Nueva Revista 017 > Nuevos museos para el arte de nuestro siglo

Nuevos museos para el arte de nuestro siglo

Ángeles Villalba Salvador

Sobre cómo el mercado artístico, que es el mejor termómetro para medir y constatar el pulso del coleccionismo, parece que ha empezado a fluir en la última década.

File: Nuevos museos para el arte de nuestro siglo.pdf

Referencia

Ángeles Villalba Salvador, “Nuevos museos para el arte de nuestro siglo,” accessed April 22, 2021, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2229.

Dublin Core

Title

Nuevos museos para el arte de nuestro siglo

Subject

Club de Debates

Description

Sobre cómo el mercado artístico, que es el mejor termómetro para medir y constatar el pulso del coleccionismo, parece que ha empezado a fluir en la última década.

Creator

Ángeles Villalba Salvador

Source

Nueva Revista 017 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

NUEVOS MUSEOS PARA EL ARTE DE NUESTRO SIGLO Por Angeles Villa Iba Salvador ABLAR de museos de arte Occidente ha construido más espacios dedicontemporánea en nuestro cados a la cultura y el arte. En España, con país significa, utilizando un el establecimiento de un sistema democrátitérmino popular, hablar de un co, se inició el camino hacia una normaliza«tema maldito». ¿Por qué ción cultural que lógicamente ha afectado «maldito»; Si retrocedemos y dirigimos al campo de las artes plásticas, y de manera nuestra mirada hacia atrás, ciñéndonos sólo especial al sector museístico español; un al siglo XX. podemos comprobar cómo, a campo virgen de acción en lo que se refiere lo largo de casi noventa años, el «arte conal arte contemporáneo. temporáneo» ha sido ignorado repetidaDesde 1966, año en que el pintor Fernanmente por aquellos ámbitos que más direcdo Zóbel (Manila, 1924Roma, 1984) inautamente le afectan: es decir, por las capas guraba el Museo de Arte Abstracto de sociales con más poder adquisitivo, por el Cuenca, primer museo dedicado al arte de Estado y por la legislación. La ausencia de vanguardia tras la guerra civil, formado por coleccionismo en España, tanto privado una extraordinaria colección de pintura abscomo estatal —hecho íntimamente ligado a tracta española que éi mismo había ido reula existencia del museo— es uno de los facniendo; hemos tenido que esperar prácticatores que más negativamente ha repercutimente hasta la llegada de los años ochenta do hasta ahora en la práctica inexistencia de para poder contemplar en lugares idóneos museos de arte contemporáneo en nuestro L mercado artístico, que el arte contemporáneo. Cabria empezar país. El mercado artístico, que es el mejor esta relación de nuevos museos por el que es el mejor termómetro para termómetro para medir y constatar el pulso debería ser el museo emblemático de nuesmedir y constatar el pulso del del coleccionismo, parece que ha empezado tro siglo, y que por ahora dista mucho de coleccionismo, parece que ha a fluir en la última década, aunque de forllegar a serlo algún día. Me refiero al poléma tímida si lo comparamos con el resto de empezado a fluir en la última mico Centro de Arte Reina Sofía, inauguralos países occidentales desarrollados. década do precipitadamente en 1986 como un centro cultural para exposiciones temporales y transformado por ReaJ Decreto en Museo Centro de Arte Reina Sofía Nacional en 1988. Situado en el antiguo Hospital General de Madrid y adquirido por el Estado en 1977, en 1980 se decide No estuvo mal encaminado Malraux al llevar a cabo la restauración y remodelación pronosticar, hace ya muchos años, que los del edificio construido bajo el reinado de museos se convertirían en las «catedrales Carlos [II por los arquitectos José de Herdel siglo XX», y sin duda en la pasada décamosilla y posteriormente por Francisco Sada de (os ochenta ha sido la época en que Fachada e interior del Centro de Arte Reina Sofía L Centro de Arte Reina Sofía cuenta con los servicios y prestaciones propios de su categoría, como son