Nueva Revista 013 > El aborto lacra social

El aborto lacra social

Leandro Benavides Gómez

Nos habla sobre la importancia social del derecho a la vida que nuestra Contitución consagra de forma rotunda y sin restricciones.

File: El aborto lacra social.pdf

Referencia

Leandro Benavides Gómez, “El aborto lacra social,” accessed August 17, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2085.

Dublin Core

Title

El aborto lacra social

Subject

Panorama

Description

Nos habla sobre la importancia social del derecho a la vida que nuestra Contitución consagra de forma rotunda y sin restricciones.

Creator

Leandro Benavides Gómez

Source

Nueva Revista 013 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Debemos añadir que, en el teLa relación de los hombres en rreno de los valores sociales fununa comunidad política es mudamentales, postular un relatituamente interdepcndienle y sovismo radical es de todo punto lidaria, para bien o para mal. El aborto, lacra social insostenible, por democrático Una conducta ciudadana egoísta que parezca. ¿Cómo se puede o solidaria será siempre negativa argumentar, pues, en defensa de o positiva para la sociedad, ténPor Leandro Benavides Gómez los derechos fundamentales? Un gase o no conciencia de ello. Es método poco utilizado y que me falsa e ilegítima, por tanto, la parece que puede resultar de invocación que a veces se hace convincente eficacia para el codel derecho que se tiene de acAY que empezar recor(art. 10.1). Así es, y ninguna mún de tos ciudadanos, sea cual tuar como se quiera bajo la falaz dando que la cohesión y persona sensata dejará de recosea su ideología o creencias, poalegación de la propia libertad y estabilidad de cualquier nocerlo. Pensemos qué quedaría dría ser el basado en la considede que con ello no se perjudica organización política descansa de la sociedad en que vivimos si ración del daño que la conculcala solidaridad a que nos referien un sistema de valores y confueran negados en la práctica, ción sistemática y sin trabas de mos y descalifica la pretendida vicciones que la legitiman ante de forma sistemática, algunos de cualquiera de los derechos funautonomía de la propia conduclos ciudadanos y a cuyo servicio esos derechos fundamentales. damentales acarrearía a la societa: «Yo con mi cuerpo, o con mi se dedican las instituciones polí¿Qué sería de la convivencia sodad y por lo tanto a todos los dinero, o con lo que sea, hago ticas. Sólo en estos valores comcial en la que, por ejemplo, no ciudadanos. La hipótesis tiene lo que quiero». Hablar así es partidos encuentran las instituexistiera el derecho a la propiemás fuerza si se supone que no tanto como negar la existencia ciones sociales su Fundamento y dad, donde este derecho no esse trate de una transgresión de de la sociedad que nos protege razón de ser. No existe sociedad tuviera jurídicamente protegido derechos esporádica o incluso y a la que nos debemos y la que política en la que no sea preciso o fuera impunemente violado? relativamente frecuente, sino hace posible el ejercicio de los el ejercicio de un determinado O donde no se diera el derecho sistemática y generalizada. demás derechos, y hasta incluso poder que se imponga a los ciua la libertad personal. O donde la misma actitud antisocial. dadanos. Pero en una sociedad no se pudiera ejercer la libertad democrática el poder y su ejercide asociación, de expresión o de La Declaración Universal de cio hay que justificarlos: tienen resistencia, etc. No cabe duda los Derechos Humanos, a la que que servir para preservar deterque una sociedad así resultaría nuestra Constitución hace una minados derechos y alcanzar oben alto grado asfixiante, opresiremisión interpretativa de los jetivos que no se lograrían, o se va, inhumana e intoíerable. derechos que en ella se formulograrían deficientemente, si ese lan, dice en este sentido que «el poder supraciudadano no exisindividuo tiene deberes hacia la Derechos fundamentales tiese. Es muy deseable, ciertacomunidad sólo en la cual es pomente, que el poder político se sible el libre y pleno desarrollo ejerza de forma moderada, pero de la personalidad» (art. 29.1). Claro que se podría pensar lo que no es posible es prescinque aunque la ley no los protedir de él. giera, el contenido de esos derechos se respetaría espontáneaY en una comunidad política Consecuencias del aborto mente, en alguna medida, por que sea democrática en algún La Declaración Universal los ciudadanos. Si eso fuera así, grado —porque, evidentemente, de los Derechos Humanos lo que se pondría de manifiesto la democracia admite grados—, No me parecen ociosas las sería una conciencia ciudadana dice que el individuo tiene consideracioones precedentes ¿qué valores o bienes ha de traque llevaría el respeto de tales para destacar la importancia sotar de garantizar el poder polítideberes hacia la derechos sin la coacción de la cial del derecho a la vida que co? Como no partiéramos de un comunidad, sólo en la cual ley. En ese caso, tanto mejor, nuestra Constitución consagra arquetipo democrático admitido es posible el libre y pleno porque se revelaría que para el de forma rotunda y sin restricpor todos, sería difícil enumerar desarrollo de la común de los ciudadanos la prociones en su artículo 15 y que el de forma exhaustiva y detallada tección legal de los derechos