán oriental traspasa la frontera tras la caida oficial del Muro de Beriin Unase a esto el que la URSS es, junto a Egipto, estos países tas puertas y las bolsas de ias instituTurquía e Irán, uno de los países con mayor pociones occidentales como la CE, el Consejo de blación islámica, hasta hoy aparentemente tranEuropa, etc., será bienvenido para constituir uniquila, y se comprenderá la inquietud producida dades regionales equilibradas. Dejemos para más por un país que ha dejado de ser una potencia del El asesinato de Detlev adelante la relación de estos países con la OTAN mundo bipolar, para quedar emplazada en uno y demás sistemas de seguridad occidentales, una Rohwedder, presidente monopolar con la hegemonía de EE.UU., con todo vez desaparecido el Pacto de Varsovia, y ocupéde la Treuhaadanatalt, el resentimiento del estamento militar y de los monos ahora de la Unión Soviética. grandes intereses creados a su sombra, los cuales la sociedad encargada aceptan malamente o condenan el «abandonisde privatizar m¿» de mo» internacional de la URSS y su decadencia en 8.000 empresas estatatérminos generales. Escenario n.° 3: Unión Soviética Nada tan perturbador para la seguridad europea les, puede ser un indicio como que crezca el aislamiento de la URSS y el del malestar de la poPor cuanto acabo de decir, se está perfilando país estalle en un mosaico de Repúblicas, que en una situación de relativo aislamiento de la URSS nada contribuirían al equilibrio del mundo, y en blación oriental, aprorespecto a sus antiguos aliados, que se pasan, por particular de Europa. Aunque, como todos los imvechado por el terrorisasí decirlo, a Occidente. Ello es tanto más peligroperios, éste de los rusos camine inevitablemente mo, sean las nuevas geso cuanto que coincide con el desequilibrio intera su desintegración, es de desear que el proceso no de la URSS, que amenaza con destruir la idensea lo menos traumático posible. Desgraciadaneraciones de la RAF, tidad de la Unión convirtiéndola en reinos de Taimente, Europa poco puede hacer para «atenuar la sean miembros residuafas, mientras la economía está abandonando la subitaneidad del tránsito», como decía Mirabeau, planificación central del socialismo, sin haber loles de la Stasi aparte de lo que está ya haciendo. grado poner en marcha aún el mercado, que se Por otra parte, el paso de la economía planificaresiste a funcionar tras 70 años de inexistencia. da a la de mercado va a producir, según los experRestablecerlo en 500 días, como alguien propuso, tos, idénticas o mayores cuotas de desempleo nos da una ¡dea del desconcierto allí reinante. que las ya mencionadas para el resto de paises el aplauso de la comunidad internacional a las Naciones Unidas, que a través de sucesivas Resoluciones de su Consejo de Seguridad mostraba la posibilidad de alcanzar un «nuevo orden internacional». Al fin, tras una larga inactividad, Naciones Unidas se ponía en marcha para alcanzar sus objetivos fundacionales, con la capacidad disuasoña prevista en su Carta, merced a unas circunstancias consensúales que eliminaban el veto de ios cinco miembros permanentes en el Consejo de Seguridad. Más tarde, sin embargo, como lo ha reconocido el propio secretario general, Javier Pérez de Cuéllar, el Consejo de Seguridad ha sido manipulado o suplantado por EE.UU., como cabeza de una coalición militar que no ondeaba ni mucho menos el pabellón de Naciones Unidas. «No controlo a los aliados... He sentido una enorme frustración... Esta guerra es justa, pero no es la de Naciones Unidas», ha dicho. Tal legitimación de la guerra por la suprema potestad del derecho, encomendando su ejercicio al brazo temporal, se ha dado con frecuencia en la historia. Puede que en la dinámica de los hechos, tales suplantaciones sean inevitables como mal menor para el restablecimiento del orden. «Las decisiones del Consejo de Seguridad», ha escrito Maurice Duverger, «constituyen un progreso indiscutible hacia un derecho internacional auténtico, cuya violación se sancionará por una fuerza pública para hacer posible su Javier Pérez de Cuellar del Este, lo que para tan gran población supondría aplicación». Pero añade: «¿Cómo no sentirse trauposiblemente muchedumbres