Nueva Revista 059 > Misión poética

Misión poética

Miguel Veyrat

Reseña literaria de "La puerta giratoria" de Jorge Valdés Díaz-Vélez.

File: Mision poética.pdf

Tags

Referencia

Miguel Veyrat, “Misión poética,” accessed November 11, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1264.

Dublin Core

Title

Misión poética

Subject

Libros

Description

Reseña literaria de "La puerta giratoria" de Jorge Valdés Díaz-Vélez.

Creator

Miguel Veyrat

Source

Nueva Revista 059 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

escuchar al maestro con fe y con Misión miedo. El propio Guardini recordapoética ría aquellos momentos con predilección; en ellos sintió la fuerza de la Jorge Valdés DíazVélez verdad... la grandeza, originalidad y La Puerta Giratoria vitalidad del mensaje cristianocatóJoaquín Mortiz, México, 1998, lico. 100 págs. Para terminar, desearía resaltar las reflexiones que el autor dedica al papel que desempeñó la melancolía en la persona y en la producción de res años largos de misión diGuardini. Heredada de su madre, plomática y cultural en Espaprofundizó bellamente en este rasgo Tña, queriendo hacer realidad psicológico y espiritual en las páginas lo que en las relaciones internacionales tituladas Sobre el sentido de la melanse llama normalización, han dado colía, escritas en 1928. Guardini suespléndidos frutos: Jorge Valdés, últipo insertar en su vida la melancolía mo consejero de Cultura de la Embacomo un don de Dios, que cuajó cojada de México, ha enhebrado y puesmo dice López Quintás en capacidad to en movimiento las agujas que tejen creativa, poder de discernimiento, de nuevo la sólida tela común de la fuerza persuasiva y claridad de menlengua entre escritores mexicanos y este. Guardini, la melancolía y su compañoles. Y en el aspecto literario, quiepañero, el silencio, no desembocaron nes lo conocimos y tratamos en Maen un abatimiento estéril, sino que drid, tuvimos el raro privilegio de ver dibujaban la antesala de lo imporcrecer día a día su último libro, La tante. puerta giratoria, que acaba de recibir el Premio Nacional de Poesía AguascaEstoy persuadido de que la lectulientes 1998, convocado por el Conra de la obra de López Quintás anisejo Nacional para la Cultura y las Armará a parar la atención en los escrites mexicano. tos de Guardini. Como señalaba el Cardenal Joseph Ratzinger en 1985, Desde su primer libro, Aguas Tecon ocasión de la celebración del rritoriales (Molinos de Viento, UniCentenario del Nacimiento de Guarversidad Autónoma Metropolitana, dini, en la Academia Católica de Ba1998), Valdés DíazVélez, fiel a la traviera: Sólo cuando dejamos que dicional llamada telúrica de su país, otro se acerque, llegamos a enconhizo ya acopio de materia primordial a trarnos con nosotros mismos. Guisu alcance, formada por oscuros líquido Stein. dos del subsuelo, larvas, lagos fosforescentes, sangre, arcilla, óxidos y máscatradición de los SaintJohn Perse, Goras, ángeles húmedos, llanto frío, inrostiza o Neruda—, ha vivido y leído mensidad, desiertos, cenizas, guerrilla, vorazmente, como quería Rimbaud, vientre, amor, espejo. Por ejemplo. o llevado su escritura al extremo, coComo todo poeta joven, mas ya con mo hubiese preferido DAnnunzio, gran maestría. para perderlo o ganarlo todo. El reUn día se alejó de los espejos de la sultado en forma de libro es éste, que tradición, y de verse reflejado de cuerha recibido el premio más importante po entero, pasó a detallar lo más cierde las letras mexicanas. to y certero de sí mismo. De la revoPor un lado, contiene una de las lución de las brasas, pasó a la certeza vetas más ricas de Valdés, espiritualista del fuego sereno que aborda la forja y diría yo fiel y sorprendentemente de la madurez en la vida de un poeta: juanrramoniana en su tratamiento de Cuerpo Cierto (Ediciones El