Nueva Revista 005 > Polonia: el difícil camino desde una nación hacia una sociedad

Polonia: el difícil camino desde una nación hacia una sociedad

Maciej Stasinski

Sobre la situación que vive Polonia tras el pacto sin precedentes entre el régimen comunista y la oposición democrática. La decepción no responde a una ideología preconcebida de signo izquierdista.

File: Polonia, el difícil camino desde una nación hacia una sociedad.pdf

Referencia

Maciej Stasinski , “Polonia: el difícil camino desde una nación hacia una sociedad,” accessed May 26, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2571.

Dublin Core

Title

Polonia: el difícil camino desde una nación hacia una sociedad

Subject

Panorama

Description

Sobre la situación que vive Polonia tras el pacto sin precedentes entre el régimen comunista y la oposición democrática. La decepción no responde a una ideología preconcebida de signo izquierdista.

Creator

Maciej Stasinski

Source

Nueva Revista 005 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Europa. La poesía de la lucha poco, es decir, un sindicato. Sus Catorce meses después del pacto sin precedentes entre mejores líderes se han ido al goha cedido paso a la prosa del el régimen comunista y la oposición democrática, doce bierno y al Parlamento. Han trabajo y el sacrificio. meses después del memorable triunfo electoral de quedado quienes dudaron del A los polacos no les falta ra«Solidarnosc» que acarreó un nuevo «milagro» político: éxito del pacto con los comuniszón cuando dicen que los eurotas o quienes no tuvieron la lupeos occidentales lo han tenido la formación del primer gobierno no comunista en cidez o el temperamento para fácil al no haber tenido que sotoda la posguerra, y cinco meses después de que embarcarse en la aventura políportar, resistir y vencer al sistedicho gobierno pusiera en práctica un draconiano tica. Si «Solidarnosc» es hoy un ma totalitario. Los pasados 40 programa de transición desde una economía comunista símbolo un tanto opaco ha sido años de resistencia al comunisporque ha dado todo su brillo a hacia una economía liberal, Polonia está afrontando mo les han dado a los polacos la política de la transformación una gran fuerza moral. Pero esun nuevo examen. del país. Y no es de extrañar que ta misma experiencia les ha desu máximo líder Lech Walesa essarmado frente a los desafíos de té pensando en irse del sindicala civilización occidental moderto para instalarse en el palacio na. El recurso a una identidad presidencial de Belvedere. colectiva, nacional —imprescinPolonia: el difícil dible en cuanto arma frente al Durante los pasados ocho metodopoderoso y omnipotente réses el centro de la vida pública gimen opresor— ha enterrado en Polonia se ha desplazado al muy profundamente el fundagobierno encabezado por uno de camino desde mento de la mentalidad occidenlos más íntimos colaboradores tal: la identidad del individuo, de Lech Walesa a lo largo de los la libertad pero también la resúltimos 10 años, Tadeusz Mazoponsabilidad individual. Al dewiecki. El gobierno contó desde saparecer el enemigo que daba el comienzo de su gestión con un una nación cohesión a la nación polaca quegran apoyo popular. Pero la nadan cada vez más al descubierturaleza de este apoyo es emito millones de polacos que han nentemente «patriótica» y nade construir una sociedad civil. cional. El gobierno de MazoLa ética de una resistencia colecwiecki se convirtió desde el prinhacia una tiva y una defensa de ideales nocipio en la personificación de la bles ha de ceder paso a una étiesperanza nacional. El gobierno ca de las construcción de una respondió a este «romántico» convivencia de intereses muchas origen suyo con un extremado veces conflictivos. realismo y pragmatismo. Les disociedad _ jo a los polacos toda la amarga verdad: el país está en ruinas y Por Maciej Stasinski Solidarnosc levantarlo costará sangre. A pesar de ello, los índices de popuUna buena ilustración de esfínales de la década del laridad siguieron un ininterrumta crisis del alma colectiva es la setenta corrió por Espasuerte del legendario movimienpido aumento hasta alcanzar en ña una frase que daba Ato «Solidarnosc». De los 10 midiciembre de 1989 el inusitado cuenta de la decepción de un secllones de miembros que tenía en 85 por 100. El gobierno pasó de tor de la opinión pública ante la los años 19801981 «Solidarlas palabras a los hechos el parealidad posfranquista: «No es nosc» se ha visto reducido a sado 1 de enero imponiendo un eso, compañeros, no es eso». unos escasos dos millones. Peprograma de saneamiento de la Hay indicios de que algo pareEn Polonia la decepción ro además, de aquel torbellino economía que fue un terremoto cido