Nueva Revista 014 > Restauración ambiental

Restauración ambiental

Pedro Cifuentes

De cómo los ecólogos denominan fluctuación o ritmo al cambio en los ecosistemas.

File: Restauración ambiental.pdf

Referencia

Pedro Cifuentes, “Restauración ambiental,” accessed November 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2142.

Dublin Core

Title

Restauración ambiental

Subject

Naturalez y Medio Ambiente

Description

De cómo los ecólogos denominan fluctuación o ritmo al cambio en los ecosistemas.

Creator

Pedro Cifuentes

Source

Nueva Revista 014 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Naturaleza y Medio Ambiente _ La intervención humana es fuente de alteraciones en los espacios naturales y en el medio ambiente, con frecuencia de gran entidad. La restauración de esos espacios, la recuperación de su condición natural, es tarea abordable y técnicamente viable. L cambio es una de las sultán afectadas, tienden a plotación, se modifica la orgacaracterísticas de los sustituirse unas por otras y nización del ecosistema romecosistemas. Cuando acaban permaneciendo las piendo su equilibrio, disminuse produce por causas naturaque desempeñan la misma ye su estructura, la utilización les, los ecólogos lo denominan función pero están más espede los recursos es menos efifluctuación o ritmo, y se ha i cializadas. Se trata, en definicaz, y se emprende la ruta hacomprobado que el resultado tiva, de un proceso de autoorcia la regresión. La incidencia nunca es idéntico a la sitúa | gamzación, la llamada sucedel hombre sobre la Naturalecíón de partida, se mueve al ¡ sión ecológica, en el que la inza, cada vez más intensa, rededor de otra situación que ! formación adquirida durante ofrece múltiples ejemplos de no es de equilibrio. i cada cambio selecciona la enacciones regresivas: roturatrada de nueva información ciones, incendios forestales, Así, de forma natural, exis 1 en el sistema y lo conduce a obras públicas, minería, diste una acción de los factores > formas más resistentes a los posición de residuos, etc., que ambientales sobre los orga 1 cambios ambientales. por su frecuencia y dimensión nismos y una respuesta de és < territorial alteran los paisajes tos sobre el ambiente. Actúa Cuando el cambio es consey causan numerosos e imporel mecanismo de la competen < cuencia de la intervención hutantes impactos sobre el mecía, en el que las especies re i mana, generalmente por exdio; son acciones fruto de políticas que para cumplir sus Talud restaurado donde florecen los lirios objetivos exigen transformaciones generalizadas del meDecreto de Evaluación de Imdio ambiente. pacto Ambiental, han sido vistos desde su entrada en viLos recientes avances legisgor con reticencia y como obslativos, en línea con las Directruccionistas por los defensotivas de la CEE, como el Real res de las políticas citadas (que no por eso dejan de incluir la consideración ambiental en sus idearios), de modo que la situación ambiental española no acaba de ser buena oí «tatemas natural** rey está lejos del esfuerzo deliciben información, que utiberado por detener la degralizan para orientarte hada dación de los sistemas natuformas más resistente! rales. Degradación Habría, en cambio, que evitar que la sociedad española se acostumbre y adapte a la existencia de ecosistemas degradados y a un ambiente urQrtn talud en autopista, recién sembario muy artificial; porque brado. A la derecha, una llamativa acciertamente no basta con la ción sobre al medio ambiente. Abajo, creación de figuras legales de transplante de árboles de gran tamaprotección de la Naturaleza, ño que en bastantes casos han sido el principio de la pérdida de su calidad. El problema sólo se soluciona con una actitud activa de la sociedad, admitiendo en primer lugar que cuando no se usa racionalmente la Naturaleza se la está ai grande* obrai públiexplotando, y en segundo tracas implican grandes altetando de enmendar las alteraraciones del medio ciones. Restauración Descendiendo ahora al plano de las realizaciones, existen técnicas dirigidas a la mejora de las tierras degradadas, por abandono, alteración o ínfrautílización, que reciben el necesarias se limitan muchas nombre de técnicas de restauveces a lemodeíar la superfiración, recuperación o rehabicie, controlar la circulación del litación. agua, añadir los nutrientes La forma e intensidad del necesarios e implantar el tipo proceso de recuperación dede vegetación más adecuado penderán en buena medida a las condiciones del lugar; del tipo de acción que se haya esta última operación requieejercido; hay, sin embargo, re acomodarse al ritmo natutratamientos estándar que so1 Mfuerzo pare dstoner ral, el ejercicio de la pacienlucionan algunos problemas la degradación de) medio cia: generalmente habrá que básicos, como son la compacha de »er deliberado empezar por especies herbátación por el uso de maquinaceas, para dar paso después a ría pesada, ia acumulación de las arbustivas y arbóreas, tanmateriales estériles, la ausento después cuanto más intencia de materia orgánica y nusa haya sido la alteración. trientes, la inestabilidad de las capas superficiales, etc. El En otros casos, el origen de principio general que debe selos materiales, la intensidad guir toda restauración es rede la acción o la presencia de cuperar la calidad original del materiales o residuos tóxicos medio. Los objetivos no deno biodegradables, exige auben ser otros, pues, que la inmentar la intensidad de las tegración del espacio degraoperaciones preparatorias y dado o arruinado, por detenlas cantidades de nutrientes y ción o grave deterioro de los material vegetal que aportar. procesos biológicos, en el paiLas especies que se instalen saje circundante. Las soluciodeben soportar unas condiciones se encontrarán en las nes bióticas y físicas que lleimágenes de la Naturaleza van consigo un período de con condiciones similares al adaptación mayor. N. o debemos acostumespacio a restaurar. bramos a la pretenda de En algunas áreas degradaSensibilidad espado« degradados das o alteradas por construcciones o incendios y en los En las áreas degradadas, cultivos abandonados, las pohasta las que se encuentran sibilidades de restauración en mejor estado, el proceso de son buenas y las actuaciones colonización y posterior evolución de la vegetación, así como el restablecimiento de las funciones físicas, químicas y biológicas del suelo, se desarrollan muy lentamente. Pero también es cierto que en la mayoría de los casos es suficiente conseguir, natural o artificialmente, la instalación de la vegetación en áreas reducidas de la superficie a resR estaurar es volver a la taurar, para que en un plazo calidad original de tiempo más o menos largo quede garantizada la permanencia de una cubierta vegetal en toda la superficie. Los éxitos conseguidos en la restauración de riberas y ríos, la recuperación de espacios afectados por explotaciones mineras, la integración en Talud restaurado, en el que prospera el paisaje de las vías de comula vegetación autóctona nicación (que no sólo aumenLas soluciones se encuentran en la Naturaleza. A la izquierda, la restaurata su calidad y período de utición debe emprenderse lo antes posilidad, sino también la segurible, como se ve en esta explotación dad), respaldan la actitud sominera a cielo abierto. cial que demanda la restauración o recuperación de espacios degradados, alterados o destruidos por las actividades humanas, y al mismo tiempo recusan la falta de sensibilidad y responsabilidad de algunos agentes públicos y privados que descuidan la protección y conservación de la Naturaleza, que, al fin y al cabo, en el mínimo ámbito local o en su conjunto, es patrimonio de todos. • Pedro C i fu cu tes es doctor ingeniero de Montes y profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid.