Nueva Revista 013 > Gentes y paisajes latinoamericanos

Gentes y paisajes latinoamericanos

Luis Marañón

De cómo una sociedad como la española que, por comodidad o pereza, se deja apabullar a diario por el ruido y las imágenes, corre el peligro de terminar domesticada.

File: Gentes y paisajes latinoamericanos.pdf

Referencia

Luis Marañón, “Gentes y paisajes latinoamericanos,” accessed April 6, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2091.

Dublin Core

Title

Gentes y paisajes latinoamericanos

Subject

Ensayos

Description

De cómo una sociedad como la española que, por comodidad o pereza, se deja apabullar a diario por el ruido y las imágenes, corre el peligro de terminar domesticada.

Creator

Luis Marañón

Source

Nueva Revista 013 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Una sociedad —como la española— que, por comodidad o pereza, se deja apabullar a diario por el ruido y las imágenes, corre el peligro de terminar domesticada. Vivimos instalados en los chismes y la frivolidad sin tasa, y las etiquetas han adquirido el sagrado título de categoría. Pareciera que la vida española es un supermercado gigantesco donde se compran y venden millones de cachivaches inútiles y donde los charlatanes y organizadores de concursos hacen su agosto. Se tiene la impresión de que el objetivo supremo de la existencia consiste en entronizar un video en cada piso. GENTES Y PAISAJES LATINOAMERICANOS Pur Luis Marañón lítico que utiliza todos los recursos a su alcance O se trata, a mi juicio, de que el pensapara mantener narcotizada a la sociedad a tin de miento sea débil, como adoctrina Vattimo controlarla de manera hegemónica y a perpetuii. desde su cátedra de Torino, sino que está Ndad por medio de subvenciones y subsidios, mai visto —no se lleva— ejercitar y desarrollar el pensamiento. En nuestro pais parece que no hay creándose así una relación perversa de vasallaje lugar para los argumentos de peso elaborados en lugar de ciudadanía. con sosiego y la necesaria paz interior: sólo gusEl entorno social es tan las sensaciones fuertes en oferta y las emocioalgo así como un magnes descontroladas y pintadas de colorines. El enEl valor del escritor ma anónimo, liviano y torno social es algo así como un magma anónimo, liviano y volandero que huye de los grandes provolandero que huye de blemas y cuestiones. A la vida española de! chánHay que tener mucho valor —y no menos saloa grandes problemas dal y las adidas le falta espesor y consistencia. lud— para rechazar el dictado de! mensaje unifory cuestione». A la vida Sí bien son de encomiar muchos aspectos de la me y acritico. Al cabo, abandono la tentación de vitalidad actual de la sociedad española, se hace la inercia comunitaria y me arriesgo a hablar de española del chándal y perceptible que el desprecio a lo raigal —los teliteratura, exigiendo para ello la colaboración del las adidas le falta espemas de fondea lleva aparejado e! que, entre otras lector reposado e inquieto, esa flor rara del paisaje cosas, se elimine la lectura demorada y exigidora. sor y consistencia español casi siempre zarandeada por vientos cuaEsa alocada carrera hacia el tener —en lugar de lados de imágenes vanas e inocuas, modas ridicuhacia el ser— que es el existir de hoy parece limilas, modos impresentables y modelos de nuevo tarse a un neurótico apretar el mando a distancia rico. del televisor. Y el resultado está a la vista de toUna voz pesimista del corazón europeo —la de dos: unos seres homogeneizados y conformistas Botho Strauss— resonó hace poco con las pala—nueva versión de los pancistas de antaño, tan bras siguientes: «El escritor es la voz débil en la censurados no sin razón— que aceptan en sus dicaverna bajo el estruendo. Un quedo, eterno estar gestiones señalizadas los cánones de la vulgariimpasible, el susurro del recuerdo». Ciertamente, dad y los tópicos fáciles que imponen tan machalas estridencias continuas y los chanchullos espercona como agresivamente ios chamanes de los pénticos al uso de este final de siglo hay que pamedios audiovisuales, y sin tener en cuenta en rarlos con los silencios del alma, tan lejana de la ningún momento el medio y largo