Nueva Revista 119 > Internet: la hora de las redes sociales

Internet: la hora de las redes sociales

José Luis Orihuela

De cómo internet está presente en nuestras vidas y las redes sociales permiten matenernos informados. Hay que tener sentido común para la difusión de información personal en una red pública.

File: internet.pdf

Archivos

Referencia

José Luis Orihuela, “Internet: la hora de las redes sociales,” accessed March 19, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1801.

Dublin Core

Title

Internet: la hora de las redes sociales

Subject

Redes sociales

Description

De cómo internet está presente en nuestras vidas y las redes sociales permiten matenernos informados. Hay que tener sentido común para la difusión de información personal en una red pública.

Creator

José Luis Orihuela

Source

Nueva Revista 119 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

AL OTRO LADO DE LA PANTALLAInternet:la hora de las redes socialesJosé Luis Orihuelaes doctor en Ciencias de la Información y profesor en la Facultad deComunicación de la Universidad de Navarra. Es subdirector del Laboratorio de ComunicaciónMultimedia y miembro del Consejo Editorial de Perspectivas de la Comunicación. Ha impartidocursos y conferencias en 24 países y es profesor en numerosos posgrados de España y AméricaLatina sobre nuevos medios y periodismo digital. Es autor del libro La revolución de los blogs(LaEsfera de los Libros, Madrid, 2006) y del weblog eCuaderno.com que mantiene desde 2002.on motivo del décimo aniversario del buscador Google, Juan VaCrela preguntaba a los lectores de su blog: «¿Recuerdas la vida sinGoo gle?». Lo cierto es que si ya resulta difícil para muchos recordarcómo era la red hace diez años, somos menos aún los que podemos recordar cómo era nuestra vida antes de la red. En cualquier caso, es unejercicio bastante interesante pues ayuda a comprender hasta qué puntoesta tecnología ha cambiado nuestras vidas.Para el asunto que nos ocupa, el de las redes sociales en Internet, parece oportuno comenzar con otro ejercicio, de memoria para unos y deimaginación para otros: recuerden o imaginen la vieja libreta de teléfonos, ese cuadernillo en el que apuntábamos los teléfonos, direcciones ycumpleaños de nuestros familiares, amigos y conocidos. Antes de la explosión de la telefonía móvil, que fusionó el teléfono con la agenda (yposteriormente con la cámara de fotos, con el recepetor de radio, con elreproductor de música y con el ordenador), la libreta de teléfonos erala representación de nuestra red social. Un inventario siempre provisional, lleno de enmiendas y tachones, con el que ayudar a nuestra NUEVA REVISTA 119 · OCTUBRE 2008[ 57]José Luis Orihuelafrágil memoria en una época en la que todavía memorizábamos números de teléfono y fechas de cumpleaños.En las oficinas y despachos, las agendas telefónicas profesionales secomplementaban con los tarjeteros que, en forma de álbum o de fichero, se convertían en el rastro de antiguos clientes, proveedores, colegas, gentes conocidas en eventos, viajes y ferias. Hubo una época, notan lejana, en la que se afirmaba que un periodista valía lo que valía suagenda.Pues bien, hoy los móviles y la red han dejado obsoletas las libretasde teléfonos, las agendas y las tarjetas de visita. Hoy nuestras redes sociales han dejado de estar representadas por esos objetos físicos y serepresentan de modo virtual en redes sociales en línea. Nuestros contactos son quienes se ocupan directamente de actualizar sus propiosdatos, la aplicación informática que utilizamos para gestionar nuestrared social se ocupa de recordarnos los cumpleaños y los eventos denuestra agenda, la propia red social emerge como un espacio virtualen el que los participantes pueden compartir información, fotos, vídeos, enlaces de interés, pero también comunicarse, chatear, contar quéestán haciendo en ese momento, e incluso cuál es el estado de ánimode cada uno.Las redes sociales en línea, como LinkedIn, Facebook o Tuenti, sonservicios basados en la web que permiten a sus usuarios