Nueva Revista 126 > Los veinte años de una gran aventura

Los veinte años de una gran aventura

Pilar del Castillo

Pilar del Castillo dedica este artículo a los veinte años que cumple Nueva Revista recordando sus inicios y a sus personajes.

File: Los veinte anos.pdf

Referencia

Pilar del Castillo, “Los veinte años de una gran aventura,” accessed April 8, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1948.

Dublin Core

Title

Los veinte años de una gran aventura

Subject

Veinte años de Nueva Revista

Description

Pilar del Castillo dedica este artículo a los veinte años que cumple Nueva Revista recordando sus inicios y a sus personajes.

Creator

Pilar del Castillo

Source

Nueva Revista 126 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

VEINTE AÑOS DESPUÉSLos veinte años de una gran aventuraPILARDELCASTILLODIRECTORADENUEVAREVISTA19951996Corría el mes de febrero de 1990 cuando en el hotel Villa Real de Madrid,situado en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, se presentaba el primer número de Nueva Revista de política, cultura y arte; comenzaba así una aventura que dura ya veinte años. Recuerdo muy bien aquellos momentos, era además el primer gran acto público al que asistíadespués de que naciera mi segundo hijo. En las conversaciones de aquella tarde fluía una gran expectación ante el nuevo proyecto editorial, habíaentusiasmo entre los que iban a participar más directamente en el mismo,y también se compartía la sensación de que en la política española se avecinaban tiempos de cambio, lo que sólo acabaría por producirse algunosaños después.El núcleo de los asistentes al acto estaba constituido por quienes formaron el primer Consejo Editorial de la revista, un grupo de edades muydistintas, de procedencias profesionales también diferentes; en buena medida personas procedentes de las juventudes de UCD, del diario Madridydel mundo universitario. El grupo compartía una concepción liberal delpensamiento, de la política o de la creación artística, tal y como se handesarrollado en nuestra civilización de origen grecolatino y de raíces cristianas. Desde entonces ese mismo grupo ha constituido la red básica depersonas sobre la que ha descansado Nueva Revista. Pero la vida de Nueva Revistano se puede explicar sin el liderazgo desu presidente y editor, don Antonio Fontán. Catedrático de Filología Clásica, periodista, fundador de la Actualidad Española, director de NuestroTiempo, miembro (hay que precisar su posición) del diario Madridy valedor de la memoria de ese periódico hasta nuestros días. Había sido un4NUEVA REVISTA 126político de influencia innegable; participó en la fundación del Partido Demócrata junto a Joaquín Garrigues, fue ministro de Administración Territorial (19771980), diputado y presidente del Senado y también miembro delConsejo Privado del Conde de Barcelona hasta su disolución. Don Antonio aunaba, de esta manera, un conjunto de cualidades personales, intereses intelectuales y experiencias profesionales que lo convertían en únicopara imaginar primero e impulsar después un nuevo proyecto editorialde la amplitud de intereses que representaba Nueva Revista.Durante los primeros cinco años don Antonio Fontán ejerció simultáneamente como editor y director. Desde 1995, mantuvo su condición deeditor pero dando muestras de su generosidad y deseo de promover apersonas jóvenes, lo que es un rasgo característico de su personalidad,abrió las puertas de la dirección a distintas personas para las que esa responsabilidad ha constituido una buena oportunidad profesional. Se puede afirmar que durante estos veinte años Nueva Revistaha constituido una publicación de referencia para el pensamiento liberal conservador en España, sus páginas han sido influyentes y de sus colaboradoreshan salido un buen número de altos responsables políticos en los gobiernos del centro derecha entre los años 1996 y 2004. A lo largo de dos décadas y los 126 números que albergan las colaboraciones de más de mil autores en más de cuatro mil artículos, Nueva Revistaha respondido constantemente a la pluralidad de sus objetivos fundacionales. La política nacional e internacional, singularmente la europea,han tenido un tratamiento preferente, pero el número de artículos, entrevistas, y notas dedicados a la historia y a la sociedad, a la filosofía, almundo de las letras, a las ciencias, a la tecnología, al medio ambiente y alas artes plásticas ha constituido, por extensión y calidad, un valor de referencia esencial en la identidad de Nueva Revista. Hace unos pocos meses, tres de los que hemos sido directores, juntocon tres históricos colaboradores de la publicación, partíamos de Madridhacia Guadalcanal, iba a ser un viaje de un día pero un viaje largo, largo.Al objetivo no era ciertamente fácil llegar, y menos lo era hacer ida y vuelta en la misma jornada después de haber cumplido con nuestra misiónque no era otra sino entrevistar al marqués de Guadalcanal en su lugarde origen, aunque no de nacimiento. 5DICIEMBRE 2009PILAR DEL CASTILLOGuadalcanal, pueblo hoy sevillano pero antaño cacereño, está ubicado a casi 700 metros de altitud, rodeado por Llerena y por la sierra delViento, situadas al norte, y al sur por la sierra del Agua y Cazalla, ese emplazamiento permite en los días de invierno, de sol y viento ligero, que lapureza del aire y la intensidad de la luz dejen en los visitantes un recuerdo permanente. Después de visitar el Ayuntamiento nos dirigimos a VillaSusana, la magnífica finca en la que don Antonio Fontán ha pasado largasestancias desde su niñez. En la casa familiar que Antonio Burgos ha descrito como «una casa de alberca al pie del silencio virgiliano de una higuera...», tras un rico y divertido almuerzo, tuvimos con don Antonio una largaconversación posteriormente publicada en Nueva Revista. Emprendimos alcaer la tarde el camino de retorno, no sin habernos ganado un título antesde partir, se nos reconoció allí como los «seis de Guadalcanal». En el camino de vuelta comentamos los avatares del día y la conversación mantenida con don Antonio, muchas de sus reflexiones servían de nuevo paraexplicar por qué al marqués de Guadalcanal el International Press Instituelo había reconocido como uno de los «Héroes de la Libertad de Prensa».Somos muchos los que hemos navegado juntos en el barco de NuevaRevista, la mayoría continuamos apoyando esa gran aventura que comenzó hace ahora veinte años y que siempre será deudora de la inteligenciay voluntad de su patrón. Algunos ya no están con nosotros, y a todos añoramos. He querido que el único nombre que apareciera en las líneas precedentes fuera el del presidente y editor de Nueva Revista, era difícil hacerlo de otra manera. Ahora, al final, quiero, sin embargo, añadir unnombre más, será el único, me parece indispensable, uno de los últimosque nos ha abandonado, el de Juan Pablo de Villanueva, es seguro que sinél la historia de Nueva Revistano sería la misma.6NUEVA REVISTA 126