plazo, Y como vanidad exhibicionista como del éxito inmediato. telón de fondo dei frágil pacto social, un poder poEl empeño se me aparece harto complicado pero no imposible. Aun siendo consciente de que nado La vida, para el escritor, es literatura. Y sus lati4 venida 7 de Julio. Buenos Aires a contracorriente —contamos con 11 millones de dos, hondos y tenaces como el cauce de un rio, analfabetos funcionales y con unas tiradas de pequedan reflejados en palabras. La creación literariódicos y libros propios de pais subdesarrollaria está compuesta de palabras: éstas, unas veces do—T resulta obligado el intentarlo; eí escritor es subliman el discurso escrito, y en otras transgrenadador de fondo y está habituado a arar en el den el texto, lo provocan, lo subvierten. Las palamar. bras del escritor se convierten, según el timbre de sus latidos, en símbolo o en signo; también adquieren la condición de testimonio o de mensaje; no hay tabulación, en prosa o en verso, que no Entre la soledad y el silencio contenga siempre una cosmovisión y un mensaje I «E1 escritor es la voz désubjetivo, sean tácitos o explícitos. Esta imbricabil en la caverna bajo el ción se produce porque el origen de las palabras, El escritor, sea narrador o poeta, va levantando estruendo. Un quedo, o mejor dicho, antes y detrás de las palabras —de su obra a golpe de prolongados silencios, de ímeterno estar impasible, todas y cada una de ellas— se halla un ser humaprobas renuncias. La soledad y el silencio requeriel susurro del recuerdo» no con los ojos muy abiertos y la sensibilidad a dos para componer un soneto o redactar un maflor de piel, (También el lector forma parte del juenojo de párrafos no son una manía o un vicio oculgo literario: no le preocupan las ¡deas generales, to, sino que constituyen una exigencia tan vital sino que le interesa la visión particular del que escomo profesional. Escribir es oficio de solitarios cribe.) Todo ello sin perder de vista, como dice el en el que el esfuerzo físico y la tensión interior novelista mexicano Carlos Fuentes, que «la literacontribuyen por igual a tan concentrada tarea, si tura se formula a sí misma como conflicto incebien se desconoce con exactitud cuál es la tecla sante». misteriosa que dicta la orden de comenzar y determina el ritmo de las pulsiones que aparecerán plasmadas sucesivamente en la virginidad de la cuartilla. Hace bien en afirmar Octavio Paz que «la Buscando la voz propia literatura es soliloquio y diálogo, con otros y con nosotros mismos, con el mundo de aquí y con el de allá». Nada más cierto que de la ausencia de La voz propia del escritor—en definitiva, la perruidos devienen los mejores diálogos y los más cepción personal e intransferible de la realidad por lúcidos consejos. medio de sus palabras— no proviene de las ensedesdobla y su voz —sus palabras— es plural, múlñanzas de preceptiva literaria, que tal vez aprendió tiple, tanta como los personajes que dibuja en el hace tiempo, sino de la capacidad de captar y fijar texto. con su mirada: esa mirada que se extiende minuciosa y morosamente sobre la realidad que tiene a su alcance o intuye. Es claro que la mirada del escritor no puede sustraerse a la realidad que cir| Recrear una nueva realidad cunda y, a veces, sacude. Y el acarreo paciente de los materiales oteados —a los que añaden los presentidos o imaginados— terminarán luego Realidad, obsesiones, fantasmas, intuiciones y siendo hilvanados, incluso airadamente, por el essueños se agavillan para bosquejar la combinacritor en sus largas y apasionadas vigilias. Porque ción apretada que genera la tensión sostenida del la literatura es además quehacer que quema: sin escritor. Este debe tener la habilidad de ordenarpasión no hay verdadero creador literario; sin palos y articularlos; ésa es su imprescindible contrisión emocionada no brota el poema ni la narración bución al redactar el manuscrito definitivo. El esauténticos. Miguel Delibes lo dip hace tiempo: en critor con su imaginación busca el tema, el tono y una novela debe haber un hombre, una pasión, un la forma adecuados. Un texto literario es la transpaisaje. Por ello, la obra creada es resultado direcformación —la «recreación»— por medio de palato de la dura pelea del escritor con las palabras, bras de una realidad en otra nueva y distinta. Descon sus propias palabras. En ella el creador se pués de cientos de horas gastadas y de otras tanVoces latinoamericanas «En mi país, el campo son valles hondos y ardientes sobre los cuales flota un vapor transparente; y montañas azules que se arropan con una ruana de niebla y una montera de nubes. Tengo la impreLa historia latinoamericana, manipulada sión retrospectiva de que el cielo es más alto, y la naturaleza más hermética, y la soledad más espa«Quieren hacer la historia a la fuerza reventona, ciosa». pisoteando cuantos cuadros se compongan para EDUARDO CABALLBW CALDERÓN las comprobaciones de tu tacto y tu juego de adiEl buen salvaje, 1966 vinaciones». JOSÉ LE2AMA LJMA «...un Trópico que, visto desde áqui, se hacia esParadiso, 1968 tático, agobiante y monótono, con sus paroxismos de color siempre repetidos, sus crepúsculos demasiado breves, y sus noches caídas del cielo en lo que tardábase en traer las lámparas». La naturaleza, sujeto de historias (lo reaf maravilloso) ALEJO CARPENTTER El siglo de las luces, 1962 «El Llano asusta; pero el miedo del Uano no enfria el corazón: es caliente como el gran viento de su soleada inmensidad, como la fiebre de sus esteros. Vida golpeada RÓMULO GALLEGOS Doña Bárbara, 1971 «...porque no bien empecé a preparar mis clases comprendí que jamás lograría contarles a mis «Y advirtió que la selva tenía miedo. Los troncos alumnos toda esa miseria campesina, todas esas de los árboles se habían cubierto de palidez esbarriadas, todos esos golpes de Estado, toda esa pectral ante la finteóla diurna que avanzaba por dependencia norteamericana, sin estallar en llanto entre ellos y las hojas temblaban en las ramas sin o algo por el estilo». que el aire se moviese». ALFREDO BRYCE ECHENIQUE RÓMULO GALLEGOS Canaíma, 1984 El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz, 1985 II NUEVA REVISTA • ABRIL 1991 Jorge Luis Borges tas hojas rotas, el mayor goce del escritor lo encuentra en el instante de poner el punto final que cierra su discurso literario: la palabra última que signa el desmesurado esfuerzo de dias, meses o años. (La acogida favorable de su obra, la hora del terrible veredicto, se producirá siempre y cuando haya sabido manejar con talento y técnica los diversos materiales e incitaciones que tuvo a su disposición ilusionada.) Una mirada inconformista El autor de Madame Bovary. Gustavo Flaubert, reconocía un cierto desasosiego cuando afirmaba que «la humanidad nos aborrece: no servimos para ninguno de sus propósitos; y nosotros la aborrecemos porque nos hiere». Sin caer en un Escribir es oficio de so«Toda su cultura reposaba sobre el principio de la La gran ciudad litarios en el que el desigualdad. Toda la experiencia de su vida le reesfuerzo físico y la ten«No eran los restos de una ciudad arrasada por la presentaba la desigualdad». tropa de un invasor. Era ía carcoma, la pobreza, la sión interior contribuARTURO USLAS PIRMI irónica herencia de una generación perdida en coyen por igual a tan conLas lanzad coloradas, 1978 ches sin recuerdo, en la nada». centrada tarea JUAN CARLOS ONETTI Dejemos hablar al viento, 1980 La corrupción, norma de vida «En la Lima marginal antes había, sobre todo, pobreza. Ahora hay, también, sangre y terror». «Oliver, mejor que nadie, se hallaba en condicioMATO VARGAS LLOSA nes de apreciado: él conocía a fondo a diputados Historia de Mayta, 1984 y senadores, sabía cuán frágil, cuan falsa y co«Y entonces se vio el inusitado espectáculo de la rrompible era la personalidad de todos ellos». gente del pueblo, los hombres con sus zapatones MARTÍN LUIS GUZMÁN de la fábrica, mujeres con sus hijos en los brazos, estudiantes en mangas de camisa, paseando tran«Entre tinturas, debajo de aparatos marcianos, quilamente por la zona reservada y preciosa doncon pelos de todos los colores que chorreaban de muy pocas veces se había aventurado y donde basura líquida, de bocas que parecen albañales, eran extranjeros». de agujeros inmundos en caras cubiertas de creISABEL ALLENDE ma, salen siempre las mismas