Nueva Revista 034 > Nuevos poemas de Luis Alberto de Cuenca

Nuevos poemas de Luis Alberto de Cuenca

Julio Martínez Mesanza

Reseña literaria de "El hacha y la rosa" por Luis Alberto de Cuenca

File: Nuevos poemas de Luis Alberto de Cuenca.pdf

Tags

Referencia

Julio Martínez Mesanza, “Nuevos poemas de Luis Alberto de Cuenca,” accessed May 29, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/647.

Dublin Core

Title

Nuevos poemas de Luis Alberto de Cuenca

Subject

Libros

Description

Reseña literaria de "El hacha y la rosa" por Luis Alberto de Cuenca

Creator

Julio Martínez Mesanza

Source

Nueva Revista 034 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

preservada de cualquier técnica de NUEVOS manipulación. POEMAS DE Esa perspectiva unitaria es enLUIS ALBERTO focada y aplicada en los distintos DE CUENCA trabajos a los asuntos más concretos, de los que, sólo es posible haPor Julio Martínez Mesanza cer una relativa enumeración. El Manual está dividido en tres partes. La primera dedicada a la fundamentación de la bioética como Título: El hacha y la rosa disciplina especial de la ética es Autor: Luis Alberto de Cuenca redactada casi íntegramente por Editorial: Renacimiento, Polaino y completada por el profeSevilla, 1993 sor Pardo Caballos. La segunda 97 páginas, 825 pesetas dedicada a la consideración del valor fundamental de la vida humana abarca un estudio de los problemas de la manipulación espués de publicar una regenética, por el profesor Santos copilación de su obra Ruiz, las técnicas de reproducción D(Poesía [19701989])(), y los trasplantes fetales, la esterilien la que podíamos seguir paso a zación anticonceptiva y la medicipaso la evolución de los motivos y na prenatal. La tercera está dedide las características fundamentacada a la ética en la práctica méles de ésta, y una amplia antología dica cotidiana y se abordan cues(77 Poemas)(2), en la que los critetiones como la relación entre el rios temáticos y estilísticos sustimédico y el paciente, las relaciotuían a los diacrónicos ofreciéndones interprofesionales de los ménos otra perspectiva y la posibilidicos, el secreto médico, el condad de constatar las preferencias sentimiento informado de los padel autor, Luis Alberto de Cuenca cientes, la publicidad en la biomeañade un nuevo libro de poemas a dicina, la atención, y la informasu bibliografía: El hacha y la roción al paciente terminal, el suicisaO). dio desde el punto de vista ético, el sentido del sufrimiento y del Hay personas que sólo valoran dolor. los libros de poesía por las supuestas novedades formales que liente. Esa es la novedad del libro, contienen éstos; novedades con y detrás de ella no está el capricho respecto a la poesía en general y ni el más difícil todavía, sino la novedades con respecto a la obra vida. También se va a encontrar del autor. Suele ser gente que está con varios poemas más que añadir ciega para discernir la verdadera al número de poemas memorables poesía e incapacitada para emode Luis Alberto de Cuenca, ésos cionarse; así, lo mejor que podrían que, por la claridad y el vigor con hacer es orientar su gusto estético que transmiten sentimientos unihacia el campo de la alta costura, versales, podremos evocar pasado donde cada temporada verían sael tiempo. tisfecha su desordenada ansia de novedades. Ya hubo algún crítico que cuando apareció el anterior libro de poemas de Luis Alberto de Temas dominantes Cuenca, El otro sueño, tuvo la ocurrencia de decir que no añadía En las cinco partes del libro se nada a La caja de plata, que el toencuentran representados las no y los temas eran los mismos, líneas y los temas dominantes de manifestando, cuando menos, una la poesía de Luis Alberto de culpable falta de perspectiva y una Cuenca. En la primera, La Diosa inclinación infantil hacia eso que Blanca, la presencia de la mujer, da en llamarse originalidad. Yo no del eterno femenino, lo llena todo: debería empezar la reseña con una Urganda, Red Sonja, la Venus de defensa, porque este tipo de ataWillendorf... Aquí conviven poeques, que volverán a repetirse en mas de tono humorístico, como público o en privado, no pueden Huelga general, con poemas dehacer mella en las virtudes del livotos y solemnes, como el Himbro que nos ocupa. Cúlpese a mi no a la Virgen del Carmen, las carácter, que considera que cualheroínas con las chicas normales