de ciudadanos somatizado por la terrible violencia de esta fuerza viéticos camino de Occidente, emigración que depública internacional, que es nacional en un 90%, y que amenaza con reemplazar la competencia de sequilibraría aún más la situación laboral europea, los dos grandes por la hegemonía de EE.UU.?». afectada por otros éxodos. En consecuencia, este Sin embargo, ahora que la guerra ha terminado escenario requiere ser considerado con una óptica y es preciso «restablecer ia paz y la seguridad internacionales en la región», como reza la Resoludistinta a ia que prevaleció durante la «guerra fría», ción 678, es de esperar que el Consejo de Segurique era exclusivamente militar. Ahora se trata de dad recobre el protagonismo para velar por el «anclar» globalmente a la URSS dentro dei concumplimiento de tales objetivos con la máxima independencia y credibilidad dentro de sus limitatexto europeo, para contribuir a su estabilidad por ciones. De no ser asi, tanto Naciones Unidas medio de la cooperación política, económica, socomo el «nuevo orden internacional» que se trata cíocultural, etc., aunque con un tratamiento difede establecer podrían quedar afectados. Las meSo tjrtá perfilando una tas están claras: convocar la imprescindible Conrente al dado a sus antiguos aliados, ya que el «ituadén de relativo ferencia de Seguridad para Oriente Medio, que ingreso de un gigante en una comunidad de paíaislamiento de la URSS mida a todos sus países con un único y mismo ses pequeños o medios —salvo alguna exceprasero; facilitar la gradual resolución de todos los respecto a su» antiguo» contenciosos de la zona, particularmente los de ción— podría desequilibrar su funcionamiento, ya aliado», que «e pasan, Israel con los palestinos y con los países árabes de por sí complicado. Más adelante veremos los por así decirlo, a Ocalimítrofes; establecer un proceso de limitación de planteamientos que la seguridad y la defensa rearmamentos y medidas de confianza inspirados en dente el modelo de la CSCE; perseguir la proliferación quieren de Europa cerca de la URSS. Escenario n.° 4: Naciones Unidas Cuando Irak invadió Kuwait, con absoluto desprecio por ei Derecho internacional, fue unánime trabajar con los instrumentos que tenemos a de armamentos, para lo que existen precedentes mano, corrigiendo gradualmente sus defectos. como el COCOM y el MTCR, que lograron éxitos relativos en sus campos; intentar un reparto meEn todo caso, es evidente, y así quiero subranos injusto de las riquezas naturales por la debida yarlo, que el desarme y limitación de armamentos cooperación económica; procurar ta convergencia en Occidente no son factibles si el resto del muntanto de la Organización de Países Exportadores do —hoy indivisible e mterdependienrte— queda al de Petróleo (OPEP) como la de usuarios e impormargen. El caso de Irak es ejemplo inequívoco de tadores (AJE) en una agencia única; etc., etc. Hay esta premisa, extendible a otros países y áreas indicios de que el Consejo de Seguridad ha cogeopolíticas. Nadie tan llamado a asumir la limitamenzado a funcionar de nuevo, considerando sus ción de armamentos a escala universal como Naúltimas resoluciones. ciones Unidas, tarea indispensable para la seguridad europea, pues ésta se halla involucrada en Pero el auténtico protagonismo de Naciones una dimensión «todo azimut», en frase preferida Unidas será difícilmente atcanzable mientras no se del general De Gaulte, dado que las amenazas poproduzca la actualización de una organización tenciales ya vemos que pueden venir de cualquier creada hace medio siglo para salvaguardar la paz tras la victoria militar de una coalición cuyos prinpunto de la rosa de los vientos y no de unos paracipales miembros se arrogaron unos derechos lelos apuntados a Oriente. permanentes con poder de veto, que aún subsisten. Sería deseable eliminar tal derecho de veto de las cinco potencias, modificando la Carta, que Posibles alternativas en principio prevé su autorreforma. Si se ha tripliAunque, como todos los cado el número de países miembros desde entonimperios, el de los rusos ces hasta hoy, tal aumento debería repercutir en Examinados rápidamente los principales esceel Consejo de Seguridad, para