Nueva Revista 008 > Juan Pablo II de nuevo en Africa

Juan Pablo II de nuevo en Africa

Ignacio Aréchaga

Juan Pablo II quiere dejar constancia de su preocupación por el desarrollo y la evolución de las iglesias africanas y por ello visita de nuevo el continente.

File: Juan Pablo II de nuevo en Africa.pdf

Referencia

Ignacio Aréchaga, “Juan Pablo II de nuevo en Africa,” accessed May 29, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1990.

Dublin Core

Title

Juan Pablo II de nuevo en Africa

Subject

Panorama

Description

Juan Pablo II quiere dejar constancia de su preocupación por el desarrollo y la evolución de las iglesias africanas y por ello visita de nuevo el continente.

Creator

Ignacio Aréchaga

Source

Nueva Revista 008 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Misa del Papa en Butumbura ¡Burundi). Con su séptimo viaje africano, en el que ha visitado Tanzania, Burundi y Ruanda, además de hacer una escala en Yamoussoucro (Costa de Marfil), Juan Pablo II ha estado ya en 30 de los 54 países del continente. Lo cual muestra que, lejos de tratar a las iglesias africanas como «parientes pobres», está muy atento a su desarrollo y a su futuro. Juan Pablo II, de nuevo en Africa Por Ignacio A róchala o en vano van a contar Gran recibimiento a su llegada a Buque se trate de iglesias jóvenes, mico para sustituir la influencia rundi. cada vez más en el porJuan Pablo il ha hablado a mecristiana en muchos países. Por Nvenir de la Iglesia. Los nudo de una «nueva era en la otra parte, el fracaso del desacatólicos africanos son 75 milloevangelización» de Africa. El rrollo hace que ya no se pueda nes, poco más del 13,1 por 100 acceso de estos países a la indeseguir echando todas las culpas de la población total. Pero Afripendencia ha cambiado el maral pasado colonialismo y tras la ca es el continente donde el caco en que se desenvuelve la tadecepción de los «socialismos tolicismo registra un crecimienrea de la Iglesia. Durante el peafricanos», hoy se buscan nueto más rápido: un 50 por 100 en Africa es el continente ríodo colonial, la evangelización vas soluciones políticas, econólos últimos 10 años. Y, junto donde el catolicismo fue obra exclusiva de los misiomicas y sociales, que conjuguen con Latinoamérica, forma parregistra un crecimiento neros. Hoy, las tres cuartas parla libertad con el desarrollo. te del hemisferio sur, que protes de los 487 obispos son natimás rápido: un En este nuevo contexto, un tebablemente contendrá la mayovos: y el sostenido crecimiento 50 por 100 en los ma central del mensaje del Paría de los católicos en el siglo de las vocaciones al sacerdocio pa ha sido el impulso a la evanúltimos 10 años. XXL y a la vida religiosa hace que la gelización permanente de Afrievangelización dependa cada vez ca que, como dijo en Tanzania, más de los propios africanos. «no puede reducirse a mantener Nuevo marco Otro factor importante de eslo que ya se ha logrado». Una te nuevo período es la competenEn casi todos los países afritarea que compete no sólo al clecia del Islam, que no excluye el canos la Iglesia apenas tiene 100 ro y a los religiosos, sino tamuso del poder político y econóaños de antigüedad. Pero, aunbién a los laicos, «que deben desempeñar un papel directo en la transformación del mundo en que viven, que han de llevar la fe a la realidad de la vida diaria». Al mismo tiempo, animó a difundir el Evangelio «en manera auténticamente africana», teniendo en cuenta las costumbres y tradiciones del país. Para el Papa, estos elementos de la vida local «representan una maravillosa riqueza», siempre y cuando sean «iluminados y purificados por el Evangelio y asumidos en la unidad católica». Una de las mejores tradiciones africanas es el valor de la familia, entendida como familia «extensa» con lazos de solidaridad con todos los parientes. Para conservar estos valores familiares, Juan Pablo M ha insistido a los matrimonios africanos en los mismos aspectos que proclama en otras latitudes: respeto reciproco, fidelidad durante toda la vida y rechazo de los métodos de control de la natalidad «contrarios a la verdad del amor». El Papa se ha referido en diversas ocasiones a la lucha contra el Sida, enfermedad muy difundida en estos países. Además de recordar la obligación de asistir a estos enfermos, ha insistido en la responsabilidad moral para combatir ei origen del mal: «Informar de los riesgos de infección