Nueva Revista 071 > Dialéctica liberal

Dialéctica liberal

Luis M. Linde

Reseña del libro "A pesar del Gobierno" de Carlos Rodríguez Braun, es una colección de artículos publicados entre 1988-1999, todos son respuestas a opiniones de personajes políticos o públicos.

File: Dialéctica liberal.pdf

Referencia

Luis M. Linde, “Dialéctica liberal,” accessed October 22, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1549.

Dublin Core

Title

Dialéctica liberal

Subject

Panorama nacional

Description

Reseña del libro "A pesar del Gobierno" de Carlos Rodríguez Braun, es una colección de artículos publicados entre 1988-1999, todos son respuestas a opiniones de personajes políticos o públicos.

Creator

Luis M. Linde

Source

Nueva Revista 071 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Dialéctica liberal LUIS M. LINDE A pesar del Gobierno —el título no es ríos liberales, fueron el subrayar la lo mejor del libro— recoge un centeconexión existente entre división nar de artículos publicados por Cardel trabajo y desarrollo del mercado, los Rodríguez Braun entre 1988 y y entre este desarrollo y la creación 1999. Aunque todos son respuestas a de riqueza, por un lado; y por otro, la opiniones de personajes políticos o distinción entre el sistema de norpúblicos, y tienen por ello algo de mas, iguales para todos, que conforocasional, Rodríguez Braun no va man la Justicia, base de los derechos nunca a la anécdota sino a la cuesde propiedad y de la actividad ecotión de fondo; y eso es lo que hace nómica, y la Benevolencia, cuya preque muchos de los artículos puedan ocupación es el resultado distributileerse hoy con el mismo interés que vo de la aplicación de esas normas. cuando se escribieron, hace cinco o De Hayek vienen muchas cosas, diez años. Forman una especie de pero lo esencial es su comprensión del catecismo liberal, articulado, precimercado como institución surgida de samente, sobre los lugares comunes modo espontáneo —como el lenguade lo que podemos llamar la «izquierje, o el dinero, que nadie ha inventada progresista». Las respuestas o condo— y la intuición de que la «ingetraargumentos antiintervencioniería social» dirigida desde el ámbito nistas, liberales, se presentan con político es con frecuencia más peliuna ajustada mezcla de ironía, respegrosa de lo que el sentido común y to hacia el criticado y sencillez conalgunas apariencias indican. El Estaceptual que dan un resultado, adedo no tiene ningún privilegio respecmás de instructivo, muy divertido. to a los individuos en cuanto a la posibilidad de que sus intervenciones Los tres maestros de Rodríguez puedan generar consecuencias no Braun son Adam Smith, Hayek y deseadas, pero su potencia para Buchanan. Las aportaciones fundahacerlo y la gravedad y alcance de esas mentales de la escuela escocesa, consecuencias son, evidentemente, fuente en la que nacen los diversos mucho mayores en el caso del Estado argumentación liberal contra toda que en el caso de la actuación de los clase de intervencionismos. El Estaindividuos o de las empresas privadas. do no es una gran familia, ni una comunidad de vecinos, ni una instiFinalmente, Buchanan es el funtución neutral que filtra o canaliza dador, con Tullock, de la teoría de la derechos de la sociedad, ni una Elección Pública, el mayor avance máquina para corregir las desviaciodel último medio siglo en la comnes del mercado, como sostienen prensión de la política y del Estado algunas de las opiniones criticadas en las modernas democracias. Con por Rodríguez Braun. El Estado el análisis económico de la política y moderno es, sobre todo, una máquila fundamentación ética del capitana de redistribución, basada tanto lismo basada, precisamente, en su en la lógica del súbdito (lo que se capacidad para crear riqueza, los obtiene del Estado no cuesta nada, teóricos del Public Choice volvieron sólo aparentemente, claro está), a tomar la herencia de Adam Smith pero también en la lógica del propio dos siglos después. sujetoEstado, tratando de obtener Los tres argumentos de Rodrímás poder, como ha señalado otro guez Braun contra los lugares comude los maestros de Rodríguez Braun: nes del «progresismo intervencioAnthony de Jasay, en su libro El nista» se refieren al Estado, a los Estado, publicado por Alianza. derechos de propiedad y al fundamento ético del capitalismo. Esta idea central, la aparente Primero, la reflexión sobre el incapacidad de la izquierda para Estado. Comentando en 1995 un entender lo que es el Estado moderlibro «neosocialista» (el socialismo no, reaparece en varios artículos superviviente del derrumbe soviétimás, entre los que hay que destacar co y de la crisis del Estado del Bie«Interpretación navideña del pensanestar), Rodríguez Braun sostiene miento único», dedicado a Joaquín —y yo creo que es la idea más intereEstefanía; «El Estado no es una cosante de todo el libro— que el promunidad de vecinos», a Miguel Ánblema fundamental de los socialistas gel Fernández Ordóñez«; «El Estaes que «les sigue faltando una teoría do y el pueblo», a Javier Pradera; y solvente del Estado» (p. 48). «Breviario liberal», a Francisco TomásValiente. Son cuatro piezas La reflexión sobre el Estado es, sobresalientes por su claridad, lo hoy en día, el verdadero centro de la bien trabado de su argumentación y supuesto, la posición que domina de su notable fuerza didáctica. forma abrumadora en ese gremio, una posición en la que se insiste «en Segundo, los derechos de propiela antinomia entre religión y capitadad. En un artículo publicado en lismo e incluso se esgrime la figura 1991 y referido al papel social de del buen Samaritano como antídoto aquel sujeto, que ustedes quizá frente al mercado» (p. 262). Rodrírecuerden, apodado «El Dioni», guez Braun vuelve a las fuentes dice: «Nada hay más antitético que smithianas para señalar que no exisel robo y el crecimiento económite contradicción entre la preocupaco..., el crecimiento necesita un ción por los resultados distributivos marco institucional que garantice que da el mercado, resultado de la precisamente lo que el robo vulnera: aplicación no discriminatoria de el derecho de propiedad» (p. 24). normas iguales para todos, y la defenEl entendimiento de la propiedad sa del propio mercado. El hecho de privada y, en general, de los derechos que el capitalismo y el mercado, de propiedad, como factores cruciacomo cualquier otro sistema de orgales en el desarrollo económico es más nización social, produzcan situaciofácil hoy, tras la experiencia del sistenes que deben corregirse, no puede ma soviético y similares, que en casi j ustificar una condena moral del procualquier otro momento de este pio capitalismo o de los derechos de siglo. Pero hay un terreno que parece propiedad que son su base. impermeable a la experiencia: la ecología. «La aplastante mayoría de los Aquí resulta interesante señalar ecologistas son enemigos del mercala (casi) total ausencia de los espedo y de lo que debe ser su sustento cialistas en cuestiones de moral y jurídico inicial: la propiedad privareligión en la crítica de los resultada... Lo extraño es que los ecologistas dos, obviamente catastróficos, que no perciban que, con llamativa frehan producido los sistemas colecticuencia, los problemas ecológicos vistas en comparación con los sistederivan no de la propiedad privada, mas de propiedad privada y mercado. sino de su ausencia» (p. 24). Los teólogos y especialistas en materia de religión han sido muy sensiRodríguez Braun deja para el bles, desde luego, a las agresiones del final su empresa más audaz y de más socialismo del siglo XX a ciertos improbable éxito: discutir con los aspectos de la moral tradicional (el teólogos de izquierda. Rechaza, por «amor libre», el divorcio y el aborto, matices a quienes claman por ayupor ejemplo), pero con pocas excepdas públicas para los pobres. Lo único ciones han mostrado estólida impaque sostengo es la falsedad de la idea de sividad o indiferencia ante los desasque el mercado es por necesidad éticatres económicos del colectivismo y mente sospechoso y moralmente infelas consecuencias morales de tales rior a la intervención pública. Creo desastres. que la atávica hostilidad religiosa hacia el mercado puede acercar a Ni siquiera el derrumbe del sistecreyentes y socialistas (de todos los ma soviético y la puesta en claro de partidos, que diría Hayek), pero sus lacras y terrible historia han sido refleja una incomprensión de los suficientes para que los teólogos de fenómenos económicos» (p. 264). la izquierda rectificasen. Sostener que el capitalismo es un sistema que A pesar del Gobierno contiene tiene una sólida base ética, precisaademás un repaso —en el significado mente por su eficiencia, no es sostecoloquial de la expresión— a diverner que sea perfecto. Pero la «teolosos tópicos de la izquierda. gía de izquierdas» es un adversario Se trata, en definitiva de un libro particularmente peligroso, y Rodríde ética práctica, con claras virtudes guez Braun se defiende del contraatadidácticas. Por eso, es una pena que que que ya imagina: «Que no se me no se haya incluido al final una guía acuse de bárbaro ultraliberal. No de lecturas básicas, que hubiera ayuestoy diciendo que el mercado sea dado al lector a mejorar su formaperfecto, ni que el Estado deba desación, precisamente sobre los arguparecer. No identifico el mercado con mentos que se manejan. la solidaridad. Tampoco condeno sin LUIS M. LINDE