ocurre en la transición deno responde a una de cerebros, ideas y personalidapara los polacos. En un solo mes mocrática polaca. ideología preconcebida des que era en sus años heroicos el nivel de vida descendió en un Los claros contornos políticos de signo izquierdista, hace una década, la organiza30 por 100. Pasados cinco mede la fase inicial de la transición sino a una fe irracional ción ha pasado a ser —como lo ses de la implementación del comienzan a borrarse. Mientras en que bastaba quitar a ha demostrado su segundo conprograma la inflación parece palidece la imagen del régimen los comunistas para que greso nacional celebrado el paahogada (del 75 por 100 en enecomunista que durante decenios todo se arreglara sado mayo en Gdansk— una ro se redujo al escaso 6 por 100 ha sido La Causa de las miserias fuerza pasiva y desorientada. en abril) pero la gente sigue videl país, adquiere cada vez más «Solidarnosc» es hoy mucho viendo mal. Los índices de pocuerpo la realidad objetiva; la menos de lo que ha sido, es depularidad del gobierno han coruina material y moral en la que cir el eje de la resistencia naciomenzado a descender, pero no está sumido el pueblo polaco y nal frente al comunismo, y totanto como hubiera sido lógico la magnitud del esfuerzo que tiedavía bastante más de lo que en el caso de cualquier otro gone que realidad para conseguir inevitablemente será dentro de bierno en un país normal que su máximo objetivo: regresar a campesina porque no quieren seguir sufriendo más sacrificios después de haber sido la bestia negra de los comunistas a lo largo de los 45 años. En algunos círculos hay quien habla de una nueva «nomenclatura» de «Solidarnosc». No importa que quienes lo dicen confunden a los gobernantes con los gobernantes impunes y todopoderosos de la época comunista. Lo que importa es la reacción en sí que refleja un desencanto y una impaciencia ante el hecho de que el camino hacia la «norma europea» no sea un camino de rosas. La diferencia con aquel Lo importante no es que «No es eso» español es que en Lech Walesa sea o no Polonia la decepción no responpresidente. Lo esencial de a una ideología preconcebies que los polacos no da de signo izquierdista, sino a confundan esta cuestión una fe irracional en que bastacon esta otra: si no se ba quitar a los comunistas para ayudan a sí mismos no que todo se arreglara. les va a ayudar nadie Lech Walesa no ha tardado en reaccionar frente al ambiente de desánimo. Lo ha convertido en un móvil para cumplir su máxima aspiración política: convertirse en presidente de Polonia. Porque la decepción se vuelca en primer lugar sobre los supervivientes del régimen comunista salvados gracias al pacto de la «mesa redonda», que cada vez más voces califican de obsoleto. El objetivo más a la vista es el presidente —general Jaruzelski—. Pero aunque sean comprensibles los motivos emotivos hubiese reducido en un tercio el y psicológicos de quienes piden nivel de vida de sus ciudadanos. la dimisión de Jaruselski, más importante parece ser un nuevo Protesta campesina espejismo en el que caen al creer que Jaruzelski es el obstáculo Pero la hora de la verdad se que basta con quitar de enmedio está acercando. Cuanto más lepara despejar el camino hacia un jos está el recuerdo del punto de futuro mejor. partida: el estancamiento comunista, menos importancia tendrá Porque los problemas que enla motivación patriótica de los frenta hoy Polonia no consisten polacos y menos tiempo tendrá en que exista un enemigo públiel gobierno para lucir los primeco que no deja hacer. Al enemiros éxitos. Cada vez irán adquigo principal los polacos lo llevan riendo más peso los intereses tedentro de sí mismos. Es esa «sorrenos de diversos grupos y esvietización mental» que denuntratos sociales. Los primeros cian algunos al advertir esa poavisos ya han llegado. Los camtente necesidad de una autoripesinos, con su particular apedad externa que arreglara los go al provecho palpable y conproblemas y esa búsqueda, que table, han protestado contra lo es como la otra cara de la misque califican una política antima moneda, de causas externas Lech Walesa. El esplendor de las tertulias lorecen las tertulias radioLa democracia en la épofónicas como antaño floreca socialista posee una dura cían las charlas de café. En epidermis bajo la cual puetiempos de Ramón y Cajal, den esconderse las más invela charla de café era un parosímiles frutas prohibidas. satiempo de proyectos, políYa que nadie puede estar seticos e intelectuales, dramaguro de hablar en privado sin turgos y poetas venidos a temor a que algún meritorio más, que podían permitirse el policía le haya pinchado el telujo de entretener el ocio en léfono, puede con