relacionarse,compartir información, coordinar acciones y en general, mantenerse encontacto. Estas aplicaciones son la nueva forma en la que se representanuestra red social, pero también son el modo en el que se construyenuestra identidad onliney el cauce mediante el que se agrega y comparte nuestra actividad en la red.A diferencia de lo que ocurría con los viejos soportes físicos, las redessociales en línea nos permiten conocer y eventualmente acceder a loscontactos de nuestros amigos, así como descubrir a personas con intereses, objetivos o gustos afines. Con tales capacidades, nos es extrañoque una de las funciones de las redes sociales en línea (y uno de sus mercados más rentables) sea precisamente el de búsqueda de parejas. Losadolescentes utilizan Tuenti, entre otras cosas, para «ligar»: uno de losNUEVA REVISTA 119 · OCTUBRE 2008[ 58]Internet: la hora de las redes socialesprimeros datos que se pide a losEl sentido común y lanuevos usuarios a la hora de confiprudencia siguen siendo gurar su perfil es el de las «zonas delos mejores consejeros en lomarcha» que suele frecuentar. Peroque respecta a la difusión dehay mucho más. Esos mismos adoinformación personal en unalescentes concentran en Tuentired pública, como es Internet.muchas de la actividades que antesSi estás en Internet y tienesrealizaban de modo disperso enotras plataformas: chatean, comparun secreto, es mejor que ten fotos, vídeos, crean sus páginasni lo pienses.personales y, en definitiva, desarrollan los primeros pasos de su vidasocial en línea.El origen de Facebook, como su propio nombre lo sugiere, está ligado a la búsqueda de un modo efectivo de mantener el contacto entrelos miembros de una promoción universitaria más allá de la orla o dellibro con las fotos de la promoción (facebook). Las redes sociales enlínea permiten reconstruir o mantener, en el mundo virtual, los vínculos que alguna vez se establecieron en el mundo físico: compañerosde una promoción, colegas profesionales, asistentes a un evento, alumnos, compañeros de trabajo y amigos. La red se ha convertido en esetercer lugar entre el mundo privado y el mundo público, en el que podemos reencontrarnos con viejas relaciones y seguir construyendo nuevos vínculos.En un plano más formal, otras redes especializadas como LinkedIn,representan nuestras relaciones profesionales, y no sólo sustituyen a lastradicionales tarjetas de visita, sino que de modo creciente están sustituyendo al viejo currículo. El perfil de cada usuario en una red socialprofesional es su currículo vivo, e incluso validado por sus colegas, jefesy compañeros de trabajo.Las redes sociales son los nuevos espacios virtuales en los que nosrelacionamos y en los que construimos nuestra identidad, pero también funcionan a modo de sistema de filtro y de alerta en la medida en que permiten un ajuste del flujo de información que recibimos enNUEVA REVISTA 119 · OCTUBRE 2008[ 59]José Luis Orihuelafunción de nuestros intereses y de los intereses de aquellos en quienesconfiamos.Revelar información propia en el perfil de usuario es una condiciónnecesaria para ser encontrado, cuanto más completo esté nuestro perfilen una red social, más sentido tiene nuestra pertenencia. Las reservas ycríticas que suelen formularse acerca de la privacidad y la intimidad,pueden encauzarse fácilmente en la medida en que normalmente es elpropio interesado quien define qué datos de los que aporta pueden serconsultados por qué usuarios de la red. La existencia de un perfil privado para amigos y de un perfil público para el resto de los usuarios de lared, es una de las más elementales defensas contra intromisiones indeseadas. De todas formas, el sentido común y la prudencia siguen siendolos mejores consejeros en lo que respecta a la difusión de informaciónpersonal en una red pública, como es Internet. Si estás en Internet y tienes un secreto, es mejor que ni lo pienses.Una de las experiencias habituales de los usuarios primerizos de lasredes sociales en línea (ocurre mucho en Facebook, por ejemplo), esque una vez que han completado su