Nueva Revista 025 > Los desequilibrios regionales en España

Los desequilibrios regionales en España

José Villaverde Castro

Nos habla del largo periodo de tiempo que media entre 1962 y 1987, que ha supuesto no sólo un avance importante en materia de desarrollo económico nacional y, por ende, regional sino, también, una reducción de las disparidades económicas entre las regiones españolas.

File: Los desequilibrios regionales en España.pdf

Referencia

José Villaverde Castro, “Los desequilibrios regionales en España,” accessed October 2, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2362.

Dublin Core

Title

Los desequilibrios regionales en España

Subject

Panorama

Description

Nos habla del largo periodo de tiempo que media entre 1962 y 1987, que ha supuesto no sólo un avance importante en materia de desarrollo económico nacional y, por ende, regional sino, también, una reducción de las disparidades económicas entre las regiones españolas.

Creator

José Villaverde Castro

Source

Nueva Revista 025 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

las disparidades interregionales Urge cambiar de política ha venido acompañada en la mayoría de los casos de un aumento de los desequilibrios intraregionales, siendo buena prueba de ello los focos de dinaLos desequilibrios mismo existentes en las regiones atrasadas (Valladolid y Sevilla, por ejemplo, en las comunidades de Castilla y León y Andalucía) y, simultáneamente, los vacíos de regionales en España actividad que se producen en regiones bastantes expansivas (caso, por ejemplo, de Teruel en la comparativamente próspera comunidad aragonesa). Por José Villaverde Castro Todo este proceso se ha gestado al mismo tiempo que la estructura productiva nacional y regional iba derivando hacia posiciones más acordes con las vigentes en nuestros principales sino, también, una reducción de socios económicocomerciales; ESDE que, a comienzos las disparidades económicas ello ha supuesto, claro está, una de los años sesenta, se entre las regiones españolas. En iniciara el lento proceso reducción importante del peso Defecto, tomando el PIB por persode apertura exterior de nuestra del sector primario, un práctico na o la productividad como indieconomía, las transformaciones estancamiento del secundario y cadores básicos expresivos del experimentadas en la misma han un crecimiento muy fuerte del nivel de desarrollo, lo cierto es sido de una gran entidad, de tal terciario en todas las regiones, lo que el período mencionado ha manera que hoy pese al camino cual no obsta para que las difedado lugar a la par que a un que aún nos resta por cubrirrencias entre ellas sigan siendo, incremento sustancial de ambas España es un país que, por el tipo también en esta vertiente, muy magnitudes a una disminución de estructura productiva que significativas. nada despreciable de las desigualposee y el grado de desarrollo del dades interregionales, la cual se que goza, se encuentra fuerteha visto corroborada, así mismo, mente integrado en la economía El largo período de tiempo Años ochenta en el terreno de la renta familiar occidental y en sus corrientes que media entre 1962 y disponible per cápita; no obstante económicas. Entre los cambios 1987 ha supuesto no sólo lo dicho, tampoco cabe magnifiregistrados, los relacionados con Además de lo expuesto, el car los logros conseguidos porla organización políticoadmiun avance importante en período de tiempo examinado ha que, pese a todo, las desigualdanistrativa del Estado desde el visto como parcialmente al materia de desarrollo des de renta regionales continúan punto de vista territorial han menos se producían algunas económico nacional (sobre siendo muy pronunciadas. tenido ¡a virtud, cuando menos, modificaciones en los tradicionatodo en la década de los de fomentar el interés y la atenles ejes de crecimiento del país: Por otro lado, y aún cuando ción por las cuestiones del desasesenta y primer trienio de manteniéndose Madrid y Cataluesta reducción de disparidades rrollo económico regional y, conña como focos privilegiados (y la puede considerarse como positilos setenta) y, por ende, secuentemente, por la evolución concentración de la inversión va para el país, pues representa regional sino, también, una de los desequilibrios interregioextranjera en estas zonas así lo una mejor distribución espacial reducción de las nales, los cuales constituyen uno demuestra día a día), los años de la renta y la riqueza, la misma disparidades económicas de los caballos de batalla política analizados han visto la permase ha visto empañada por dos del momento actual. nente pérdida de posiciones de entre las regiones hechos colaterales: el primero de las regiones de la cornisa cantáPese a que algunas percepcioellos es que el acercamiento españolas brica (afectadas por un problema nes poco fundamentadas pudieentre los niveles regionales de de declive industrial muy grave), ran llevamos a creer lo contrario, PIB por persona y de productiviel fuerte despegue de las comunilo cierto es que el largo período dad se fue produciendo, sustandades autónomas de Valencia, de tiempo que media entre 1962 y cialmente, merced a que las Murcia, Aragón (con los dese1987 