Nueva Revista 008 > La crisis petrolífera

La crisis petrolífera

Guillermo Cid Luna

Sobre la disminución del ritmo de la actividad económica desde hace unos años en España, se debió al aumento de la inflación que impulsó un acelerado ritmo de deterioro de las balanzas comercial y corriente.

File: La crisis petrolifera.pdf

Referencia

Guillermo Cid Luna, “La crisis petrolífera,” accessed December 16, 2018, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/3534.

Dublin Core

Title

La crisis petrolífera

Subject

Los grandes cambios

Description

Sobre la disminución del ritmo de la actividad económica desde hace unos años en España, se debió al aumento de la inflación que impulsó un acelerado ritmo de deterioro de las balanzas comercial y corriente.

Creator

Guillermo Cid Luna

Source

Nueva Revista 008 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Los grandes cambiosEsia crisis ha llegado en un momento en el que ya se empezaban a detectar signos recesivos en la economía americana, e importantes desequilibrios en algunas economías occidentales, en especial la británica. Por tanto, no ha hecho otra cosa que añadir más problemas a los ya exislentes. Sin embargo, el mundo occidental ha aprendido algunas lecciones de las anieriorcs crisis peDebido a la errónea política socialistaLA CRISIS PETROLÍFERA NOS COGE SIN DEFENSAS(rolíferas. l,os niveles de dependencia del petróleo son progresivamente menores. En los últimos años se han descubierto nuevos yacimienlos en áreas distintas del Golfo y la puesta en explotación eficiente de lasreservas soviéticas puede aumentar la producción global de crudo. Por otro lado, existe suficiente tecnología como para poner en marcha energías alternativas, siempre que el coste comparativo con el petróleo las haga rentables.Impacto sectorial desigualEn este entorno, no todas las empresas se verán afectadas de igual forma. Los grandes consumidores de energía (siderúrgicas, papeleras y cementeras) serán los que más inmediatamente sufran un importante aumento de sus costes de producción, que no podrán repercutir íntegramente en sus precios finales dada la previsible caída de la demanda. También es de esperar que se acentúe !a reducción de ventas de automóviles ya experimentada en los primeros meses de este año.Entre los sectores menos afectados, deslaca el petrolero que, a corto plazo, se beneficiará de la subida del crudo, pues podrá revalorizar sus stocks y obtendrá en el tercer trimestre de este año mejores resultados de los previstos inicialmente, graciasVa a hacer ahora dos años que las autoridades económicas españolas decidieron enfriar el ritmo de actividad económica. El crecimiento de la demandainterna era excesivo y ello se manifestó claramente entonces mediante el rebrote dela inflación que tuvo lugar en el verano de 1988 y en el acelerado ritmo de deterioro de las balanzas comercial y corriente. Salvo algunas medidas fiscales tendentes a incrementar los ingresos, todo el grueso de la política de desaceleración se basó en la política monetaria.Un año después, en el verano de 1989, se comprobaba con disgusto que la inflación continuaba creciendo y que sólo se había reducido ligeramente el ritmo de deterioro de los déficits exteriores. Dado que la pePor Guillermo Cid Lunaseta había entrado en el SME, la subida indefinida de los tipos de interés para frenar el crecimiento de la cantidad de dinero se encontraba con la barrera de una apreciación de la peseta, que venía limitada por la banda de fluctuación en dicho SME. Ante la ausencia de moderación salarial y dado el comportamiento expansivo del sector público, la salida desesperada que se adoptó fue el racionamiento del crédito.Un año más tarde de tomar esa decisión, nos encontramos con que la tasa anual de crecimiento del IPC continúa situada por encima del 6 por 100 y que, si bien el ritmo de deterioro se había desacelerado, íbamos a registrar un nuevo déficit corriente excesivamente elevado. A estas dificultades había que añadir un descenso demasiado lento de la demanda deconsumo, unos aumentos de los salarios en convenio del orden del 8 por 100 y la previsión de que el gasto público volvería a crecer este año, como mínimo, en términos nominales tanto como el PIB.¿Por qué esta resistencia de la economía española, especialmente por el lado de la demanda, a desacelerarse? Simplemente, por la desacertada política económica que ha seguido el Gobierno prácticamente en toda laa las subidas de precios de las gasolinas. Bancos, eléctricas (sólo el 3 por 100 de su producción tiene su origen en fueloil) y alimentarias también se verán menos afectadas a corto plazo, por lo que es de esperar que tengan un mejor comportamiento bursátil.Por tanto, si hubiera que «pintar» el panorama futuro, de alguna forma, me atrevería a hacerlo de gris, pero nunca de negro. Las Bolsas, que suelen reaccionar convulsivamente ante acontecimientos como el que estamos viviendo, llegarán a un punto de equilibrio a partir del cual reiniciarán su evolución normal, para seguir sirviendo de instrumento de financiación para empresas y de instrumento de inversión para instituciones y particulares. •Juin Cueto Alvarcz dr Soto mayor, es analista financiero.CONSUMO NACIONAL DE ENERGÍA PRIMARIA (en miles de tep)Carbón1989%19»%19.39022,2¡5.52018,8Petróleo46.69953,544.53753,9Gas Natural4.4565,13.4404.2Hidráulica4.2234,87.8489,5Nuclear12.53214,4 11.25613,687.30010082.601100Fuente: Dirección General de la Energía.NUEVA REVISTA OCTUBRE 1990década pasada: aumento acelerado de la