palabras y chismes, La casa de los espíritus, 1982 dando consejos, mostrando la hilacha y el resentiInsolídaridad nacional miento, contando lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer con el tipo. Y todo mezclado «Nuestros hábitos de desunión, en la parte más con enfermedades, dinero, alhajas, trapos, fibroculta de la sociedad; nuestra falta de asociación mas, cócteles, comidas, abortos, gerencias, asen todo y para todo; nuestra vida de individualiscensos, acciones, potencia e impotencia de los mo; nuestra apatía; nuestro abandono; nuestro amantes, divorcios, traiciones, secretarias y cueregoísmo; nuestra ignorancia sobre lo que importa nos». la fuerza colectiva de los hombres». ERNESTO SÁBATO José MARMOL Sobre héroes y tumbas, 1970 Amalia, 1960 pesimismo irredento, es cierto que el escritor, los fragmentados, discriminados internacionalmente y escritores en general, no se exceden en amabilisin la imprescindible cohesión nacional. Son muy dades, conscientes los escritores latinoamericanos de que la historia antigua de sus patrias padece un Eí ojo del narrador, de suyo, es crítico; juzga lo sucesivo traspaso de dependencias o vasaiíajes que le rodea, tal vez lo repudie. Su palabra resulta imperialistas, ninguno de ellos querido ni deseado: indócil y expresa una insatisfacción esencial, ya unas ingentes Deuda Externa, deuda social y deuque aspira a la verdad total y, por lo tanto, confía da cultural son el resultado de sus padecimientos en sacudirse de encima la sumisión y el conforhistóricos. mismo. Por ello, la injusta, por asimétrica y desequilibrada, realidad latinoamericana ha sido, y es, Es en El Libro de Arena donde Borges hace la motivo de preocupación íntima y principal de ios siguiente formulación: «...pero sé que el hábito licreadores que nacen, viven y escriben en ella. Aun terario es asimismo el hábito de intercalar rasgos cuando sus numerosas y variadas palabras sigan circunstanciales y de acentuar ios énfasis». atajos diferentes, el sentir de sus latidos suele ser No puede, por tanto, extrañar que las palabras común a todos ellos: la realidad golpeada, miseria del escritor latinoamericano excedan a veces los y hambre, los hombres y mujeres desempleados esquemas formales y las modas estilísticas al uso o explotados, los recursos naturales deficienteen otras latitudes industrializadas: su mirada es mente distribuidos y malgastados —cuando no puro llanto y sus palabras más que lamentos son arrebatados con violencia—, sus propios países y restallan como gritos de rebeldía. Francisco MoLa vida, para el escritor, cohetes de gozo y las campanas de gloría que Las guerras civiles es literatura. Y sus latianuncian al mundo la buena nueva de que el tiemdos, hondos y tenaces po incontable de la eternidad había por fin termi«Pues bien, aunque fuese doloroso decirlo, la guenado». rra civil, con sus miles de muertos, no había recomo el cauce de un rio, suelto nada». GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ quedan reflejados en JORGE EOWARDS El otoño del Patriarca, 1975 palabras Los convidados de piedra, 1985 En la dictadura Los dictadores «¡Escribe un himno, una cantata, una loa! Si es que no quieres tener problemas. Pero el poema, tu «El Supremo Dictador no tiene viejos amigos. Sólo poema, la poesía, es ya aquí un sentimiento antitiene nuevos enemigos...». guo, reaccionario, ridículo, contraproducente, peli«Saben que ese Yo no es el Supremo, a quien tegroso, precisamente por querer seguir siendo nuemenaman. Su amortemor les permite saberlo, vo». obligándoles a la vez a ignorar lo que saben. Su REYNALÜO ARENAS miedo es toda la sabiduría que tienen. No ser Otra vez el mar, 1982 nada. No saber nada...». «Te convertiste para la gentemuchedumbre en «A veces es necesario y forzoso una gran obscuridad; en el gran DonAmo que exique un hombre muera por un pueblo, ge la docilidad a cambio del estómago lleno y la pero jamás ha de morir todo un pueblo cabeza vacía». por un hombre solo». AUGUSTO ROA BASTOS HEBERTO PADILLA Yo el Supremo, 1974 La mala memoria, 1989 «...agarrado de miedo a los trapos de hilachas podridas del balandrán de la muerte y ajeno a los El exilio y su drama