Nueva Revista 055 > Del apocalipsis hasta la coronilla

Del apocalipsis hasta la coronilla

Javier Gomá Lanzón

Una reflexión sobre el sentido del término "apocalipsis", debido a la expectación que hay entre las masas por la llegada del nuevo siglo.

File: Del apocalipsis hasta la coronilla.pdf

Referencia

Javier Gomá Lanzón, “Del apocalipsis hasta la coronilla,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1149.

Dublin Core

Title

Del apocalipsis hasta la coronilla

Subject

Panorama

Description

Una reflexión sobre el sentido del término "apocalipsis", debido a la expectación que hay entre las masas por la llegada del nuevo siglo.

Creator

Javier Gomá Lanzón

Source

Nueva Revista 055 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

su prestigio social y profesional y que ha de desempeñar. Por último, de su intachabilidad moral. No es el Consejo del Mercado de Telecoque estas virtudes puedan faltar a municaciones tiene, porque así la los miembros de la Comisión de las ley lo prescribe, competencias exTelecomunicaciones, pero este órclusivamente económicas. Se trata, gano tiene una dependencia del Mipues, de un órgano distinto para un nisterio de Fomento; como organisasunto distinto, con una composimo autónomo, no reúne los requisición inadecuada para que pueda reatos de autoridad administrativa en la lizar la tarea que se le confía, y con materia de su competencia; sus una dependencia del Ministerio de miembros no son elegidos porque Fomento que desdice del rango de tengan algún conocimiento concreto autoridad administrativa que ha de de contenidos de televisión, y su decorresponder a su función concreta. signación no responde a la función Luis Núñez Ladevéze. Del apocalipsis hasta la coronilla A estas alturas del milenio, bien vale una reflexión sobre el sentido del término apocalipsis . El autor de estas líneas lo hace en un espléndido divertimento. n el prefacio que Gilíes Liponingún proyecto histórico movilizavetsky puso en 1983 a la codor, estamos ya regidos por el vacío, Elección de sus artículos titulaun vacío que no comporta, sin embarda La era del vacío. Ensayos sobre el go, ni tragedia ni apocalipsis. individualismo contemporáneo, hay La etimología de la voz apocaun largo párrafo descriptivo de la solipsis sugiere la metáfora del velo ciedad postmoderna, que termina de envolviendo el secreto del mundo y la siguiente forma: Ya ninguna la acción de retirarlo: retirar (apo) lo ideología política es capaz de entuque oculta (calipso) para que lo oculsiasmar a la masa, la sociedad postto se manifieste. La verdad del munmoderna no tiene ni ídolo ni tabú, ni do es como un regalo de Navidad. El tan solo imagen gloriosa de sí misma, afortunado palpa el regalo a través del envoltorio mientras los testigos calipsis, esto es así no porque el apodel proceso apocalíptico de desgarrar calipsis haya perdido vigencia, sino el papel le invitan a que adivine el porque, al contrario, el apocalipsis escontenido, ¿qué será? Lipovetsky ha tá más vigente que nunca y en realiexplorado el envoltorio de nuestra sodad ya ha acontecido y es el desvelaciedad postmoderna en presencia de miento del vacío obrado en parte todos y ha exclamado con alegría: gracias al mismo Lipovetsky. En su¡está vacío!. ma, la era del vacío es la era del Podía haber dicho: no hay naapocalipsis consumado. da, pero la Nada y el nihilismo en Otra prueba. La evolución del general tienen concomitancias exiscampo semántico de una palabra tencialistas, y nuestro ensayista afirilustra sobre las transformaciones de ma que se trata de un vacío que no una sociedad que confiere, andando comporta, sin embargo, ni tragedia ni el tiempo, significados sucesivos a apocalipsis. Por eso prefiere el téresa palabra. En griego moderno mino vacío, que carece de los aspaOOTOKaAurcTCO, transitivo, significa vientos del otro. ¿Qué es el vacío? desvelar, descubrir, revelar, como Una nada sin freno, una nada deportien la acepción primitiva; pero el inva, ecológica, cosquilleante. ¿Qué es transitivo arcoKo&UTrcoiJ.ai significa el vacío? No busquen en otro sitio: el levantar el sombrero, se entiende libro de Lipovetsky es él mismo un que en ademán de saludo. El apocalibro postmoderno en ese preciso senlipsis se produce en las testas de tido. nuestros contemporáneos cuando se Un vacío que no comporta, sin destocan el sombrero para saludar embargo, ni tragedia ni apocalipsis. gentilmente a quien se encuentran Esta frase trasciende un cierto humo por la calle. Ahora bien, hoy nadie autosatisfecho. En efecto, parece senlleva sombrero, todos los cráneos cirtir más alegría por haber adivinado el culan desnudos, luego el apocalipsis contenido del regalo que enfado por se ha producido ya. el desaire de recibir un paquete vacío, He aquí la banalización en su graenvuelto en papel de celofán. Pero do máximo: de la revelación de todas sobre todo es, paradójicamente, una las cosas en el final de los tiempos... frase muy apocalíptica: Lipovetsky a la coronilla destocada de su vecino cree haber rasgado (apo) el velo que o la suya propia. Sociedad mínima, ocultaba (calipsis) la esencia (vacía) trivial, sin ideología que entusiasme de la sociedad (postmoderna). En a la masa, sin ídolo ni tabú, dice la consecuencia, cuando Lipovetsky decita. De pronto, en esta sociedad del clara que el vacío no comporta apovacío experimentamos un profundo horror vacui. ¿Qué hacer con nuestra esa señora con el precioso marfil de monumentalidad en este mundo arOriente, pero no el marfil con la denchicotidiano? tadura de la mencionada. Hay una salida. Comparar el lePor lo mismo, no es correcto envantamiento del velo que esconde el tablar relación entre el apocalipsis y secreto del mundo con el levantalas coronillas coetáneas en una direcmiento del sombrero para saludar al ción que va de la antigua grandiositranseúnte representa, sin duda, un dad del primero a la pequeñez de las objetivo empobrecimiento. En algún segundas, sino al revés; no hay que lugar, Dámaso Alonso recomendó comparar el apocalipsis con el cogocomo regla básica de las metáforas te, sino el cogote con el apocalipsis. que, de los términos que la metáfora En resumen, esta sociedad nuestra pone en relación, el real y el metafótan vacía y postmoderna resulta ser rico, este último fuera mayor y más la más monumental de cuantas nunca elevado que el real. Es decir, uno han existido, toda vez que nunca anpuede comparar, si le place, a la mutes se había nadie atrevido a ennoblejer amada con una diosa mitológica, cer y subir tan alto esa honesta pero pero no a una diosa con su amada; discreta parte de nuestra anatomía. uno puede comparar los dientes de Javier Gomá Lanzón.