Nueva Revista 008 > ZELDA Y FRANCIS

ZELDA Y FRANCIS

Alfredo Taján

Reseña del libro "Zelda" de Nancy Milford cuya traducción al españos es muy reciente. En él constan las tensiones de su matrimonio con Scott Fitzgerald.

File: ZELDA Y FRANCIS.pdf

Referencia

Alfredo Taján, “ZELDA Y FRANCIS,” accessed September 19, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2010.

Dublin Core

Title

ZELDA Y FRANCIS

Subject

Artes y Letras

Description

Reseña del libro "Zelda" de Nancy Milford cuya traducción al españos es muy reciente. En él constan las tensiones de su matrimonio con Scott Fitzgerald.

Creator

Alfredo Taján

Source

Nueva Revista 008 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

los personajes es de una evanesvicisitudes de la familia de los cencia tan rigurosa, de un esfuComnenos en un estilo que commado tan sutil, que creemos hapite en sencillez con el de Jenollarnos en un espacio mágico fonte, Ana, dotada de una vasque transfigura la realidad y emtísima cultura, refiere en la Alebriaga los sentidos, soñando el xiada la vida y las hazañas de su sueño altivo y astuto de Ana padre, al que demuestra gran Comnena. afecto y admiración, así como desprecio y odio hacia los bárK. Dieterích, en su delicioso baros y presuntuosos latinos. La librito Figuras bizantinas (traobra, compuesta en un convenducción española de Emilio R. to tras múltiples y vanas tentaSadia, Madrid, Revista de Octivas de obtener la corona impecidente, 1927), dedica una veinrial para su marido en detrimentena de páginas, tas últimas del to de su hermano, el emperador tomo, a la princesa Ana. CuenJuan II Comneno (11181143), ta que hace exactamente 200 anuncia ya en su título, casi de años, en septiembre de 1789, Feepopeya, la intención de glorifiderico Schiller confesaba en carcar a Alejo. Sirviéndose de nuta a los hermanos Lengefeld lo merosos documentos extraídos siguiente: «La traducción de la de los archivos y de recuerdos princesa Comnena, de la cual personales, la autora traza el pasólo me han correspondido alnegírico de su padre aludiendo gunos pliegos, me ha cansado a sucesos históricos y militares, mucho; el estilo es pésimo y de pero también introduciéndonos, un gusto falso; el contenido tiemuy femeninamente, en el munne poco interés». Corrían malos do de la corte imperial de Bizântiempos para el aprecio de lo bicio, con sus complejas ceremozantino. El ideal ético individuanias, sus intrigas, sus fiestas, sus lista de la humanidad veía encontinuas habladurías. El estilo tonces en ta Antigüedad Clásiintenta reproducir el de Tucidica la cumbre del verdadero hudes, con una elegancia retórica manismo, sin hacer ningún cano exenta de eficacia. Hay paso de la Edad Media europea, y sajes, como la descripción de la mucho menos de la oriental. toma de Jerusalén por los cruSchiller no podía valorar en su zados, que se han hecho famojusta medida a un personaje coZELDA Y FRANCIS sos por su inexactitud histórica, mo Ana, digno sin duda de hasu furibundo partidismo, sus exber inspirado una de sus tragetraordinarios valores narrativos dias. Pero la Historia es así de y su delicadísima ironía. SCOTT FITZGERALD: arbitraria. Hoy, en esta agonía del siglo XX, estamos asistienSi conseguimos olvidar los do a un auténtico revival del defectos formales del libro que mundo bizantino, y estoy seguNOMADAS DE LUJO alberga la versión española prinro de que ninguno de los granPor Alfred« Tajan ceps de la Alexiada: márgenes des escritores de nuestro presenmínimos, desigual entintado de te formularía un juicio tan desunión. Una existencia en común uando a finales de los las páginas, carencia de cursiva favorable como el de Schiller repleta de inseguridad y desasoaños veinte se produjeron en las notas, etc., llegaremos acerca de la autora de la A lexiasiego e incapaz de edificar un las primeras tensiones graves en a disfrutar mucho con su lecda. hogar estable que hubiera sido el matrimonio formado por el tura, En cualquier caso, ta tarea En el tránsito del siglo XI al un horizonte reconocible o al escritor norteamericano Francis del traductor, que es asimismo XII, mientras Guillermo de menos educativo para ellos. Scott Fitzgerald y su mujer Zelautor de un erudito estudio Aquitania inaugura la