personalidad Tribunal Constitucional se ha la lista de valores que deben gafundamentales resultaba hasta permitido restringir legal y aburantizarse en una sociedad decierto punto innecesaria. Sin sivamente, Porque ocurre que al mocrática. Pero para nuestro embargo, sabemos bien que las referirse al aborto no se suele discurso es suficiente con acudir cosas no ocurren así. Que los tomar en consideración el atena los que suelen consagrarse en derechos fundamentales necesitado que supone no sólo contra declaraciones de derechos cotan reconocimiento y protección el derecho a la vida, cosa que es múnmente aceptadas o a las que legal, so pena de que, primero evidente, sino también contra la suelen recoger los textos constipor algunos y luego por muchos, sociedad. Quisiera resaltar la ditucionales como derechos funse destruya la convivencia pacímensión antisocial del aborto. damentales. Nuestra propia fica y de cooperación al bienesUna auténtica lacra de la soliConstitución vigente declara en tar general que es lo propio de daridad social a la que tendría este sentido que el respeto de una sociedad política organizaque ser sensible cualquier persolos derechos «es fundamento del da. na reflexiva. orden político y de la paz social» tráfico de estupefacientes, el robo y la extorsión, las agresiones físicas o verbales, el enriquecimiento por cualquier medio, la violencia de cualquier tipo, etc., etc., si se admite el aborto como «un derecho democrático». Quienes profesan un relativismo a ultranza en punto a valores sociales, tal vez si trataran de imaginar las consecuencias que se seguirían en breve plazo —y que ya se están operando en grado progresivamente creciente dentro y fuera de nuestro país— de la impunidad abortista, posiblemente reconsiderarían sus actitudes. Y acaso percibirían ta inanidad como argumento justificativo de «lo que hacen en otros países», sin reparar en los corrosivos efectos que del permisivismo abortista se siguen inexorablemente para la vida personal y social. Una última consideración que juzgo pertinente para terminar. Pongámonos en la hipótesis A lo largo de la Historia, a la Dada la unicidad de la vida de las consecuencias que traería Humanidad siempre la han hoshumana: tenemos una sola vida, para la vida social la impunidad tigado calamidades diversas y donde todo lo que nos ocurre total de todo tipo de prácticas graves, y de las que se ha defentiene una incidencia positiva o abortivas invocando el consabidido con mejor o peor fortuna, negativa; ¡a degradación moral a do principio de la indeseabilidad individual y colectivamente. que aludimos afectaría con made la vida humana concebida en Con variantes mínimas, siempre yor razón a otros ámbitos de la el seno de la madre. La primera se ha tratado, en síntesis, de la vida social. Al de la convivencia y fundamental consecuencia setemible trilogía: «De fame, pesfamiliar —si es que verdaderaría sin duda alguna la depreciate et bello». Cualquiera de estos mente continuase existiendo ción de la vida humana «no deazotes de la Humanidad que se como reducto básico de transmiseada» con un inmediato efecto considere, y desde luego de los sión de valores y de cooperación Dada la unicidad de la vida difusivo hacia otros supuestos actualísimos droga, sida y aborhumana—. Al de las relaciones humana: tenemos una sola de vidas humanas indeseadas o to, todos son en esencia reductimás diversas de tipo profesional vida, donde todo lo que indeseables y. en general, de la bles a formas diversas de atentar o social, cuyo ejercicio honrado vida ajena e incluso de la procontra el valor fundamental de quedaría sin fundamento; sin nos ocurre tiene una pia. Y de ello se derivaría el la vida humana, contra su exisfundamento en la valoración soincidencia positiva o consiguiente embotamiento y tencia y su calidad. Y para pacial y a merced de la conveniennegativa; la degradación degradación moral en relación liar estos males sociales se impocia de cada uno. A las relaciones moral a que aludimos al valor primario y presupuesto ne. antes de nada, percibir la de los ciudadanos con las instituafectarla con mayor razón para cualquier otro como es el vinculación esencia! que existe ciones, donde se buscaría el prorespeto a la vida. Sigamos imaentre ellos, su radical unicidad. pio provecho ignorando las oblia otros ámbitos de la vida ginando et efecto que llevaría Todos atenían contra la vida y gaciones de solidaridad y coopesocial consigo —con el paso del tiemtodos se derivan de la valoración ración que exige toda colectivipo— ta impune agresión a la que de la vida se tenga. Todos dad organizada. Admitido como vida del no nacido y la progresise reconducen a esta permanennormal el atentado contra la va implantación en las conciente pregunta que hay que contesvida, la transgresión de otras cias y en la opinión social del tar antes de cualquier terapéutinormas o el incumplimiento de principio de las vidas no deseaca: ¿qué hacer con la vida huotros deberes resultarían faltas das como razón práctica para mana?. • menores y sin excesiva imporeliminarlas. El abajamiento motancia... ral general que traería consigo Yo invito al lector a pensar el permisivismo en este terreno sin prejuicios en la razón que ( eandni Btnavides Gómez es profesor ofrece pocas dudas. de la Universidad de Córdoba. puede existir para perseguir el