lo que hay numerocamine inevitablemennarios que enmarcan la geopolítica europea de la sas y diversas propuestas; abolir el derecho de seguridad, veamos cuáles podrían ser las organite a su desintegración, veto, aumentar el número de miembros no permazaciones que respondieran a las necesidades coes de desear que el pronentes, aumentar el de los permanentes, rotación rrespondientes: entre los países con representación única euro— Organización del Tratado del Atlántico Norte ceso sea lo menos traupea, etc., etc. Pero estas y otras medidas, como (OTAN). mático posible dar al secretario general unas facultades ejecuti— Conferencia de Seguridad y Cooperación vas de las que carece, o reformar ta propia AsamEuropeas (CSCE). blea General, cuyas decisiones no son hoy vincu— Comunidad Europea (CE). lantes, tropiezan con la decidida resistencia por — Unión Europea Occidental (UEO). parte de las cinco potencias, dispuestas a no renunciar a sus prerrogativas y a vetar cualquier reforma. Se ha llegado a alegar en defensa del inmoOrganización del Tratado del Atlántico Norte vilismo que «es inevitable la lectura retroactiva de la historia, olvidando las luminosas razones con Esta organización, nacida en 1949, ha sentido las que Sieyés defiende la igualdad del voto del la necesidad de adaptarse a los grandes cambios «Tercer Estado» al de los estamentos privilegiados acaecidos en la Europa del Este en 1989. En su tradicionalmente, en su discurso, «Questce que reunión cumbre de Londres de 5 y 6 de julio de le Tiers Etat», uno de tos pilares del aparente ab1990 se contempló una Alianza renovada, que trasurdo de la democracia. Transportar ésta del Detaba de fortalecer sus componentes políticos y direcho constitucional al internacional es tarea inaplomáticos siguiendo la «filosofía Harmek Asi, se plazable, aunque por ahora casi imposible, contrainvitó a los países del Este a asistir a través de dicción que condiciona el «nuevo orden internasus dirigentes al Consejo del Atlántico Norte y a cional», que sin tales reformas podría terminar en establecer vínculos diplomáticos permanentes retórica. La primera perjudicada sería Europa, con la Alianza, tendiéndoles asi la mano para intoda vez que su voz seguiría siendo tan inoperante tensificar el diálogo y su transparencia. En cuanto como lo ha sido a lo largo de los años, y buscando a la CSCE. se manifestó que ésta puede ser una soluciones a sus conflictos en un foro manipulado herramienta básica para conseguir la cooperación por otros. Pero, en todo caso, nada es perfecto en un continente que busca la unidad, consignánen este mundo, y el gobierno mundial kantiano se dose recomendaciones para su institucionalizanos aparece aún muy lejano, por lo que hay que ción permanente, pero recordando que no podrá m sustituir nunca a la Alianza, por lo que su función desconocido, pero también cabe sea la renuncia a moderar las imprevisibles reacciones de unos habrá de ser complementaria. países comprometidos en un difícil proceso de El mantenimiento de la OTAN se justifica básicatransformación total. Aunque los plazos pudieran mente como medida preventiva ante la inquietante ser largos y su realidad hipotética, parece a primesituación de la URSS, donde no se sabe, en definira vista que lo que fue bueno para la República tiva, ni lo que va a ocurrir ni a quién van a ir a Democrática Alemana, o sea, integrarla en la parar el poder o los poderes tácticos tras los forOTAN, debería serlo también para el resto de paícejeos en curso. Esta medida de prudencia puede ses del área, incluida la URSS, si ellos asi lo deexplicar las limitaciones de los propósitos reforseasen. Renunciar a tal hipótesis de futuro no pamadores y su relativa ambigüedad, patente en párece que haya de ser enriquecedor para la OTAN, rrafos como el siguiente: «La Alianza no necesita sea dicho con todas las reservas que conlleva haningún enemigo ni ninguna amenaza directa para blar de algo tan aleatorio como el futuro. brindar seguridad y garantías». Con el condicionaPor otra parte, la actual hegemonía americana miento señalado, la afirmación es respetable, auntiene limitaciones, puestas al descubierto por el que la historia muestre la dificultad