Nueva Revista 064 > Hacia otra luz más pura

Hacia otra luz más pura

Amalia Bautista

Sobre la nueva entrega de la producción poética de Miguel d'Ors "Hacia otra luz más pura".

File: Hacia otra luz más pura.pdf

Referencia

Amalia Bautista, “Hacia otra luz más pura,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1394.

Dublin Core

Title

Hacia otra luz más pura

Subject

Reseñas

Description

Sobre la nueva entrega de la producción poética de Miguel d'Ors "Hacia otra luz más pura".

Creator

Amalia Bautista

Source

Nueva Revista 064 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Los seguidores de Miguel dOrs siempre esperamos impacientes cada nueva entrega de su producción poética. Desde La imagen de su cara (1994) nos íbamos encontrando poemas inéditos, que formarían parte del nuevo libro (todavía Hacia otra voz más pura) en revistas y antologías. Conocí la última de estas pildoras, concretamente la «Oda a la tarde del 31 de diciembre », en las páginas de la revista Guiñara que dirige, y muy bien, José Manuel Abad Liñán. «No sé, pero algo tienes tú que ver conmigo, tarde del 31 de diciembre, retal del año que le sobra a todo el mundo». Aquello fue como quedarse con la miel en los labios, ¿cuándo llegaría el atracón, los otros 30, 40, 50 poemas que acompañarían a aquella oda, frugal aperitivo que, lejos de matarme el gusanillo, me había despertado un hambre feroz de buenos versos? La espera no fue larga. Hacia otra luz más pura llegaba a mis manos —y también a mis ojos, a mi corazón ros», tomando una cita de la Nota otra luz más pura a la mujer y los hijos del Autor que cierra el volumen. de dOrs, a sus amigos, sus maestros, sus alumnas (no sabemos qué pasa Compartiendo rasgos esenciales, con los alumnos) y a Dios. Y además, como el humor, el desencanto o los si el lector, que no lo creo, se cansara finales sorprendentes con algunos de tanta normalidad, de tanta actuacompañeros de generación (penselidad y de tanta cotidianeidad, no mos en Víctor Botas, Jon Juaristi o tiene más que leer poemas como Javier Salvago), y con ese sello de «Mis aventuras de Jeremiah Johnson artesano personalísimo e inconfun(o de la doble vida de los dos dOrs)», dible, Miguel dOrs es uno de los con un admirable parlamento que nombres imprescindibles de la poepara sí habría querido el mismo John sía de este último tercio de siglo. Ford: «[...] y usted, doctor, olvide la Con fichajes como éste, la Poesía botella y meta la cabeza en un cubo está de enhorabuena. de agua: va a trabajar muy duro esta AMALIA BAUTISTA mañana [...] ¿le han herido?, nada, sólo un rasguño, señorita, mientras la vista se te nubla. Y caes desfallecido en su regazo». El tiempo que huye, la improbable —y, sin embargo, real— existencia de la felicidad, la multitud de posibilidades que mueren ante cada elección, el yo y el otro y los otros, los objetos que acaban siendo nuestra vida, la infancia, el amor, los libros y hasta las facturas vertebran este libro, nos salen al paso como viejos conocidos, nos hacen esbozar una Entre la maraña de transgresores, sonrisa o nos ponen un nudo en la polemistas y artesanos de autocomgarganta. Nos guían, en fin, a través placiente suciedad, a veces surge de los versos y las páginas como por algún escritor sin más pretensiones una de esas «carreteritas campesinas que la de contar buenas historias, hisflanqueadas por alineaciones de torias que saben dar con realidades grandes árboles con faja cuyas ramas interiores de personajes entrañables. se abrazan por el aire, formando un Juan Miñana es uno de estos mirlos grandísimo túnel de frescura y pájablancos. Autor de cuatro novelas y