ha supuesto no sólo un regiones que poseían inicialmenquilibrios internos arriba aludiavance importante en materia de te los niveles más bajos fueron dos) Navarra y La Rioja, más los desarrollo económico nacional las menos dinámicas demográfidos archipiélagos e, inevitable(sobre todo en la década de los camente y las más contractivas mente, la postración económica sesenta y primer trienio de los en el plano ocupacional: en del resto de las regiones. setenta)* y, por ende, regional segundo lugar, la reducción en En este sentido, ia segunda (y nos parece una afirmación mitad de los años ochenta, repreextremadamente fuerte) que los sentan ti va del período de recupemovimientos migratorios de los ración más reciente de nuestra años sesenta fueron auspiciados economía, ¿ha supuesto algún por la misma, promoviendo así vía despoblamiento de unas cambio sustancial, tanto en la zonas y crecimiento demográfico orientación de los ejes de crecide otras un mayor grado de miento como en la evolución de igualdad regional. En consecuenlas disparidades interregionales? cia, ante el fracaso relativo de la Los datos disponibles, procedenpolítica regional convencional tes de estimaciones de la Fundapara corregir los desequilibrios ción FIES permiten afirmar, en interregionales, y ante los dos primer lugar, que las zonas más retos más significativos que tiene dinámicas del país han seguido la economía española por delante siendo las regiones del arco (el mercado único europeo y la mediterráneo, del valle del Ebro, unión económica y monetaria), Baleares y Canarias más Madrid, no parece descabellado proponer que la cornisa cantábrica sigue un cambio de dirección en los sumida en una crisis industrial (y principios rectores de la misma, económica) sin precedentes y máxime si, como consecuencia que el resto del país no termina de estos retos, los desequilibrios de despegar; en definitiva, que interregionales corren el serio salvo los casos de Asturias, peligro de verse acrecentados. Cantabria y País Vasco, cuyo declive comienza a mediados de Aunque son muy pocos los los setenta se consolidan los estudios que han abordado este ejes de crecimiento que ya se asunto en profundidad, existe al apuntaban a comienzos de la menos uno del Parlamento Eurodécada de los sesenta. Sin peo que, en base a la consideraembargo, los resultados econóción de todo un abanico de variamicos alcanzados en el bienio bles económicas percibe ventajas 9091 dejan traslucir algunos importantes para algunas regiocambios incipientes que, en todo nes de la Comunidad Europea caso, habrá que ver si se consolicomo consecuencia del logro del dan en el futuro o si, por el congeneral, por un menor dinamis Ejemplo del núcleo rural mercado interior e, indirectamentrario, no representan más que mo demográfico de las regiones reducido. te, de la unión económica y variaciones meramente coyuntumás atrasadas, y ello pese a que, monetaria, pero que, al mismo rales; la fortísima desaceleración en algunos casos (especialmente tiempo detecta debilidades producida en Canarias y el fuerte el catalán), la evolución poblaestructurales en otras, con el concrecimiento registrado en Extrecional ha operado en el sentido siguiente peligro de verse aún madura y, en menor medida, en de incrementar las diferencias de más relegadas en el concierto Andalucía, son los mejoTes desarrollo entre comunidades regional europeo. En este sentiejemplos de que algo puede estar autónomas. do, si desde 1985 la economía cambiando en el mapa económiespañola ha quemado etapas coregional de España. frente a Europa, con el consiDesde el punto de vista de los guiente acercamiento en los índiMercado único desequilibrios interregionales, el La tortísima desaceleración ces de desarrollo (en 1991 el PIB período 198085 es demasiado per cápita español se situaba en el producida en Canarias y el breve como para que se puedan Si todo lo dicho lleva a la con79,2% de la media comunitaria, fuerte crecimiento apreciar alteraciones importanclusión de que, a grandes rasgos, con un máximo en Baleares registrado en Extremadura nuestro país es actualmente más tes, lo cual no impide que se baya (108,6%) y un mínimo en Extrey, en menor medida, en homogéneo desde el punto de profundizado un poco más en el madura (51,5%), la desaparición vista del desarrollo regional de lo acercamiento de los niveles de Andalucía, son los mejores de todo tipo de fronteras que va a que lo era hace una treintena de desarrollo (medidos por el PiB suponer el mercado único puede ejemplos de que algo años, también debe haber quedapor habitante) entre las regiones traer como consecuencia que puede estar cambiando do claro que el procedimiento aunque quizás el año 1991 haya según indica el Parlamento en el mapa seguido para lograrlo no ha sido supuesto un pequeño retroceso Europeo las regiones de Extreel más deseable. Además, de lo en esta materia; ahora bien, tal y económicoregional de madura, Galicia, las dos Castiexpuesto se trasluce que la políticomo sucediera en el cuarto de llas, Asturias, País Vasco y CanEspaña ca regional desarrollada para sigío comprendido entre 1962 y tabria se vean más postergadas en corregir desequilibrios no ha sido 1987, esta