Nueva Revista 058 > Rusia ante el 2000, impresiones de un viaje

Rusia ante el 2000, impresiones de un viaje

Antonio Fontán

En el Congreso del Instituto internacional de prensa en Moscú, se trató la situación de la prensa en Rusia, sus problemas estructurales y el debate de la sucesión de Yeltsin.

File: Rusia ante el 2000, impresiones de un viaje.pdf

Referencia

Antonio Fontán, “Rusia ante el 2000, impresiones de un viaje,” accessed October 18, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1224.

Dublin Core

Title

Rusia ante el 2000, impresiones de un viaje

Subject

Panorama internacional

Description

En el Congreso del Instituto internacional de prensa en Moscú, se trató la situación de la prensa en Rusia, sus problemas estructurales y el debate de la sucesión de Yeltsin.

Creator

Antonio Fontán

Source

Nueva Revista 058 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

pues, con la primera bomba nuclear men de no proliferación nuclear de islámica, lo que sin duda empleará cobertura universal ha sufrido un como baza para realzar su posición gravísimo golpe, y tampoco cabe dentro de los países musulmanes. La descartar que otros Estados (Corea debilidad de la economía pakistaní, del Norte, Irán y el mismo Israel) siunida a la corrupción de su adminisgan el ejemplo de los dos países intración, la fragilidad de su sistema dostanos y se declaren abiertamente político y un posible contagio del potencias atómicas. Sin duda algufundamentalismo islámico convierna, un mundo en el que la proliferaten a este país en un actor internación sea un hecho tendrá un equilicional poco estable y de reacciones brio mucho más precario y presentaimpredecibles en un futuro. rá nuevos problemas, que no siempre serán fáciles de afrontar. AlfonEn cualquier caso, la estrategia so López Perona. occidental para desarrollar un régiRusia ante el 2000: impresiones de un viaje A finales del pasado mes de mayo, periodistas de todo el mundo se reunieron en Moscú con ocasión del Congreso del Instituto Internacional de Prensa (IP¡). El autor explica la situación actual de la prensa en ese nuevo hombre enfermo de Europa que es Rusia, los terribles problemas estructurales a los que se enfrenta este país y los términos en los que se desarrolla el debate sobre la sucesión de Yeltsin. as elecciones presidenciales rea, ha roto con energía agotadas lerusas serán previsiblemente gitimidades y querría occidentalizar Len el 2000. Entretanto, el podesde el punto de vista político y culder está de hecho y de derecho en tural a su nación. En cualquier caso, manos del presidente Yeltsin, otro es deseable que a su reinado no siBoris como Godúnov, que igual que ga, como en 1605, una nueva edad éste ha alcanzado la condición cesáde las revueltas. A finales de mayo, unos centetica editorial, dictando qué debe denares de periodistas de casi todo el cirse o escribirse y qué no. mundo vimos en Moscú a Boris La letra del discurso era impecaYeltsin en buena forma física y ble para una filosofía política demoaceptable forma política, con ocacrática y liberal. Las interpretaciones sión del Congreso del Instituto Inque hacían las personas que conocen ternacional de Prensa. El presidente la realidad rusa y viven y trabajan allí ruso inauguró las sesiones en el variaban. Para algunos, los grandes Kremlin con un discurso hábil y sigmedios, o los de mayor difusión nificativo, leído con viveza, hacienson manifiestamente gubernamentado gala de agilidad mental y de moles. El presidente atribuía esa parciavimientos, y de dominio de la situalidad de la que hablaba a unos propieción. Sabía dónde estaba y hablaba tarios que están a su servicio (o vicepara ganarse al auditorio y, de paso, versa), para ampararse tras ellos. lanzar algún mensaje a la opinión Otros pensaban que había aprovecharusa y a los medios del país. El era do la ocasión para llamar la atención el campeón de las libertades. Diez de algunos de los magnates y adaños antes (o sea, bajo Gorbachov y vertirles que no piensan en sacar los el quiero y no puedo de su comupies de su plato para y meterlos en el nismo de continuación), el Kremlin de la política, pues está reservado al se habría horrorizado ante la perspresidencialista presidente. pectiva de que los ciudadanos establecieran un periódico o una compaLa sucesión, a debate ñía audiovisual propiedad de ellos. Diez años después (o sea, bajo YeltDos días después, el más conocisin), en Rusia se publican más de do o poderoso de los magnates de diez mil periódicos y revistas no gulos medios, Boris Berezovski, en una bernamentales y el número de canaintervención en el mismo Congreso, les de radio y televisión privados es habló de la posible sucesión presidencreciente. cial del 2000. Mencionó cuatro nomPero los periodistas, siguió dibres: el alcalde de Moscú, que a él no ciendo, están sometidos, también en le gusta mucho; el general Lébed, al Rusia, a presiones que pueden condique considera un peligro como evencionar su libertad, inclinándoles o tual presidente de Rusia (si bien se da forzándoles a infringir