Nueva Revista 063 > El dia que Nietzsche lloró

El dia que Nietzsche lloró

Mónica Codina

Nos habla de la obra de Irvin D. Yalom "El día que Nietzsche lloró" que trata se un experimento imaginario: ¿qué hubiera pasado si el doctor Breuer hubiera inventado un tratamiento psicológico para Nietzsche?.

File: El dia que Nietzsche lloró.pdf

Referencia

Mónica Codina, “El dia que Nietzsche lloró,” accessed July 5, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1371.

Dublin Core

Title

El dia que Nietzsche lloró

Subject

Reseñas

Description

Nos habla de la obra de Irvin D. Yalom "El día que Nietzsche lloró" que trata se un experimento imaginario: ¿qué hubiera pasado si el doctor Breuer hubiera inventado un tratamiento psicológico para Nietzsche?.

Creator

Mónica Codina

Source

Nueva Revista 063 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

romanticismo. También la figura de Antonio Palacios merece una consideración especial, pues su arquitectura es difícilmente clasificable. El interés que suscita la lectura de este libro se debe a que el texto es una original interpretación de la arquitectura madrileña del cambio de siglo, en su contexto cultural, político y social, leída en paralelo a conceptos afines del pensamiento y de la Octubre de 1882, Lou Salomé viaja a literatura regeneracionista del 98, Venecia para ver al doctor Breuer. La que nos transmitió una visión de la irritación que le causa haber recibido España del desastre que, con los una nota impertinente en la que la años, se hizo tópica. En este libro, el desconocida Fráulein Salomé deterautor sigue las pautas de su anterior mina día, hora y lugar de encuentro volumen 20 años de Arquitectura en no mengua la disponibilidad del Madrid. La Edad de Plata: 19181936, médico. El doctor y el lector son presa editado también por la Comunidad de esta fascinante mujer —joven, de Madrid en 1996, y que recibió el interesante, delgada— que, envuelta Premio de Urbanismo, Arquitectura en pieles, avanza con decisión y diriy Obra Pública del Ayuntamiento ge su mirada osadamente a los ojos de Madrid, en el apartado Medios de del investigador. Difusión, y la Mención Especial «Nietzsche está enfermo, muy de los Premios COAM en el apartado enfermo. Necesita su ayuda». La de Difusión de la Arquitectura, descripción de todos los síntomas Periodismo y Publicaciones. Los dos —fuertes migrañas, náuseas, ceguevolúmenes, en conjunto, forman ra inminente, insomnio, dosis peliuna historia de la arquitectura grosas de morfina que no mitigan el madrileña desde 1874 a 1936, interdolor y días enteros mareado— pretada, como hemos dicho, según no resulta suficiente para elabounas coordenadas interdisciplinares rar un diagnóstico preciso. ¿Por más amplias, en una analogía de conqué había accedido a verle? «Es la ceptos con otras esferas de la cultura desesperación del profesor Nietzsy del pensamiento. che, no su corpus, lo que le pido que cure». ¿Qué le estaba exigiendo CARLOS MONTES SERRANO Lou Salomé? Irvin D. Yalom da comienzo a su che bajo la forma de la angustiosa experimento, lo imagina para nosoherida que provoca el sentimiento tros: ¿qué hubiera pasado si el doctor de una profunda traición. Al recrear Breuer hubiera inventado un tratael imaginario día en que Friedrich miento psicológico para Nietzsche? Nietzsche viaja a Viena, buscando una vez más un tratamiento para su Josef Breuer había experimentaenfermedad, el profesor Yalom do por primera vez el método de la demuestra una aguda penetración cura dialogada con Anna O. (Bertpsicológica. ¿Era realmente Nietzsha Pappenheim), provocando una che un enfermo del alma? compleja relación médicopaciente que le obligaría, más tarde, a abanNietzsche pide una cita al doctor donar el caso. En septiembre de Breuer; sus amigos le han animado. 1882, el doctor Breuer discute con Desconoce la intervención irresistisu discípulo Sigmund Freud los porble de Lou. Describe exhaustivamenmenores de este tipo de tratamiento. te los síntomas de su enfermedad y En esta discusión, así como en los parece satisfecho cuando percibe que posteriores trabajos de ambos, se el doctor le examina a conciencia. encuentra el origen de la ulterior Sin embargo, a pesar de su ánimo de revolución psicoanalítica. Se trata colaboración, no ha pronunciado ni de la hipótesis, por primera vez cienuna sola palabra acerca de su desestíficamente ensayada, de que una peración, ¿no había escrito cartas en idea, es decir, una realidad espirilas que hablaba de quitarse la vida? tual, actuando sin control en la Sí, Fráulein Salomé tenía razón al mente, puede adquirir la fuerza advertir a Josef Breuer de que necesaria para somatizar en una Nietzsche no se implicaría en un enfermedad. Nietzsche deambula proceso que supusiese una entrega por Europa, después de haber de poder. Resultaba curioso que abandonado su cátedra en Basilea, pudiese hablar de su enfermedad buscando de continuo un clima como si la observase desde fuera y no benigno que aminore los síntomas dominase su vida: «Tengo períodos de su extenuante enfermedad. En la negros. ¿Quién no? Pero no