Nueva Revista 064 > Pulitzer

Pulitzer

Felipe Santos

Acerca de este interesante trabajo de investigación, el libro de José Javier Sánchez Aranda "Pulitzer. Luces y sombras en la vida de un periodista genial".

File: Pulitzer.pdf

Archivos

Referencia

Felipe Santos, “Pulitzer,” accessed September 24, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1396.

Dublin Core

Title

Pulitzer

Subject

Libros

Description

Acerca de este interesante trabajo de investigación, el libro de José Javier Sánchez Aranda "Pulitzer. Luces y sombras en la vida de un periodista genial".

Creator

Felipe Santos

Source

Nueva Revista 064 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

intriga y a la prosa sencilla y cuidada. tar dónde está Wayne, es necesario Gabriel, acompañado de su amigo preguntarse qué le ha movido a Teddy, comienza a investigar por Bardesaparecer. ¿Sienten los héroes los celona, una ciudad demasiado fértil golpes del mundo real? Gabriel, tras literariamente como para quedarse conocer la soledad del mito, deberá en simple decorado. Gabriel intuye elegir entre el fabuloso mundo del en ella una realidad maravillosa, pero cine y el compromiso con una realicastrada por el mundo feliz de la época dad que se resiste en aparecer en del desarrollo. Los conocimientos de technicolor. Aunque quizá sea posiMiñana sobre Barcelona—es un más ble un mágico término medio: la sucesor de los Marsé, Mendoza, Vázforja de un héroe gris pero idealista, quez Montalbán— le permiten crear personaje perfecto para una novela ante Gabriel un apasionante camino auténtica y blanca. urbano hacia la madurez. ÁNGEL PEÑA Los relucientes veinte años del protagonista detectan esa realidad falsa, netamente imperfecta y mediocre claramente reflejada en la figura de Vivó, un periodista de La Vanguardia que vive holgadamente de su capacidad para confundirse con el paisaje. Pero en este agujero gris, la inocencia y el valor del heroísmo sobreviven custodiados por un mito: el padre de Gabriel, «maestro racionalista, pobre, sindicado, ateo confeso, inmigrante del sur», muerto en la Guerra Civil, al poco de nacer Gabriel. «El World es el periódico del pueblo Pronto surge una analogía bien y ahora pide al pueblo dar un paso llevada y de gran vigor dramático adelante y conseguir dinero. Los entre el padre y John Wayne. El 250.000 dólares que costó hacer la misterio de la desaparición del estatua fueron pagados por las masas vaquero más legendario del Oeste del pueblo francés —por los trabajatoma entonces una dimensión dores, los comerciantes, las tendemucho mayor. Gabriel, espectador ras, los artesanos— por todos, sin privilegiado del otro lado de la pandistinción de clase ni condición. talla, intuye que antes que pregunRespondámosle de la misma manera. No estemos esperando que los la figura de Joseph Pulizter y su apormillonarios den su dinero. No es un tación al periodismo universal. Sus regalo de los millonarios de América, comienzos, sus éxitos y sus fracasos. sino un regalo de todo el pueblo de Desde sus innovaciones al frente de Francia a todo el pueblo de Amérilos diarios Sant Louis Post Dispatch y ca». Aunque los más perspicaces ya el World de Nueva York hasta sus lo habrán imaginado, éste fue el texto peleas con otro gran «emperador» que detonó la cuestación popular del periodismo, el no menos famoso más importante, o por lo menos más William Randolph Hearst, o con las simbólica, que se hizo en Estados altas instituciones federales, como Unidos a finales del siglo pasado. el presidente Theodore Roosevelt. Desde entonces, y gracias a cada Y es que, a pesar de que ser uno de dólar aportado por neoyorquinos de los más insignes periodistas de la histoda clase y condición, hoy podemos toria, disponemos de muy pocos seguir encontrando, a la entrada de la estudios sobre Pulitzer (es particubahía de Nueva York, una imponenlarmente escasa la bibliografía en te estatua más conocida como la castellano). Su fama mundial no se Estatua de la Libertad. corresponde con el desconocimiento que de él tiene el gran público. El texto es un extracto del editoEste es el motivo principal que ha rial que publicó el World para hacer llevado a Sánchez Aranda a escribir frente a aquel regalo francés que una biografía (un género en alza en nadie sabía para qué servía ni dónde nuestro país, poco cultivado hasta colocarlo. Como los menhires de ahora) del personaje. Redactada en Obélix. Pulizter sí lo supo y lanzó a tono divulgativo, Pulitzer. Luces y su periódico a liderar la campaña sombras en la vida de un periodista que acabaría otorgando a los Estados genial cuenta, como si se una pelícuUnidos uno de sus iconos nacionala se tratrara, la interesante y a veces les más conocidos universalmente. contradictoria vida de Pulitzer, una Pero también este editorial simbolivida en la que no faltan ángulos zaba en aquel momento una nueva oscuros. manera de hacer periodismo o, si se quiere, de hacer periódicos. «Yo me dirijo a una nación, no a José Javier Sánchez Aranda, proun comité selecto», dijo en una ocafesor de la Facultad de Comunicasión. Su aportación al periodismo ción de la Universidad de Navarra, consistió muchas veces en ser el prinos presenta en este libro un interemero que hizo algo de una manera sante trabajo de investigación sobre distinta. Fue el primer periodista de masas. Inventó un estilo informativo que combinaba editoriales trabajados con informaciones ligeras que aportaban gran intensidad dramática a la manera de contar las noticias. Así fue como sus periódicos fueron los primeros en llegar a grandes grupos de gente. Pero también fue Pulitzer el primero en dotar al periodismo de una figura profesional propia. Sus perioJosé Manuel Cuenca, catedrático de distas eran los mejor pagados de la Historia Contemporánea desde hace ciudad y los mejor preparados. Uno muchos años —la mayoría de ellos en de sus legados es, además de los presla Universidad de Córdoba—, es un tigiosos premios periodísticos que universitario de dotes excepcionales, llevan su nombre, la Escuela de con una memoria y una capacidad de Periodismo de la Universidad de lectura de tintes menendezpelayesColumbia, en Nueva York. «Deseo cos. Sus trabajos iniciales sobre la ayudar a atraer a esta profesión a Iglesia del Antiguo Régimen descujóvenes de carácter y habilidad, brieron a un investigador exigente también ayudar a los que están comque siempre supo traducir en trabajos prometidos en la profesión para científicos su permanente comproadquirir la más alta preparación miso con la sociedad que le ha tocado moral e intelectual. Que el resto de vivir: Andalucía, la historia del preprofesiones y no el periodismo sente, o la vida parlamentaria recupedeban tener la ventaja de una esperada tras la democracia son buena cial preparación me parece contramuestra de esa permanente inquietud rio a la razón». Casi un siglo después por arrojar una clave de humanista de esta afirmación de Pulitzer, sobre realidades que habían atraído la numerosos profesionales en ejeratención de sus contemporáneos. cicio siguen pensando que el perioSoledad Miranda, su abnegada comdismo no es otra cosa que un oficio. pañera de tantos ellos, y profesora titular de la Universidad de la UniFELIPE SANTOS versidad de Córdoba, ha participado plenamente de esos ideales y, no pocas veces, le ha acompañado en la aventura de buscar el contacto con