presión fiscal y participación creciente del sector público en el PIB. En otras palabras, nos movíamos en un sistema fiscal —que sigue vigente en la actualidad— y en una política presupuestaria —que también sigue vigente— que llevaba a los agentes económicos privados —especialmente a las familias— a incrementar su propensión al consumo y a reducir su propensión al ahorro, dada la práctica falta de rentabilidad del mismo, por el efecto combinado de una inflación elevada y de un crecimiento acelerado de la presión fiscal.AjusteEn esta situación nos coge la invasión de Kuwait y la consiguiente crisis del petróleo. Ello ha significado que en pocas semanas el precio del barril ha pasado de unos 18 dólares hasta alcanzar cotas de 32 dólares. Ciertamente, es imposible adivinar qué va a ocurrir con el precio del petróleo, pero en lo que la generalidad de los especialistas está de acuerdo es en que nos debemos hacer a la idea, en la mejor de las hipótesis, deque su precio no bajará de los 2526 dólares en las próximas semanas y quizá en los próximos meses. Esto en el supuesto de que los países productores mantengan su palabra de compensar la desaparición del mercado de los crudos de Irak y de Kuwait. Efectos inmediatos: el mayor precio del petróleo supondrá una transferencia real de renta hacia los países exportadores, lo que podría resumirse diciendo que pasamos a ser «menos ricos»; aumento del IPC previsto para el año actual que muy bien podría acercarse —según las propias estimaciones de las autoridades económicas—al 7 por 100; incremento del déficit comercial y todavía mayor del déficit corriente, debido a la peorevolución del saldo positivo de la balanza de servicios; menor crecimiento y menor creación de empleo.Es decir, si hace un mes cada vez se veía más inevitable la necesidad de un ajuste económico, ahora se ha hecho absolutamente imprescindible. Pero dada la política económica seguida por los socialistas, lo que se puede hacer de aquí a finales de este año es más bien poco. Por el lado de las rentas salariales, no se puede hacer nada; por el lado de los tipos de interés, el margen de actuación sigue condicionado por los topes de fluctuación de la peseta dentro del SME; por el lado de la renta disponible de las familias, las cosas empeorarán, ya que severá aumentada por la deflactación de la tabla de retenciones desde septiembre y, sobre todo, por [a devolución de las declaraciones negativas del 1RPF. La única posibilidad sería que todas las administraciones públicas redujesen las tasas de aumento previstas para el gasto público en el año actual; pero, si somos realistas, la dificultad deque esto lo haga el Estado y la Seguridad Social se transforma casi en una utopía a la vista de la trayectoria del gasto de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos.Reforma fiscalEvidentemente, algo hay que hacer. Y en ese sentido consideramos muy acertados los consejos del gobernador del Banco de España para 1991:presupuestos muy restrictivos, especialmente por el lado del gasto; mantenimiento de la política encaminada a controlar la cantidad de dinero, y moderación salarial. Ahora bien, habrá que esperar a ver en qué consiste esa contención del gasto público en los Presupuestos del próximo año. Si la moderación salarial sepretende hacer por la vía de pactos o acuerdos, nn creemos que se llegue a ninguna parte dada la actitud de UGTy CC.OO. Sería ésta, por tanto, una buena ocasión para que cada empresario negociase con sus trabajadores el incremento de los salarios enconvenio colectivo, a la vista de la situación de cada empresa. Pero se haga lo que se haga, todas las medidas resultarán cogidas con alfileres —nuestros compromisos cara al Mercado Único el 1de enero de 1993 siguen en pie— si no llevamos a cabo con toda urgencia una reforma de nuestro sistema fiscal y una liberatización acelerada del sistema financiero.CONSUMO DE PRODUCTOS PETROLÍFEROS EN ESPAÑA198ÍDiferencia89SÍCases licuados2.3682.524 6 , 2 *Gasolinas7.8%7.3856,9*Naftas3.0723.379 9,1%Keroseno2.338 (1)2.271 (1)3,0%Gasóleos13.76112.9286,5%Fuelóleos7.0266.8262,9%Otros4.7123.88421,3%Totri41.173(2)39.197(2)5,0%Incluye el sumistro a aviones extranjeros. No incluye los consumos propios, ni mermas de las refinerías ni de otras plantas transformadoras. Cifras dadas en miles de toneladas. ORIGEN DEL CRUDOPROCESADO POR LASREFINERÍAS ESPAÑOLAS EN 1989(en millones de toneladas)México10,2Nigeria9,3Irán6,3Irak5,3UniónSoviética5,1Libia4,3ArabiaSaudí3,1Argelia1,9España1,0Egipto0,8Italia0,7Reino Unido0,6Dubai0,4Otros2,0Tolal51,1Resultará un agravio para los que hemos pagado correctamente los impuestos una amnistía fiscal para el dinero negro; pero como la realidad se impone, esta amnistía debería hacerse cuanto antes, al tiempo que permitiría poner al día nuestro sistema fiscal sin un costo elevado para la recaudación. Igualmente —realizadas la reforma fiscal y esa amnistía—, debería adelantarse la fecha de entrada en vigor de la libertad de movimientos de capitales con los demás países de la CEE, desinierviniendo al máximo el sector financiero para que sus principales instituciones —bancos, cajas de ahorros, seguros, fondos de pensiones, etc.— se encuentren en condiciones de competitividadel I de enero de 1993, frente a similares instituciones comunitarias que podrán establecerse libremente en nuestro país. •Gu¡Mermo Cid Luna es licenciado en Derecho, Filosofía y Periodismo. Actualmente es director de Información del Instiluto de Estudios Económicos.NUEVA REVISTA • OCTUBRE 199025