Tucán de la transparencia de la palabra, para Virginia, México D.F., 1995) o más mostrar lo más hondo de la idea. Por bien, otro, el barroco magmático de so el volcán, lo más racial, en la última y espléndida parte del libro, Axtiaule, Flama líquida un verdadero milagro, a la par que lúpor los pastizales del pensamiento, cido manifiesto poético: sublevaciones del polvo entre sílabas Escribo contra el tiempo de un salmo con esta posesión apuran signos. que llamaron silencio El poeta, que ya sabía de dónde los antiguos. (...) llega el verbo, nacido al tiempo que el polvo hecho barro, aborda ahora la Tampoco ha sido ajeno el buen proclama de la contradicción suprepoeta, en su estancia madrileña, a las ma: Hacer y deshacer la ceremonia últimas luces de la mal llamada codel cántico y del duelo. O bien Este rriente experiencial, o literalismo volver oficio los exilios de la luz en la anecdotista, y deja constancia de ello sombra. en algunos poemas tiernamente iróniSiendo su oficio el de diplomático, cos, que recuerdan esa tendencia. Valdés pasó a lo largo de sus dos priEn ambas laderas, Jorge Valdés meros libros por Cuba y Buenos Aiplantó con éxito su huerto o su taller. res, para recalar al fin en Madrid, donY nosotros nos hemos enriquecido de escribió este libro. Entre nosotros, con su trato: de su paciente lectura de el poeta diplomático en la más noble nuestros textos, de sus consejos, su entusiasmo afectuoso y su hondo comerodean en torno al escritor catanocimiento de las aguas territoriales lán. El autor, que escribe desde el del ser humano, de la exquisita factuagradecimiento, ha pretendido elora de sus versos, de la nada fácil natugiar a Pía, y al hacerlo, consigue en ralidad de sus obediencias rítmicas. parte aquello que no se ha propuesto De su calidad de gran poeta nacido directamente: en este libro hay aprode la luz ambigua y siempre gloriosaximación biográfica, análisis de estilo mente oscura del conocimiento. Miy de psicología, retazos de manual de guel Veyrat. historia y de política, y una defensa frente a los detractores del escritor. Puig destaca desde el comienzo la contribución de Pía a la lengua cataElogio a Pía lana, con escasa tradición de prosa a comienzos de este siglo. Su mérito es Valenti Puig grande pues parte de una situación El hombre del abrigo de inferioridad, dado que apenas tenía modelos y una tradición desde la Destino, Barcelona, 1998, 269págs. que partir. Pía escribe sin retórica, sin afectación, pensando en los lectores. Ahí está la utilidad del periodismo, as etiquetas políticas han lasque obliga a ver las cosas directatrado durante años la figura de mente y a describirlas de una manera LJosep Pía (Palafrugell, 1897clara y sencilla. 1981), recuperado a veces para ser El autor de El cuaderno gris entildado de escritor conservador o cotiende que es importante mantener laboracionista, y no para reconocerle esa actitud de ver las cosas directacomo uno de los grandes prosistas esmente, y concibe la escritura como pañoles de este siglo. Tenía que llegar espejo de la realidad, prodigiosa e ya es triste y a veces costumbre— el inagotable, burda y mágica. Ese escentenario de su nacimiento para que pejo no es sólo la escritura periodístilos alumnos más avispados de las faca, sino también la novela, que, a juicultades de Comunicación rescataran cio del payés, como espejo de la vida los libros del escritor ampurdanés de no tiene que tener ni argumento ni los fondos de las bibliotecas y vieran necesariamente un final. Pía se manen Pía a un maestro, a un escritor y tiene siempre en esta senda del realisperiodista total. mo en ficción, frente a la tradición Valenti Puig, con El hombre del imaginativa y fantástica, pues lo que abrigo, premio Josep Pía de 1998, da le interesa es la historia, vivir la hisluz y deshace reduccionismos que