perfil no saben muy bien qué hacer.Es una situación similar a la que enfrentan los recién llegados a SecondLife (un mundo artificial o metaverso en el que los usuarios participanmediante avatares tridimensionales). Ocurre que hay aplicaciones,como todas las redes sociales generalistas o no especializadas, que notienen un propósito predefinido y requieren que sea el propio usuarioel que defina y ejecute el propósito. Volviendo al ejemplo de la agendade direcciones: por más completa y al día que la mantengamos, no ocurrirá nada hasta que escojamos un contacto y le llamemos. Las dinámicas propias de la red, en uno y otro caso, obrarán el resto: «¿A que nosabes quién me ha llamado?».Además de los particulares, también las empresas y los medios de comunicación han desembarcado en las redes sociales. A las empresas, supresencia en las redes sociales les permite integrarse en ambientes enred de conversación al tiempo que ocupan los espacios que correspondan a la denominación de la marca y de sus productos. Por su parte, losmedios proyectan su identidad de marca y ofrecen servicios (como tiNUEVA REVISTA 119 · OCTUBRE 2008[ 60]Internet: la hora de las redes socialesImagen del grupo de Nueva Revistaen la red social Facebooktulares, encuestas y concursos) en las redes sociales abiertas y dan soporte a redes sociales propias como estrategia de fidelización e interactividad con los usuarios.Finalmente, los anunciantes están encontrando en las redes sociales elmás sofisticado mecanismo de estudio y segmentación de mercados quejamás hubieran imaginado. Mucho más allá de las definiciones de targetsbasadas en la localización geográfica, la edad y el sexo, ahora pueden establecerse nichos ultraespecializados que incluyen gustos musicales, televisivos y cinematográficos, ideas políticas, viajes pasados yfuturos, estudios y trabajo, junto a todo tipo de adhesiones y preferencias.Hasta tal punto es relevante la dimensión que han cobrado las redessociales en Internet, que bien puede afirmarse que la llamada Web 2.0o Web Social, es precisamente la reconversión de buena parte de lasnuevas y viejas aplicaciones de Internet en redes sociales: todo sitio queNUEVA REVISTA 119 · OCTUBRE 2008[ 61]se precie hoy contiene componentes de red social e interactúa con lasredes sociales existentes.Un buen ejemplo de esta tendencia son los sitios informativos. Elusuario ya no se contenta con poder acceder a información actualizada, ahora exige poder hacer algo con ella: comentarla, valorarla, remitirla a filtros sociales (como Digg o Menéame), guardar el enlace en susfavoritos en línea (Delicious), enviarla por correo electrónico a unamigo, compartir el enlace en su propia red social o republicar y comentar la noticia en su blog.La web entera se ha convertido en una gigantesca máquina socialcapaz de producir resultados tan sorprendentes como la Wikipedia (unaenciclopedia actualizada por los usuarios en tiempo real), Twitter (unservicio de micropublicación en el que comunidades de amigos y conocidos se cuentan lo que están haciendo en menos de 140 caracteres),Flickr (una comunidad que etiqueta y comparte fotografías) o YouTube(un servicio de alojamiento de vídeos que está marcando la pauta de loque puede ser la televisión del futuro).Así como el uso habitual de la web originaria consistía en acceder ainformación publicada por otros mediante sistemas más o menos rudimentarios de búsqueda, lo propio de la Web 2.0 es compartir información con otros usuarios, publicar contenidos propios, valorar y remezclar contenidos de terceros, cooperar a distancia y, en definitiva,apoderarse de la tecnología para convertirla en parte de nuestra vida.Así como hace algunos años la expresión «We are the media» podíaresultar para algunos una manifestación del tan denostado tecnoutopismo, hoy la realidad de la red muestra con elocuencia que, finalmente, losusuarios se han hecho con el control de la herramienta y la están convirtiendo en una palanca para mover el mundo. Y no sólo el digital.JOSÉLUISORIHUELANUEVA REVISTA 119 · OCTUBRE 2008[ 62]