clamores de las muchedumbres frenéticas que se «...a raíz del once, los chilenos fuimos los héroes echaban a las calles cantando los himnos de júbilo indiscutidos, los más respetados testimonios de de la noticia jubilosa de su muerte y ajeno para la injusticia, los protagonistas absolutos en el vassiempre jamás a las músicas de liberación y los la tímida denuncia, para pasar a constituirse en rales Padrón señala que lo que identifica y distinverdaderos alegatos contra la desigualdad sociogue la novela latinoamericana de ta europea ha económica o en juramentos de compromiso con sido y es la presencia de la realidad geohistóñca, militancias concretas. Ya lo dejó escrito Azorín: ya desde los primeros intentos narrativos de la «La literatura es expresión de la historia y de la época virreinal, sociedad». Un narrador reaccionario y monárquico del siglo pasado, Honoré de Balzac, tan gustado, por otra parte, por un lector antiburgués como Carlos Marx, sentenció que «la ficción es la histo| Compromiso humano ria privada de las naciones». Y la historia privada de la sociedad latinoamericana está plagada de brutalidades y corrupciones decepcionantes. Hace bien en decir Uslar Pietri que la literatura no tiene por misión resolver problemas reales y Los paisajes literarios que ofrezco como botoconcretos, pero si plantearlos e Iluminarlos, nes de muestra, al término de estas incitaciones, Ocurre que las palabras del escritor latinoamerihan sido escritos por autores latinoamericanos: el cano, dejando al margen en este momento las coverso o el párrafo acotados no persiguen —sacánrrientes y los movimientos literarios habidos en dolos del contexto— manipular los discursos rescasi dos siglos, abandonan muchas veces la etipectivos en dirección a un iluminismo revolucionaqueta del costumbrismo, del mero testimonio y de rio o hacia el dogmatismo maniqueo. El terrorismo w to escenario de una tragedia que incumbía al «Pero el indio debe desaparecer. Es la oscuridad mundo entero». de un pasado extraño. En ellos está metido el Ande con su turbamulta de misterios y con su «...pero fueron pasando los años y muriendo las fuerza. El misterio es lo contrario de la técnica, del causas y las esperanzas: el olvido adquirió el caprogreso». rácter de bien necesario para sobrevivir, crecieron nuestros hijos con problemas de identidad, con JÓSE MARÍA ARGUEDAS problemas de padres separados, de familias desTodas las sangres, 1970 hechas, de ideologías reexaminadas, de desilusión general, de dispersión, de derrota, pese a algunos gallardos esfuerzos que agitaban sólo durante un segundo a quienes tenian la fuerza para ^egro, ay, negro ayudarnos», «Vengo de nadar y aquí me quedo JOSÉ DONOSO con mi pueblo. El jardín de al lado, 1981 Vengo con mis recuerdos. Vengo con mis heridas y mis versos». El indio, al margen NICOLÁS GUILLÉN Páginas vueltas, 1988 «Solo frente a la montaña, solo con sus ruidos, Arturo Uslar Pietri con el viento y la tempestad». «Por lo tanto, cobré veinte dólares y comprendí ALCIDES ARGUEDAS por primera vez lo que podía ser el representante Raza de bronce, 1979 americano de un boxeador negro: rara vez un hombre honrado y nunca un amigo...». «Eran los abismos de la infinita tristeza del indio los que ahora se abrían, el fondo atormentado del «,..La vida es ya demasiado bella para un pobre alma de la raza vencida, despojada y humillada, y diablo negro destinado, por el color de su piel y un gran dolor rabioso, profundamente suyo, ressu profesión, a dar y recibir golpes... Sali de la pondía en el corazón de Marcos Vargas a la plañinada y vuelvo a la nada». dera invocación de Tarangué». EDUARDO ARROYO ROMULO GALLEGOS Panamá Al Brown, 1988 Canaíma, 1984 ma se limita a clasificarlas por materias para, así, literario, ejercido con el panfleto o la octavilla, es dar a conocer a cabalidad sus cíaves literarias: el parcela que no sólo encubre a un mal escritor, estado de ánimo de los autores en un momento sino que además deforma la realidad de los paisadado y expresado con una belleza formal reconocida. jes que otros han cultivado veraz y afanosamente en su jardín interior. Es harto sabido que la presentación sesgada o reductora