Nueva Revista 131 > Ana Gorria

Ana Gorria

File: Ana Gorria.pdf

Archivos

Referencia

“Ana Gorria,” accessed August 20, 2018, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2594.

Dublin Core

Title

Ana Gorria

Source

Nueva Revista 131 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

58Ana GorríaCuando ten?a diecisiete a?os, le? Con pólvora y magnolias deM?ndez Ferr?n. El temblor contin?a. En el fondo, en cadapoema que escribo quiero permanecer en ese temblor quenace para explorar los l?mites del propio decir, sorprenderloen su eclosi?n corporal. El poema como un interior distraidoque busca en las grietas del sentido, en la posibilidad de latransformaci?n de la representaci?n, un decir habitable.59ANA GORRÍA?ANTES DE LAS PALABRAS, qu? suavidadsu luz, volviendo a inaugurar cada barrote,anochecida apenas.?SER incapaz de m?s profundidad que la mirada.60NUEVA REVISTA 131POESÍAUmbilicalA José, bien venido.Si estaci?n transparente resuelta enluz herida,lento espacio sin vozabri?ndose a la tierra.Canci?n hasta el dolor, sue?o de cal:ardiendo,qu? hilo no nos separa de la nada.NUEVA REVISTA 13161ANA GORRÍAMaría Magdalena y el barroCasi sucia la nieve, vaungiendo de alquitr?nel regazo del sue?o.Le da forma la voz,que arrastra los escombros,lenta y torpe,como el cauce que arrastra su inquietudapenas cristalino,apenas escondido,La poluci?n, la ruinaen el regazoiluminado apenas.62NUEVA REVISTA 131POESÍAGolpes INombre tras nombre han ido las murallas dej?ndose caer.Abiertas las heridas, rotos los corazones transparentes, s? sol, s? voz, s? aire, rotos los corazones transparentes,arrojados al hielo, atrapados al vuelo, mariposas debronce sorprendidas. S? hubo un lugar de llanto tan f?cila las nubes, tan parecido al alba y a la noche, como una casa ardiente que amanece despu?s en la colina, all? encontr? fatiga la canci?n, descanso el v?rtigo, Como desvanecidas las murallas, s?lo la soledad de losojos abiertos ante palabras blancas, contra palabrasblancas, ha herido de impaciencia este cansancio lento,esta aspereza hundida por el sol, donde un p?jaro rotoadelanta su vuelo en los espinos incapaz de salvarse.Aunque el abismo es ciego y no conoce. Aunque el abismo es ciego. NUEVA REVISTA 13163