creces el Ateneo, o en la glorieta de compensar esa zozobra escude todos los males ajenas al imBilbao, para luego expresar chando lo que se cuece en la pecable ego colectivo. los comentarios en forma de trastienda, se pica en la esmáxima ilustrada. Algunas puela o se comenta entre semblanzas literarias quedan protagonistas. La radio y la Presidente como testimonio de que tamtelevisión compiten para susEl ejemplo más flagrante de bién los barceloneses eran tituir la sobremesa de comeesta actitud es la desproporción vulnerables a esos placeres dor por sobremesa televisual de las pasiones que despierta el del espíritu. No hay más que o radiofónica. A través de los relevo personal en la presidenhojear algunas páginas de Igmedios de difusión, el país se cia frente al desinterés general nacio Agustí para detectar ha convertido en una fragDe los diez millones de por las primeras elecciones muque la afición a la tertulia era mentaria yuxtaposición de miembros que tenía en nicipales libres celebradas el pacompatible con las virtudes tertulias que sustituyen las sado 27 de mayo. Y no se trata 19901981, «Solidarnosc» de la burguesía ascendente. posibilidades de participade que la ascensión de Lech Wacuenta hoy con unos ción directa por la intoxicaLos tiempos han cambiado lesa a la presidencia carezca de escasos dos millones ción indirecta y las escuchas desde el advenimiento del sológica política y de que el inteilegales por las legalizadas. cialismo a la democracia, y la resado no se lo merezca. Lo gratertulia ha dejado de ser un La tertulia se ha convertido ve es que muchos polacos no se encuentro personal entre juno sólo en centro de opinión interesan por la elección de sus bilados humanistas, conspisino también en grupo de más directos y auténticos repreradores cortesanos, burguepresión. Hay que compensar sentantes a nivel local de los ses con aficiones políticas, y la tertulia de una tendencia consejos de barrio o municipio sabios más o menos ilustres con otra de signo contrario. o aldea. Lech Walesa presidenpara convertirse en un géneAsí nacen las de oposición y te no podrá atraer el capital ocro periodístico peculiar, teccrecen las oficialistas, las incidental que Polonia necesita lismo de Walesa intenta convennificado por la división del dependientes del presupuesto para reavivar su economía. No cer a los polacos de que sólo su trabajo intelectual entre espey las dependientes del gasto podrá convencer a los acreedoesfuerzo individual multiplicado cialistas en el comentario de público. Los tránsfugas de res occidentales acerca de la conpor millones podrá realmente actualidad. Ser contertulio partidos hacen su agosto veniencia de reducir la deuda excambiar las cosas en Polonia. era tanto como tener condiconvirtiéndose en tertulianos terior polaca. No podrá hacer Lo importante no es que Lech ción para departir amigablepues cumplen mejor con su nada para que el grueso de las Walesa sea o no presidente de mente entre azucarillo y azuoficio de servidor público empresas polacas —propiedad Polonia. Lo esencial es que los carillo una tras otra taza de rindiendo pleitesía en públidel Estado, es decir de nadie— polacos no confundan esta cuescafé humeante y, probableco que facilitando informacomiencen a obrar tal como lo tión con esta otra: si no se ayumente, colonial. Hoy ser ciones privadas. £n general, requieren las reglas del mercado. dan a sí mismos no les va a ayucontertulio es tener un oficio, los tránsfugas pueden proseNo podrá acelerar el proceso de dar nadie. El dilema polaco ha remunerado por un medio de guir su oficio como comensu privatización que, además de dejado de ser el de cómo ser una información que ofrece a su taristas de tertulia, la cual, la falta de inversiones extranjenación en un ambiente hostil, a audiencia la oportunidad de como definía el viejo Diccioras, tropieza con la falta de capesar de una dictadura comunisparticipar o degustar la capanario de Autoridades no es pital nacional. Y menos si el líta. Hoy lo es cómo edificar una cidad de análisis técnico de sino «la junta de amigos y fader de «Solidarnosc» asciende a sociedad basada en la convivenun equilibrado equipo de inmiliares para conversación, la presidencia del país llevado cia de los intereses de grupos e térpretes que hacen de insjuego y otras diversiones hopor la marea del descontento individuos y en una ética de la pectores de la actualidad. Tonestas». Como se ve, en las popular. libertad y la responsabilidad del do lo que ocurre a flor de piel tertulias de hoy queda muy individuo. • El gobierno de Mazowiecki se merece ser investigado por poco del candor original. da cuenta de todo esto. Al tiemdebajo. L. N. L. po que procura frenar el popu