de mantener profesor Samuelson, al recordar que su economia en pie una coalición sin enemigo. Tampoco se ya no domina el 50% de la mundial, sino tan sólo contempla ampliar el área fundacional de la defensu 22%, por lo cual serían sus aliados quienes hasa, por lo que quedan al margen del escenario ambrían de soportar parte del «peso de la púrpura», plias zonas conectivas donde puede surgir el pelilo cual a la larga, e inevitablemente, irá dando gro, como lo muestra el reciente caso de Irak. Con En todo cato, M evidenpaso a la multipolaridad gradual a través del conlas reservas propias de la complejidad del tema, senso. La situación del dólar afecta a su vez direcse podría sugerir que una adaptación en profundite, y m quiero subratamente al conjunto del problema presupuestario dad de la Alianza a los momentos actuales quizá yarlo, que el desarme y americano, incluido el de la defensa. No podrá hapudiera ofrecer interpretaciones más renovadoras ber a la larga hegemonía americana con un déficit limitación de armamende la «filosofía Harmel», para despejar la ambigüecomercial y un déficit presupuestario como los dad que comienza con el propio nombre de la to» en Occidente no son que padece EE.UU. La reciente victoria militar Alianza, posiblemente inadecuado en un mundo factibles si el resto del americana podría llegar a ser estéril si no sirve cuyos escenarios geopoliticos son ilimitados e ¡npara movilizar a la sociedad americana de modo terdependientes. Por último, conviene señalar que mundo, hoy indivisible que se enfrente con los grandes problemas que las misiones políticas y diplomáticas buscadas por e interdependiente, quebloquean hoy su progreso, produciendo un desla Alianza pueden llegar a superponerse a las decenso de su capacidad de innovación tecnológica da al margen sarrolladas para idénticas necesidades por organiy de su competividad industrial frente al Japón y zaciones específicas como la CE, la UEO, la la Comunidad Europea, por ejemplo. CSCE, el Consejo de Europa, etc., etc. Con estas premisas, se pueden intentar estableEl mero continuismo de la OTAN contendría asi cer las posibles alternativas que podría tener ante gérmenes de inestabilidad. Su justificación, que si la Alianza en estos momentos. para algunos consiste en asegurar el mantenimiento del vínculo de unión entre EE.UU. y Europa, se podría asegurar por otros procedimientos, dado que ninguna de las dos partes quiere desContinuar tal como está truirlo, sino actualizarlo. Otros posibles motivos que se suelen alegar —ignoro con qué fundamenEl mero continuismo adornado por pequeñas reten como el instinto de conservación de la buroformas, en un continente europeo que aspira a docracia atlantista y una hipotética garantía de que tarse de una seguridad paneuropea global, seguirá Alemania no volverá a adoptar posturas insolidacaracterizando a la OTAN como una Alianza exclurias y agresivas, me parecen la primera de minima sivamente occidental en la cual Estados Unidos, entidad y la segunda fruto de una exagerada susprimus inter pares, ocupará como hasta la fecha ceptibilidad. el centro en tomo al cual hayan de girar los países Sea como sea, hay corrientes históricas a las del Este, sin acabar de integrarse, por muchas reque es inútil oponerse, y una de ellas es la evoluformas parciales que se vayan habilitando para fación, factor permanente del que nadie ni nada se cilitar la comunicación. libra en la vida. Según escribe Dario Valcárcel, la Ahora bien, la renuncia a una apertura clara al retirada escalonada de tropas americanas de EuEste puede ser una medida de prudencia ante lo ropa ha comenzado ya a raíz de la victoria en el Gotfo Pérsico, De los 350.000 soldados desplegados por EE.UU. en Alemania Federal, 200.000 acudieron a las operaciones del Golfo, pero 100.000 regresarán directamente a su país y serán, en definitiva, repatriados. Con ello, digo yo de mi cuenta, no se haría sino mantener una simetría con la retirada de las divisiones soviéticas de Europa central. Cambiar profundamente Como he sugerido en el punto anterior, desaparecido el Pacto de Varsóvia, la Alianza Atlántica podria proponerse ser el único instrumento de seguridad y defensa de la totalidad