principios étipor cierto que la victoria de este milicos. Por otro lado, los propietarios tar en la república siberiana de Krasson en ocasiones los peores censores noiarsk se obtuvo gracias al apoyo de e interfieren abiertamente en la políBerezovski, que quizá lo que pretenblemas económicos, estructurales, sodía era mantenerlo lejos de Moscú). ciales, nacionalistas y políticos. Los Es posible que el tercero, el comunismás radicales de todos ellos son los ta Ziuganov, pudiera cosechar votos que afectan a las estructuras sociaentre los millones de descontentos, les, económicas y políticas, a sus depero siempre tendría en contra su arbilidades y a la carencia de ellas. caísmo ideológico, su imperialismo No hay duda de que, con todas las imposible y el aislamiento que traería cuestiones irresueltas de carácter étniconsigo. El cuarto jinete de Bereco, cultural y político en algunas rezovski sería (¿por qué no?) el propio giones o nacionalidades periféricas Yeltsin (la prohibición legal de un y en varios enclaves interiores, la Fetercer mandato podría salvarse si no deración Rusa es una nación, Rusia se cuenta el del 91, que fue anterior a una patria y su cultura un patrimonio la fijación constitucional de un límite compartido a lo largo y ancho del inde dos). Las elecciones están todavía menso territorio. Los numerosos y relativamente lejos. Los occidentales nutridos grupos de escolares y adulen general y los americanos en partitos que visitan los monumentos y los cular parecen ver en Yeltsin o en museos, que acuden a teatros y conquien, designado por él, pudiera conciertos así como, en proporción cretinuar la política que representa, un ciente a iglesias, capillas y monastemal menor. Y si el Fondo Monetario rios, y las nuevas y viejas bandeInternacional y otras instancias simiras nacionales que ondean en los edilares siguen la inspiración de los ficios públicos, y que la gente consigrandes Estados, una renovada prodera suyas, son manifestaciones de longación del yeltsinismo, con todo ello. Los grandes cambios que Yeltsin o sin él, es loque podría gose han producido en estos pocos años bernar Rusia en la inauguración del de postcomunismo son sustanciales e siglo. irreversibles. Podrían cifrarse en la creación más que restablecimiento de la propiedad privada y de las La cuestión de las estructuras libertades públicas, realidades que nadie podría seriamente discutir. Es Los dificultades a las que se enel gran mérito político de Yeltsin, frenta el país son todas las posibles quien quizá se vio arrastrado a ello y y las imaginables en ese nuevo acertó a ponerse al frente de la manihombre enfermo de Europa que es festación. Lo que se podía hacer, (por la Federación Rusa, con sus catorce decirlo de algún modo) a golpe de demillones de kilómetros cuadrados y creto se ha hecho, aunque en no posus 150 millones de habitantes: procos casos y sectores se hiciera mal, y neraciones más jóvenes. Pero en no tiene vuelta atrás. Pero faltan por Rusia es preciso que se generen y conformarse las estructuras matefuncionen las estructuras finanriales, financieras, comerciales y pocieras que permitan aplicar los relíticas de una nación industrial, cursos a la producción en los sectopotencialmente riquísima y a la vez res de las materias primas y de la indescapitalizada, y de una administradustria; las estructuras materiales ción pública y empresarial que no esque hagan posible el acercamiento tá preparada para trabajar en una sode esas materias primas y productos ciedad capitalista, competitiva y libeindustriales a los centros de consural. Y, junto a la de esas estructumo o a las plataformas de exportaras, se advierte también la ausencia ción, en condiciones económicade los hábitos sociales necesarios pamente competitivas; las estructura moverse en un mundo nuevo, en el ras comerciales que lleven a comque tan importantes son el riesgo y la pradores y al público los diversos iniciativa. bienes y artículos. Y, en fin, casi con tanta o más imperiosa necesiAlgo parecido ocurre en el campo dad que todas esas estructuras ecode la política. No hay verdaderos parnómicas, las del orden político, que tidos, salvo que se piense que lo es el puedan encauzar de forma eficaz y de los comunistas, que no dejan de racional los votos ciudadanos a las estar encerrados en la contradicción instancias de poder. Para esto últide estar obligados a ser un partido mo, lo único que funciona en el cuya finalidad es recuperar una forma mundo políticamente desarrollado de Estado en la que no haya partidos es un sistema de partidos con proni libertades. Hay clientelas, grupos gramas e ideologías que sean la insde intereses regionales y políticos y piración y el compromiso de las opgentes sueltas en las asambleas de ciones de gobierno del Estado. Esos municipios, provincias, repúblicas o son, con Yeltsin o con sus epígonos Federación. o con sus diadocos, los principales Estas carencias son superables y desafíos de Rusia ante el 2000. Analgún día serán superadas. Quizá tonio Fontán. sean más capaces de lograrlo las ge