me primavera de 1882, conoce a Lou dominan. No forman parte de mi Salomé y en ella encuentra un alma enfermedad, sino de mi ser. Podría gemela. Su hermana Elisabeth y decirse que tengo la valentía de Paul Rée se interpondrán en su relapadecerlos». El profesor Breuer, conción y la conducirán hacia un final vencido de que la desesperación de desastroso, que acompaña a NietzsNietzsche —según la había descrito Nietzsche percibe su enfermedad Fräulein Salomé— era completacomo camino de emancipación, que mente ideativa, había intentado no sólo le ha librado de sus onerosas alcanzarle, pero su deseo de conserobligaciones, sino que al enfrentarle var el poder rechazaba visceralmena la realidad de una muerte temprana te cualquier manifestación de empale «proporciona perspectiva y valor». tia. ¿Por dónde debía continuar? No puede renunciar a la tensión, preInesperadamente, Nietzsche forcio de su hipersensibilidad, si quiere mula una pregunta: «¿Me dirá usted llegar a elegirse. « Mi trabajo produce la verdad ?». La conversación se torna tensión. Exige que me enfrente al interesante. Breuer había experilado oscuro de la existencia. El atamentado cómo «por lo general, la que de migraña, por terrible que sea, pregunta importante es la que no se puede ser una convulsión purificadoformula». ¿Debía el médico ser tan ra que me permite continuar». cruel como para decir lo que no se Nietzsche afirma su enfermedad quiere saber? Nietzsche y Breuer como una bendición, pero ¿cuánta mantienen posiciones enfrentadas. verdad será todavía capaz de tolerar? «Ningún médico tiene derecho a Las fuertes afirmaciones en las que ocultar al paciente lo que a éste le brilla el profético pensamiento del pertenece [...] ¿Quién tiene derecho profesor resuenan en la mente de a tomar semejante decisión por otra Breuer hasta convertirse en una persona? Esa postura viola la autonoduda: ¿es Friedrich Nietzsche más mía del paciente». Nietzsche no libre que él? puede admitir que se hable de esperanza ni de consuelo. No puede acepIrving D. Yalom —psicólogo y tar la salida fácil que obstaculiza al profesor en la Universidad de Stanhombre el camino hacia la verdad. ford— demuestra una gran capaciSí, está convencido de que sólo se dad de penetración psicológica al accede a la verdad a través de la recrear mediante este relato un incredulidad y del escepticismo y «no carácter como el de Nietzsche, mosa través del deseo infantil de que algo trando la ambivalencia de su firmeza se produzca. El deseo de ponerse en y energía. Combina con destreza el manos de Dios no es la verdad. No es arte de la novela y el psicoanálisis, y más que un deseo infantil. Es el deseo desentraña el significado humano de no morir, el deseo de aferrarse al del pensamiento nietzscheano sin pezón, eternamente hinchado, al que sojuzgar a su autor. Presenta al homhemos puesto la etiqueta de Dios». bre, Nietzsche, navegando en sole¿No debía cada hombre elegir la vida7. dad: «Mi hijo, Zaratustra, rebosará ras de mayor relevancia. Al final, un sabiduría, pero su única compañera glosario y un útilísimo índice alfabéserá un águila». Parece claro que tico de nombres y conceptos faciliNietzsche elige el camino de la soletan la consulta rápida de cualquier dad, pero todavía se puede preguntar asunto. si hubo un día en que Nietzsche lloró. MÓN1CA CODINA La obra constituye, ante todo, un diccionario biográfico. No falta ninguno de los 263 papas legítimos, desde san Pedro hasta Juan Pablo II, ni de los numerosos antipapas que les disputaron la sede apostólica. Por riguroso orden cronológico se narran las vidas de los papas, antes y después de acceder al solio pontificio, utilizando apartados o epígrafes, cuando lo aconseja la diversidad de los temas. Se ha dado mayor extensión a los papas de los dos últimos siglos, por la relevancia de sus figuras admirables, y por las soluciones que dan a Cuatro historiadores han compueslos problemas de nuestro tiempo. Los to este diccionario, cada uno según autores se han esmerado en trazar su especialidad: los papas de las edasemblanzas con objetividad, distindes Antigua y Media (L. Suárez), los guiendo las leyendas de los datos de la Edad Moderna (M. Barrio) y comprobados, y sin ocultar los defeclos de la Contemporánea (J. Paretos que aquejaron a algunos pontífides); a los que se añade el acertado ces. De todo hubo en la silla de San complemento de los concilios ecuPedro. Santos y pecadores, personas ménicos (D. RamosLissón). Es un brillantes y vulgares. Es impresioverdadero diccionario, y algo más. nante la galería de hombres insignes Porque este libro contiene unos en todas las épocas (León, Silvestre, valores que merecen destacarse: Dámaso, Gregorio Magno, Nicolás, estilo ágil y sustancioso, objetividad Hildebrando, Inocencio III, etc.); en la exposición, atención a la pero no faltan papas indignos, o que trama histórica ambiental, explicase dejaban arrastrar por abusos muy ción adecuada de los problemas dogextendidos en su tiempo, como el máticos y doctrinales, y referencias nepotismo. El lector encontrará bibliográficas sobre los temas o figu