del continente europeo y de los inmensos territorios que en América y Asia llevan nuestra sangre, es decir, Estados Unidos, Canadá y la Unión Soviética, sin fronteras ideológicas que tienden a homogeneizarse. Se caminaría asi hacia una Alianza defensiva que se extendería desde California hasta Sióeria, pasando naturalmente por el Atlántico. En cierto modo, serta la Alianza de todos aquellos pueblos en los cuales está presente el espíritu y el talante europeos, cuyos límites rebasan la mera geografía. Esta propuesta, que a primera vista puede parecer ilusoria, supondría la exaltación de la identidad europea y su protagonismo en la seguridad mundial, sin recurrir a! tópico de cultivar el antiamericanismo, sino todo lo contrario. Las relaciones entre EE.UU. y Europa mejorarían situadas en el marco de una cooperación natural, autónoma y solidaria. El equilibrio atlántico requiere matizar con agudeza los pormenores, pues los intereses estrictamente europeos no siempre son coincidentes con tos americanos ni con los soviéticos, en aspectos tan varios y extensos como los geonidades Europeas, plasmado en indicios varios El ICBM norteamericano Peace Keeper», dotado de diez políticos, los económicos y los socioculturales. como las referencias que la Declaración Schuman oortamisiles balísticos Pero este diseño imaginativo de un futuro para la hace a la contribución que una Europa institucioAlianza no creo que haya aparecido hasta la fecha nalizada podría aportar al desarrollo de unas relaen la cúpula de la OTAN como proyecto congruenciones internacionales pacificas. También aparece te con una «filosofia Harmel» muy avanzada y a la en los preámbulos de los Tratados de la ComuniLa Alianza no necesita vez solidaria. Un ejemplo de que las cosas son así dad del Carbón y del Acero (CECA) y de la propia lo tenemos en el rechazo al ingreso solicitado por Comunidad Económica Europea (CEE). Pero los ningún enemigo ni ninChecoslovaquia, con la ambigua respuesta de que intentos no cuajan. El 27 de mayo de 1952 se firguna amenaza directa «no se debe aislar a la URSS». ma el Tratado constitutivo de la Comunidad Europara brindar seguridad pea de Defensa (CED), cuyo articulado prevé una estructura federal o confederal para Europa. La y garantía negativa de la Asamblea Francesa a ratificarlo inLa CE y la UEO terrumpirá el proceso, que no reaparecerá en el La unidad política, y no sólo económica, es obTratado de Integración Económica de Roma de jetivo presente en la génesis misma de las Comu1957. Habrá que esperar al Acta Única firmada en UEO que la aparte de la OTAN. Luxemburgo e! 17 de febrero de 1986, en la que Todo esto muestra el protagonismo que ha adse recogen algunos elementos de revisión instituquirido la CEE, llamada a configurarse como piedra cional previos, aunque en el campo de la política angular del futuro escenario de la seguridad euroexterior, seguridad y defensa, se limite a considepea y su defensa por uno u otro camino, junto a la raciones generales. Es en la cumbre de Roma de OTAN, y a irse extendiendo a los países de la 15 de diciembre de 1990 cuando los Gobiernos EFTA y el CAME. Como producto europeo que es, de los países miembros se comprometen a amsu equilibrio interno es complejo y delicado, con pliar progresivamente las competencias de la CoLa reciente victoria midiferentes esquemas de coincidencias para cada munidad en la política exterior y seguridad junto a litar americana podría sector. No debe extrañarnos la coexistencia de las la reforma institucional, a fin de alcanzar en 1993 llegar a ser estéril si no dos tendencias antes mencionadas, que la guerra la Unión Monetaria, económica y política —monedel Golfo ha puesto aún más de manifiesto. Dice a da única y estructura federal— cuya programasirve para movilizar a la este respecto Maurice Duverger que «la mayoría ción se encomienda a dos Conferencias Intergusociedad americana de cualificada se impone, pero podría quizá combibemamentales. narse con un derecho de veto acordado a los cinmodo que se enfrente Paralelamente, se ha señalado que la UEO poco grandes de Europa: Francia, Reino Unido, dría ser algo así como el «brazo armado» de la con los grandes probleAlemania, Italia