y quier momento es bueno para decorrientes, y también hay sitio panunciar la arbitrariedad. ra los versos estremecedores, como los que contiene La partida: Isabel, resucita con aquel pijama ¿Con qué se va a encontrar, de chico. Marta, dame un abrazo pues, el lector de El hacha y la roy tus libros de Paul Lacroix. Essal Con una poesía que ha intensipérame diez años en el porche, ficado su emoción y su ternura y Blanca de ojos dorados. Ven en con un poeta más sabio y más dotren a este sueño, Macarena de alse con la facilidad que Luis Albermizcle. Cuéntame cuentos medieto de Cuenca tiene para convertir vales, Carmen. Protegedme del en verdadera poesía lo que, en mar y de las uñas de la noche. En otras manos, no pasaría de ser culalgún lugar del pasado o del vertituralismo más o menos sonoro. ginoso futuro Julia se ha ido para Para entender la relación de Luis siempre. Alberto con la literatura, y comprobar que lo que le interesa de En libros anteriores, ese draella no es el falso brillo sino la vimatismo a veces despiadado, tan da, nada mejor que recoger aquí la propio de la poesía de Luis Alberconfesión que aparece en su recoto de Cuenca, capaz de trascender pilación de artículos recientemenla más pequeña anécdota y transte publicada bajo el título de Etmitirnos una visión desgarradora cétera^): Quienes, desde pequede la existencia, estaba representaños, hemos utilizado la letra imdo casi exclusivamente por poepresa para combatir la soledad, el mas que desarrollan un argumento aburrimiento y la angustia, no nos narrativo. En la segunda parte de hemos planteado nunca si leer es El hacha y la rosa (Álbum de rebueno o es malo, si la cultura es cortes), y más aún en la tercera positiva o perniciosa, si distraerse (Memorabilia), nos encontramos con un libro es mejor o peor que con que son los poemas de estrucemborracharse, quitarle la novia al tura argumentai más sencilla y cavecino o acudir al gimnasio con rentes de elementos narrativos los frecuencia. Leíamos, leemos y que contienen mayor dosis de desleeremos porque es lo único que valimiento y desesperanza. En essabemos hacer para combatir la te sentido, Insomnio, Ubi melancolía, para olvidarnos de la sunt? y Todos fuimos pequemuerte, y porque nos divierte ños (4) pueden considerarse los leer. Así, pues, el lector debe sapoemas centrales del libro, pues ber que, cuando Luis Alberto de aparte de su fuerza emotiva nos Cuenca le ofrece el perfil literaofrecen pistas morales que nos rio de Sir Horace Walpole o de acercan más a la intimidad del auWilliam Beckford, le está ofretor. ciendo una parte importante de su vida y dándole cuenta de una actitud; y que, cuando le da a leer sus En las dos últimas partes del variaciones sobre poemas de libro, Perfiles literarios y VaBertrán de Born o de Robert Ervin riaciones, el lector podrá deleitarte diviertes con el dolor ajeno, tú que Howard, no es una simple versión sonríes cuando anuncian un desastre lo que pone ante sus ojos sino un o sueñas en la cama repugnantes traimomento de esa lucha contra la ciones; todos (tú también, monstruo melancolía. que surges de la sombra y salpicas de sangre las oscuras callejas) fuisteis Yo, que busco en la literatura niftos un día. Piensa en tu infancia lo que en ocasiones tiene de más ahora. En el llanto nocturno que previgoroso y rotundo que la propia cedía al sueño, en aquel desamparo vida, llevo veinte años encontránde enfrentarte a la muerte siempre dolo en los poemas de Luis Alberque te acostabas al borde del abismo to, y lo encuentro también en este que era tu cuarto entonces, dominio libro. Y al leerlo, no huyo de la del Diablo. En las sórdidas aulas del melancolía, sino que me sumeijo colegio, sembradas de crueldad doen ella y soy feliz. • méstica, torpemente regidas por mediocres psicópatas expertos en malda(1) Renacimiento. Sevilla, 1990. des. En el jardín ruidoso donde el (2) Universidad de Sevilla. Sevilla, juego reinaba con su ilusoria dicha, 1992. con su mezcla infernal de prestigio y (3) Renacimiento. Sevilla, 1993. espanto. Todo el mundo vivió aquel (4) Transcribo aquí este gran poema: horror primero que algunos inconsTodo el mundo, tú y tú, no importa cientes se obstinan en seguir llamanque envenenes pozos o que convierdo paraíso. tas gozo en melancolía con tu siniestra magia; todos, incluso tú que sólo (5) Renacimiento. Sevilla, 1993