Nueva Revista 008 > Para acabar de una vez con el ladron de Bagdad

Para acabar de una vez con el ladron de Bagdad

Alberto Míguez

Sobre las complicaciones de la crisis del Golfo, un análisis de los factores que han ido alterando su situación.

File: Para acabar de una vez con el ladron de Bagdad.pdf

Referencia

Alberto Míguez, “Para acabar de una vez con el ladron de Bagdad,” accessed November 14, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1993.

Dublin Core

Title

Para acabar de una vez con el ladron de Bagdad

Subject

Los grandes cambios

Description

Sobre las complicaciones de la crisis del Golfo, un análisis de los factores que han ido alterando su situación.

Creator

Alberto Míguez

Source

Nueva Revista 008 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

LA CRISIS DEL GOLFO PARA ACABAR DE UNA VEZ CON EL LADRON DE BAGDAD (Instrucciones de uso) Por Alberto Míguti ada hora que pasa, la llamada insultante riqueza, el despilfarro del emir crisis de! Golfo cambia, se y sus conciudadanos. complica. Sólo los palestinos, los beduinos jordaDe modo que escribir sobre nos y los fundamentalistas salieron a la caCella resulta un ejercicio un tamo gratuito, lle, regocijados. ¿Había nacido un nuevo «Rais»? casi una provocación. Lo que se dijo ayer puede ser, hoy, una majadería. • El mundo, casi todo el mundo, también estaba de vacaciones, de modo que la exSon malos tiempos para los profetas, los pedición sin retorno agarró a todos despreagentes de inteligencia, los estrategas, los venidos. pacifistas y los astrólogos. Hacen su agosto, en cambio, los vendeNo hubo satélites espías, ni grandes agencias de espionaje, ni observadores y experdores de armas, tas compañías petroleras, tos que lo hubiesen previsto. los agentes de cambio y bolsa, los diplomáticos antaño ociosos, los fanáticos de toda Occidente estaba en calzoncillos. O en laya. traje de baño, tomando el sol. La apocalipsis (regional) puede ser ma• Hasta para organizar un zafarrancho ñana. O puede, simplemente, no ser. se necesita un plazo razonable. • Al principio, apenas una invasión. En De modo que la respuesta militar —precuatro horas las hordas de Nabucodonosor ventiva— y la reacción diplomática —reredivivo se hicieron con la situación. Claro trospectiva— empezaron con retraso. que la mitad de la población de Kuwait esCuando los tanques de Saddam penetrataba de vacaciones en la costa Azul, en ron en ta tierra de nadie con Arabia SaudiMarbella, en Londres o en California. ta (o Saudí: los académicos se afanan en resolver esta duda fundamental) se produjo La población «legal» (los ciudadanos), un nuevo escalofrío. porque el resto, la real, no contaba. Ahora «El ladrón de Bagdad» no parará hasta empieza a contar. llegar a la Meca, se dijo. Pero, ¿era la «Me• Irak se tragó Kuwait como el caimán ca» de Saddam, precisamente, la Meca o a la mariposa. Invasión y anexión. Un exera el petróleo? traño gobierno militar sustituyó al emir y • Súbitamente también Saddam se convira su familia. Al cabo de unos días se protió en protector de los santos lugares musuldujo la «unificación» a la mayor gloria de manes. Saddam el laico, el revolucionario, Saddam Hussein que entonces era, ya, «Sael enemigo acérrimo de imanes y clérigos, tán». de barbas y abluciones, heio aquí transfor• Nadie o casi nadie fuera del mundo mado en un nuevo Jomeini sunnita. árabe aplaudió. Algunos la explicaron, hubo quien la justificó por la corrupción, la Los árabes, como siempre a la greña. Tres países «moderados» (Egipto, Arabía Saudí y Marruecos con el apoyo posterior de Siria) encabezan desde e¡ principio el «frente antiSaddam». Pero no logran concenar las opiniones del resto. La Liga árabe, una vez más, se convierte en un patio de comadres. Hay que llamar al «amigo americano». • Portaaviones, brigadas aerotransportadas, paracaidistas, fragatas, aviones «invisibles». El despliegue es impresionante, de película. La opinión pública norteamericaE na arde en impaciencia belicista. Los aliaM | ladrón da Bagdad» no dos europeos —entre ellos, naturalmente, parará hasta llagar i li Maca, se dijo. España— dan facilidades de paso y uso a Pire, ¿ara la «Maca» da Saddam, los grandes aviones en dirección hacia el precisamente, ta Maca Golfo, o era al petróleo? La guerra iba a ser un paseo militar, se aspavientos. La comedia la organizan coricanos intentan acostumbrarse a temperadecía. Como en Panamá: en tres horas, munistas, pacifistas, insumisos y padres de turas que superan, a diario, los 40 °C. concluida, reclutas, lógicamente malhumorados porLa tropa pasa inevitablemente del entuque al chico le tocó ir a la guerra. • Pero Saddam no es Noriega. Ni Irak siasmo a la perplejidad y después, al tedio. el país de! canal. En la Comisión de Defensa y Exteriores Prohibido beber cerveza, comer embutidel Congreso, Fernández Ordóñez se expli• Saddam tiene 5.000 tanques, varios midos, saludar a las chicas. 