lírica moda Zayre, simplemente se veriPrimero se vieron atraídos preliminar (con bibliografía), derna en Occidente con su «Faficaba un hecho consta ta ble si se por la ciudad de Nueva York, de un nutrido acervo de notas rai un vers de dreyt nien», dos sigue con detenimiento la exfábrica de sueños y brillante y de un índice de nombres procónyuges escritores surgen en el haustiva biografía que Nancy agencia de modelos creativos pios, se me antoja muy meriImperio Oriental: Nicéforo BríeMilford dedica a Zelda y que ha donde Zelda, hija de un estrictoria. Gracias a Emilio Díaz nio (10621137), valeroso estraaparecido recientemente en to juez de la ciudad sureña de Rolando la voz de Ana Comnetego, rival, en 1097, de Godofrenuestro país: Nancy Milford, Montgomery, apoya la promena suena por vez primera en do de Bouillon, y su esposa Ana Zelda, traducción de Susana tedora carrera literaria de su flacastellano. • Comnena (I083¿1150?), hija Constante, Barcelona, Ediciomante marido, respaldada por del emperador Alejo I Comnenes Destino, 1990. Ambos careuna irresponsabilidad muy típiLuis Alberto de Cuenca es investigano (10811118). Si Brienio narra cieron de residencia fija en el ca de los twenties, cegada por dor del Consejo Superior de Investien su Floresta de ¡a Historia las tiempo activo que duró su la cantidad ingente de oro que gaciones Científicas. Filólogo y poeta. ofrecían las nuevas editoriales Rives des Prangings» y ya no psiquiátrico de Sheppard Pratt. neoyorkinas. volvería a recuperarse totalmenEn este periodo Scott revisa dos te. Zelda incide en la literatura Poco después los vemos en ensayos de su esposa: Lleven al por la vía del sufrimiento persoParís. Scott ya recibe 10, 20, Sr. y a la Sra. F. aI mim. ? y nal. Desde las clínicas escribe a 30.000 dólares de su agente Ober Subastamodelo 1934. Scott das, por lo que acumularon poScott cartas que son talismanes por las ventas de A este lado del ajustó y afinó estos textos, e cas posesiones permanentes, bede su pasado inmediato, cartas paraíso y El gran Gatsbv; desde ideó una antología con todo lo bían muchísimo y sus vernissalúcidas y conmovedoras. ese Ínstame de éxito, Zelda acque se había publicado hasta enges duraban semanas; no obstuará según las pautas dictadas tonces, añadiendo pequeños artante, las fisuras comenzaban a De vuelta a Estados Unidos por los personajes literarios fetículos, pero el editor Scribner aparecer y Zelda, que había siredacta en seis semanas la novemeninos del mundo fitzgeraldiaaceptó los dos artículos corregido el prototipo de chica popula Resérvame el vals. Un conflicno: es ia encarnación más pródos por Scott, que aparecieron lar, rebelde e independiente, va to de intereses surge entre Scott xima a la flapper, jovencíta aleen dos entregas en el Esquire en encontrándose cada vez más vay Zelda, al leer éste las pruebas gre y descarada que busca el mayo y junio de 1934, y se decía y desorientada ante la prodel libro. La atmósfera de sosamor y e! dinero con paralela sentendió del resto. Zelda no se gramada autodestrucción etílica pecha y plagio se fundamentaansia y desorden, encontrando daba por rendida: la obra de de Scott. ban en ei paralelismo temático ambos para su felicidad. teatro Scandalabra —psicodracon Suave es la noche, la noveEn 1921 había nacido la pema de cartón piedra con diálola en la que Scott trabajaba inqueña Scotiie, pero la materniEn la Riviera tos Fitzgerald, gos soporíferos— llegó a moncansablemente y a la que no dadad no tuvo un efecto calmante acompañados por el también betarse y estrenarse en Broadway, ba una redacción definitiva. para Zelda y la niña fue criada llo y deportista matrimonio cosechando un rotundo pataleo. Scott aseguraba que Resérvapor institutrices y luego en presamericano Murphy, y con toda También expuso sus pinturas sume... comprometía su futuro litigiosos internados. A mediados el aura romántica exigible, lerreales en galerías de Nueva terario. de los veinte, Scott conoce a Ervantaban tablas de surf contra York, esta vez con buenas crítinest Hemingway; Scott envidiala espuma de veranos de vértiLa novela de Zelda es autocas. ba la sana vitalidad de su amigo. biográfica y se observa una exgo, y Hemingway envidiaba los Entre 1926 y 1929, Zelda