Nueva Revista 015 > Hacia el final de la utopía

Hacia el final de la utopía

Gustavo Villapalos

Sobre el concepto utópico de Universidad determinada por la LRU, un modelo de democracia estamental-representativa. Son necesarias una serie de reformas para poder construir una Universidad ejemplar.

File: Hacia el final de la utopía.pdf

Referencia

Gustavo Villapalos, “Hacia el final de la utopía,” accessed April 6, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2147.

Dublin Core

Title

Hacia el final de la utopía

Subject

Club de debates

Description

Sobre el concepto utópico de Universidad determinada por la LRU, un modelo de democracia estamental-representativa. Son necesarias una serie de reformas para poder construir una Universidad ejemplar.

Creator

Gustavo Villapalos

Source

Nueva Revista 015 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

El primero de los problemas que ¡a Universidad arrastra en nuestros días es el de la traslación del concepto de democracia, HACIA EL FINAL válido para la sociedad, a lo que debería ser una casa de estudios. Los mismos síntomas de este fenómeno se empezaron a experimentar en algunas Universidades alemanas DE LA UTOPÍA al fin de la década de los sesenta, que trasladaron los esquemas del sistema representativo al gobierno de las propias Facultades. Por Gustavo Villapalos Centros académicos de gran prestigio, herederos de la gloriosa tradición de la Universidad humboldtiana —Bremcn, Marburg. Berlín— vieron cómo pasaban en pocos años de los primeros a los últimos puestos las instituciones que peor funcionan se ven RATAR de decir alguna cosa del ranking universitario. (Afortunadamena sí mismas en términos de autocomplacennueva sobre la Universidad es te para ellos, la corrección de tamaño error cia por torpes razones de prestigio corporauna tarea que requiere un espefue casi fulminante y su recuperación bastivo. Por ello, si contemplamos la sociedad cial arrojo cívico. En torno a tante rápida.) ella se ha concitado un interés que nos rodea, acaso la Universidad podría de índole muy variada, se han instalado hacer suyas las palabras de San Agustín: cuarteles ideológicos muy diversos y se han qué poco soy cuando me considero v cuánto Participación en la Universidad desarrollado incomprensiones ya históricas cuando me comparo. por su reiteración, desde que aquel puñado Desde esta consideración «comparativa» de maestros se decidió a explicar —legere voy a trazar un sucinto diagnóstico —más Cuando tras el estado de atonía del peper je— con su propia autoridad en la Boloríodo de la transición sucedió primero el ribien una enumeración de los problemas más nia del fin de! siglo XI, godón de sucesivos borradores de la Ley de sobresalientes— de nuestra institución y un Autonomía Universitaria y más tarde el texAdemás, en el debate sobre la Universiapunte de soluciones que a pocos satisfarán to de la LRU, éste consagró un modelo de dad todo el mundo se llama a parte y casi y puede que a muchos disguste. AI fin, democracia estamentalrepresentativa que, nadie se resiste a echar su cuarto a espadas como mí reino universitario no es de este hay que decirlo con toda claridad, no se en diagnósticos y soluciones. Recordemos mundo, puedo permitirme esa mínima dispuede referir sin sonrojo en ninguna buena aquella anécdota del libro de Parkinson, tracción. Universidad del mundo. Claustros de L200 con la que A. Vian ilustraba esto que yo personas. Juntas de Gobierno y de Facultad refiero. El Consejo de Administración de inoperantes. Consejos de Departamento en una gran empresa financiera se reúne en selos que se anda a la busca del voto aún no sión para tratar de un orden del día en el comprometido, han desnaturalizado una esque hay dos puntos: uno es la aprobación, tructura que debería jerarquizarse por el saen su caso, de una fuerte inversión en una ber y ¡a competencia y cuyo paradigma no central nuclear, tema que «pasa» en pocos es la Ley de la igualdad —un hombre, un minutos, pues el consejero delegado, que es voto—, sino la de la semejanza, que dirige quien lo ha estudiado a fondo, expone los el acto de creación científica. Las buenas pros y contras de la inversión y se decide a Universidades que en el mundo existen son aconsejarla, con lo que el asunto se despai contemplamos la enormemente participativas, en los ámbitos cha en pocos minutos. El segundo punto, estudiantil, sindical, que a todos corresponsociedad que nos rodea, acaso realmente insignificante, es la construcción de, pero en absoluto democráticos. Salvo en la sede central de un aparcamiento de la