20 litros de agua ca, Serra se explica. Ante el pleno de la Cáles de misiles con carga química y radio de por cabeza, obligatorios. Y prácticas cotimara, días después, el presidente hace lo acción considerable, casi un millón de homdianas con máscara contra el «gas mostamismo. En muy pocas ocasiones hubo tanbres, mejor o peor preparados, pero en pie za». El termómetro sube y sube. ta unanimidad, un consenso tan amplio. de guerra... • Saddam inventa, entonces la «guerra de ¡Hasta el CDS apoyó el envío de los barlos rehenes». Todo extranjero, por el meSaddam puede ser el «nuevo Hitler», pecos! ro hecho de serlo, se convierte en su prisioro no se parece a un traficante de drogas nero. Para el tirano iraquí no se trata de un ni a un corrupto notorio. Las masas áraEl éxito de las manifestaciones pacifistas secuestro masivo: los rehenes son invitados. bes (esa abstracción para uso de Arafat...) en varias ciudades es perfectamente descriplo apoyan porque odian a Occidente, a Estible. Unos llaman simple y llanamente a la Saddam ha hecho carne. Lo sabe. Toda tados Unidos, al infiel... La guerra, dice su deserción (¿otro acorazado Potemkin?), la tecnología militar occidental no vale un portavoz bigotudo, será entre Occidente y otros recurren a la ONU, al Consejo de Sehigo ante la realidad de más de 10.000 perel Islam, el imperialismo y la liberación naguridad... sonas detenidas, secuestradas, «retenidas», cional, la fe y el vicio... lo que se quiera..., pero que actuarán, en Mala referencia, sin duda. Porque cada un momento dado, de «escudo» y garantía resolución de Naciones Unidas es más ta• Al fin la ONU toma la palabra. El contra el poder militar de americanos, injante, más expeditiva. Consejo de Seguridad se reúne una y otra gleses, franceses... • Negociemos, negociemos, dicen todos. vez. Hay consenso, insólito consenso. Hasta los americanos, un tanto calmados • Hay un tenconten entre la intimidaLa ONU ya no es «le machin», «la cotras los primeros días de «rambismo» milición y la negociación. O, si se prefiere, ensa» de la que hablaba De Gaulle con destante. tre la arrogancia y el sentido común. precio y melancolía. ¿Será cierta tanta belleza? La UEO «coordina» los esfuerzos de los Pero, ¿cómo se negocia con alguien que países miembros que en su mayoría han enantes de hablar coloca ta pistola encima de Todos los miembros permanentes del viado buques al Golfo. Salvo Portugal. la mesa? Consejo (con derecho a veto) apoyan una • España es solidaria con los aliados y deprimera resolución insólitamente severa fiende sus intereses. Pero el Gobierno se excontra Irak. Yemen y Cuba se abstienen. plica mal. O no se explica. ¿Podía ser de otro modo? Hay consenso parlamentario —y por tan• Mientras en el gran cubículo de Nueva to, popular— en la necesidad de «hacer un York se habla y se habla, en el desierto de gesto», aunque sea simbólico. Se hace sin Arabia Saudí varios miles de soldados ameCon una pistola mayor, responden «gringos» y británicos. Y de pie. • Se espera que Saddam pierda los estribos. Que asalte, por ejemplo, la embajada de Estados Unidos en Kuwait o dé orden a sus barcos de impedir la inspección de cargamentos. Hace exactamente lo contrario. Impone un orden arbitrario en e! antiguo emirato, aconseja a sus capitanes mercantes que permitan las inspecciones, aparece acariciando niños y consolando rehenes en las televisiones occidentales, concede entrevistas a enviados especiales fascinados por la estatura (física) y las amenazas del líder máximo... Y, de repente, anuncia que liberará a una parte de ios rehenes o «invitados»: las mujeres y los niños antes, por favor. • Todo el mundo, salvo algunos países árabes y otros del Tercer Mundo, coincide en que «Satán» es un peligro, una permanente provocación. Pero, ¿cómo se acaba con un adversario tan astuto para quien ios principios generales con que se rige la sociedad humana son simples referencias humorísticas? Bush y Gorbachov se reúnen en Helsinki. Acuerdo en casi todo. Dicen que «Gorby» garantiza la caída de! nuevo «Rais» «en unos días». ¿Cómo podría hacerlo? Al líder soviético lo que le preocupa de verdad ahora son los asuntos domésticos, las colas del pan y los enfrentamieníos entre razas y tribus. pagar Occidente y los países árabes «moderados» en este Lepanto, tal vez intermiGUERRA A LA VISTA nable? ¿Cómo reaccionarán los árabes en su inmensa mayoría? ¡Acordaos de Vietnam! ¡•ierre l.ellouche, uno de los más prestigioaéreas, a los misiles, a las fábricas químicas sos expertos en geueslrategia y política mi• Segunda hipótesis: la negociación. Súy a los centros de mando iraquíes. En resulitar, escribe en «Le Polnt» (n.