y España. La Conferencia IntermiComunidad. Willem van Eekelen, secretario genemas que bloquean hoy nisterial sobre la Unión Política tiene competencia ral de la UEO, piensa asi: «En un momento en el para elaborar las reformas necesarias a este efecque la CE ha decidido avanzar en ta unidad econósu progreso to». mica y monetaria, poniéndose de acuerdo en un calendario que defina los términos de su unión poLa República alemana, tras la «Vereinigung», lítica, la UEO puede contribuir decisivamente en está emplazada a ser no sólo la primera potencia el futuro de las estructuras de seguridad europeas, económica europea, sino, quiéralo o no, también que han de basarse en una definición nítida del la primera potencia política del continente, una vez papel que Europa debe desempeñar en este capitranscurrido el tiempo necesario para levantar la tulo», maltrecha economía de la antigua RDA. Amarrada y bien amarrada como está a ía CE y a la OTAN, Alemania, Francia, Bélgica, Italia y España deno hay razón alguna para rechazar este liderazgo: fienden la opción del «brazo armado», actitud Alemania es hoy un país auténticamente pacífico. compartida por el presidente de la Comisión EuroY sin embargo los alemanes no quieren de manera pea, Jacques Delors, que aspira a integrarla en la alguna asumir ese liderazgo por su actual talante CE a través de la reforma constitucional en curso. mesurado, quizá como enmienda a su antigua Aunque se presente a la UEO como «pilar eurodesmesura, patente desde un Cristo de GrüneAlemania, Francia, Bélpeo» de la OTAN, sin veleidades secesionistas, wald hasta Mein Kampí, Y por su situación actual habría de operar con cierta autonomía, dada su gica, Italia y España deantes descrita. Alemania y Francia tienen juntas la vinculación con la CE. Con el paso del tiempo, y fienden la opción del llave del futuro europeo —se dice frecuentemensí el intento cuaja, tal pilar podría llegar a converte—, con el telón de fondo de Gran Bretaña, cortetirse en un instrumento indispensable para la se«brazo armado», actitud jando también a Alemania. Sí se añade a tal situaguridad europea, hasta tal punto que ya hay quien compartida pot el preción las excelentes relaciones de Alemania con la opina que, investida con la representación y legitisidente de la Comisión URSS, el eje de la futura Europa podría emplazarmidad de la Comunidad, podría llegar a acompase a lo largo del triángulo AlemaniaFranciaEspañar a la actual hegemonía americana con un seEuropea, Jacques Peñaltalia. La CE sería en esta eventualidad una esgundo dispositivo de seguridad autónomo, con lo lo«, que aspira a intetructura politicamente poderosa, capaz de definir cual se restablecería la bipolaridad perdida por el grarla en la CE a través una política exterior coherente, que incluirla la sedebilitamiento de la URSS. Sea como sea, y deguridad y defensa, aliada a la OTAN mientras ésta jando hipótesis de futuro aparte, el hecho es que de la reforma constituexista. Pero los alemanes no quieren ni oír hablar Hans Binnendijk, director del Instituto de Estudios rional en curso de protagonizar nada, al menos por ahora, y el fuEstratégicos Internacionales de EE.UU., ha escrito turo de la URSS está envuelto en la incertidumbre. en el Herald Tríbune muy recientemente un artícuSu eventual adhesión a la CE es tema polémico, lo en el que muestra su reticencia a cualquier iniabundando quienes dicen que su lugar es el estar ciativa que, como ésta, pudiera debilitar a la a nuestro lado pero no entre nosotros. OTAN. Más o menos por ahí debe de andar la opiTodos somos conscientes de los esfuerzos que nión del Pentágono, pues, dentro de la Comunila Comunidad está haciendo para despegar como dad Europea, el Reino Unido, con otro par de paíentidad política, puesto que sin política exterior ses, se han opuesto a todo planteamiento de la y más. Todo esto es aplicable, desde luego, a la tropas usa en arabia común y con once monedas distintas sería bien seguridad y defensa, y por eso lo traigo a colapoca cosa. Ambas metas, asi como la de un Banco Central, no son objetivos fáciles de realizar, ción. dada la cesión de soberanía que ello supone para los socios. Pero si no se consiguen pronto, AlemaLaCSCE