Nueva Revista 004 > Las tres partes de Europa

Las tres partes de Europa

Antonio Fontán

La Europa central recién liberada necesita una reconversión en dónde se determine de quién es cada cosa y cuánto vale. Ha quedado dividida en tres partes y hay que unificarse dentro de la CEE.

File: Las tres partes de Europa.pdf

Referencia

Antonio Fontán, “Las tres partes de Europa,” accessed June 25, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2450.

Dublin Core

Title

Las tres partes de Europa

Subject

Panorama

Description

La Europa central recién liberada necesita una reconversión en dónde se determine de quién es cada cosa y cuánto vale. Ha quedado dividida en tres partes y hay que unificarse dentro de la CEE.

Creator

Antonio Fontán

Source

Nueva Revista 004 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

pasando por todas las incontaon la revolución de 1989 bles dicotomías europeas de Europa ha quedado diviLa Europa central recién liberada al deshacerse el quince siglos de historia: polítidida en tres partes, como Csistema de los estados satélites necesita una cas, religiosas, étnicas, militares, la Galia de Julio César. Duranreconversión que alcanza a lo más elemental: liberacionistas, bélicas, etc. te el casi medio siglo que siguió determinar, por ejemplo, de quién es cada cosa y a la Guerra Mundial, las partes Cuando los grupos humanos cuánto vale. de Europa habían sido dos, y que se oponen, o que se compaenfrentadas, con lo cual era toran, son dos, es fácil distinguir do más sencillo y era, además, los goodies de los badies, aunEn España la mayoría es sólo funcional lo que había pasado siempre, que varíen estas designaciones desde que los germanos invadiesegún quien las aplique. De un ron el imperio de Roma hasta que lado la CE, la OTAN, la OClas democracias —y la URSS— DE, etc., en una palabra, los sisLas tres partes libraron la guerra contra el Eje, temas políticos democráticos y de Europa de economía liberal (con los que tomado cuerpo un tercer segFrente a estas naciones, el se alinearon durante algún tiemmento del continente, el de la Pacto de Varsovia, el Comecon po ciertas dictaduras vocacioEuropa Central, que quiere deso CAME, los regímenes comuplazarse cultural, política y econalmente transitorias, como la nistas que se llamaban a sí misnómicamente de un lugar a otro. que había en Esparta). Dentro de mos «del socialismo real» o, si De momento está en medio, en ese mundo y de los conceptos se quiere, la URSS y sus satéliel curso de un proceso que, más que lo inspiran, caben los estates. que transicional, es revolucionatutos de neutralidad de Suecia, La indispensable rio, y para el que resulta difícil Suiza o Austria y hasta la pecuencontrar precedentes en la hisliar situación de Finlandia, con reconversión de las toria, y más en esas proporciola cabeza y el corazón en una nes. nuevas democracias parte e importantes intereses de todo orden, en el otro bloque Porque no es que Polonia, Ahora, al desorbitarse el siscon e) que comparte una larguíChecoslovaquia, Hungría, Bultema de los Estados que giraban sima frontera. garia, Rumania y la RDA (a las en torno al sol del Kremlin, ha que pronto habrá que sumar la La Europa Central y del frágil Yugoslavia y la terca AlEste que ahora se bania) se hayan sacudido una incorpora al campo de ocupación militar o una situala libertad comprende ción colonial, o hayan abandociento cincuenta nado una alianza, que son cosas que han pasado muchas veces y millones de habitantes: se sabe más o menos cómo ocula mitad de los que hay rren, sino que a consecuencia de en la CEE. la revolución política que han experimentado, se encuentran ante un proceso de reconversión que ha de abarcar tantos elementos de sus estructuras y tantos aspectos de su vida, que es casi imposible enumerarlos. El conjunto de los seis —u ochoEstados, además, comprende 1.200.000 kilómetros cuadrados con una población de 150 millones de habitantes, de la mitad de los cuales, por lo menos, se puede decir que, hace medio siglo, no tenían nada que envidiar en niveles de cultura y capacidad económica y tecnológica a los de tos países europeos del Occidente. La reconversión ha de ser total y ha de extenderse a casi todos los terrenos. No se puede limitar a la política y a la vida económica y social, sino que ha de alcanzar a los hábitos sociales, a las aspiraciones personales y colectivas, en fin, a las mentalidades de las gentes, La vuelta a la comunidad cultural de unos pueblos antiguos Los partidos políticos se crean pronto, porque entre otras cosas basta con aplicar los modelos occidentales y obtener el concurso de cierto número de voluntaPanorama. des. Pero hay que inventar un peración de los demás pueblos los que hay porcentajes muy eleverdadero mercado, y un sistedel continente, que deben estar vados que, además de tener rama económico en que la producmovidos a prestársela por razozón, se declaran insatisfechos y ción esté regulada por ia demandispuestos a hablar en el Parlanes morales y de conveniencia da en un régimen de competenmento y en la sociedad. propia. cia, en vez de estar determinaLo que en estas