y organizar una prevención desde un punto de vista exclusivamente médico, no seria digno del hombre si no se le invitase a respetar las exigencias de la madurez afectiva y de una sexualidad ordenada». Relaciones con el Islam Como es habitual en los viajes del Papa a Africa, a las ceremonias acudieron no sólo católicos, sino también muchos miles de animistas y también musulmanes. Juan Pablo II aprovechó estas ocasiones para invitar a cultivar relaciones constructivas entre las diversas religiones. En Tanzania, donde los musulmanes representan el 32 por 100 de la población, frente kllsê *n I» bâsilhâ d» Yimoussoucro (Costa de Uaríll). Dama durante la risita de Juan Pablo Ila Burmbuja (Burundi). de escasas reservas naturales y mal utilizadas, está entre los más pobres del mundo. Como en su anterior viaje a Africa a principios de este año, Juan Pablo II señaló el riesgo de que las nuevas relaciones de los países desarrollados con la Europa del Este dejen en un segundo piano la pobreza del Sur. Por eso apeló a la solidaridad internacional, de modo «que el mundo no olvide las urgentes necesidades de los pueblos de Africa». Pero la mera ayuda financiera no basta. Ya actualmente, tanto Tanzania como Burundi y Ruanda dependen en buena parte de las ayudas exteriores, sin que esto les haya permitido alcanzar un desarrollo sostenido. Donde no existe un verdadero Estado de derecho es fácil que la ayuda se dilapide o sirva sólo para enriquecer a una clase privilegiada. De ahí que el Papa recordara que el apoyo de organismos ina un 44 por 100 de cristianos (22 choques entre las etnias Hutu y ternacionales, aun siendo indispor 100 católicos), ambas comuTutsi. El nuevo gobierno de unipensable, «no puede lograr el nidades conviven pacíficamente, dad nacional, instaurado en mejoramiento de las condiciones si bien en los últimos tiempos se 1988, está siguiendo una polítide vida de los más necesitados observa una intensificación de la ca de pacificación étnica. Tamsin la participación activa de los propaganda islámica. Al «padre bién la Iglesia puede jugar un beneficiarios». Así, a los camde la patria», el católico Julius papel importante a este respecpesinos de Ruanda, cuyas tierras Nyerere, ha sucedido como jefe to, ya que el 60 por 100 de la poestán amenazadas por la erodel Estado y jefe del partido úniblación es católica. Aunque las sión, les animó a organizarse paco el musulmán Alí Hassan heridas estén todavía abiertas, ra afrontar unidos el problema. Es posible el diálogo y Mwinyi. Juan Pablo N pidió a los burunAl mismo tiempo, el Papa subdeses que consolidasen su unila colaboración Dirigiéndose allí a los seguirayó la necesidad de una mayor dad a través de! perdón y de la —entre católicos y dores del Islam, el Papa reconocooperación a escala regional reconciliación. «Apoyaos —dimusulmanes— siempre ció que el diálogo entre cristiaentre los países vecinos, a fin de jo— en la justicia y en el princique «en el fervor de nos y musulmanes «tiene una desarrollar proyectos en común. pio de la igual dignidad de cada importancia creciente en el munproclamar las propias Pocas semanas antes del viahombre», por encima de las dido de hoy» y es a la vez «una creencias y en los je se ha publicado el documenferencias étnicas y culturales. cuestión delicada, al estar ambas métodos usados, se to preparatorio del Sínodo de religiones profundamente emperespete el derecho de los Obispos africanos, anunciañadas en la difusión de su fe». cada persona a la do en 1989 y que no tendrá luPobreza Sin embargo, es posible el diálibertad religiosa». gar antes de 1993. Un acontecilogo y la colaboración, siempre Todo viaje a Africa supone miento que marcará unas nueque «en el fervor de proclamar también para Juan Pablo II un vas coordenadas para proseguir las propias creencias y en los encuentro con la pobreza. Tanla evangelización en Africa. • métodos usados, se respete el dezania está reponiéndose a duras recho de cada persona a la liberpenas del fracaso de un «sociatad religiosa». lismo africano», fundado sobre la colectivización de la tierra y La llamada a la unidad y a la Ignacio Aréchaga es licenciado en la autarquía. Las guerras civiles paz fue una idea dominante en Ciencias Económicas y periodista. Coen Burundi han acentuado su los discursos en Burundi, país rresponsal en Roma de la agencia A ceatraso económico. Ruanda, país que ha conocido sangrientos prensa