reducción de dispariel ámbito europeo, ampliándose muy eficaz, salvo que se entienda dades ha venido auspiciada, en así, de forma indirecta, las dispaAsimismo, no creemos neceridades interregionales en Espasario insistir en que, en un munña. do como el actual, la innovación Evidentemente, paliar estas y el cambio tecnológico son tendencias (alterarlas sustancialabsolutamente imprescindibles mente parece imposible y no está en el intento no ya de ganar comclaro que sea deseable) supone petitividad sino, incluso, en el de tomar medidas que incrementen no perderla. Si bien es cierto que la competitividad de las regiones en este terreno hay que ser más atrasadas, que son, potenmodesto, pues nuestras posibilicialmente, las más negativamendades económicas son reducidas, te afectadas por los retos menciotambién ío es que a nivel regional nados. Ahora bien, para incre(pero, insistimos, en colaboramentar la competitividad y ausción con todas las administraciopiciar la ubicación de empresas nes) se puede desarrollar una prósperas y competitivas es tarea ingente de difusión de la necesario disponer de sistemas innovación y del cambio tecnolóde comunicación rápidos y efigico y, en algunas parcelas, cientes, de mano de obra cualifiincluso de generación de la miscada, de servicios empresariales ma. Algunos ejemplos específide alto nivel, de un ambiente cos (como el del IMPIVA) debesocial y cultural apropiado, de rían imitarse, al objeto de actuar centros de investigación conectadecididamente en este campo. dos con el mundo empresarial, etc., etc. Y, finalmente, el capital humano. Si, tradicionalmente, el ¿Qué puede hacer la política factor humano ha sido uno de regional en todos estos campos? los pilares del progreso de los Pues bien, aparte de reconocer Barcelona. Villa Olímpica. pueblos, en la actualidad no que es la política macroeconómirrollo económico de los pueblos; admite discusión que poseer un ca la encargada de propiciar la se trata, en particular, de las capital humano suficientemente convergencia real (a través del infraestructuras, las ciudades, la cualificado (y, por lo tanto, flelogro de mayores tasas de creciinnovación y el capital humano. xible y con capacidad de adaptamiento del PIB) y no sólo la En efecto, poseer una buena ción) y en las cantidades pertinominal, la política regional dotación en cantidad y calidadnentes es, por antonomasia, el debería comenzar por coordinar de infraestructuras de transporte, elemento que con más nitidez estrechamente a todas las admicomunicación, energéticas, de establece las diferencias econónistraciones (comunitaria, nacioagua, de tratamiento de residuos, micas entre los pueblos. Consenal, regional y local) implicadas etc., constituye un condicionacuentemente, el que los gobieren su puesta en práctica, pues, miento inexcusable para el pronos regionales y locales, ampaante la escasez de recursos, no greso económico; no es, efectivarados por el nacional y las inscabe dilapidarlos con actuaciones mente, una condición suficiente Poseer un capital humano tancias comunitarias, actúen de loables pero por autónomas y para tal progreso pero sí es, a suficientemente cualificado forma decidida en la formación descoordinadas ineficientes. todas luces, una condición sin la (y, por lo tanto, flexible y del capital humano (tanto desde Asimismo, nuestro país y los cual el mismo se hace harto con capacidad de el punto de vista profesional gobiernos autonómicos al frente, improbable. como empresarial y universitaadaptación) y en las deberían presionar lo suficiente Por otro lado, y pese a los prorio) parece la forma más sencilla para que el fondo de solidaridad blemas de congestión padecidos cantidades pertinentes es, y eficaz aun cuando sus efectos acordado en Maastrich (del que por muchos núcleos urbanos, la por antonomasia, el sólo se dejen notar a medio plaEspaña será el principal benefiexperiencia nos ha ido demoselemento que con más zo de garantizar el crecimiento ciario) no se quede, al final, en un trando que, cada vez en mayor nitidez establece las económico de las ciudades y símbolo más que en una realidad. medida, las ciudades son los regiones y, por to tanto, de mandiferencias económicas auténticos centros neurálgicos de tener o mejorar la posición de la actividad económica, sobre entre los pueblos unas y otras en la crecientementodo de la relacionada con el Reformas concretas te integrada y ampliada Comunisecundario más avanzado (el dad Europea. • industrial de bata blanca) y con la prestación de servicios. Por Operando en los dos sentidos ello, la regeneración de las ciuapuntados, la política regional José Villa verde es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico y Vicedades, dotándolas de unas infradebería concentrar sus actuaciorrector de Extensión Universitaria de la nes, creemos, en algunos aspecestructuras económicorecreatiUniversidad de Cantabria, es autor del tos muy concretos que, todo vas adecuadas, parece un medio libro «Los desequilibrios regionales en parece indicarlos, son las verdaeficaz de promover el desarrollo España», publicado recientemente por el Instituto de Es tudios Económicos. deras Fuerzas motrices del desay ganar en competitividad.