Nueva Revista 014 > Pacto de competitividad y política de rentas

Pacto de competitividad y política de rentas

Francisco Cabrillo

De cómo el pacto que se propone no es más que una política de rentas con otro nombre, siendo sus objetivos fundamentales, la reducción de los costes salariales y de la inflación.

File: Pacto de competitividad y política de rentas.pdf

Referencia

Francisco Cabrillo, “Pacto de competitividad y política de rentas,” accessed August 12, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2121.

Dublin Core

Title

Pacto de competitividad y política de rentas

Subject

Panorama

Description

De cómo el pacto que se propone no es más que una política de rentas con otro nombre, siendo sus objetivos fundamentales, la reducción de los costes salariales y de la inflación.

Creator

Francisco Cabrillo

Source

Nueva Revista 014 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

como persona —su libertad—, aceptados por todos los postulaaunque pone el acento en los dos de la economía de mercado. quehaceres colectivos y, por Además, coincide este fenómeTriunfo de los socialdemócratas en España no en el tiempo con el estrechatanto, en la dimensión social de miento de los márgenes de mala persona y en su capacidad de niobra de la política monetaria ser solidaria con otras, Pero se El fin y fiscal para los Estados —como trata de un humanismo laico, de el español— cuyas economías se corte reduccionista, que descovan a integrar en un solo mercanoce o pretende ignorar la aperdo de ámbito europeo. tura esencial del hombre a la del enfrentamiento trascendencia y, consecuenteHemos llegado en España al mente, a valores superiores de final del debate ideológico sobre su propia vida. cuestiones económicas al seguir económico Gobierno y oposición un mismo Nueva tecnocracia modelo, el de la economía capiPor Juan Pablo de Villanueva talista. Quedarán flecos de ese debate, alimentados sobre todo Algunos analistas han aprepor los sectores de izquierdas ciado en este tercer Gobierno A solución que Felipe González un cierto paralelismo más radicales y también por los González ha dado a la cricon los gobiernos tecnocráticos sindicatos, que no han evoluciosis de Gobierno —un gaque el régimen franquista alumnado a ta misma velocidad que binete de técnicos, trufado con bró en ios años sesenta, tras el el PSOE y no logran superar el algunos nombres de significapaulatino vaciamiento del entuesquema decimonónico con el ción política— supone la definisiasmo ideológico que se produtiva aceptación de los planteaque nacieron, más propio de jo dentro de aquel sistema polímientos capitalistas por parte una sociedad industrial, en la tico en las dos décadas posteriodel socialismo español. En mi que el carácter puramente reires a la guerra civil. Observaopinión, es un nuevo acto de vindicativo tenía mayor sentido ción atinada, pues, aunque las realismo del presidente, quien que en la sociedad postinduscircunstancias históricas sean desde que tomó el mando del trial y de servicios en la que ya muy diferentes, no cabe duda de Gobierno del Estado en 1982 no estamos viviendo. que el PSOE ha ido perdiendo, ha hecho sino rectificar el rumLo extraño, y son las paradocuando menos, el fervor primebo de sus proyectos iniciales, al jas de la vida política, es que el rizo de su implantación en el inir contrastando los mapas reales proceso de liberalización de las terior de España, caracterizado de navegación con aquellos estructuras económicas lo esté por la ausencia de crítica hacia otros que traía en su cabeza, bahaciendo un Gobierno llamado La socialdemocracia que sus fuentes ideológicas, para dar sados más en ensueños ideológisocialista y no otro de corte libepaso a un realismo pragmático, se perfila está basada en cos que en la pura y simpie rearal. La posible explicación de donde del marxismo no queda lidad. un humanismo que respeta esta paradoja habría que busmás que el recuerdo gratificante al individuo como persona carla en la mayor facilidad de La composición del nuevo de la lucha en la oposición. En tos socialistas para entenderse —su libertad—, aunque Gobierno resulta indicativa del el socialismo actual, sin abandocon ios sindicatos, a pesar de la fin de un debate en el seno del pone el acento en los nar los objetivos sociales, se huelga general y del progresivo socialismo español contemporábuscan, sobre todo, la eficiencia quehaceres colectivos y, neo sobre su forma de entender distanciamiento de UGT de la en la gestión de los recursos púpor tanto, en la dimensión las relaciones económicas y, por política del Gobierno. blicos, una carencia crónica de social de la persona tanto, el abandono por sus máSin embargo, y a nadie le ha los socialismos meridionales. Se ximos dirigentes no sólo de cualpodido extrañar, el paso de los persigue también que el impuesquier posible veleidad revoluciosocialistas por el Gobierno del to sea la vía para corregir las denaria sino también de cualquier Estado ha supuesto un incresigualdades sonrojantes a las intento —por vano— de sustimento espectacular de los recurque conduce un sistema capitatuir el mercado por cualquier sos públicos dentro del Estado, lista, cuya metodología —por otro mecanismo más eficiente con las contrapartidas del creciotra parte— se acepta. de asignación de los recursos. miento de la deuda del sector Sin duda, resulta también el fiEn la practica, la evolución público y del esfuerzo fiscal de nal del «Programa 2,000» y su del Partido Socialista facilita un los españoles, y la disminución sustitución por un pragmatismo mayor consenso político con las del peso del sector privado denen el diseño de políticas concreposiciones del centro y de la detro de la economía nacional. tas que nos permitan competir recha. No es que ahora no queLa democracia —y éste no es sin handicap con el resto de Eupa discrepancia alguna con la un pecado sólo imputable a los ropa. política económica, al estar presocialistas— ha traído consigo sidida por criterios científicos, un crecimiento vertiginoso en La social democracia que se pero sí se cierra mucho el abanitérminos relativos del gasto púperfila está basada en un humaco de las divergencias, al ser blico. Para apreciar la magnitud nismo que respeta al individuo