nia será para fines de siglo tan poderosa que no querrá sacrificar su moneda fuerte, el marco, por una europea más o menos aleatoria, según ha dicho Helmut Schmídt. Asimismo, dada la serie de Es imposible recoger aquí el largo proceso sopaíses que aspiran a entrar en la Comunidad, bre la seguridad europea que comienza apenas como Hungría, Austria, Suecía, Finlandia, Noruega terminada la guerra, hacia 1945. en el contexto de e incluso Suiza, podríamos encontrarnos para fila «guerra fría». Baste recordar que la Conferencia nes de siglo con una Comunidad de 17 o más nade Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE) ciones; si fue difícil agrupar a las seis primeras y nace en Helsinki con la firma del Acta Final por los es complicado manejar ahora a doce, qué no será jefes de Estado y de Gobierno de los 35 países con tantas mas. Hay que aprovechar esta década participantes, del 30 de julio al 1 de agosto de antes de que las cosas vayan complicándose más 1975. Me interesa señalar que desde la primera fase de consultas multilaterales preparatorias, Escrito Salvador López de la Torre en la revista Politica Exterior, «el milagro histórico ha sido que el paña se declaró partidaria de la celebración de la texto imaginado en principio por la Unión SoviétiConferencia y de la inclusión en ella de la segurica para consolidar a perpetuidad las fronteras conseguidas por la fuerza de las armas, es decir, dad en el Mediterráneo, dentro del primer «cesto», la división de Europa, con el paso del tiempo se Todos somos conscien«corbeille» o «basquet», como se quiera. Postehaya convertido en el instrumento de la Europa tes de los esfuerzos que riormente tienen lugar las Conferencias de Belgraunida y en paz. Lo que en principio había sido la Comunidad esté haimaginado para dividir, ha terminado por unir. Heldo —4 de octubre a 9 de marzo de 1977—, Masinki no ha sido la petrificación de Yalta, sino su ciendo para despegar drid y Viena —15 de enero de 1989—, es decir, liquidador». Estas ideas cobran importancia al como entidad política, considerar que entre los países firmantes están cuando Mijail Gorbachov lleva ya cuatro años en puesto que sin política tanto la URSS como EE.UU. y Canadá, lo cual en el Kremlin y se va a iniciar «el año de la revoluprincipio integra a todos los paises de Occidente, exterior común y con ción», dentro del cual tendrá lugar la reunión de desde California hasta Siberia, como decíamos once monedas distintas antes, sin marginar a nadie. Copenhague —bajo el simbólico titulo de «La diseria bien poca cosa La guerra del Golfo no ha impedido que hace mensión humana»— y por fin la de París, donde unos meses se haya celebrado en Madrid una reuse firma el 21 de noviembre de 1990 la «Carta» nión de los parlamentarios de los 34 paises (ahora 35, tras la incorporación de Albania) miembros de que consagra el final de la «guerra fría», al amparo la Conferencia para constituir su Asamblea Parlade una serie de principios democráticos que preEl Consejo de Seguridad de la mentaria, que si bien había sido recogida en la ONU sanciona a Irak Carta de París, no fue posible llevarla a la práctica tenden establecer una nueva arquitectura para la seguridad europea. Aquel Acta Final de Helsinki, recibida con tanto escepticismo, al igual que la Conferencia de Belgrado, no sólo ha contribuido a las transformaciones experimentadas en los países socialistas, sino que ha dibujado una Europa unida. Como ha esdres de Europa» crearon la modesta Comunidad debido a la oposición mostrada por el Congreso del Carbón y el Acero, hace cuarenta años! Evide EE.UU. Los acuerdos suponen una Asamblea dentemente, «la utopía no es sino una verdad preParlamentaria no afincada en el órgano parlamenmatura», como decía Lamartine, recientemente citario del Consejo de Europa, como se había protado por Marcelino Oreja. puesto, sino itinerante y con competencias limitadas. También se ha acordado que su Secretaría Para terminar, saquemos algunas conclusiones de lo dicho, comenzando por recordar que la ameresida en el Congreso de los Diputados de Espanaza para la seguridad europea se ha trasladado ña, reducida a un gabinete, lo que completa la Sedel ámbito