de la realidad no I Vigencia de los temas busca hacer literatura, sino hacer simplemente propaganda política. Proust, cuya mirada era muy Me permito subrayar que el desglose temático No puede, por tanto, exviene dado, en primer lugar, por las anomalías eslarga, enseñó que el arte auténtico no tiene nada tructurales todavía vigentes —el ingreso per cápita trañar que la» palabra« que ver con las proclamas, y aconsejaba siempre en 1989 es equivalente al de 1976 y la inversión del escritor latinoameel silencio. cayó el 40 %—, y, en segundo, por entender que Aun aceptando que las voces latinoamericanas los autores ofrecidos forman parte del acervo litericano excedan a veces elegidas puedan tal vez rechinar fuera del tiempo rario universal, es decir, son patrimonio común. lo» esquemas formales Sus trazos, en su forma y en cuanto al fondo, pueen que aparecieron escritas, estimo que en ellas y las moda» estilística» den, por otra parte, hacer dudar de lo que se ense aprecia, con carácter de constante histórica, el tiende por ficción literaria y de lo que es la realidad compromiso humano det creador: lo ético y lo esal uso en otras latitudes latinoamericana de boy. Desgraciadamente, las tético no sólo coinciden en la ocasión, sino que, industrializadas numerosas situaciones trágicas —individuales y además, se complementan para reforzar su intencolectivas— que se presentan actualmente en las cionalidad expresiva. Se trata, en realidad, de un sociedades latinoamericanas superan en mucho el conjunto de voces dispares y dispersas con ejembarroquismo verbal o imaginativo de los creadoplar afinidad en la sensibilidad y en el modo de res. De esto no hay la menor duda. Entiendo que detectar los problemas latinoamericanos. Mi plumi palabra busca intencionadamente, con el apoyo literario de los creadores latinoamericanos víctimas de una historia desgarrada, que el lector español se sienta incómodo ante el durísimo desajuste global de la región y se ponga a trabajar generosa y solidariamente para la mejora de la dolorida realidad latinoamericana, tan propia como la nuestra. Entiendo que es el modo más eficaz y duradero con que un escritor cuenta para echar a rodar un empeño que exige, aparte de voluntad política, indeclinable aliento. De no colaborar en ese afán la liccíón y la realidad latinoamericanas acabarán hundiéndose, abrazadas y con una mueca en el rostro, en el hondón de una pesadilla sin fin: los paisajes latinoamericanos, con sus gentes dentro, arderían en el infierno. Es algo que no debemos consentir que suceda. Que las palabras de los autores latinoamericanos no se las lleve el viento, es mi deseo; que el eco producido por estas transcripciones no se ahogue en el silencio, es mi esperanza. Estas palabras suyas, que hago mias, quieren contribuir a edificar una realidad latinoamericana más digna y más justa, es decir, superan con creces el listón del mítico y cercano año de 1992. • Btlcán. Cuzco Luis Mamñón es abogado y escritor. Luxemburgo sólo gravan las plusvalías especulativas. Francia, Irlanda y el Reino Unido establecen mínimos exentos o los gravan a tipos reducidos. LA OPORTUNIDAD El Proyecto de Ley se empeña en que sigamos diferentes. Y en esta materia no hay bromas. Si lo que nosotros ofrecemos es más caro que lo que se ofrece en la tienda PERDIDA de al lado, nos quedamos sin clientes. Por José Manuel GarcíaMargallo y Marfil Fiscal idad internacional Socialistas y no socialistas estamos de El Proyecto obliga a los residentes en EsOS Proyectos de Ley en mateacuerdo en que el ahorro nacional es insufipaña a declarar aquí todas sus rentas. Los ria fiscal que el Parlamento está ciente para financiar las inversiones que neno residentes sóio tienen que declarar aquí a punto de aprobar no suponen sus rentas españolas. Eso está bien. cesitamos. una reforma global, sino simplemente el retoque del ImLo que no está tan bien es que el Proyecpuesto sobre la Renta y del Impuesto sobre to se empecine en estirar absurdamente los Ahorrar para crecer el Patrimonio más unas ligerisimas modificonceptos para intentar abarcar todo. caciones del Impuesto sobre Sociedades. Y eso es lo que hace cuando dice que