condiciones se No se puede tratar desigualda por un «plan» de espaldas a pregunta uno muchas veces, es mente a los iguales, ni es de rela realidad, hay que crear, casi si en España el Gobierno, los cibo que los gobernantes, aunde la nada, unas estructuras fipartidos de la oposición, y los que sean regionales o autonóminancieras y bancarias, y hay que políticos, más los empresarios, cos, maltraten a los gobernados hacer operaciones tan elementalos industriales y en general la o los injurien prevaliéndose de les como determinar de quién es gente, se ha dado cuenta de ello su poder. El peso de la púrpura cada cosa y cuánto vale a preCasi 40 millones de y va a obrar en consecuencia. impone peculiares responsabilicios de verdad. españoles, con las Los signos que se observan redades a quienes la llevan sobre posibilidades sultan poco alentadores. Este Es preciso hacer posibles las sus hombros. país necesita no sólo que vengan económicas y libertades que ahora se proclade fuera (capitales, inversiones, man, y convertirlas en realidad culturales de esta Estamos al comienzo empresas, turistas, visitantes poen los órdenes del pensamiento, nación tienen algo que de una legislatura líticos, etc.); sino salir nosotros. de la expresión, de la prensa, de hacer también fuera y Casi 40 millones de españoles, la circulación de personas y merEs praxis normal de los sisteno quedarse aquí a la con las posibilidades económimas democráticos que la oposicancías, aunque de momento espera de vender a las cas y culturales de esta nación, ción diga habitualmente que no sea dentro del ámbito del propio transnacionales más tienen algo que hacer también al Gobierno, o que sea ésa su acEstado. Hay que dotar a los paíparcelas de la riqueza fuera y no quedarse aquí a la estitud más frecuente. Pero hay ses de infraestructuras de autodel país. dos maneras de hacerlo y de que pera de vender a las transnaciopistas, carreteras, transportes, la oposición cumpla los compronales más parcelas de la riqueza etc. Hacen falta periodistas y misos con los electores que le del país o seguir con el deporte maestros que no sean profesiootorgaron su confianza. Una es nacional de gastar las energías y nales del adoctrinamiento o de el no profesional y sistemático, la fuerza unos contra otros. la propaganda. Hay que hacer, al que tan inclinados son muen fin, tantas cosas, que parece chos españoles de tertulia, que que se estuviera ante una problenada más llegar a un grupo y anSin mayoría absoluta mática de imposible solución. tes de enterarse de que se estahay que gobernar ba hablando se declaran en conEspaña también tra sólo por haberse dado cuende otra manera ta de quién era el que estaba en tiene algo que hacer Digo esto último, no a humo el uso de la palabra. La oposide pajas, sino por ia penosa e Por eso, esta nueva tercera ción tiene tanta obligación de inevitable pesadumbre con que parte de Europa, que en el orpresentar constantemente prose contemplan determinados asden cultural y en el de ia histoyectos como el Gobierno. Este pectos de la vida nacional. Al ria ha estado habitualmente alien el Parlamento, aquella, tamGobierno y a su partido parece neada con el Occidente, aparebién en el Parlamento con sus que le costara especial esfuerzo ce en el horizonte de los europroposiciones o con los razonareconocer que en la situación acpeos de este lado, de los «beati mientos en que se apoyan sus tual, disfruta de una relativapossidentes» de las libertades y enmiendas, pero sobre todo y, mente cómoda mayoría práctidel bienestar, como una empreasiduamente, ante la opinión. ca o funcional, pero que no ressa que, lejos de ser ajena, consponde a la mayoría política del tituye un imperioso deber, no Estamos casi en el comienzo país. Tendría que gobernar con por razones de beneficencia de una legislatura, Gobierno y una permanente disposición al transnacional o por solaridad de oposición son parlamento y son, compromiso con las otras fuervecinos de continente, sino por por lo tanto, hasta constituciozas políticas, en los asuntos que verdaderos intereses políticos, nalmente, poder. Es preciso que son de interés común, aplazaneconómicos ç ideológicos, Haslos unos y los otros estén a la aldo las cuestiones más espinosata por egoísmo nacional o de tura de su función. Sin olvidar, mente conflictivas, que, por otra bloque. Las naciones civilizadas el magisterio de estilo y de moparte, no suelen ser las urgentes. tienen sobrada experiencia de ral —ética y estética— que los No se debe hacer, en esas conque cada vez más, en la época dirigentes políticos tienen con su diciones, una ley de educación actual, el bien de los demás repueblo. Pero la responsabilidad que no esté negociada de verdad percute en el bien propio. Esas del Gobierno es siempre mayor, con sectores importantes del viejas y ahora esperanzadas naporque ha de gobernar para topaís, directamente interesados ciones europeas, no podrán lledos, ai servicio del interés geneen la materia: es decir, los pavar a término la gran transforral, que es el de todos, aunque dres y los «enseñantes», entre mación que necesitan sin la coole hayan votado en contra. •