Nueva Revista 057 > La morfología de lo amorfo

La morfología de lo amorfo

Alberto M. Arruti

Sobre el libro, La morfología de lo amorfo, de Benoit Mandelbrot.

File: La morfologia de lo amorfo.pdf

Tags

Referencia

Alberto M. Arruti, “La morfología de lo amorfo,” accessed October 21, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1213.

Dublin Core

Title

La morfología de lo amorfo

Subject

Libros

Description

Sobre el libro, La morfología de lo amorfo, de Benoit Mandelbrot.

Creator

Alberto M. Arruti

Source

Nueva Revista 057 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

el mundo de la matemática pura tieLa morfología ne una riqueza de posibilidades que va mucho más allá de las estructuras de lo amorfo sencillas que veían en la naturaleza. Encontramos aquí un cambio proBenoít Mandelbrot fundo de mentalidad entre la mateLa Geometría fractal mática del siglo XX y la de otras épode la naturaleza cas anteriores. Hata ahora no se habían Tusquets Editores estudiado muchas formas que habían Barcelona, 1997, 662 págs. de llamar veteadas, en forma de hidra, llena de granos, pustulosas, ramificadas, en forma de alga, extrañas, enmarañadas, tortuosas, ondulantes, tel autor, Benoít Mandelbrot, nues, arrugadas y otras cosas por el es investigador de IBM en el estilo. Pero ahora es posible dar a esCentro de Investigación TiloEtas formas un tratamiento riguroso y mas J. Watson y ya, en 1987, se pucuantitativo. blicó en España la traducción de la obra que le hizo célebre, Los objetos Un capítulo de los más sugestivos fractales. La palabra fractal procede de esta extensa obra, escrita sin predel adjetivo latino jractus que, a su tensiones técnicas, es el dedicado al vez, tiene como verbo correspondienazar. Desde el cálculo de probabilidate a frangere, que significa romper en des, ideado por Pascal, en el siglo pedazos. En definitiva, en el término XVII, el azar había estado siempre prefractal se concitan dos ideas, la de sente en el pensamiento matemático. romper en pedazos y la de algo irreEl autor prescinde de toda consideragular. Históricamente, se descubrieción filosófica y, refiriéndose al azar, ron estructuras matemáticas, que no afirma que la teoría de la probabilipodían ser explicadas con las ideas dad es el único útil matemático disque habíamos heredado de Euclides ponible que nos puede servir para rey de Newton. La geometría de Euclipresentar lo desconocido e incontrodes estudia una serie de estructuras lable. Es una suerte que este útil, regulares y la mecánica de Newton aunque complicado, sea extraordinaestá basada, fundamentalmente, en la riamente poderoso y adecuado. noción de continuidad. De tal modo La obra aparece dividida en doce que ha podido escribir Freeman Dycapítulos, a través de los cuales se da son que los matemáticos creadores un paso de gigante en la comprende esos monstruos les concedían imsión de la naturaleza. Se introducen portancia por cuanto mostraban que nuevos conceptos para abordar el matemática es capaz de encontrar en análisis de unas formas, extraordinalos mismos ciertas y determinadas riamente complejas, que siempre hairregularidades. Alberto M. Arruti. bía rechazado la geometría tradicional. Por ejemplo, la noción de escalante, para señalar aquella forma en El ambiente la que su grado de irregularidad o de fragmentación es idéntico a todas las literario del 98 escalas. Euclides descartaba por informes el estudio de ciertas formas. Andrés Trapiello Ahora constituyen el objeto predilecLos nietos del Cid. La nueva to de los matemáticos actuales. Se Edad de Oro de la literatura han adentrado en la investigación de española (18981914) la morfología de lo amorfo. Si bien Editorial Planeta se había rechazado, en multitud de Barcelona, 1997, 405 págs. ocasiones, el estudio de todo aquello que podemos ver o sentir, es ahora cuando estos aspectos de la naturaleza pasan a un primer plano, por ualquier lector potencial que ejemplo, la medida de la costa de ojee distraídamente el índice Bretaña, que el autor estudia en el cadel último libro de TrapieCpítulo cinco, y llega a la conclusión llo, puede dar un respingo al leer que de que si bien la geometría de una el primer capítulo se titula bazar un costa es complicada, su estructura poco confuso, para qué decir otra copresenta también un alto grado de sa, donde cabe un poco de todo, orden. etc., etc., etc., hasta tres líneas más; que el segundo habla de los escritoNos encontramos ante una revores un poco inútiles, pero muy pintolución en el pensamiento matemátirescos...; o que el undécimo lleva esco. Ante un cambio profundo de méto como epígrafe explicativo: uno de todos y de fines del análisis matemálos capítulos más curiosos del libro, tico. Además, se había insistido, en porque se habla en él de escritores muchas ocasiones, en el carácter, meque todos, o sea, los cinco que están ramente especulativo, de gran parte en esto, suelen decir que fueron escridel conjunto de conocimientos matetores muy importantes, pero que namáticos acumulados, hoy esta moderdie se ha tomado la molestia de leer na matemática nos enfrenta ante propara corroborar esta generosa opiblemas absolutamente reales y, con nión o para refutarla. En este caso, frecuencia, al alcance de cualquiera, quien escribe estas líneas, sí se ha topero ante los cuales solo la reflexión