inicesiva acumulación de imágeEl 20 de diciembre de 1940 dólares de su contrincante. Ercia y completa una serie de renes. La profunda huella que deFrancis Scott Fitzgerald —que nest y Zelda no congeniaron; latos que serán publicados en el jó la danza en su vida se manitrabajaba en Hollywood como Zelda no soportaba el humor Salurday Evening Post y en el fiesta en la heroína protagonisguionista— cayó fulminado por cambiante del boxeador perioCollege Humor de Nueva York. ta, que pretende transformar la un ataque cardíaco, sin poder dista (5tc Cocteau, según G. Títulos como La chica sureña, existencia cotidiana en arte, peacabar su obra póstuma El últiStein) y le despreciaba como noChica con talento o Nuestra reiro sus evoluciones se desdibujan mo magnate. Zelda comentó velista. La respuesta no se hizo na de! cine, este último en colaen una prosa insustancial y alque «nunca más iría a buscarla esperar, Hemingway destriparía boración con Scott, son cuentos go retórica. al Este con sus bolsillos llenos de al matrimonio Fitzgerald en su breves, ingenuos en su dificulpromesas y su corazón repleto Resérvame... se puso a la venanecdotario Parts era una fiestad, que debían ser corregidos de esperanzas renovadas». Desta en octubre de 1932, gracias a ta. Zelda acusó entonces a Scott sintácticamente, pero que popués de ¡a muerte de Scott, Zellas gestiones de Scott con el ediy a Ernest de mantener una reseían un valor literario intrínseda vuelve a Montgomery, con su tor Scribner. No se vendió bien, lación oculta de naturaleza hoco, al margen del testimonial. madre, donde se aferrará a su aunque no hay que olvidar que mófila. Scott nunca se lo perdoZelda no imitaba a Fitzgerald, pasado y recibirá a algunos adse publicó en pleno crack y la nó y la pareja estuvo a punto de sino que escogía de él rasgos gemiradores de su marido. Tras edición contó con sólo 3.000 irse a pique. nerales, manejando un estilo pevarias recaídas, es ingresada en ejemplares. Las recensiones criculiar y aplicando al argumenHacia 1926 Zelda creyó enel Highland Hospital para reciticas en el Suri o en la sección de contrar un verdadero medio de to una estructura narrativa enbir tratamiento y descansar. El libros del New York Times coinexpresión en la danza. Los dissayística c impresionista. El ma10 de marzo de 1948, un incendio cidieron al hablar de estilo sugetintos apartamentos que habitaterial que utilizaba era de excepque se declaró en la cocina princirente. ba en París se convertían, como ción: testigo y protagonista de pal destruyó un ala del HighEl relativo fracaso de Resérpor arte de magia, en estudios de una época y de unas relaciones land. Murieron seis mujeres; envame... llevó a los Fitzgerald a ballet. Se puso en manos de una sociales extremadamente marcatre ellas se encontraba Zelda unir las piezas deshechas en su ex bailarina de la compañía de das, Zelda describe con firmeza Zayre, más conocida como Zelmatrimonio. Alquilaron una caNijinsky llamada Egorova que y cierto desdén la complementada Fitzgerald. Cuando murió, sa victoriana llamada «La le impuso severos ensayos, consriedad del binomio amordinedejó inconclusa una novela titupaix», en Rodge Forge; allí ciente de que había llegado un ro. Sin embargo, en los escritos lada Las cosas del César, en la Scott ultimó su grandiosa y agopoco tarde. de Zelda flotaba una sombra deque se repite hasta la saciedad la tadora novela Swve es la noche. La febril actividad que Zelda licuescente escondida detrás de palabra exigencia. • Según Nancy Milford, en Suadesarrolló entre 1926 y 1930 cotanta luminosidad y esperanza: ve es la noche hay transcripciomo escritora de cuentos y bailaes la sombra, que luego se alarnes literales de las cartas que rina casi profesional, debilitaron garía hasta bifurcarse en esquiZelda enviaba a Scott desde las su frágil equilibrio mental. Las zofrenia, de Francis Scott Fitzclínicas en las que estuvo interdepresiones se sucedían y en la gerald. nada. Alfredo Tajan es ahogado y escritor. primavera de 1930 ingresó en la En Francia vivieron siempre Ataba de publicar el libro Naufrago A mediados de los treinta Zelclínica psiquiátrica suiza «Les ilustrado, PoesiaEndymion. en casas alquiladas y amueblada ingresa en el carísimo hotel