Nueva Revista 053 > Nova et Vetera

Nova et Vetera

Ángel Sierra de Cózar

Reseña literaria de "Por fuentes y fronteras" por Luis Alberto de Cuenca.

File: Nova et Vetera.pdf

Tags

Referencia

Ángel Sierra de Cózar, “Nova et Vetera,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1108.

Dublin Core

Title

Nova et Vetera

Subject

Libros

Description

Reseña literaria de "Por fuentes y fronteras" por Luis Alberto de Cuenca.

Creator

Ángel Sierra de Cózar

Source

Nueva Revista 053 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

ciador, ha sido propuesta por Isaiah casos apunta. Son tantos los desatiBerlin a partir de una concepción nos intervencionisas del socialismo clásica en la tradición liberal, al meque se le puede perdonar algún excenos desde el célebre ensayo de Consso neoliberal, si bien jocandi causa, tant sobre la libertad de los antiguos como la humorística analogía entre comparada con la de los modernos. los atracadores y los inspectores de La libertad positiva o libertad paHacienda. VidalQuadras ha escrito ra consiste en la capacidad de acun ensayo combativo e inteligente tuar, de hacer cosas, de participar en que, con un humor inusual en textos la vida pública. La libertad negatipolíticos (menos aún en los propios va o libertad de consiste en la aude la izquierda, que se toma a sí missencia de coacción, en la reserva de ma demasiado en serio) propone un un espacio lo más amplio posible en criterio axiológico para deslindar la el que nadie, ni la sociedad ni el Esderecha y la izquierda, vapulea al tado, puede intervenir. Aunque las centro como derecha contrita y verdos clases de libertad son compatigonzante y de paso fustiga al ogro bles, se producen tensiones entre filantrópico izquierdista mediante el ellas, tensiones en el fondo entre liarma exquisita de la ironía. Ignacio bertad e igualdad. Mientras la dereSánchez Cámara. cha se decanta hacia la libertad negativa, la izquierda lo hace hacia la Nova et positiva. El problema de la izquierda suele ser que al caminar ansiosaVetera... mente hacia la igualdad suele perjudicar a la libertad y, al final, no conLuis Alberto de Cuenca sigue ni la una ni la otra. Decir que Por fuertes y fronteras en el comunismo soviético había Visor Libros igualdad pero no libertad es una Madrid, 1996, 79 págs. prueba de la pérdida de contacto con la realidad. Tal vez el criterio propuesto por abía empezado a escribir el autor, bien es verdad que solo coesta reseña siguiendo un mo criterio diferenciador contempoHprocedimiento que me paráneo, insista demasiado en las diferecía muy adecuado a la naturaleza rencias económicas entre la derecha del libro: condensar en una, dos o y la izquierda. Cabría añadir, sin dutres palabras, en una frase rápida, coda, su oposición en torno a otros vamo en un juego de asociaciones, la lores, cosa que el autor en algunos lectura de cada poema, para sumarlas luego y explicar el resultado. Pero son ellos quienes reciben las mayores luego descubrí que el resultado (la alabanzas y el reconocimiento; cierdescripción, la apreciación del libro) to, sí, los alaban, pero los que la genestaba hecho: lleva escrito más de te lee son éstos. quince siglos. Naturalmente, éste no es un criterio adecuado. Hasta el propio Respondiendo a la pregunta de Marcial lo habría reconocido: no sirun abogado amigo suyo sobre la clase ve como criterio, pero escuece. La de estudios en que podía ocuparse verdadera defensa se encuentra en las durante unas vacaciones, Plinio le virtudes propias, exigidas siempre y aconsejaba, entre otras cosas, que de sin concesiones: brevedad, claridad, vez en cuando escribiera poesía: No concisión, agudeza, contención, ritme refiero a ese género de poema exmo, forma, equilibrio, inteligencia. tenso y seguido (que solo es posible terminar si no se hace otra cosa) sino ¿Hubo alguien más que hablara a este otro ingenioso y breve, que nos de este libro hace más de quince sisaca maravillosamente de ocupacioglos? Ausonio, cuando recomendaba nes y preocupaciones por grandes el suyo: Lectura de mañana hay en que sean. Juegos, los llaman, pero él y lectura de tarde; con lo alegre juegos que reportan a veces una glohemos mezclado lo serio, para que ria no menor que las obras serias. (...) todo agrade en su momento. Ni la Es sorprendente cómo estos pequevida es de un solo color, ni el lector ños escritos absorben y relajan nuesde poesía, de un único modelo; catro espíritu. Pues son sus temas los da página tiene su ocasión; esto es amores, los odios, la indignación, la del gusto de Venus, delicada, aquecompasión, el humor, todo lo que la llo, de Minerva, belicosa; esta parte vida, en suma, nos ofrece a diario. complace al estoico, a Epicuro, aqueEntonces (como ahora) esta poella.... sía tuvo que defenderse de los cargos ¿Y en qué quedaron aquellas brede frivolidad, superficialidad, intrasves notas mías? ¿Son igual de actuacendencia, ligereza, simple juego. les? Más o menos, en esto: ars oviOtro poeta antiguo más sensible a diana; Machado (Manuel); Borges, esta crítica, pues en su caso era con cruel; Catulo, siglo XX; mirada en más frecuencia merecida— echaba movimiento: serie negra; Ausonio, mano del argumento más contunpero a lo bestia; ocurrencias, cinismo dente: los que de verdad se burlan y de salón, pubpoetry; namedropjuegan son los que escriben poemas ping, emblemata, juegos peligrosos; grandilocuentes sobre historias truhasta el límite justo: alegorías, a carculentas o inverosímiles. Cierto que go del lector; varias veces: chapeaul, cribe: por lo demás, el lector inforsusurros de soledad, cálices de mado e inteligente no debe compaamargura, un nudo en la garganta... rar entre sí cosas distintas, sino enY antes de dejar en manos de la juiciar de por sí cada una, sin tener única persona autorizada la sentencia por inferior a otra cosa lo que es perfinal, volveré a Plinio: en otra carta, fecto en su género. Suum cuique... pidiéndole a un amigo una crítica Ángel Sierra de Cózar. sincera sobre sus propios versos, es