librería, tienda, cafetería, taller de restauración, una revista que publica el propio centro («RS»), una Asociación de Amigos del C.A.R.S., además de un extraordinario Centro de Documentación y Biblioteca, especializado en el arte del siglo XX guardias históricas a través de muestras deobras de remodelación ofrecen una muestra batíni. Las obras de restauración, encargadicadas al constructivismo, el dada, la más de lo que no se debe hacer a la hora de das al arquitecto Antonio Fernández Alba, Bauhaus, Joan Miró, Julio González...; con proyectar un centromuseo de tal envergase realizan para que el antiguo edificio alcolecciones internacionales de indudable cadura. Sin embargo, es indudable que este bergue exposiciones temporales. Pero la fallidad como la Beyeler, la Philips, Sonnamuseo, en fase de formación, cubrirá un imta de un proyecto político coherente, y tras bend. Panza di Biumo o la Guggenheim, y portante vacío en la infraestructura cultural la configuración del Centro en Museo Nacon el arte de vanguardia español. El Cende nuestro país. En este sentido, un capítucional, con la integración en él del antiguo tro de Arte Reina Sofía cuenta con los serlo importante del C.A.R.S, lo ha configuraMuseo Español de Arte Contemporáneo de vicios y prestaciones propios de su categodo en su primera etapa el tema de las expola Ciudad Universitaria, el C.A.R.S. vuelve ría, como son librería, tienda, cafetería, tasiciones temporales, con las que el públiico a cerrarse de nuevo a) público en 1988. para ller de restauración, una revista que publica ha podido entrar en contacto con las vanllevar a cabo una segunda fase de remodelael propio centro (RSj, una Asociación de ción —esta vez realizada por Antonio VázAmigos del C.A.R.S., además de un exquez de Castro y José Luis fñiguez—, con traordinario Centro de Documentación y el consiguiente incremento de presupuesto, Biblioteca, especializado en arte del siglo que bien podría haber sido utilizado para XX, que contiene el más amplio fondo bipaliar en alguna medida las lagunas con las bliográfico y visual que existe actualmente que cuenta ei fondo de la futura colección, en España. todavía hoy sin decidir. La falta de planificación la encontramos desde sus comienzos, ya que durante sus dos primeros años de andadura camina sin una cabeza rectora, pues hasta 1988 no se nombra director del Panorama del arte moderno C.A.R.S. a Tomás Llorens, que es destituiN 1985, Llore ns adquirió do al año y medio de su cargo y sustituido El año en que realmente pudimos compara la Generalitat Valenciana por una nueva dirección, con lo que ello improbar cómo esta fiebre museística también la mejor colección reunida plica para el funcionamiento de un centro había llegado a España fue 1989. En febrepara un museo público de de sus dimensiones. ro se inauguraba en Valencia el LV.A.M. esculturas, pinturas y dibujos Por otro lado, la participación de unos (Instituto Valenciano de Arte Moderno), y quince arquitectos, con o sin suerte, en las del escultor Julio González en diciembre de ese mismo año, el C.A.A.M. (Centro Atlántico de Arte Moderno) en Las Palmas de Gran Canaria, El Instituto Valenciano de Arte Moderno tuvo como principal impulsor y artífice al entonces director del Patrimonio Artístico valenciano. Tomás Llorens, y director del mismo hasta 1989. Este centro, cuya gestación comenzó en 1986. cumplió paso a paso todos los requisitos para llegar a un final con éxito. En 1985, Llorens adquirió para la Generalitat Valenciana la mejor colección reunida para un museo público, de esculturas, pinturas y dibujos del escultor Julio González. Una colección de tal envergadura, ya que Julio González es una figura clave para la escultura del siglo XX, merecía por sí sola la construcción de un museo. El comienzo no podía ser mejor, puesto que el futuro museo nacía de una colección y no de un edificio. Este se realizó después, con el proyecta de crear un edificio de nueva planta; el Centro Julio