Nueva Revista 017 > Matesa y el fin el franquismo

Matesa y el fin el franquismo

José Manuel Cuenca Toribio

Acerca del libro titulado "Mis memorias. testimonio de una vida política truncada por el caso Matesa" escrito por Mariano Navarro Rubio.

File: Matesa y el fin el franquismo.pdf

Referencia

José Manuel Cuenca Toribio, “Matesa y el fin el franquismo,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2237.

Dublin Core

Title

Matesa y el fin el franquismo

Subject

Libros

Description

Acerca del libro titulado "Mis memorias. testimonio de una vida política truncada por el caso Matesa" escrito por Mariano Navarro Rubio.

Creator

José Manuel Cuenca Toribio

Source

Nueva Revista 017 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

probar, con toda suerte de testición adelante. Su idea era la de monios, su autoría exclusiva. No un reajuste a más largo plazo. MATESA por ello dejar de reconocer la Así lo manifestó en unas declabrillante e irreprochable gestión raciones a la prensa, a raíz del de su colega, con el que la dinápronunciamiento económico franY EL FIN mica de sus respectivos ministecés —europeo occidental más rios conduciría a ciertos y empebien— en las Navidades de 1958. ñados enfrentamientus, que nunTodo ello después de haberlo conDEL FRANQUISMO ca romperían su solidaridad en el sultado solamente con el general abandono de las viejas recetas auFranco. Lo que tampoco me paretárquicas ni aún, menos, su esció correcto [,„]. Los escritos soPor José Manuel Cuenca Toribio trecha sintonía amical. «Conobre la necesidad de la estabilizacía a Alberto desde los primeros ción ante el Consejo de Ministros, días de la terminación de la gueconocidos con el nombre de meTítulo: «Mis memorias. Testirra. Ambos pertenecíamos a la morándum —el de junio de 1958, monio de una vida política trunAcción Católica. Alberto como el de enero de 1959 y el de los tres cada por el caso M a tesa». presidente diocesano de Madrid meses de octubre de 1959— fuey yo como vocal nacional de Autor: Mariano Navarro Rubio. ron lanzados por el Ministerio de Apostolado Castrense. PreparaHacienda. Ciertamente, no estuEditorial: Plaza JanésCambio 16, mos juntos el doctorado de Devieron nunca contestados por Comío es hasta tal punto así, Barcelona 1991. 538 pp. recho, y durante este tiempo tomercio. pero tampoco confirmaque los dos capítulos iniciales se dos los días iba a su casa de dos de una manera clara. La táctimuestran, desde el punto de visClaudio Coello, recibiendo las ca de Comercio consistía, según ta literario, como los más lograatenciones de su madre, que me decía, en adaptarse a la mentalidos de la obra. En menos de trataba como si fuese uno más dad del jefe del Gobierno para ir cincuenta páginas se traza una A actual literatura memode sus hijos. En este tiempo se aclarando sus ideas poco a poco vivida y espléndida estampa de riográfica parece confirtrabó una amistad muy íntima, la niñez y mocedad aragonesas, mar uno de los caracteres que permaneció siempre, hade un espíritu encandilado por atribuidos tópica y generalizadaciéndole partícipe de todos mis mente a los españoles: el extrelos mejores sueños de la juvensucesos familiares. Tengo un mismo, Del estiaje hemos pasatud, a una causa religiosopolítihijo que se llama Alberto. Tamdo en poco tiempo a la torrentepoco es un secreto —ni tiene ca cantada con acentos emotiDivisión ra. Ello, naturalmente, tiene un por qué serlo— que ambos pervos, no necesariamente comparprecio, pagado de consuno por tenecíamos al Opus Dei», ables. pero, desde luego, respela historiografía y la literatura. tables siempre. La vida en un La prensa hablaba del tándem Antaño algunos de sus potenciaUllastresNavarro como si se hogar de la burguesía rural de Una vez nombrado ministro, les cultivadores no pasaban ai tratase de un dúo inseparable los años 20 y su inmersión en los se gano rápidamente la amistad acto por temor o respeto a las que había jugado y jugaba siemvertiginosos días de la II Repúde lodos. El general Franco se exigencias científicas o al decoro pre al unísono, mientras la realiblica son descritos con gran senencontraba muy a gusto con él. artístico. En la actualidad estos dad era que no siempre existió sibilidad y riqueza de matices porque trataba de comprender frenos han desaparecido y ancha una buena armonía [...]