son residentes los que estén en España más de Pero ni siquiera con tan limitado horizonLas divergencias surgen cuando hay que 183 días ai año y, además, quienes no estante. el Gobierno ha sabido navegar con decidir quién tira del carro. Los socialistas do aquí ni un solo día tengan intereses ecoacierto. Porque el Proyecto de Ley ni recreen que la forma más operativa de aunómicos, es decir, una casa, unas acciones suelve el problema de la familia, ni diseña mentar el ahorro nacional es aumentar el o una cuenta corriente. Esta pretensión es un sistema fiscal competitivo, ni corrige los ahorro público. Nosotros creemos más en contraria a lo que dice la OCDE, es un sedefectos técnicos de nuestra actual fiscaliel ahorro privado. millero de conflictos internacionales y, sodad internacional. Con estas premisas, a nadie puede extrabre todo, es inútil, porque lo único que se ñar que el Proyecto establezca que los inteva a conseguir es que los extranjeros transreses de los préstamos invertidos en activos Más impuestos por casarse fieran sus ahorros fuera. muebles o inmuebles ni son deducibles En el caso de los no residentes, el Proyeccomo gastos ni son considerados como parte to también sigue empeñado en que no se de su coste de adquisición, es decir, que El Proyecto de Ley concibe el impuesto ponga el sol en nuestros dominios, y, así, la considere que es lo mismo gastarse el dinecomo un gravamen individual, pero permicompañía aérea americana que traslada un te, a las familias que lo deseen, hacer una ro en un casino que endeudarse para compaquete de Nueva York a Tokio por cuenta declaración conjunta. Eso es lo que ordenó prarse una casa, unas acciones o unas obliel Tribunal Constitucional, y en eso acierta. de una empresa española, el astillero de gaciones. En lo que no acierta es en la forma de insNorfolk que repara un pesquero español o El Proyecto trata también bastante mal trumentar la declaración conjunta y la dela aseguradora japonesa que cubre los rieslos incrementos del patrimonio, porque se claración separada. gos de un mercante nuestro están teóricaempeña en gravar plusvalías de hasta 21 mente sujetos al impuesto español. años, siendo así que la mayoría de los paíEn el caso de declaración separada, las ses europeos las tratan con guante de seda, Con todas estas normas ¡o único que porentas del capital pueden dividirse entre los porque saben que su régimen fiscal es vital demos hacer es espantar a potenciales incónyuges que hayan optado por el régimen a la hora de traer capitales. Bélgica, los Paíversores extranjeros, poco dados a arriesgar de gananciales; pero las rentas del trabajo no, siendo así que pertenecen por mitad a ses Bajos y Grecia declaran exentas las su dinero en el peligroso juego de azar en marido y mujer desde el mismo momento plusvalías. Alemania, Dinamarca, Italia y que puede convertirse la interpretación de en que ingresan en la cuenta corriente. normas tan aleatorias. En el caso de la declaración conjunta, la La reforma llega tarde y mal, porque se promediación (o el splining) se aplica hasta inspira en principios claramente superados los tres millones de pesetas, pero no despor los tiempos y porque no tiene en cuenta pués, con lo que se sigue perjudicando a las que el «ser diferentes» se puede traducir en familias que viven de un sueldo respecto de una masiva salida de fondos cuando sea realas que viven de cortar el cupón o respecto lidad la libre circulación de capitales. os socialistas creen que a las que tienen dos trabajos. Por eso esta reforma morirá al primer sola forma más operativa de Nosotros hemos querido corregir dos enplo del viento europeo. Pero nadie nos deaumentar el ahorro nacional tuertos. Por eso hemos propuesto que las volverá el tiempo perdido. • es aumentar el ahorro público. rentas del trabajo se pueden dividir por dos Nosotros creemos más en el cuando el régimen elegido sea el de gananciales y que la promediación se aplique ahorro privado José Manuel GairlaMargilki es inspector de Haciencualquiera que sea la cuantía de la renta y da, diputado y portavoz del Partido Popular en la Comisión de Economía y Hacienda. el régimen económico del matrimonio.