González y el llamado Centro del Carmen, un antiguo convento del siglo XIII, dedicado a exposiciones temporales. El Centro Julio González, obra de un equipo de arquitectos (E. Giménez. V. García, }. Murcia, C. Salvadores y i. Sanchís) en estrecha colaboración con Tomás Llorens. es un edificio de una gran pureza volumétrica, demostrativo de que se le ha concedido mayor importancia al contenido que al coninstituto Valenciana de Arte Moderno tenedor. La colección permanente, destínaNUEVA REVISTA • SEPTIEMBRE 19S1 34 naria. comienza en ]974, cuando la Comisión de Cultura del Cabildo Insular de Gran Canaria aprueba que el edificio donde está situado actualmente este centro se destine a albergar el Museo de Arte Contemporáneo. Once años después, en 1985, se convoca un concurso restringido de propuestas para el museo, y el jurado único, formado por el arquitecto Alvaro Siza Vieira, designa ganador a Francisco Sáenz de Oiza, que comienza las obras de rehabilitación del edificio del siglo XVIII en 1986, Este centro, situado en el Archipiélago canario, nace como un museo vivo, impulsor de la investigación y difusión del arte del siglo XX, con una vocación tricontinental, mirando hacia Europa, África y América. Cuenta con una selección de la colección reunida por el Cabildo en la cual, si bien están presentes las obras de artistas peninsulares como Itiírrino, Solana, Feito o Lucio Muñoz, destaca, sobre todo, la parte dedicada a los artistas canarios, con obras de Martín Chirino, Millares, César Manrique, Néstor y José Aguiar, entre otros. La colección, a diferencia de otros museos, puede ser visitada, pero no estará expuesta permanentemente, por lo que el C.A.A.M. centrará gran parte de sus esfuerzos en la organización de las exposiciones temporales. En cuanto a los museos de carácter monográfico, hay que destacar de manera especial la apertura en 1990 de la Fundación Tápies en Barcelona. Situado en el edificio modernista de la vieja sede de la Editorial Montaner y Simón, tos arquitectos Lluís Doménech y Roser Amado han logrado llevar a cabo una rehabilitación extraordinariamente bella, que se adecúa a las nuevas necesidades de su contenido. Gracias al impulso y el empeño del propio Antoni Tápies Fundación Tápies (Barcelona, 1923), que encontró el apoyo necesario en la Generalitat catalana y en el da a este edificio e iniciada con los GonzáMinisterio de Cultura, ha sido posible la lez, se ha completado con la colección Pinacreación de este centro, destinado a conserzo {dibujos y pinturas) y con una selecciovar y mostrar la obra de uno de los más nada muestra del informalismo español ingrandes creadores con que cuenta el arte estegrada por obras de Tápies, Saura, Millapañol de nuestro siglo. Desde que se inaures y Chillida, asi como otras que perteneguró el museo, la fundación expone obras cen a las figuras más relevantes del pop esde Tápies, así como muestras relacionadas pañol. como son el Equipo Crónica y directa o indirectamente con su obra. Hay Eduardo Arroyo. Posteriormente, este fonque destacar especialmente la biblioteca de do se ha ido incrementando con obras de la fundación, especializada en arte oriental, N cuanto a los museos de las vanguardias internacionales (Torres procedente de los fondos particulares de García, Jean Arp. Henry Michaux, Fontacarácter monográfico, hay que Tapies, que, junto a la que posee el Museo na, Oldenburg..,), de artistas jóvenes vadestacar de manera especial de Arte Abstracto de Cuenca, donada por lencianos (Joan Cardells, Miquel Navarro, la apertura en 1990 de la Fernando Zóbel, constituyen los dos fondos Carmen Calvo...) y de artistas que han exFundación Tapies en bibliográficos más completos que existen en puesto en el centro, como McCollum o RiEspaña en esta materia. • Barcelona chard Prince. La historia del Centro Atlántico de Arte Ángeles Villalb» Salvador es dociara en Historia del Moderno (C.A.A.M.), inaugurado en diArte. ciembre de I9K9 en Las Palmas de Gran Ca