Universidad podría hacer que por democracia entendamos, al modo bicicletas. Esto lleva varias horas de discusuyas las palabras de San orteguiano, no tanto una forma política sión, pues como los consejeros han montaAgustín: qué poco soy cuando como una forma de vida o un talante. Con do en bici en su juventud, todos se sienten me considero y cuánto cuando precisión y acierto se ha dicho por uno de llamados a opinar sobre si deben estar tummis antecesores en este azacanado cargo, me comparo badas. colgadas, buscando cómo ahorrar un que hay quien cree que el modelo democrámetro cuadrado de construcción. De igual tico aplicable al sistema de la sociedad entemodo, de la Universidad cada cual conserva ra es válido para el subsistema Universidad sus recuerdos y vivencias, y si no las de sus —¿Y por qué no para la Justicia, el Ejército hijos o amigos, de modo que será difícil eno la Sanidad?—, siendo así que todo subsiscontrar a alguien que se resista a decir una tema necesita, para serlo, tener identidad penúltima palabra sobre el particular. propia, distinta de la del sistema y de los Los universitarios tenemos por naturaleza demás subsistemas del conjunto; si no, sólo una tendencia a exhibir nuestros problemas nos encontraríamos ante una repetición, es ante ia opinión pública con rasgos no pocas decir, un elemento igual o semejante a otro, veces exagerados, sin acaso darnos cuenta y por ello redundante, superfluo, innecesade que el resto de la sociedad española no rio, La Democracia Inorgánica—cada homhace lo propio; antes bien, con frecuencia Harvard por ejemplo, que a nuestros Consejos Sociales de problemática andadura. Acaso este primer asunto me haya dejado sin aliento, y, lo que es peor, sin espacio para desarrollar los restantes que sólo enumeraré. Selección de los alumnos Baste decir que otro de los mitos, el de la Universidad de lodos, resulta ya absolutamente insostenible. Las Universidades públicas, financiadas en buena parte por el Estado, deben ser de todos, pero en modo alguno para todos. Sostener esta última afirmación equivaldría a decir una de estas dos cosas: o que todos son igualmente aptos para el aprendizaje universitario —calificación que se ha extendido a trabajos y saberes que nunca debieron serlo— o, aún peor, que, aptos o ineptos, todos deben recibir enseñanza universitaria financiada con fondos estatales. Comprendo muy bien las deficiencias de nuestro sistema y el difícil acceso que a la Universidad tienen las personas que proceden de los segmentos sociales más deprimidos. Establézcase una política de becas suficiente y justa que además permita hacer efectiva la movilidad universitaria, Pero el acceso a las Universidades debe bre un voto— supone prescindir de la caliquedar limitado a aquellos —lodos y ni uno dad. lo que es adecuado para la sociedad más— que resulten aptos a través de un en su conjunto, pero no cuando las diferencualificado sistema de selección y pruebas cias (Je calidad —la científica en nuestro que arranque del bachillerato. Si no se caso— y la jerarquízaejón del saber son el aborda urgentemente y con realismo este fundamento de funciones diferenciadas proproblema, todo lo demás —calidad, selecpias del subsistema, y cuando se trata del ción, evaluación, etc.— quedará irresuelto. ejercicio de deberes distintos y no de dereAhí es donde se encuentra la raíz de la machos iguales. Nuestro actual modelo de gosificación. Ahí, y en la litulitis, mal todavía bierno ha producido en la práctica candidamuy arraigado en la sociedad española. Y turas con intereses políticos o gremiales no me valen aquí las estadísticas. Es cierto contantes y sonantes, aquí donde tales conel acceso a las que. en términos relativos, tenemos menos sideraciones no deberían de contar ni sonar, graduados que USA o Japón, pero muchos Universidades debe quedar ha determinado que quien tiene la mayoría más que Inglaterra y otros muchos países limitado a aquellos —todos y tiene el poder y. con frecuencia, aquélla se europeos con mayor población y menor ínbusca para el control de tribunales, reparto ni uno más— que resulten dice de paro universitario. La oferta social de las plazas, cuando no para suspender esa aptos a través de un de empleo no debe ser el índice para la adcuriosa oposición de «salida» como es el cualificado sistema de misión en la Universidad. En ella caben nombramiento de profesores eméritos. cuantos sean aptos. La adecuación del míniselección y pruebas que Pienso que la existencia de una corporamo deseable de licenciados con el mercado arranque del bachillerato ción, extraída de