° 938, men, todo parece entrever una verdadera bitamente tocado por la gracia, «Satán» de1016990) lo siguiente: guerra, larga y fuertemente costosa en homcide negociar ciertas reivindicaciones terribres y materiales. Una guerra en la que seis toriales con el vecino Kuwait, Hay varias divisiones americanas y seis divisiones saus(, a pesar de las apaalternativas: una federación irakokuwaití, ditas serán insuficientes para controlar el J J » riencias y de la actual ciertas cesiones territoriales por parte del territorio. Será entonces y únicamente enfase de desescalada emirato acompañadas de suculentas indemtonces, cuando se mida la solidaridad de los americana, todo indica nizaciones... Mírese desde donde se mire aliados y la determinación de los franceses que nos encontramos en un retroceso que se esta hipótesis es bastante poco realista. Sady británicos para comprometerse concretaparará cuando las autoridades americanas dam ha dicho hasta la saciedad que la anemente en una guerra que probablemente sejuzguen que han reunido bastantes materiaxión de Kuwait no es negociable. Que Kurá muy sangrienta.» les para asumir el riesgo de una acción miliwait es ya —¡y para siempre!— la provincia tar. número 19 de Irak. ¿De qué otra cosa po¿Qué acción y con qué objeto? En teoría son posibles dos opciones; liberar Kuwait dría negociarse si no es precisamente sobre por la tuerza expulsando las fuerzas iraquíes, Kuwait? o golpear directamente al agresor para ha• Tercera hipótesis: todo sigue igual, es cer caer su régimen y destruir su potencial decir, los barcos en el Golfo, las tropas militar. americanas, inglesas y francesas en el deEn realidad, la primera opción no se posierto, los iraquíes en Kuwait y los rehenes dría realizar sin la segunda, es decir, sin un golpe en profundidad a las instalaciones en Irak. El embargo se mantiene, por supuesto. Pero, ¿sirve acaso para acabar con el régimen de Saddam? Es lambién poco probable Muy pocos bloqueos han acabaCubierta de la corbeta española «Cazadora». do con las dictaduras que pretendían rendir por hambre. Un ejemplo, Fidel Castro. Estaba detrás la URSS, claro. Pero en los Cada día llegan más contingentes militaalrededores de Irak hay dos países (Irán y res a la zona. Cada día Saddam suelta a Jordania) que por razones diversas parecen cuentagotas nuevos rehenes, y amenaza a dispuestos a echarle una mano al «ladrón los americanos con represalias tremebunde Bagdad». das. • La negociación se estanca. Pérez de Cualquiera de las tres hipótesis o escenaCuéllar fracasa en Anman, el pequeño rey rios resultan a estas alturas aventuradas y Hussein recorre el mundo explicando lo obno es seguro que conduzcan al objetivo vio y —también— lo inexplicable: porque principal que es, dicho en tono rimbombanno puede darse el lujo de romper con Sadte, «restaurar la legalidad internacional». dam sin perder la corona. Cualquiera de ellas podría encabezar un En los campos de refugiados de Jordania «manual de instrucciones» para acabar con miles de personas se hacinan en condicioSaddam. Pero este ejercicio de redacción se nes patéticas: pakistaníes, filipinos, egipparecería bastante a esos folletos explicaticios, que lo han perdido todo en esta guevos de un ordenador de tercera generación rra que ni entienden ni siquiera rechazan. escrito por un japonés, traducido al inglés Simplemente, la sufren. por un malayo y para uso de angoleños. La solidaridad internacional funciona, • Así están las cosas, por ahora. Aunque desde luego, pero se concentra en Turquía, dentro de una hora pueden ser distintas. Es en Egipto y en Jordania. inútil, pues, poner tienda de zahori o de ex• La narración escueta de lo sucedido perto, porque tras el 2 de agosto pasado alhasta hoy concluye aquí: veremos qué puego quedó claro: toda previsión sobre ciertos de pasar más adelante. asuntos internacionales y en ciertas latitudes (la caída del muro de Berlín fue otra Hay (res hipótesis razonables. Las irraprueba) está condenada al fracaso. cionales son muchas más. Precisamente por s inútil poner tienda eso, tal vez, resulten más probables. • El futuro, como dicen los árabes, está de zahón o de experto, porque • Primera hipótesis: estallan, al fin, las escrito, seguramente. Pero nadie entiende hostilidades. La nueva Armada Invencible su caligrafía. tris el 2 de agosto pasado aplasta de forma instantánea al nuevo Saalgo quedó claro: toda previsión ladino. O no tan instantáneamente (lo que sobre ciertos asuntos Internacionales es más probable y será más costoso). La duy en ciertas latitudes está condenada ración de la guerra dependerá de esta preAlberto Migue* es period is! a Periencce al Conseal fracaso. jo EdwiTial de NUÉYA REVISTA. gunta: ¿cuántos miles de muertos aceptará