occidental, donde se ha reducido concretaría Permanente de la Conferencia, y el Centro siderablemente, a escenarios fuera de sus límites de Prevención y Conflictos, radicado en Praga y geopolíticos. Para conjurar tales potenciales ameViena respectivamente, por lo dispuesto en la Carnazas, todos los países de Europa, y los comunita de París. Algo es algo. Confiemos que los petarios en particular, habrán de acelerar su proceso queños problemas que han paralizado a la CSCE de unificación interrumpido por la crisis del Golfo se superen y que, en definitiva, ésta llegue a ser el Pérsico, para dotarse sin más tardanza con una foro en el cual se resuelvan los problemas de la política exterior común, fruto de la cual se potensegundad y desarme en Europa, o, lo que es lo cía la seguridad y su defensa, entendiendo por semismo, en Occidente, en cooperación con unas guridad un concepto mucho más amplio que el de Naciones Unidas también revitalizadas. las previsiones bélicas. Como ha dicho Hans Dietrich Genscher, se trata también de «la protección Aquel Acta Final de del medio ambiente, el desarrollo del Tercer Mundo y el reforzamiento de las Naciones Unidas». Helsinki, recibida con Conclusiones Tal Europa, conciencia dialéctica del mundo, tanto escepticismo, al podrá ser un protagonista altamente calificado en igual que la ConferenComo lo hemos ido viendo, las metas últimas la consecución de un «nuevo orden internacional», cia de Belgrado, no sólo de una OTAN reformada coinciden más o menos de una auténtica pedagogía pacificadora, que, con las de la Comunidad Europea, potenciada por bajo la supervisión directa del Consejo de Seguriha contribuido a las la asunción de una política exterior y de seguridad dad de las Naciones Unidas y en su caso de la transformaciones expeconcertadas con la UEO y con las que acabamos Asamblea, logre la convocatoria de las imprescinde citar como propias de la CSCE. Son en cierto dibles Conferencias Internacionales y Regionales rimentadas en los paímodo proyectos que se superponen y que pueden de Paz en Oriente Medio. Podrán resolverse los ses socialistas, sino que llegar a ser rivales, aunque Willem van Aekelen, enconados contenciosos allí arrastrados, hacer ha dibujado una Europa secretario general de la UEO, diga al respecto que se cumplan todas las resoluciones aún penque «los tres niveles de la estructura de la seguridientes del Consejo de Seguridad y. en conseunida dad europea —CSCE, OTAN y la dimensión eurocuencia, contribuir a que los tratados de desarme, pea— han de ser complementarios para que, socuya firma ha sido interrumpida en Occidente por bre esa base, pueda desarrollarse el proceso de la crisis, no sólo sean firmados por las dos potenla CSCE y vincular a la URSS a las estructuras cias, sino que el proceso de limitación de armaeuropeas». De momento, tal complementariedad mento y de no proliferación de los mismos, se exno ha aparecido todavía. tienda a todas las naciones de la tierra sin excepción alguna. Sea como sea, la convergencia espontánea de las tres organizaciones en torno a un proyecto de Para terminar, he de volver al comienzo, para seguridad paneuropeo común viene a probar la avivar nuestra conciencia europeísta con los dos actualidad, necesidad y atractivo de éste. Es grandes principios dialécticos citados: «En tiempo como si la «filosofía Harmel», nacida en el seno de desolación no hacer mudanza» y convertir tos de la OTAN, hubiera echado raíces fuera de ésta desafíos que nos rodean en estimulo para supepara alimentar otros procesos creativos paralelos. rarlos. «Ni el pasado ha muerto, ni está el mañana, La debilidad europea inducida por el conflicto del ni el ayer, escrito», como dijo Antonio Machado. Golfo y el difícil restablecimiento de la paz en la Saludemos a la Europa egregia que estamos región tiene que ser un fenómeno transitorio que construyendo con una invocación medieval espapasará, devolviéndonos a partir del 1 de enero ñola, adaptada a nuestro quehacer. ¡Santiago y 1993 una polis vigorosa en busca de su unidad. abre España! • La construcción europea es imparable e irreversible. ¡Quién lo iba a haber dicho cuando los «paAnlnnio Menchaca es capitán de corhcta y escritor