la sociedad, que integrara de trabajo es cuestión que a la Universidad por igual científicos eminentes, hombres de no puede ni debe corresponderle. empresa y gestores eficaces, debería ser el órgano que. con funciones bien diferenciaY casi concluyo. Por citar un grave asundas y delimitadas, administrara unos recurto, tan grave que de no resolverse pronto sos suficientes para el buen funcionamiento necesitaremos de varias generaciones para de la Universidad y estableciera criterios de asimilarlo, no puedo obviar el problema del organización y gobierno que salvaguardara profesorado. Sin unos mecanismos de seleca la Universidad de esa inoperante extrapoción, sin una auténtica carrera académica lación de la idea de democracia. Al pensar que señale una diferenciación clara de funen este órgano tengo mucho más presente a ciones, sin un sistema retributivo equiparala corporación de una buena Universidad, ble con los parámetros comunitarios y sin el sosiego que requiere lo más delicado y apasionante y difícil tarea, sin llevar al milento que en la Universidad se gesta, cual nisterio o trasladar a los claustros la adopes el formar un buen profesor, no habrá reción de decisiones que a nosotros corresforma posible. Hay que cambiar las pruebas ponde, si logramos que la sociedad y los pode acceso, ya. Debe establecerse un sistema deres públicos dejen de estar ajenos a nuesque garantice el acceso a las titularidades tro quehacer y nos dediquen interés, atencon un procedimiento que permita de verción. medios y respeto, creo que vale la dad evaluar el mérito y la capacidad. Con pena. unas Comisiones sorteadas enteramente enCon todo, harán falta toneladas de patre los cuerpos estatales y con unas garanciencia y esfuerzos, capacidad de discernitías absolutas que permitan a los que han miento y un pragmatismo graduaiista para de juzgar la prueba actuar con criterios exabordar las reformas necesarias a fin de clusivamente científicos. construir la «Universidad que queremos», arán falta toneladas de por utilizar el título de la obra de otro de paciencia y esfuerzos, mis antecesores el prof. Botella, quien, no capacidad de discernimiento sin algo de sorna cargada de esperanza, La Universidad que queremos y un pragmatismo gradualista añadía: «...y que nunca tendremos». En para abordar tas reformas ocasiones como ésta es oportuno recordar a lodos cuantos integramos la comunidad uninecesarias a fin de construir la Al final de estas breves consideraciones versitaria, y singularmente a los que teneme siento, como en el conocido poema de «Universidad que queremos» mos puestos de alguna responsabilidad, Hólderlin. que he dicho menos que al coaquel hermoso texto del Book of Common mienzo. No importa. Tras casi un decenio Prayer: «Dame, Señor, serenidad para de vida, la LRU requiere una necesaria reaceptar las cosas ingratas que no puedo forma. Es mucho tiempo para una institucambiar, valor para acometer las que puedo ción tan cambiante como la Universidad. y debo cambiar. Y sabiduría para distinguirHay quien se preguntará si vale la pena. las».! Creo que sí. Si todos anteponemos nuestra condición de universitarios a toda otra condición y servicio, si las autoridades académiGustavo Villapalos es rector de la Universidad Complutense de Madrid. cas asumimos con responsabilidad nuestra PORCENTAJE DE ALUMNOS MATRICULADOS EN LA UNIVERSIDAD PÚBLICA Y EN LA PRIVADA POR CURSO ACADÉMICO 190182 198283 198384 198485 198586 198687 198889 196990 (1} 198788 % % % % % % % % % % % % % % * % % % publica privada pública privada pública privada pública privada pública privada pública privada pública privada íúbiica privada pública privada — — Escuelas Universitarias . 99,2 0,8 99,1 0,9 98,8 1,2 98,9 1,1 99,0 1,0 98,9 1,1 99,0 1,0 99,0 1,0 Facultades y Colegios 95,8 4,2 96,0 4,0 95,9 4,1 95.9 4,1 96,0 4.0 96,0 4,0 95,8 4,2 95,8 4.2 96,0 4,0 Universitarios Escuelas Técnicas 96,8 3,2 96.4 3,6 96,4 3,6 96,0 4,0 95,5 4,5 95,4 4,6 95,4 4,6 95,4 4.6 Superiores 95,3 4,7 (1) Avance del Anuario Estadístico. FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística. PORCENTAJE DE ALUMNOS MATRICULADOS SEGÚN EL CENTRO ACADÉMICO POR CURSO 198889 198182 198283 198384 198485 198586 198687 198990(1) 198788 % % % % % % % % % 25,4 28,2 Escuelas Universitarias . 27,2 26,3 25,4 26,3 26,8 28,1 29,0 Facultades y Colegios 65,9 67,1 68,2 67,1 65,7 64,5 Universitarios 68,1 67,6 65,8 Escuelas Técnicas 6,4 6,5 6,1 Superiores 6,9 6,6 6,5 6,1 6,1 6,1 (1) Avance del Anuario Estadístico. FUENTE: Elatx>ración propia a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística.