Nueva Revista 053 > Fernando Lanzas

Fernando Lanzas

Luis Alberto de Cuenca

Sobre la poesía de Fernando Lanzas y una breve reseña de su biografía.

File: Fernando Lanzas.pdf

Referencia

Luis Alberto de Cuenca, “Fernando Lanzas,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1101.

Dublin Core

Title

Fernando Lanzas

Subject

Poetas de línea clara

Description

Sobre la poesía de Fernando Lanzas y una breve reseña de su biografía.

Creator

Luis Alberto de Cuenca

Source

Nueva Revista 053 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Fernando Lanzas [ Luis ALBERTO DE CUENCA ] ernando Lanzas nació en Madrid en 1951. Lo conocí en Balmoral hará media docena de años, en unas circunstancias lo sufiFcientemente disparatadas como para recordarlas aquí. Yo estaba con unos amigos, entre los que recuerdo la canosa cabeza de Fernando González de Canales. De repente, una silueta masculina, espigada y borbónica, abandonó una mesa cercana y se dirigió a la nuestra, enarbolando un ejemplar de mi Poesía 19701989 publicada por Renacimiento, la editorial hispalense de Abelardo Linares. Figura en ese libro una fotografía mía que me hizo José del Río Mons en su mítico estudio de General Zabala. La silueta, que luego resultó ser Lanzas, había reparado en mí al entrar y había colegido que el de la foto y yo éramos una y la misma cosa, de manera que dijo: Disculpen. Acabo de comprar este libro y me parece que es usted su autor. ¿Le importaría dedicármelo? A partir de ese momento, me honro con la amistad de Fernando Lanzas, brillante economista donde los haya y genial hacedor de versos. Leí, con una mezcla de fruición y complicidad, sus poemas inéditos, que muy pronto dejarían de serlo para agruparse en un tomito de 52 páginas titulado El frente de Madrid (Sevilla, Renacimiento, 1993). Ese libro, único hasta la fecha publicado por Lanzas, no tiene desperdicio: divertido, ingenioso, fresco, vivo, constituye un ejemplo sobresaliente de esta línea clara de mis pecados con la que tanta lata estoy dando. A Fernando lo influye Gil de Biedma, que no es mala influencia, ¡voto a bríos!, y, además, aprovecha del autor de Poemas póstumos lo mejor de su voz, renunciando al tedioso malditismo que acecha en las esquinas de la obra de Jaime. Buena prueba de ello es la estupenda pieza Visita a las tías de Alcira, que ofrezco a mis sufridos lectores en versión corregida por el poeta para la presente ocasión. VISITA A LAS TÍAS DE ALCIRA Sin ti esta vez, camino de Levante, un viernes de febrero por la noche, ciento cuarenta, no hay quien me adelante ni guardias que persigan a mi coche. No hay absurdo mayor que este viaje —tú sabes que tenías que venir— sin tabaco, ni radio, ni equipaje, ni ganas de parar ni de seguir. La Partida de Gíjara es el huerto de naranjos, la casa familiar que recibe la brisa de los puertos en la alta torre que domina el mar. Murió Milagros y casó Mercedes a los cuarenta años de enviudar; doña Isabel de Lanzas y Barrede es ahora la reina del lugar. Sentados en el porche luminoso, dimos cuenta de casi una botella de mistela, y de un pasado hermoso que un día me contó que vivió ella. A fuerza de café recuperó mi tía la memoria, y a la sexta generación llegamos. Se perdió por las guerras carlistas nuestra siesta. Con las últimas luces, Isabela me preguntó por ti: «¿Y esa paloma que sale de tu boca y vuela y vuela, y en todo lo que dices va y se asoma?» Al claro de la luna valenciana conté a mi tía abuela nuestra historia, y a eso de las tres de la mañana abrimos el champán en plena euforia. Le daba mucha risa: a los noventa las cosas se ven ya de otra manera. «No corras, Fernandet, más de la cuenta, y ten cuidado con la carretera». Entre Jávea y Altea me he parado a escribirte esta carta. Ya amanece. Cuando despiertes yo estaré tumbado al sol en una playa, y tú en tus trece.