. Nuespor una pluma que, pese a estar sus opiniones y deseos, haciénes Castilla... tra amistad y confianza personaavezada en la redacción de vadole las correcciones oportunas les estaban por encima de toda rias obras enjundiosas y abultacon el mayor agrado. Al minisLas memorias del que fuera duda, pero si se entiende por das, no demuestra, a las veces, tro de Hacienda se le reservaba, uno de los mas honestos y citnotándem la compenetración en el excesiva familiaridad con el ofipor lo visto, ser el martillo ecocidos políticos del franquismo se terreno funcional de nuestros cio de escribir. nómico de los herejes, mientras sitúan en la pendiente que puerespectivos ministerios, lo cierto que Alberto ejercía el papel de de llevar al público apasionado fue que existió una clara división suavizante y pulí mente dor. de autobiografías y memorias al sobre ei modo de plantear los Para el criterio de Alberto, la desinterés o a la apatía. Reduciproblemas, división que, en alPlan de Estabilización palabra «estabilización» no era das a una tercera parte hubieran gunas ocasiones, llegó a tener cumplido —sobradamente— con la que entonces procedía, porbastante importancia [...]. No El Plan de Estabilización de su objetivo. Éste se centra en que, a su juicio, daba la idea de cabe duda que Alberto Ullastres 1959 imanta desde el primer insofrecer un balance de su gestión paralisis económica de tipo salafue, desde la perspectiva de Colante la atención de su inspiraal frente del Ministerio de Hazarista, cuando, en la mente del mercio, un auténtico protagonisdor y protagonista, conforme cienda —19571965— y, muy jefe del Gobierno y de otros mita del Plan de Estabilización y reitera hasta la saciedad Mariaparticularmente, en presentar nistros. lo que se quería era haque tuvo, además, el privilegio no Navarro, Frente a la opinión un alegato contra las sombras cer muchos planes de inversiode ostentar el cargo de gobernamás generalizada y ya arraigada que empañaron ante la opinión nes, Como es de suponer, yo no dor del FM1 con el que entenen manuales y monografías que púdica la actividad del hacenestaba de acuerdo, ni mucho dían todas las relaciones oficiaotorga la paternidad del Plan al dista aragonés, en la dirección menos, con este planteamiento. les, pero esto no fue obstáculo tándem tecnocrático de Mariano del Banco de España, debido a Por otro lado, le parecían expara que yo interviniese del Navarro y Alberto Ullastres, el su pretendida participación en el cesivas las prisas que Hacienda modo más decisivo cuando lo esprimero se afana en su obra por célebre affaire Matesa. mostraba por llevar ia estabiliza I no de su responsabilidad ministerial, el autor deja un tanto sorprendentemente arrinconado y casi sin apuntamiento el trabajo acometido a la cabeza de una institución clave en los destinos del país, muy atendida precisamente por él en sus días de gobernante y una vez consolidado el Plan de Estabilización. Matesa es el polo magnético de la segunda parte de sus memorias y en él concentrará, con algún cansancio del lector meticuloso, lodo su mterés y esfuerzo. Según la visión de Mariano Navarro, el famoso affaire tuvo un origen y una tramitación primordialmente políticos, y supuso el principio del fin del franquismo, si no su declarada banEl director del Fondo Monetario Internacional, señor Jacobson, se entrevista en junio de 1959 con el Jefe del Estado. carrota. Despreocupado de toLes acompañan Alberto ¿as (ras, Mariano Navarro Rubio y Gabriel Ferrás. das las leyes de la edición moderna. acumulará detalles para limara necesario. La batalla de general, más mesurada que juargumentos: si Ferrás se iba de dejar bien iluminada su correcta la estabilización, en el seno del gosa, Antologizando. sin embarEspaña, nuestro país se hundiactuación en el asunto, desproConsejo de Ministros, hube de go. drásticamente, sólo podería. De repente me di cuenta de visto e incluso vaciado de susllevarla casi exclusivamente, si mos reproducir una viñeta muy que uno de mis argumentos tantividad propia, de acuerdo bien en el ambiente de la calle y ilustrativa del régimen y de su daba en la diana del sentimiento con su planteamiento. la televisión la figura de Ullascreador: «Franco me recibió inpatriótico de) jefe del Estado. ires fue. sin duda, la más sobremediatamente. No se habló de — Mi general, ¿qué pasará si Junto con la relevancia que saliente» (pp. 27174), otro asumo que el de conveniendespués de volver a establecer la para el conocimiento de los enOcioso resulta añadir la excia o no conveniencia de encarcartilla de racionamiento se nos tresijos del escándalo Matesa tensión que todo este capitulo gar al Fondo Monetario Internahiela la naranja ? —No supo qué implica la versión ofrecida por ocupa en el libro, erigido así en cional el estudio de un Plan de contestar. un espectador, si no protagonisun punto de referencia indispenEstabilización, Franco estimaba ta. de primer plano, la reconsLo repetí una y otra vez... sable para los futuros estudiosos que no era necesario. En su opitrucción del asunto en la obra — Mi general, ¿qué pasará si del famoso Plan del 59. En tornión, podíamos muy bien salvar glosada adquiere calidad de dotenemos que volver a la cartilla no a su gestación y desarrollo la situación por nuestros propios cumento histórico por los retrade racionamiento y se nos hiela son también muy curiosos y útimedios. Desconfiaba de la buetos de los principales dramatis la naranja? —Franco, visibleles para el análisis del franquisna fe con que los extranjeros personae y las opiniones salidas mente nervioso, se levantó del mo y de la propia figura del dicveían los asuntos de España En de la pluma del autor acerca del sillón: tador la información proporciosuma, su opinión era que diéseúltimo periodo franquista. En — ¡Dígale a Ferrás que ennada por un hombre procedente mos las gracias ai señor Ferrás una obra de curso redaccional cargue el estudio! del conservadurismo tradicional por su ofrecimiento pero que él muy dilatado es incomprensible La entrevista había concluido. y declaradamente hostil a gran ya había dicho al ministro de que su autor no haya tenido en Una batalla decisiva había sido parte de las facetas sustanciales Comercio que no era éste el mocuenta los testimonios aportados ganada. del falangismo. La variedad de mento oportuno. por otras autobiografías y meEn esos momentos la reserva familias y de clanes, asi como la morias de destacados políticos de divisas —que no nos fue codiversidad de corrientes que se franquistas. Particularmente osmunicada por el Ministerio de conjugaron en el franquismo Quiebra tensible resulta la ausencia de Comercio— era dramática: ¡no como praxis política, recibe con cualquier alusión a los recuerdos teníamos un solo dólar y debíalas noticias proporcionadas por de Raimundo Fernández Cuesta Le recordé que estábamos a mos pagar diecisiete millones de el autor una corroboración más, — Testimonio, recuerdos y refledos pasos de ia quiebra: que la dólares por compras de petróaunque singularmente ilustrativa xiones, Madrid 1985, singularopinión más autorizada del país leo» (pp. 12526). y rigurosa. La galería humana mente p. 250— a los de Manuel estaba de acuerdo en iniciar un que describe Mariano Rubio a Fraga —Memoria breve de una proceso de liberalización y de su paso —prolongado y morovida pública, Barcelona 1980, en «AfTaire» político apertura de nuestra economía y so— por las avenidas del poder especial pp. 25055—, ya que que la resistencia por parte del contiene igualmente gran valor ambos, bien que por caminos diGobierno era un fallo grave, no Llevado de su comprensible historiográfico por la novedad ferentes, revalidan el núcleo de sólo en el terreno económico obsesión por reivindicar su labor de los rasgos de algunas semla argumentación exculpatoria sino también en el político. al frente del Banco de España, blanzas pintadas con pluma, en de Mariano Navarro, Insistía una y otra vez en mis cuyo timón empuñaría al térmiAfirmaba Malraux que la poComunista. Se interesó especialLA CIENCIA lítica es la moderna representamente por la física teórica. Tración de la tragedia. Estas memobajó en las Universidades de rias parecen en parte corroboBristol y de Edimburgo. Colararlo. El fin político de algunos boró en los primeros estudios Y EL PODER de los implicados —y a ello panucleares, realizados en Inglaterece aludir el subtítulo de la rra y Estados Unidos, que conobra comentada— fue desastraducirían a la fabricación de la Por Alberto M. Arruti do. Uniones y amistades que paprimera bomba atómica. Fue en recían llamadas a resistir la usuaquellos años, durante y desra del tiempo se desbarataron, pués de la II Guerra Mundial, en un reinado ya abocado a la en los que el físico alemán pasó Título: «Klaus Fuchs. El homdesaparición, al primer soplo de información secreta a los rusos, bre que robó la bomba atómila contrariedad, trocándose en hasta que fue descubierto en ca^ odios africanos; los sueños e ilu1950, Después permaneció vaAutor: Norman Moss. siones de los paladines del franrios años en la cárcel y posteEditorial: Javier Vergara, Buequismo inicial mudáronse en obriormente se trasladó a la Repunos Aires 1990, 295 páginas. sesiones transfuguistas, con el blica Democrática Alemana, incendio de viejos altares, y, en donde murió en 1988. No resulPrecio: 1.280 pesetas. EL HOMBRE QUE ROBO fin, el cielo franquista se vació ta fácil poder valorar qué cantiLA BOMBA ATOMICA ,de dioses... El mismo dictador dad de información y qué clase es objeto velad ámente en las páde la misma fue la que Fuchs ginas finales de! presente libro consiguió pasar a la Unión Soque «no es exagerado decir que ESDE el Renacimiento y, de censuras, aunque debe recoviética. De todos modos, parece Fuchs por sí solo ha influido en sobre todo, desde la prinocerse que el talante caballeroprobado que su labor de espía la seguridad de más personas e mera revolución indusso y equilibrado del autor no se aceleró la fabricación, por parte inferido más daños que ningún trial, la ciencia ha ido adquiriendescompone a la hora de relatar de Rusia, de la bomba de hidróotro espía en la historia de las do una progresiva importancia su calvario personal y llegar a geno. naciones». Nació el 29 de dien los campos económico, polícierto ajuste de cuentas con alciembre de 1911 en la aldea de tico y militar. O sea, la ciencia Pero nos encontramos aquí gunos de sus enemigos. Rüsselsheim, cerca de Frankha abandonado la contemplacon la parte más sugestiva del lifurt, donde su padre era pastor ción de la naturaleza y se ha bro: las razones que le impulsaEn extremo interesante para luterano. La sociedad alemana convertido en un factor de transron para obrar así. Parece desel historiador es el relato del que le vio nacer desaparecería formación de esa misma naturacartarse cualquier compensación nuevo trance amargo padecido antes de que llegase a la edad leza, Las revoluciones científieconómica o material, del tipo por Mariano Navarro una vez adulta. Terminado el reinado cas modifican más nuestra vida que fuese. Probablemente, el indultado —contra su opinión del Kaiser Guillermo II como que las grandes revoluciones podrama de Fuchs consistió en que de dejar hacer a los tribunales— consecuencia de la I Guerra líticas, que son. en multitud de creyó, ingenuamente, como tana consecuencia de la publicaMundial, Alemania entraría, ocasiones, unas simples algaratos intelectuales de los años 30 ción del excelente libro sobre el con un régimen republicano, en das callejeras comparadas con y 40, que la Revolución rusa reBanco de España (Madrid una de las etapas más convulsas aquéllas. Bacon es el profeta de presentaba una auténtica con1970), con la controversia suscide su historia, que finalizaría nuestíos tiempos. «Es aconsejaquista de la Humanidad, un Estada por las páginas escritas por con la llegada de Hitlcr al poble observar —escribe— la fuertado de justicia y de fraternidad, Juan Sarda sobre el famoso «oro der. Es la época de Bertolt za, efecto y consecuencias de los como no se había conseguido en de Moscú». Brecht y de Cabaret. Pero el jodescubrimientos. En ninguna Occidente. Por aquellos tiemAlgún gazapo, como la dataven Fuchs vivía en un hogar parte se ven aquéllos más fácilpos, nada menos que Niels Bohr ción de la famosa obra de Hacristiano, con rígidas normas mente que en estos tres descuhabía propuesto que se comparye k Camino de servidumbre, morales y con una clara orientabrimientos que los antiguos destiesen con los soviéticos los seque vería la luz un veintenio anción izquierdista, fruto de las conocieron, y cuyo origen, auncretos de la investigación nutes de lo atribuido por ei autor, convicciones sociales de su paque reciente, es oscuro: la imclear. Fue una época de atrocino desdora la acribia de un libro dre. que le llevaron a afiliarse al prenta, la pólvora y el imán. dades y de ingenuidades, como al que —terminaremos como Partido Socialista Alemán. TerPorque estos tres han hecho tal vez ninguna otra en la histoempezamos— una apéndice dominada la enseñanza media, cambiar por completo la faz del ria. Pero a Fuchs le dio tiempo cumental de un centenar de páFuchs estudió física y matemátimundo y el estado de cosas exisde contemplar cómo el modelo ginas pretende reforzar su rigor, cas en la Universidad de Leiptentes; el primero en el campo comunista se desmoronaba en la a costa incluso de la amenidad y zig. de la literatura, el segundo en el Unión Soviética y en todo el agilidad exigibles a cualquier de la guerra y el tercero en el En 1933 llegó a Inglaterra, mundo, ese modelo en el que aventura de las del tipo literario de la navegación». siendo uno de los primeros de tantos creyeron y por el que tanen que se incluyen las memorias una oleada de refugiados del naLa historia de Klaus Fuchs tos murieron. Por eso, la figura de Mariano Navarro Rubio, m zismo. que desembocarían en constituye una prueba de estas de Fuchs adquiere en estos molas costas británicas. Fuchs harelaciones entre la ciencia y el José Mutuei Cumvci Twitrto « cawdtá mentos una trágica actualidad.! bía tenido dificultades en su patico Je Historia Contemporánea de la poder. Un informe del CongreAlherlo M. Arruti es físico y periodista Universidad de Córdoba tria por ser miembro del Partido so de Estados Unidos afirmaba